Razones por las que congelar masa para galletas es una gran idea
Cocina Fácil

Razones por las que congelar masa para galletas es una gran idea

Por Kiwilimón - Julio 2019
Llegó tu mejor amiga con mucho que platicar o tus hijos invitaron compañeritos porque tienen un trabajo de la escuela… No importa la ocasión, siempre hay buenas razones para tener galletas caseras recién hechas, pero no siempre hay tiempo para prepararlas.
Por eso tu congelador puede ser un gran aliado para estar listo y llenar en unos minutos tu casa con un dulce aroma.

Ya que no todas las masas de galleta se congelan de la misma manera, pues no siempre obtienes resultados ideales, aquí te damos unos tips para que la próxima vez que prepares galletas, hagas el doble de masa y la conserves para una de esas tardes especiales.

Qué tipos de masa congelar
Las mejores masas para congelar son las que tienen mucha mantequilla y no llevan tanto huevo batido, como madeleines, o mucho polvo para hornear. Tampoco es buena idea congelar galletas con base de merengue.

Galletas de mantequilla
Son las mejores para reservar en el congelador. Generalmente sus ingredientes son mantequilla, harina, azúcar, vainilla o chocolate en polvo, y a veces, huevo o yema. Para guardar esta masa, forma troncos y envuélvelos cuidadosamente, primero con plástico y después con aluminio. Deben quedar herméticos para que no absorban olores o se afecte su textura.

Puedes cubrir los troncos con azúcar y canela. Para prepararlas, corta rebanadas de poco menos de un centímetro de grosor y se verán lindas una vez horneadas.

Te recomendamos esta receta de Pastisetas

Masas para cortadores
Si te encanta usar todos esos cortadores de figuritas que has coleccionado, cuando esté lista la masa, forma un rectángulo de unos 4 cm de espesor y envuélvelo igualmente con plástico y aluminio. Cuando vayas a usar la masa, colócala en el refrigerador antes y cuando esté lista, la puedes extender y cortar. Esto es ideal para los muñequitos de jengibre navideños.

Bolitas
La mayoría de las recetas de galletas de chispas de chocolate requieren porcionar la masa en bolitas o con una cuchara para helado, al igual que los polvoroncitos de nuez, o las galletas de avena.

Forma las galletas como acostumbras y congélalas en charolas una media hora o suficiente tiempo para que se sientan firmes. Esta misma técnica es muy útil para las galletas de duya.

Una vez que estén listas, empácalas en bolsas, procurando sacar la mayor cantidad de aire posible. Así será más fácil usar sólo la cantidad justa.

Te recomendamos estas Galletas Tipo Brownie

Lista para hornear
Coloca las bolitas o rebanadas de masa en una charola antiadherente cubierta con papel siliconado o engrasada y enharinada. El tiempo que toma tu horno en llegar a la temperatura adecuada generalmente es lo que necesitas para que estén listas para cocinarse.

Calcula un par de minutos más al tiempo habitual ya que partas la masa parcialmente congelada o muy fría.

Si prefieres, puedes congelar galletas horneadas
Déjalas enfriar completamente y empácalas en un contenedor hermético con papel encerado entre capas. Esto también funciona muy bien para brownies o barritas de galleta cortadas en piezas individuales.

En cualquiera de los casos, no es buena idea tener masa o galletas cocidas congeladas por más de tres a cuatro meses. Disfrútalas lo más pronto posible, siempre puedes preparar más.
Califica este artículo
Calificaciones (2)
DENNYS DE SUAREZ
23/01/2020 05:27:13
Buenisimo
ANA GONZALEZ
27/08/2019 10:11:15
Muy practico
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La salud de la piel está muchas veces relacionada con lo que comemos, pero también hay otras formas de ayudar a hidratarla, limpiarla y hacer que se vea radiante con una buena mascarilla casera, hecha con frutas naturales.Si comer una dieta rica en frutas tiene muchos beneficios para el cuerpo, esos mismos antioxidantes, minerales y vitaminas de las frutas también pueden hacer bien a tu rostro. Por eso te proponemos estas cuatro recetas de mascarillas faciales a base de frutas, para lograr una piel joven y fresca. Estas mascarillas a base de frutas como fresa, papaya, plátano o mango son rápidas y fáciles de hacer, pues sólo hay que mezclarlas con un poco de miel, por ejemplo, para poder usarlas en una noche de autocuidado, o para un domingo de apapachos. Mascarilla de plátanoPara esta mascarilla necesitas machacar 1/2 plátano y mezclar con un par de fresas cortadas en cubitos y un poco de miel. Aplica en tu rostro limpio y déjala actuar durante 20 minutos para una piel más clara y luminosa. Luego sólo retírala con mucha agua. ¿Por qué funciona esta mascarilla de plátano con miel y fresas? El plátano es rico en vitamina B, E, A y C, así como en minerales cruciales para una piel sana. Al ser una de las mejores fuentes de aceites naturales y potasio, también funciona como un emoliente, limpia los poros y purifica la superficie de la piel. Las fresas están cargadas con vitamina C para iluminar y la miel sirve para curar, así que tu piel quedará fresca y como nueva.Mascarilla de aguacate Tritura la mitad de un aguacate maduro hasta que tenga la consistencia del guacamole. Agrega 1/2 cucharadita de aceite de coco y 2 cucharadas de miel. Aplícala en el rostro limpio y deja actuar durante 10 a 15 minutos antes de enjuagar.Las grasas saludables de los aguacates y los aceites naturales del coco son extremadamente hidratantes, mientras que la miel actúa como un sanador natural para la piel seca, por lo que esta mascarilla es ideal para el invierno o para cuando te pasaste de horas al sol, pues ayuda con la piel seca y descamada, la nutre y revitaliza.Mascarilla de mango con yogurtPrepara esta mascarilla con 2 cucharadas de pulpa de mango mezcladas con 1 cucharada de yogur. El yogur griego natural es una gran opción, pero si no consumes lácteos, puedes usar alternativas como leche vegetal de almendras o coco. Una vez que los hayas mezclado, úsala en la cara limpia durante 15 a 20 minutos antes de enjuagar y secar.Esta mascarilla de mango con yogurt regenera la piel y elimina la pigmentación, gracias a la alta dosis de vitamina C del mango y su contraparte, el yogur, que es rico en ácido láctico. El ácido láctico es uno de los alfa hidroxiácidos más populares en el mercado hoy en día y ayuda a reducir el acné, los signos del envejecimiento y las arrugas. Mascarilla de papayaTritura 1/2 taza de papaya sin cáscara en un tazón pequeño, agrega 1/4 de cucharadita de canela, 1 cucharadita de miel y mezcla. Aplica la mascarilla de papaya con miel sobre el rostro limpio y evita los ojos. Déjala actuar 15 minutos, enjuaga, seca y después aplica una crema hidratante ligera en tu cara.Con la mascarilla de papaya, canela y miel obtendrás una piel más brillante y con un aspecto más joven gracias a la enzima papaína y las reservas de antioxidantes que ayudan a eliminar las células muertas y las impurezas de la piel. La mejor parte, al menos para este amante del sol, es que también proporciona un brillo natural. Aprovecha los beneficios de las frutas con estas mascarillas y purifica la piel de tu rostro de manera natural y segura.
Tinga de pollo, flautas, sopes con pollo, las recetas de pollo mexicanas son muy variadas y pueden funcionarte muy bien para celebrar este 15 de septiembre, que no será como en años pasados.Así que quizá tu menú tampoco sea el mismo y no sea necesario preparar una gran olla de pozole, pero sí un guisado con pollo fácil y práctico, pero sobre todo, muy mexicano.Para darte algunas ideas, puedes usar estas recomendaciones de recetas mexicanas con pollo que funcionan bien para cualquier día de la semana, pero también para este día especial de taquiza o de comida en familia.Pastel aztecaEl pastel azteca es como la lasaña mexicana. Se trata de un platillo muy práctico porque se prepara en refractario y consiste en capas de tortilla con relleno de pollo, rajas de poblano, granos de elote cebolla, queso y una salsa de jitomate.Prepararlo no te tomará más de 45 minutos y es una receta mexicana con pollo que rinde hasta para 8 personas.Chile relleno de tingaLos chiles rellenos son típicos de la temporada de fiestas patrias, pero no a todos les gustan los chiles en nogada o no todos tenemos la paciencia y el tiempo de prepararlos, así que otra forma de comer chiles rellenos el 15 de septiembre es hacerlos con tinga de pollo.Prepara una tinga de pollo como normalmente lo harías (si nunca la has preparado, ve la receta aquí) y simplemente rellena tus chiles poblanos con ella. Para acompañarlos, puedes preparar una salsa cremosa de chipotle con queso crema, la crema, el ajo, la leche evaporada y el chipotle, te va a encantar el resultado. Mixiotes de pollo caserosLos mixiotes suelen ser de carne de carnero, pero también puedes hacer una versión más económica con pollo. Se trata de una carne cocida al vapor en hoja de aguacate con un adobo de achiote, así que queda muy suave.Para una versión casera puedes hacer el adobo con guajillo, chile ancho, tomate verde y especias, y en lugar de envolverlo en hoja de penca o de aguacate, puedes usar papel encerado.Enfrijoladas con pollo y chorizoHacer unas enfrijoladas es una forma ideal de aprovechar los alimentos que siempre solemos tener en casa, como tortillas, frijoles y pollo. Esta receta es muy sencilla y el toque de sabor que le da el chorizo hace toda la diferencia.¿Qué otra receta mexicana con pollo se te ocurre para celebrar o para darte ideas de un menú mexicano y delicioso?
Los videos de TikTok pueden hacerte pasar horas riendo, pero también pueden enseñarte muchos trucos en la cocina, desde cómo quitarle tendones al pollo, hasta la mejor manera de cerrar tus cajas de cereal.No cabe duda de que esta nueva red social tiene de todo para nosotros, pero sus videos cortos son en especial útiles para estos tips o minitutoriales que te cambian la vida muchas veces, porque se tratan de cosas muy sencillas de la vida diaria, así que aprovecha estos.Cómo quitarle tendones al polloDe este truco ya te habíamos contado aquí, pero es tan bueno, que merece la pena ser recordado. Mandy Klentz (@raising_krazies) demostró cómo quitar de manera sencilla sólo con un tenedor y una toalla de papel el tendón de las pechugas de pollo con un solo movimiento.Todo lo que tiene que hacer es colocar las puntas de un tenedor a cada lado de un extremo del tendón, usar la toalla de papel para sujetarlo con la otra mano, empujar hacia abajo con el tenedor y deslizar el tendón hacia afuera.Cómo exprimir un limón sin abrirlo en dosUno de los trucos más populares y que ponen en práctica mucho ingenio es el de exprimir el jugo de un limón, como este, que sólo requiere de una brocheta.Utiliza la brocheta (de preferencia de metal) para perforar y hacer un agujero en un extremo del limón, luego sacas la brocheta y puedes exprimir el jugo de inmediato. (Mira el video aquí.)Cómo cerrar una caja de cereal con un doblez fácilLas cajas de cereal suelen abrirse todo el tiempo, pero para evitarlo, hay una manera mucho mejor de mantener fresco el contenido simplemente doblando la parte superior de la caja, como lo demostró Mandi Padda-Kandola en su cuenta de TikTok (mira el video aquí).Cómo pelar un huevo cocidoEn lugar de pelar un huevo duro poco a poco, el usuario Zach Crean (mira el video aquí) mostró cómo puedes sacar prácticamente todo de una sola vez haciendo un pequeño agujero en el extremo más puntiagudo, un agujero más grande en el otro y soplando el huevo con fuerza para sacarlo.Qué hacer si olvidaste sacar la mantequilla del refriVas a preparar un pastel y ya tienes todo listo, pero te das cuenta de que olvidaste sacar la mantequilla para que esté a temperatura ambiente. La buena noticia es que ya no tendrás que esperar a que se suavice, pues hay una manera fácil de evitar esto: rallar la mantequilla. (Mira el video aquí.)Cómo mejorar el sabor de un pepinoEste truco es bien conocido por los mexicanos, pero en TikTok (mira el video aquí) se ha viralizado porque no es tan común en Estados Unidos, donde se refieren al proceso como “ordeñar” al pepino.Si tampoco conoces la técnica, simplemente se trata de cortar el extremo del pepino y luego frotarlo con el otro trozo.Definitivamente, TikTok es un gran lugar para entretenerte, pero también para aprender dos o tres trucos útiles.
Diría que la boca es la parte más caprichosa del cuerpo. Ella, construcción de la memoria, habla de lo que le ha tocado probar, de eso que le ha cincelado un momento. Y a razón de la polémica columna escrita por Enrique Olvera, el tema de cómo comemos los mexicanos se pone de nuevo sobre la mesa. El mexicano, delimitado con las bendiciones de su biodiversidad y su cultura, tiene un gusto como el de nadie. El verde, el blanco y el rojo se clavan en nuestras papilas gustativas como bandera de conquistador. Sin hacer uso de nacionalismos, nuestro gusto, como el de cualquier otro ciudadano del mundo, es un entrenamiento adquirido. Los nacidos en una zona tropical como Bali no tendrán el mismo paladar que los nacidos en el frío Reikiavik. Tampoco será igual la gama sensorial de una persona que se ha alimentado siempre en su localidad a la de un viajero. Entran en el juego la física, la química, la tolerancia a lo nuevo y hasta la emoción que nos hace salivar lo mismo que llorar.La gran escritora, diplomática y fundadora del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, Gloria López afirma que lo que nos gusta comer a los mexicanos tiene que ver con la naturaleza y con el espacio geográfico que ocupamos. “Nuestro territorio se sitúa en una zona tropical, otra semidesértica y altiplano. Esto define nuestros gustos. En las zonas tropicales existen sabores acentuados y picantes. Sólo basta ver el norte de África, Asia, o el sudeste asiático. En esas franjas tropicales se dan los ajíes y las pimientas: especias que acentúan el sabor de la gran mayoría de sus comidas”.A mi juicio, los sabores también son construcciones culturales. Y es que a los sentidos los moldea la cultura. Lo que es “feo”, “bueno”, “tonto” para alguien, en otro lugar no lo es. Los mayas, por ejemplo, consideraban bello tener implantaciones dentales de piedras semipreciosas. En el tema culinario, pasa lo mismo. A muchos extranjeros les parece temible que tostemos chapulines y nos los comamos en bolsita, rociados en chile y salecita. Para mí, son palomitas para ver la tele. Y es que no lo niego: lo que nos gusta comer a los mexicanos es peculiar. Mejor dicho, original, divergente, único.Sin duda lo que más define el gusto a los mexicanos es la comida especiada y picante. “Son sustanciales en nuestra forma de comer. Otro sabor son los agridulces”, asegura Gloria López. Añadiría a la suma lo ácido. Pero el tema de los sabores también es físico. Al ser humano químicamente le gusta el azúcar y los carbohidratos porque le dan fuerzas, porque su presencia inhibe las bacterias. Los sabores amargos, por su parte, generan mayor repele porque su composición nos recuerda a lo que está descompuesto. Si por alguna razón hiciéramos un #limónchallenge con un bebé de un año, las muecas de sus primeras gotas de cítrico terminarán en el TikTok de la humanidad. La explicación bioquímica se llama palatabilidad. El fenómeno tiene que ver con el cuerpo y con cómo los sentidos interpretan un alimento según sus recuerdos ancestrales de supervivencia. Si algo le gusta tendrá que ver con qué tanta satisfacción nutrimental le brinda al organismo. Siendo honestos –y pensando en fermentados como el pulque o en sabores amargos y concentrados como el achiote– la palatabilidad no lo es todo. La forma en que los mexicanos nos apropiarnos de la biodiversidad y del entorno (a.k.a. la cultura) delineó lo que nos gusta. En el territorio había chiles y tomates. Había piedra, había fuego. Echamos todo al molcajete e hicimos salsas. A esta apropiación le añadimos creatividad, percepción y lo que íbamos aprendiendo en el camino: prueba y error. Hijos que interpretaron. Padres que enseñaron.En México nos gusta el dulce. Nos gusta el dulce con picante. Nos gusta el dulce con picante, con ácido. Si no, recuerden cuántos años tenían cuando probaron su primera paleta de tamarindo picosa o un raspado de grosella con limón de carrito. Quizás no pasábamos de los ocho años cuando el recreo sabía a Cazuelitas de la cooperativa, a Cazares con Miguelito –esa mezcla de azúcar y chilito que nos hace pasita la panza pero que pone a bailar las papilas de solo pensarla–. Desde que somos pequeños entrenamos a nuestro paladar a recibir alimento con serpentinas y confeti. Convertimos nuestra boca en una fiesta. La comida hervida nos parece tan triste como la muerte. Y aunque los sabores cambien con cada región –con cada hogar–, ninguna se salva de una fuerte corriente estimulante. Quizás, entre más al sur más complejidad (dulce, salado, amargo, agridulce). Pero en el norte los sabores son concentrados: lo muy picante y el humo son piezas que hacen interesante el ejercicio gustativo.La crema y el queso nos sirven para amainar los calores del chile. La lechuga para darle frescura a eso que nos quema la boca. El limón nos “corta la grasa”, pero no como piensan aquellos que desearían convertir las garnachas en ensalada a golpe de gotas de jugo. El limón equilibra la pesadez de la grasa, baja ligeramente el picor. Y bueno, si lo piensan, ¿qué antojito se salva de la fritanga, de la especia, del candor? De ahí que el limón armonice en todo lo mexicano, sea o no bien visto. Octavio Paz decía que, “Viejo o adolescente, criollo o mestizo, general, obrero o licenciado, el mexicano aparece como un ser que se encierra y se preserva: máscara el rostro, máscara la sonrisa”. Y es que no hay mexicano que se salve de las máscaras. ¿Quién nos culpa de que el limón, el chile, o las capas de azúcar y canela lo cubran todo? Dejar de hacerlo, es probablemente dejar de ser mexicano. Si te dieron ganas de poner a bailar al gusto, te comparto esta receta que me encanta: Paletas de tamarindo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Fatal error: Uncaught
ERROR: Error connecting to: MYSQLi: 2002: Conexión rehusada
THROWN: /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/include/dominion/DB_Base.lib (464)
TRACE: /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/include/dominion/DB_Base.lib (518) :: calling dominion\DB_Base->doLogon
/home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/include/dominion/DB_Cursor.lib (59) :: calling dominion\DB_Base->checkLogon
/home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/include/dominion/DB_Table.lib (284) :: calling dominion\DB_Cursor->__construct
/home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/common/Base.lib (271) :: calling dominion\DB_Table->doInsert
/home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/site5/index.php (337) :: calling common\Base->insertStat in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/include/dominion/DB_Base.lib on line 464