Cómo planear tus desayunos diarios
Cocina Fácil

Cómo planear tus desayunos diarios

Por Kiwilimón - November 2018
Si parte de tu rutina diaria es correr todas las mañanas y comer media barrita de cereal mientras llegas al trabajo, es momento de hacer un cambio. Responde estas fáciles preguntas para descubrir cómo puedes planear tus desayunos diarios:
  1. ¿Qué te gusta desayunar?

Esto es lo primero que debes tomar en cuenta. Hay personas que prefieren empezar el día con algo dulce, como una french toast, mientras que a otras les gustan los desayunos salados e incluso picantes, como los tradicionales chilaquiles en salsa verde. Ten claro cuáles son tus gustos para que puedas buscar opciones acordes.
  1. ¿Cuánto tiempo tienes?

¿Eres de las personas que se levanta a las 5 de la mañana para tener tiempo de arreglarse con calma, o tienes que poner 5 alarmas para poder levantarte? Esto es importante para saber de cuánto tiempo dispones para preparar y comer tu desayuno.
  1. ¿Prefieres las mañanas o las tardes?

Esto no tiene tanto que ver con lo que puedes desayunar, sino con el momento ideal para prepararlo. Las personas que se levantan llenas de energía pueden tomarse unos minutos para hacer su desayuno, mientras que las personas que suelen desvelarse pueden adelantar la preparación de la comida una noche antes.
  1. ¿Qué tanto apetito tienes por las mañanas?

¿Te levantas con hambre o sueles tener el estómago cerrado? Considera esto para que el desayuno que elijas sea el más adecuado para ti. Una vez que sepas bien cuáles son tus preferencias te será más fácil planear tus desayunos. Aquí te compartimos algunas ideas para cada tipo de gusto: Para las personas que se levantan sin hambre   Para las personas que siempre están corriendo   Para las personas que les gusta arrancar el día con algo dulce   Para las personas que prefieren platillos picantes   Para las personas que se levantan con mucha hambre
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No fueron las margaritas ni las palomas las que dieron origen al tequila. Antes de que este se convirtiera en el alcohol favorito en las fiestas mexicanas, el destilado de agave azul ya tenía un lugar importante en la cultura gastronómica nacional. Te invitamos a conocer el origen del tequila, el destilado más famoso de México. Antes de que llegaran los alambiques a América, los indígenas ya producían sus propias bebidas alcohólicas. Precisamente, el fermentado que se hacía a partir de la savia del agave es el antecedente directo del tequila. Esta tradicional bebida, llamada pulque, es dulce, espesa y tiene un color lechoso. Aunque este, al igual que el tequila, se obtiene de un agave, el grado alcohólico del pulque es mucho menor, teniendo en promedio solo 7.9°. La conquista española no solo produjo el mestizaje de la población, sino que además trajo consigo nuevos ingredientes y métodos de cocción. Esto enriqueció la gastronomía del país, dando paso a nuevos platillos y, por supuesto, a nuevas bebidas. Cuando los españoles descubrieron la gran cantidad de azúcar que había en las piñas de los agaves azules, decidieron cocinarlas y destilarlas, creando así el famoso tequila. A pesar de la gran pureza de esta bebida, durante mucho tiempo el consumo de tequila se limitó a las clases sociales más bajas, sobre todo en el Porfiriato, cuando cualquier producto extranjero (principalmente francés) era sinónimo de calidad y buen gusto. Fue al terminar la Revolución que la gente comenzó a tomar más tequila, creciendo considerablemente su demanda y, por lo tanto, su producción. Aunque en un principio se producía únicamente en Tequila (Jalisco), hoy todos los municipios del estado, además de otros en Michoacán, Tamaulipas, Nayarit y Guanajuato cuentan con la denominación de origen. Con el boom de la era dorada del cine mexicano y la globalización, el tequila comenzó a ganar popularidad a nivel mundial, hasta el punto de ser la bebida más exportada hoy en día. Se calcula que cada minuto se exportan 400 litros de tequila, de los cuales el 80% va a Estados Unidos. Ahora que conoces más sobre el destilado de agave azul, ¿se te antoja un cóctel con tequila? Estas recetas te encantarán: Cosmopolitan de tequila Paloma Margarita frappé Tequila gin   Fuentes: Unionjalisco.mx Liquor.com Elpais.com
Cuando empieza a bajar la temperatura y ni el suéter más grueso logra quitarte el frío, solo hay una manera de solucionarlo: sopas cremosas. Disfruta cualquiera de estas ricas recetas y mantén el frío a raya durante todo el invierno. Crema de brócoli Aprovecha el caldo del pollo que hayas cocinado para preparar una rica crema de brócoli. Sírvela calientita y acompáñala con crotones, una cucharada de crema ácida, un poco de cebolla caramelizada o pedacitos de tortilla tostada.   Crema de espárragos sin lácteos Te aseguramos que esta receta te sorprenderá. A pesar de no llevar ni un gramo de leche o crema, el resultado es una sopa con una consistencia súper cremosita y con un sabor delicioso. Si en tu casa hay alguien intolerante a la lactosa, tienes que prepararle esta crema.   Crema de elote Sin duda, esta es la receta ideal para los días más fríos del invierno. Si estás pensando en organizar una reunión en tu casa, puedes preparar con anticipación esta crema de elote y solo recalentarla antes de servirla.   Crema 3 quesos ¿Eres súper fan del queso? Entonces esta receta es para ti. Para usarla tienes dos opciones: seguir las sugerencias de la receta (servirla dentro de un pan campesino, como tipo fondue) o utilizarla en platillos hechos a base de pasta. De cualquiera manera te fascinará.   Crema de nuez Si ya estás pensando en el menú para las cenas navideñas o de Fin de Año, aquí tienes una excelente opción. Además de tener un sabor muy sofisticado, la preparación de esta crema no te tomará más de media hora. Y para emplatarla solo necesitas trocitos de nuez.   Crema de queso y zanahoria El delicioso sabor cremoso de esta receta te hará olvidar el frío este invierno. Un tip: para que tu crema aporte aún más nutrientes no peles las zanahorias, ya que mucha de su fibra se encuentra en la piel. Esto no afectará la consistencia. ¿Te quedaste con ganas de más recetas de cremas? Visita nuestro sitio web para descubrir más ideas de sopas cremosas para el frío.
Tal vez lo tomas todas las mañanas, pero aún no conoces sus beneficios. Te invitamos a conocer las principales propiedades del té verde. (Te garantizamos que después de leer esto vas a comenzar a tomar más de una taza al día). Eterna juventud El té verde combate la inflamación y reduce los efectos de los radicales libres, haciendo que el proceso de envejecimiento sea más lento. Como resultado la piel luce más tersa y luminosa. Tratamiento contra el cáncer Aunque apenas se están estudiando las propiedades del té verde en el tratamiento del cáncer, algunas investigaciones indican que los polifenoles pueden ayudar a matar las células cancerígenas y detener su propagación. Salud del corazón Los antioxidantes del té verde, llamados flavonoides, protegen el corazón contra la formación de coágulos de sangre y mejoran la circulación sanguínea. De hecho, se calcula que las personas que toman 3 tazas de té verde al día tienen 43% menos posibilidades de sufrir un ataque al corazón. Actividad del cerebro En un estudio reciente realizado en Holanda se confirmó que la teanina y la cafeína (presentes en el té verde) ayudan a aumentar los niveles de atención y alerta. Estos beneficios se reflejan también a largo plazo. El consumo diario de té verde conserva el buen estado de la actividad mental con los años. Quema de grasa De acuerdo con un estudio publicado en Estados Unidos, la combinación de los polifenoles y la cafeína tiene un efecto positivo en el gasto de energía. Esta bebida promueve la capacidad del cuerpo para quemar la grasa a través de termogénesis y oxidación de la grasa. Prevención de diabetes El consumo habitual de té verde mejora la respuesta a la insulina y previene los picos en los niveles de azúcar. Esto hace que el té verde ayude a reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Aprovecha todas las ventajas del té verde preparando estas deliciosas recetas: Pastel de té verde Helado de té verde Galletas de té verde Tamales de té verde   Fuentes: Rd.com Health24.com Drweil.com
Típico que un día amaneces con toda la actitud para probar nuevas recetas en tu cocina. Vas al súper a comprar los miles de ingredientes que se necesitan para cocinar ese platillo súper especial o exótico, y ocho meses después ves cómo los frasquitos se van llenando de polvo. Antes de que tomes cualquier decisión tenemos que decirte algo: ¡no tires la comida de tu alacena! Saca el máximo provecho a todo lo que se encuentra en tu cocina con estos tips: Vinagre de manzana Ese chorrito que queda en la botella es suficiente para convertir una ensalada aburrida en una verdadera experiencia culinaria. Prepara un delicioso aderezo para ensalada griega con solo dos cucharadas de vinagre de manzana. Azúcar morena Media taza de azúcar morena es lo que necesitas para disfrutar un buen pastel de zanahoria sin horno. Si ves que ya está muy dura, puedes guardar un trozo de pan de caja junto al azúcar para suavizarla antes de preparar el pastel. Cardamomo No eches a la basura la bolsita de cardamomo. Esta especia es tan aromática que una sola pizca puede transformar completamente una receta. Prueba estos hot cakes integrales de canela con fresas al cardamomo (solo necesitas ¼ de cucharadita). Pasta La pasta que compraste para preparar macarrones con queso también te puede servir para hacer una ensalada de pasta picosita. En esta receta se usa pasta de coditos, pero puedes usar la que te encuentres en tu alacena. Salsa de soya El alto contenido de sal en la salsa de soya hace que dure muchísimo, así que no importa si esa botella lleva tiempo en tu alacena. Aprovecha la última cucharada de salsa de soya para hacer una hamburguesa con salsa BBQ casera. Maicena Tal vez compraste fécula de maíz para espesar una crema y jamás la volviste a usar. Con lo poquito que te haya quedado, o 1/3 de taza, prepara una botana sabrosa y muy sencilla, como estos dedos de queso rápidos. Mostaza Dijon Aunque la mostaza puede usarse para preparar platillos tan sencillos como un sándwich o una ensalada, si no estás acostumbrado a su sabor lo más seguro es que el frasco termine olvidado en tu alacena.  Para que no desperdicies nada, usa media cucharadita de mostaza para cocinar unos espárragos con vinagreta de mostaza. ¿Tienes alguna otra idea para aprovechar las sobras de la alacena? Compártenos tus tips en los comentarios.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD