10 maneras de tener tus ollas y sartenes limpios
Cocina Fácil

10 maneras de tener tus ollas y sartenes limpios

Por Kiwilimón - Junio 2013
Para que siempre tengas tus ollas y sartenes súper limpios, libres de la grasa de los platillos o comida quemada tenemos 10 maneras de utilizar materiales que puedes tener en casa y que te ayudarán a prolongar la vida de tus utensilios. 1. Alka Seltzer. Este remedio te servirá para limpiar los utensilios de cocina de vidrio para horno, como los refractarios. Solo tienes que llenar el recipiente con agua, agrega 6 tabletas de Alka-Seltzer y déjalo reposar por 1 hora. Olvídate de tallar, las manchas deberán limpiarse fácilmente. 2. Papel aluminio. Si te quedaste sin estropajo o el que tienes ya no funciona muy bien, entonces corta un pedazo de papel aluminio y arrúgalo de tal forma que el lado brillante quede por fuera, lo puedes utilizar para tallar ollas con comida difícil de despegar. 3. Bicarbonato de sodio. El bicarbonato de sodio lo puedes utilizar en tu jabón líquido que utilizas normalmente. Con solo 2 cucharadas obtendrás un jabón más potente. Observa como arrasará con la grasa mucho más facilmente. 4. Agua mineral. El agua mineral te puede servir cuando quieras limpiar las ollas y sartenes de hierro fundido y que tenga comida pegada. Vierte un poco del líquido con gas en el sartén mientras éste aún se encuentra caliente. El refresco burbujeante evitará que se pegue demasiado la comida. 5. Cremor tártaro. Si agregas 2 cucharadas de cremos tártaro, disuelto en 250 mililitros de agua puedes  hacer que tus ollas de aluminio descoloridas vuelvan a tener el brillo de antes. Solo tienes que llevar a ebullición la mezcla antes mencionada dentro de la olla y hervir por 10 minutos. Notarás la diferencia. 6. Limón. El limón corta la grasa, razón por la cual algunas de las marcas comerciales para limpiar la vajilla tengan extracto de limón. Pero no solo sirve para quitar la grasa, también lo puedes utilizar para pulir tus ollas con ayuda de un paño suave. 7. Suavizante de telas. Ya no te canses de más. Si al cocinar dejaste residuos en tu sartén que se ven difíciles de limpiar, puedes hacer esto: llena de agua tu olla o sartén añade un chorrito de suavizante líquido para ropa, déjalo remojando por una hora y hasta con una toallita podrás limpiar los residuos fácilmente. 8. Congelador. Si no te dio tiempo de lavar tus ollas y sartenes después de preparar la comida y los dejaste mucho tiempo con los residuos pegados, lo que  puedes hacer es meter al congelador por un par de horas, cuando la comida se congela, será más fácil quitar de tus ollas y sartenes. 9. Salsa de tomate (catsup). La salsa catsup te va a ayudar a limpiar las ollas y sartenes que sean de cobre o hasta las piezas decorativas de este material. Te ayudará a regresar el brillo, además de ser más barato. Cubre con una capa la superficie de tus utensilios, déjalo reposar de 5 a 30 minutos, dependiendo de qué tan sucio se encuentre. Enjuaga con agua corriendo y seca inmediatamente. 10. Limpiador de horno. Si tus utensilios de cocina que usas para hornear como los pyrex se han quedado con manchas lo que puedes hacer es, con ayuda de unos guantes de goma, cubre los utensilios con limpiador de horno. Métalos a una bolsa de basura que pueda cerrar herméticamente y sea resistente. Abra la bolsa al aire libre manteniendo su cara lejos de los humos peligrosos. Usa los guantes de cocina para esot y lava los utensilios. Esperamos que todos estos consejos puedan ser de utilidad a la hora de limpiar tus ollas y sartenes, cada uno puede ser utilizado en distintas ocasiones de acuerdo a tus necesidades. A continuación preparamos algunas recetas de cocina que estamos seguros te encantarán.   Recetas de cocina (es importante hacer click en el título de la receta para ver más detalles)   Natilla de chocolate. Receta de natilla de chocolate con la que podrás disfrutar no solo del gran sabor del chocolate, también de una textura suave y tersa en tu postre. Pasta carbonara con cangrejo. Esta pasta con una salsa cremosa de tocino lleva cangrejo, echallot, ajo, y pimiento rojo. Es exquisita! Puré de camote rápido. Esta receta de puré de camote no lleva azúcar y es un rápido acompañamiento para cualquier carne, pollo, o pescado. El camote es muy alto en vitamina A y también contiene buenas cantidades de potasio. Crepas de durazno con crema. Prueba unas deliciosas crepas de durazno con crema y un toque de almendras fileteadas, las puedes hacer para un desayuno o como postre en un evento especial. Pechugas de pollo en salsa de miel y mostaza. Con 5 ingredientes, además de las pechugas de pollo, 10 minutos de preparación y 30 minutos de horneado se tiene un sabrosísimo plato de pollo para tomar recién sacado del horno o para tomar templado. La salsa se presta a tomarse de cualquier forma Brochetas de camarones. Estas brochetas con camarones son una delicia ideales para preparar en una parrillada. Terrina de frutas. Éste es un rico postre a base de frutas y gelatina. Lo podrás hacer en forma de bocadillos para compartir con todos. Pescado a la parrilla con achiote. Este pescado se prepara en la parrilla y se marina previamente con una mezcla de especies y achiote, jugo de limón y aceite de oliva. Es ideal para demenuzarlo y utilizarlo para unos tacos de pescado. Tembleque. El tembleque es un postre delicioso y fácil de hacer, ideal para compartirlo con la familia.

Conoce todas las recetas que tenemos dentro de kiwilimón, haz click aquí

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Estás listo para pasar tiempo en casa sin aburrirte? Si ya hiciste cada curso digital posible, quizá es momento de que pruebes con algo un poco más intuitivo, pero con una guía excepcional.Cocinar puede ser tu próxima habilidad a desarrollar, para tener un momento recreativo y productivo al mismo tiempo, además de que seguro no te vendrá mal consumir más comida casera hecha por tus propias manos.Ya que cocinar se trata sobre todo de seguir pasos, necesitas practicar lo más que puedas en estos procesos y ninguna herramienta será mejor que una app de cocina para ser tu guía en cualquier platillo que quieras preparar: desde un panqué de plátano, hasta una lasaña boloñesa.Para esta tarea de acompañarte en cada paso de volverte una cocinera o cocinero normal a uno pro, la app de Kiwilimón se pinta sola, pues con ella no sólo puedes seguir con el video tu receta, sino que además puedes planear tus menús, hacer la lista del súper, o guardar esa receta para prepararla el fin de semana.Lo mejor de la versión premium de KiwiPro es que puedes navegar entre recetas y pasos sin tener que tocar la pantalla, así que adiós al miedo de arruinar tu teléfono con comida al estar cocinando.Otro beneficio de descargar KiwiPro es que si eres dueño de un equipo Huawei, automáticamente tienes oportunidad de ganar premios gracias a su dinámica Lucky Draw, disponible sólo en su tienda de apps App Gallery.Por ejemplo, podrías ganarte 3 meses gratis de KiwiPro para cocinar como un chef profesional, además descuentos en otras apps, accesorios o dispositivos de la marca y esto sólo con descargar la versión premium de nuestra app.Para participar sólo entra a tu App Gallery, descarga nuestra app y en automático estás dentro de la dinámica Lucky Draw para ganar con Huawei.
Los beneficios del aguacate no sólo se limitan a consumirlo como alimento, pues estos se extienden a tu piel con esta mascarilla casera de aguacate, que te ayudará con cualquier problema de resequedad que tengas.El aguacate está lleno de nutrientes, por ejemplo, es una gran fuente de grasas monoinsaturadas y vitamina E, la cual es antioxidante. Por otra parte, las grasas saludables que contiene funcionan muy bien cuando se aplica sobre la piel, pues los aceites naturales la nutren e hidratan. También están llenos de antioxidantes y vitaminas que pueden ayudar con el enrojecimiento y la inflamación.Cómo hacer una mascarilla de aguacate para el rostroPara hacer esta mascarilla necesitarás una licuadora y lavar tu rostro antes. Los ingredientes que usarás son los siguientes:1 aguacate maduro1/3 taza de yogurt natural2 cucharadas de miel1 cucharada de jugo de limónSimplemente licúa todos los ingredientes a una licuadora y mezcla hasta obtener una consistencia suave. Aplícala de manera generosa en el rostro y el cuello, y déjala reposar durante unos 20 minutos antes de enjuagar con agua tibia.Aparte de los beneficios del ingrediente principal, la miel puede ayudar con una variedad de problemas de la piel, incluidos el acné, el eccema, la psoriasis y la inflamación.Por su parte, la textura cremosa del yogur puede ayudar a retener la humedad y potencialmente iluminar la piel. Algunas investigaciones sugieren que incluso puede ayudar a igualar el tono de la piel.Finalmente, el jugo de limón aporta vitamina C, un antioxidante y un agente abrillantador, y ayuda a darle a la piel un brillo impecable y a evitar que los aguacates se oxiden.Un truco extra es añadirle hojuelas de avena, pues sus propiedades antiinflamatorias pueden ayudar a calmar y tratar la piel, y así aumentar la efectividad de la mascarilla. También puedes meterla al refrigerador unos minutos antes de usarla, para que además te ayude a reducir los poros y aliviar las líneas finas y las arrugas.¿Sabías que los nutrientes del aguacate también se pueden aprovechar en té y agua? Con esta fruta nada se desperdicia y puedes hacer té de hueso de aguacate o agua de aguacate también.
El cuerpo es el carruaje que nos fue dado para transitar la vida. Una vez que se agota, no existe un nuevo modelo, ni la posibilidad de comprarse otro al 2x1. Se dice mucho sobre su cuidado. La tendencia son las vitaminas y los alimentos que las contienen. El tema es ubicarse en el enjambre de posibilidades que se ofrecen allá afuera para mejorar su salud; observar si nuestra elección nos lleva a obsesionarnos con él o, por el contrario, a restarle valor.Para mí, cuidar el cuerpo es escucharlo. Sentarse un momento a sentirlo; conectarse con sus sensaciones: el dolor, el ardor, el placer, la armonía, la quietud. Él no miente. Anteriormente nos habían dicho que prestarle demasiada atención era un acto frívolo, que nuestra forma de filtrar el mundo debía ser a través de la razón o, si acaso, de los sentimientos, nunca a través del cuerpo o de las vísceras. Para la medicina oriental, el cuerpo habla y su estado de salud es el reflejo de las creencias de la mente y el discurso de las emociones. El cuerpo es el gran conector de todo. Gabriel Bello, comunicador certificado por el HeartMath Institute de Estados Unidos, afirma que “el cuerpo habla su propio idioma y si no lo entendemos es porque claramente no le dedicamos tiempo”. Basta observar que, si la mente está enfrascada en un dilema, el cuerpo apoyará la causa con un dolor terrible en los omóplatos. Si experimentamos ira, el cuerpo participará en el diálogo regalándonos una buena gastritis o un colón irritado, cuanto menos. Hay mucha literatura al respecto. Louis Hay, la famosa precursora del Nuevo Pensamiento, afirmaba que las enfermedades son el resultado de una emoción negativa y que para sanarla hay que intercambiarla por una positiva. Para Gabriel Bello, “las enfermedades son desequilibrios energéticos causados por distintas emociones. Entonces, si generamos emociones negativas, destructivas y estrés, ese desequilibrio llega a nivel celular. El cuerpo dará avisos de que algo no bueno está sucediendo. Si no hacemos caso, surge la enfermedad”.Ello no significa que los buenos pensamientos justifican la alimentación desequilibrada o la falta de ejercicio. Pero todo comienza desde dentro. De ahí la importancia de la meditación como técnica para mantenernos conscientes. Una vez que se escucha e interpreta la guía del cuerpo, podemos poner atención al resto: a sus amigos los pensamientos y las emociones. Cuando lo de adentro es atendido de la forma correcta, lo de afuera –las decisiones de alimentación, por ejemplo– adquieren otra perspectiva. Y hasta entonces, y no al revés, veremos cada ingrediente, cada rutina de ejercicio, el menú que ofrecemos a la familia, como potenciales de sanación. Hasta los antojos se verán diferentes.Los antojos son una de las formas que tiene el cuerpo para expresarse. A algunas mujeres embarazadas les da por comer ladrillos, gises, paredes. La razón: el organismo requiere calcio y, en ese estado tan claridoso, se potencia el antojo. Y así pasa siempre. Cuando los antojos vienen desde el lugar correcto –no de las emociones no resueltas, o de las carencias de la mente– expresan lo que el cuerpo necesita para su mejor funcionamiento. Cuidar el cuerpo es tomarse el tiempo para sentirlo, vivirlo, agradecerlo. Este 2021 la invitación es volvernos íntimos con él, convertirnos en su mejor amigo, entablar conversaciones de ida y vuelta y aprender a leer su lenguaje. Gabriel Bello incluso habla de “darle estímulos positivos, constructivos y amorosos” para mantenerlo sano. Este bien podría ser el mejor propósito del año: el cuerpo como guía para alcanzar un mejor yo.Si necesitas ayuda extra te presentamos nuestra nueva sección: Kiwilimón Te ciuda. En ella te compartimos las herramientas para lograr un cuerpo gozoso y feliz. Encontrarás recetas para diferentes tipos de alimentación, consejos y el reto Keto, una dieta de quince días avalada por nuestro equipo de nutriólogas en la que removimos los carbohidratos simples, los procesados y los azúcares para darle un reboost al organismo. Antes de comenzarla, recuerda consultar a un médico y a la par, escuchar a ese sabio que vive en ti. ¿Nos acompañas?
El martes México perdió algo: un fogón irreemplazable se nos apagó para siempre. Yuri de Gortari, uno de los grandes investigadores y divulgadores de la gastronomía mexicana, dejó el plano terrenal. Algunos tuvieron la fortuna de llamarlo maestro. Yo no la tuve. Cada año pensaba que ahora sí tomaría el Diplomado de Cultura y Gastronomía Mexicanas y no sucedió. De él me queda al menos el recuerdo de su voz pausada y sus comentarios agudos cuando pude entrevistarlo. Yuri de Gortari fue un letradísimo personaje de la cultura mexicana que desenvainó la espada por la cocina que a muchos avergonzaba antes de la declaratoria de la UNESCO y del boom mediático: antes de los World’s 50 Best Restaurants, de los Enrique Olvera, de los Jorge Vallejo. A él le tocó confrontar a personajes que llamaron ‘poca cosa’ a la cocina mexicana y a quienes se referían a un taco como un gesto culinario vulgar. A Yuri le apasionaron las minucias del paso a paso, los ingredientes endémicos, las personalidades que resguardaban el saber culinario, las recetas que se transmiten como ADN sagrado. Bajo el grito de guerra #hagamospaís, él y su pareja Edmundo Escamilla, reclutaron en sus filas a alumnos, amas de casa y cocineros que como ellos tuvieron la convicción de salvar la cocina mexicana del desuso, del ‘mexican curious’. En la institución que fundaron, la Escuela de Gastronomía Mexicana (ESGAMEX), enseñaron sobre aquello a lo que había que ponerle una lupa grande en la cocina nacional: desmenuzaron sus técnicas, sus regiones y preparaciones, sus periodos históricos. Claudio Poblete, periodista, director y fundador de Culinaria Mexicana, apunta que “Yuri y Edmundo, al fundar ESGAMEX, pusieron la primera piedra en los planes de estudios formales de la cocina mexicana”. ¿Qué más trascendente que eso? Claudio comenta además que la mejor forma preservar su legado sería que, “se instituya la cátedra Yuri de Gortari en todas las universidades gastronómicas de México y que haya por lo menos un año de clases de cocina mexicana con su método de enseñanza”. Hay quienes el martes perdieron una fuente de sabores entrañables. Su amigo Alejandro Cabral afirma que de la mano de Yuri no sólo probó la mejor cochinita de su vida, sino que tuvo un instante de revelación: “Hizo las tortillas y luego les puso un poco de manteca. Las tortillas estaban apiladas para mantener su calor y así la manteca iba derritiéndose. Las comí con frijoles refritos –unos que hacía en manteca hasta que se iban secando–. El sabor de los frijoles combinados con el maíz y la manteca me hicieron llorar”. La gente que conoció a Yuri afirma que nadie defendía la cocina mexicana de las muletillas y las modas pasajeras como él. Hablan de su coherencia en la forma de mirar, decir y hacer cocina, siempre en función de preservar las tradiciones. Sus ideas firmes le significaron partidarios y detractores. “Yuri y Edmundo eran fieles a sus principios y no comprometían su visión de la cocina nacional ante ninguna visión comercial”, comenta Claudio Poblete.Desde el martes, los que tomaron clases con él y los que no recordaremos a Yuri por sus programas interesantísimos en el Canal Once, por su saber en libros como El maíz de boca en boca, Recuerdos de chocolate y Guisos y golosos del barroco, por ser el gran estudioso de la gastronomía mexicana y por dignificar lo nuestro. Lo recordaremos porque cuando éramos libres y salíamos de viaje había alguien que ya sabía que México no sólo vivía de nachos y chimichangas. Divulgadores como él nos hacen llevar con orgullo la camiseta, el mandil y el huipil.Fotos: Bertha Herrera
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD