Receta fácil: Palitos de Hojaldre Rellenos de Olivada
Cocina Fácil

Receta fácil: Palitos de Hojaldre Rellenos de Olivada

Por Kiwilimón - Enero 2012
Esta sencilla receta de palitos de hojaldre van rellenos de olivada pero se pueden preparar también con pesto. Es fácil y rápido de preparar. Para ver más detalles e imágenes de la receta, haz click aquí.

Ingredientes

  • 3/4 Tazas de Queso parmesano rallado
  • 1 Taza de Aceitunas negras, sin hueso
  • 1 Cucharada de Romero fresco
  • 2 Cucharadas de Albahaca fresca picada
  • 1 Filete de anchoa, enjuagado y cortado en trozos
  • 1 Cucharadita de Jugo de limón
  • 500 Gramos de Pasta de hojaldre comprada
Califica esta receta
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Si hay algo que caracteriza a los mexicanos es la fiesta. Los mexicanos somos conocidos en el mundo entero por las grandes fiestas que hacemos y si se trata de las fiestas patrias, todo se potencializa.Tequila, pambazos, pozole, mariachis, todo suena increíble hasta que lo tenemos que pagar, ¿cierto? En este tipo de ambiente es muy fácil dejarse llevar y gastarse la quincena entera por seguir la fiesta. ¿En qué gastan los mexicanos? La mayoría del presupuesto se destina a alimentos, luego, a bebidas alcohólicas y, en tercer lugar, a decoración. Pero para que no tengas que estar padeciendo el resto de la quincena, te dejamos estos tips para que festejes la Independencia de México de una manera responsable:Revisa tus finanzas y planea tu festejo de acuerdo con tu presupuesto. Lo mejor que puedes hacer es no dejarte llevar por la euforia de las fiestas y planear un festejo de acuerdo con tu presupuesto. Recuerda que es mejor un festejo pequeño que estar lamentándose después. Apégate a tu presupuesto. Una vez que hiciste un presupuesto, respétalo. Es normal que te quiera ganar la emoción, pero una vez que hiciste tus planes, es necesario que respetes lo determinado. Realiza tus compras con anticipación. Es normal que en estas épocas las tiendas suban los precios, por lo que si vas a comprar comida, bebidas o decoración, será mejor que lo compres antes y evites las compras de última hora. Compra en mercados. Si se trata de ahorrar y apoyar el comercio local, los mercados son la opción, sobre todo en esta época de fiestas patrias puedes encontrar productos de gran calidad y al mejor precio. No lleves dinero extra. Este punto va muy de la mano al de apegarte a tu presupuesto, y esta es una forma de limitarte a gastar sólo aquello que habías planeado. Evita gastos innecesarios. Antes de gastar una parte de tu presupuesto en decoraciones y props para la fiesta, piensa si realmente lo necesitas; quizá puedas ahorrar dinero en ese aspecto. Arma la vaquita. Lo mejor que puedes hacer en las fiestas patrias es compartir los gastos con tu familia y amigos, ya sea que vayan a un restaurante o bar y dividan la cuenta o si es un festejo en casa, cada quien lleve algún platillo. Además de la convivencia, todos saldrán ganando y sin gastar de más.  No uses tarjetas de crédito. No gastes lo que no tienes. Es importante que sepas que las tarjetas deben usar usadas con responsabilidad. No te dejes llevar y es mejor usar dinero físico para tener un mayor control de gastos. Elige festejos caseros. Como ya lo mencionamos puntos arriba, si optas por una fiesta en casa el gasto será mucho menor que en un lugar público, además puedes organizarte con tus amigos, familiares o vecinos para que cada quién se encargue de algo. Evita los gastos hormiga. Si ya hiciste un gasto importante durante el festejo en la primera quincena es mejor que te administres el resto del mes, trata de preparar tus comidas en casa, no gastes en café, levántate temprano para que no tengas que gastar en taxis o servicios de auto privado.Ahora que ya sabes estos consejos, lo único que queda es disfrutar responsablemente y ¡Viva México! Te recomendamos esta recetas para llevar a la noche mexicana:Tinga de PolloPozole BlancoVasitos de Gelatina con Crema
La organización nunca está de más, pues nos permite estar al tanto de las cosas, ahorrar tiempo, terminar pendientes y tener en cuenta todas nuestras tareas. En época escolar es mucho más importante, porque hay muchos aspectos a considerar: trabajos, fechas de entrega, época de exámenes, tareas, proyectos, trabajos en equipo. Por otra parte, un planificador escolar es un vínculo de comunicación entre padres y maestros, y también es una herramienta para inculcarle a los niños el hábito de la organización y la responsabilidad.Para hacer un planificador escolar, lo único que necesitas es un cuaderno (de preferencia con espiral), pluma y mucha creatividad.1. Busca un cuaderno que sea útil, trata de que sea de espiral y si tiene carpetas o sobre internos donde puedas guardar cosas y documentos, sería ideal.2. Personalízalo con el nombre de tu hijo y todos sus datos para que pueda recuperarlo en caso de perderlo.3. Marca las páginas con una fecha, puede ser diario, semanal o mensual.4. Haz una lista de horarios y listas de tareas.5. Actualiza el planificador escolar con los horarios, actividades y fechas especiales.6. Enséñale a tus hijos cómo deben usar su planificador 7. Usen su creatividad para decorarlo8. Mantente pendiente de las actividades escolares de tu hijo. Bullet JournalDe un tiempo para acá, los bullet journal han cobrado importancia y no es en balde. Una agenda de este tipo nos permite organizar las tareas enfocadas a un resultado, lo cual las hace muy eficientes.Uno de los aspectos de los bullet journal que lo ha hecho más popular es su sistema basado en listas, porque ¿a quién no le gustan las listas? Este sistema nos permite tener una mejor visión, organización y es mucho más fácil para nuestro cerebro procesarlo. Algunas de las ventajas que tiene hacer un bullet journal es que lo puedes hacer con cualquier cuaderno que tengas a la mano, no necesitas comprar uno en específico, es flexible, el método es muy simple y se basa en hacer listas, títulos y números de página, además de que tus hijos le darán rienda suelta a su creatividad. Como ya lo has podido comprobar, contar con un planificador escolar está lleno de beneficios y fomenta la organización, gestión y responsabilidad de los niños. En definitiva es un elemento imprescindible para este regreso a clases.
Llegó tu mejor amiga con mucho que platicar o tus hijos invitaron compañeritos porque tienen un trabajo de la escuela… No importa la ocasión, siempre hay buenas razones para tener galletas caseras recién hechas, pero no siempre hay tiempo para prepararlas.Por eso tu congelador puede ser un gran aliado para estar listo y llenar en unos minutos tu casa con un dulce aroma.Ya que no todas las masas de galleta se congelan de la misma manera, pues no siempre obtienes resultados ideales, aquí te damos unos tips para que la próxima vez que prepares galletas, hagas el doble de masa y la conserves para una de esas tardes especiales.Qué tipos de masa congelarLas mejores masas para congelar son las que tienen mucha mantequilla y no llevan tanto huevo batido, como madeleines, o mucho polvo para hornear. Tampoco es buena idea congelar galletas con base de merengue.Galletas de mantequillaSon las mejores para reservar en el congelador. Generalmente sus ingredientes son mantequilla, harina, azúcar, vainilla o chocolate en polvo, y a veces, huevo o yema. Para guardar esta masa, forma troncos y envuélvelos cuidadosamente, primero con plástico y después con aluminio. Deben quedar herméticos para que no absorban olores o se afecte su textura. Puedes cubrir los troncos con azúcar y canela. Para prepararlas, corta rebanadas de poco menos de un centímetro de grosor y se verán lindas una vez horneadas. Te recomendamos esta receta de PastisetasMasas para cortadoresSi te encanta usar todos esos cortadores de figuritas que has coleccionado, cuando esté lista la masa, forma un rectángulo de unos 4 cm de espesor y envuélvelo igualmente con plástico y aluminio. Cuando vayas a usar la masa, colócala en el refrigerador antes y cuando esté lista, la puedes extender y cortar. Esto es ideal para los muñequitos de jengibre navideños.BolitasLa mayoría de las recetas de galletas de chispas de chocolate requieren porcionar la masa en bolitas o con una cuchara para helado, al igual que los polvoroncitos de nuez, o las galletas de avena. Forma las galletas como acostumbras y congélalas en charolas una media hora o suficiente tiempo para que se sientan firmes. Esta misma técnica es muy útil para las galletas de duya.Una vez que estén listas, empácalas en bolsas, procurando sacar la mayor cantidad de aire posible. Así será más fácil usar sólo la cantidad justa.Te recomendamos estas Galletas Tipo BrownieLista para hornearColoca las bolitas o rebanadas de masa en una charola antiadherente cubierta con papel siliconado o engrasada y enharinada. El tiempo que toma tu horno en llegar a la temperatura adecuada generalmente es lo que necesitas para que estén listas para cocinarse.Calcula un par de minutos más al tiempo habitual ya que partas la masa parcialmente congelada o muy fría.Si prefieres, puedes congelar galletas horneadasDéjalas enfriar completamente y empácalas en un contenedor hermético con papel encerado entre capas. Esto también funciona muy bien para brownies o barritas de galleta cortadas en piezas individuales.En cualquiera de los casos, no es buena idea tener masa o galletas cocidas congeladas por más de tres a cuatro meses. Disfrútalas lo más pronto posible, siempre puedes preparar más.
Saber cuáles son las porciones adecuadas de comida para un niño de cierta edad no es tan complicado como parece.Aunque estamos acostumbrados a ver por todos lados porciones enormes de comida y, a veces, cuando llegamos a casa, la hora de comer se puede convertir en una batalla campal, especialmente con niños pequeños, es posible lograrlo. Como papás, es importante incentivar que los niños asocien la comida con momentos placenteros, de compartir y convivir, no con guerras de poder o sentir que tengan que acabar montañas de comida para estar satisfechos. Los niños deben aprender a escuchar su apetito y una gran manera de lograrlo es servir las porciones adecuadas. También hay que tomar en consideración el nivel de actividad y requerimientos especiales de cada pequeño.En casa podemos realizar el ejercicio de medir qué tanto cabe en los platos que usamos siempre y así comprender que el estómago de un chiquito no tiene la misma capacidad que el nuestro. ¿Has medido cuántas tazas de sopa caben en tus soperos? Te sorprenderás al constatarlo.Por ejemplo, en el caso de las frutas, una porción adecuada para un niño es media manzana, o naranja. Si lo vemos en una taza de medir es entre un cuarto a media taza. Te recomendamos estas Ideas de Lunch para NiñosDe la misma manera, hay que cuidar la porción correcta de jugo, que es media taza. Los vasos comunes tienen capacidad de 1 a 1 ½ tazas, a veces más. No es buena idea servirles vasos enormes de jugo, porque pueden quitarles la capacidad para comer alimentos con mayor concentración de proteínas, vitaminas y minerales, los cuales son más necesarios para su desarrollo.Si se trata de granos o cereales, media rebanada de pan es suficiente para niños de hasta 5 años, y la porción adecuada de pasta, arroz o cereal es media taza. Hay que tener cuidado con los tazones enormes de cereales azucarados que no dejan espacio para mucho más. En total, los niños necesitan 4 a 6 porciones al día de granos y cereales. Un sándwich hecho con una rebanada de pan, media taza de pasta en la comida y una tortilla en la cena completarían sus requerimientos de granos y cereales del día. Como ves, no es tanto.En el caso de las proteínas como carnes, pescado o pollo, para chiquitos de hasta 5 años, 60 gramos es más que suficiente por porción, por ejemplo, un huevo durante el desayuno. Al acercarse a los 10 años puede subir hasta 100 gramos, según la actividad.No olvides incluir nueces, almendras o mantequilla de cacahuate, de la cual dos cucharadas equivalen a una porción adecuada. Considera también leguminosas, como lentejas y frijoles, y media taza de ellas es más que suficiente. En total necesitan entre 3 a 4 porciones de ese tamaño al día.Te recomendamos estos Coditos con Chayote, Kale y Quesito Para complementar su dieta, los lácteos son importantes. Calcula unos 100 g de queso en total para todo el día, o tres cuartos de taza de yogurt. Si toman leche, no necesitan más de media taza por porción. Dos porciones al día son suficientes para su desarrollo.Finalmente, las temidas verduras no tienen que ser motivo de pleito. Procura darles varias opciones y piensa que sus porciones no deben ser las mismas que las tuyas. Por ejemplo, en el caso de chícharos, brócoli y otras verduras cocidas, media taza por porción es suficiente. Si es ensalada, calcula una taza. Donde se complica un poco es con las frutas, pues necesitan en total al menos cinco porciones de frutas y verduras por día; lo mejor es si son más verduras que frutas, así que divídelas entre las tres comidas y lunch para que tengan todo lo que necesitan para crecer sanos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD