Cómo limpiar el rayador
Cocina Fácil

Cómo limpiar el rayador

Por Kiwilimón - Agosto 2011
  El rallador de cocina es un utensilio básico en la cocina, el cual nos permite obtener rayados en distintos grados de grosor de cualquier alimento. Su uso es a veces intenso y esos diminutos agujeros que posee en ocasiones nos dificulta su limpieza. Para limpiar el rallador sin que queden restos de alimentos adheridos, hay varios trucos de cocina como, por ejemplo, el que se usa para limpiar el molinillo de café o chocolate, un truco similar al que utilizamos para limpiar el rallador. Nos referimos a rallar (con el rallador a limpiar) un trozo de pan duro, lo cual eliminará los restos del alimento o ingrediente que se ha rallado con anterioridad. Los restos de pan que queden en el rallador se eliminarán fácilmente enjuagándolo bajo el chorro de agua, eliminando también el sabor y el olor que haya podido transmitir, por ejemplo si hemos rallado ajo, jengibre, piel de limón, nuez moscada. Para rematar no olvidemos el uso del jabón o detergente apropiado para darle una limpieza completa al rallador Ahora, en caso de que no tengas pan duro al alcance, utiliza un cepillo, sus cerdas accederán a las perforaciones eliminando los restos de los alimentos. - Recomendación: Si buscas menús de comida para la familia, los puedes encontrar aquí en Kiwilimon.com
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Dicen  que el vino y el queso saben mejor con el tiempo, pero ¿qué creen? hay otra  delicia culinaria que también mejora con los días: el recalentado. Descubre las mejores recetas para aprovechar lo que quedó de la cena navideña y disfrutar un riquísimo recalentado.Pechuga de pavo rellena en salsa de tamarindos¿Te sobró algo de pechuga de pavo? ¡No se diga más! Esta receta es la ideal para ti. En lugar de servir las rebanadas de pavo con un poco de gravy, ¿qué te parece rellenarlo con frutos secos, queso de cabra y una deliciosa salsa de tamarindo? Esta receta será sin duda un completo make over para tu cena navideña.Chile relleno de bacalao gratinadoEsta receta es una excelente opción para sacar provecho a uno de los platillos más tradicionales de estas fechas: el bacalao.Para el recalentado, rellena los chiles poblanos con el bacalao que tengas y espolvoréalos con queso  manchego. En solo unos minutos tendrás un platillo espectacular y lleno de sabor.Pastel azteca de pastorSi en tu casa son más originales y les gusta probar comida diferente en las fiestas decembrinas, tal vez hayan cenado algún platillo con pastor. Si ese es el caso y te sobró algo de carne, entonces tienes que preparar este exquisito pastel azteca. Lo bueno es que ya no tendrás que esperar a marinar la carne, pues ya estará lista.Pastelitos de puré de papaLa papa es uno de los ingredientes más versátiles que hay en la cocina, incluso cuando ya está hecha puré. Aprovecha lo que te haya quedado de puré para hacer estos riquísimos pastelitos. Solo necesitarás unos cuantos ingredientes más para preparar una guarnición muy original y deliciosa.Tacos dorados de pavo con moleOtra opción para el pavo son estos deliciosos taquitos. Esta receta tiene dos grandes ventajas: no importa qué parte del pavo te haya sobrado, ya que toda la carne estará deshebrada, y además es súper rendidora. Desmenuza tres tazas de pavo y con eso es suficiente para cocinar este rico platillo. Ahora  que ya sabes lo que puedes hacer con el recalentado, ¡saca esos tupers del refri! Disfruta y aprovecha al máximo todos tus alimentos con las recetas de Kiwilimón. TE RECOMENDAMOS: VIDEO-EMPANADAS PARA EL RECALENTADOVIDEO- TACOS DORADOS DE PAVO CON MOLEVIDEO-PASTEL AZTECA DE ROMERITOS
Todos los años esperamos con ansias las posadas, pero ¿sabemos en realidad por qué las celebramos? Esta es la historia del origen de las posadas. Como la gran mayoría de las tradiciones mexicanas, la historia de las posadas se remonta a la época prehispánica. Antes de la Conquista española, los indígenas celebraban en diciembre fiestas en honor a su dios Huitzilopochtli. Las festividades, que duraban varias semanas, cerraban con reuniones simultáneas por todas las casas en las que se daban alimentos a los invitados. Casualmente estas fiestas coincidían con las celebraciones católicas de los españoles, por lo que estos las aprovecharon para evangelizar a los pueblos indígenas. Después de varios años de la Conquista, en 1587, el fray Diego de Soria obtuvo un permiso del papa para comenzar a celebrar las misas de aguinaldo. Con esto lo que buscaba el sacerdote era sustituir las fiestas en honor a Huitzilopochtli para que los indígenas comenzaran a celebrar la Navidad. Las misas de aguinaldo se llevaban a cabo del 16 al 24 de diciembre y eran una mezcla de misas con representaciones de los pasajes de la biblia. La intención de esto era evangelizar a los indígenas y mostrarles todo lo que habían tenido que pasar María y José antes del nacimiento de Jesús. En un principio las misas se organizaban dentro de la iglesia. Aprovechando la amplitud de los espacios del templo, los agustinos – quienes fueron los primeros en organizarlas – celebraron las primeras misas de aguinaldo dentro del convento de Acolman. Tanto españoles y criollos como indios asistían a estos eventos en los que al finalizar el rito religioso se repartían regalos y comida. Con los años se fueron incorporando más elementos a las fiestas (piñatas, cánticos, velas, dulces) y estas lograron mayor popularidad. Las personas comenzaron a celebrar lo que se conocía originalmente como las misas de aguinaldo en sus casas y barrios, hasta convertirse en lo que hoy conocemos como posadas. El significado de las posadas podría haber cambiado, pero no hay duda de que siguen siendo una de las fiestas más esperadas en México. ¿Tú ya organizaste tu posada? Estas recetas son perfectas para una posada: Pastel de tamal con carne adobada Tamales oaxaqueños de mole Chocolate caliente mexicano Sidra de manzana y canela   Fuentes: http://www.milenio.com/opinion/dr-sergio-antonio-corona-paez/cronica-de-torreon/origen-de-las-posadas-navidenas https://www.ngenespanol.com/travel/origen-de-las-posadas-en-mexico/  
¿Uno de tus propósitos de Año Nuevo es comenzar a ahorrar? No te esperes a que suenen las campanadas de la media noche para empezar a cuidar tu dinero. Sigue estos tips para hacer rendir más tu quincena y, ahora sí, comenzar a ahorrar. Haz un presupuesto para todo el mes. Primero lo primero. Calcula todos tus gastos y réstalos a tus ingresos. Así sabrás cuánto dinero debes destinar al pago de servicios, renta y transporte, y qué cantidad puedes usar para comprar comida.Planea tus menús de manera semanal. Olvídate de andar improvisando todos los días. Comienza el año haciendo un menú semanal. Piensa en platillos que incluyan más o menos los mismos ingredientes, así no tendrás que comprar tantas cosas y desperdiciarás menos.Haz una lista antes de ir al súper. Nunca te vuelvas a parar en el súper sin saber exactamente qué es lo que hace falta en la cocina. Después de planear las comidas para la semana revisa tu refrigerador y la alacena para saber qué falta. Y cuando vayas a la tienda, limítate a comprar solo lo que encuentres en la lista.Come un tentempié antes de ir de compras. Un súper tip de cómo ahorrar que nunca falla es: no ir al súper con el estómago vacío. Muchas veces terminamos comprando cosas que no necesitamos solo por el antojo. Para evitar esto come algo antes de ir de compras, así no caerás en la tentación del pasillo de galletas.Compra frutas y verduras de temporada. No solo es mucho más económico, sino que además te permite disfrutar de productos frescos y con mejor sabor. Investiga cuáles son las frutas y verduras de la temporada y diseña tus comidas usando estos ingredientes.Prepara tu lunch y snacks en casa. Las visitas a la tiendita y las comidas en el puesto de quesadillas pueden parecer gastos mínimos, pero a la larga te salen más caros que una comida en un buen restaurante. Lo mejor para ahorrar y para cuidar tu salud es preparar toda tu comida en casa. Ahora sí, inicia el año con el pie derecho y comienza a ahorrar desde hoy. Te recomendamos estas recetas RENDIDORAS:Pollo Alfredo con BrócoliPan de Elote fácil sin HarinaPapas cambray rellenas de queso cremaEnsalada de camarones picosos con toronja 
A nadie le gusta comenzar el año batallando, y menos por dinero. Lo malo es que con las fiestas decembrinas muchos terminaron tan gastados que todo el mes de enero se convierte en un verdadero suplicio. Si tú también te excediste un poquito en el Lupe-Reyes, estos tips te ayudarán a sobrevivir la cuesta de enero. Haz tu presupuesto. Suma todos los gastos y pagos pendientes que tengas que cubrir en enero. Cuando ya tengas el total de tus gastos, réstalo a tus ingresos. Si ves que todavía te sobra algo de dinero, la situación no es tan grave. Pero si ves que quedas en número rojos, ahí sí hay un problema. Si eso sucede, lo mejor que puedes hacer es planear menús diarios para saber cuánto dinero necesitas para poder preparar comida durante el mes o lo que resta de él. Aprovecha los descuentos. En la tan afamada cuesta de enero, las tiendas ofrecen verdaderas gangas en enero. Investiga qué promociones ofrecen los súper mercados o las tiendas departamentales para ver si te conviene comprar. Si tus finanzas están un poco más holgadas, puedes aprovechar los descuentos de enero para hacer compras preventivas.Prepara platillos que sean más rendidores. Concéntrate en usar ingredientes que sean económicos y rindan mucho, como puede ser la pasta o las papas. Existen muchas recetas econcómicas que pueden prepararse y rendir para muchas porciones. Si no tienes ni idea de qué puedes cocinar durante la cuesta de enero, aquí te compartimos algunas opciones:Nopales rellenos en caldillo de jitomateEspagueti a la crema con jamónTaquitos de carne de soya al pastorUsa los ingredientes de la temporada. Siempre será más fácil encontrar variedad de frutas verduras si sabes en qué época del año se dan con mayor facilidad y esto hará que tus menús también sean más variados y no necesariamente más costosos. Para enero te recomendamos preparar recetas que incluyan guayaba, jamaica, mandarina, naranja, tamarindo, tejocote, toronja, así como acelga, betabel, calabacita, coliflor, espinaca, pepino, entre otros.No desperdicies nada. Aunque esto es algo a aplicar durante todo el año y en cualquier situación, te será de mayor ayuda si lo pones en práctica en esta época. Ve al súper o al mercado, y guíate únicamente por las cosas que necesites, por la cantidad de verduras, frutas y carne o pollo que necesites. Si ves que en tu casa te queda alguna fruta que ya está muy madura, úsala para preparar un postre, o hazla mermelada. El chiste es no tirar nada.¿Necesitas más recetas para sobrevivir a la cuesta de enero? Revisa estas opciones: Tacos de Atún al PastorHamburguesitas de Atún con ChipotlePescadillas de Atún Fáciles
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD