Sigue cocinando con Harinas Gamesa®
Cocina Fácil

Sigue cocinando con Harinas Gamesa®

Por Kiwilimón - Noviembre 2013
Las Harinas Gamesa® vienen en tres presentaciones, Tradicionales, Ligeros y Con Salvado de Trigo. Dependiendo de tus gustos o necesidades puedes usar la que desees para utilizar alguno de los siguientes consejos.

Hot cake pops

Si tienes hijos esta idea es una ganadora, es una idea sencilla que le dará un Twist a la forma de comer Hot Cakes Gamesa®. Tip: El consejo es crear la masa del hot cake, ya sea regular o con chispas de chocolate y verterla en un recipiente como de panquecitos, los venden en cualquier tienda de pastelería. Después clava un palito de madera en cada uno de los recipientes individuales, mete el recipiente en el horno por 10 minutos y retira. Tendrás paletas de hot cakes que puedes decorar con los toppings de tu elección, perfecto para fiestas.  

El hot cake completo

¿Quieres sorprender a tus invitados? Sólo asegúrate que coman de todo y les guste experimentar. Tip: en la esfera de la alta cocina se usa un método llamado “comida completa” donde, por ejemplo, una hamburguesa tiene todos sus condimentos y acompañamientos dentro de la misma carne por lo que sólo se necesita el pan y al morderla te sabrá como si la hubieras condimentado con diferentes elementos. Con los Hot Cakes Gamesa® se puede hacer lo mismo, al crear la masa viértele a tu gusto miel de maple y trozos doraditos de tocino. Después cocina los hot cakes y lo que obtendrás será un producto completo que sin necesidad de elementos externos ya tendrá ese sabor a miel y lo saladito del tocino en su interior.

Receta de Hot Cakes con Manzanas y Caramelo

Ingredientes: - 1/2 taza de azúcar morena - 1/4 de taza de mantequilla - 3/4 de cucharadita de canela - 2 manzanas cortadas en rebanadas delgadas - 1 taza de Harina para Hot Cakes Gamesa® - 1 cucharadita de canela - 3/4 de taza de leche - 1 huevo - 1 cucharada de mantequilla - 1/2 taza de miel de maple caliente Da click aquí para ver el procedimiento.  

Para los cumpleaños

Los Hot Cakes Gamesa® no tienen que comerse individualmente, de hecho, puedes usarlos en conjunto para una gran creación. Tip: ¿Se acerca un cumpleaños? Un pastel muy original puede salir de apilar cinco o seis hot cakes con mermelada o crema chantilly entre capa y capa para después usar betún y cubrirlo todo. Con velas encima parecerá un pastel común pero al abrirlo será una sorpresa muy diferente, lo bueno es que las alternativas para el relleno son infinitas.

Receta de Pastel de 10 Capas Sin Horno

Ingredientes: - 6 tazas de Harina para Hot Cakes Gamesa® - 4 1/2 tazas de leche descremada - 6 huevos - 6 cucharadas de mantequilla - 1 frasco de mermelada de frambuesa - 170 gramos de mantequilla - 6 cuadros de chocolate amargo sin azúcar - 1 1/2 tazas de azúcares glass - 3/4 de cucharadita de extracto de vainilla - 1/2 taza de crema para batir - 2 botes de betún de chocolate - 200 gramos de chispa de chocolate amargo Para ver el paso a paso para preparar esta receta da click aquí.  

Mundo de colores

Hacer el desayuno de tus hijos mucho más llamativo es verdaderamente fácil, inténtalo. Tip: Este consejo es muy simple pero cambia la estética de tus platillos completamente. En cualquier súper mercado puedes encontrar colorante vegetal, con este puedes hacer maravillas. Imagínate tus hot cakes, pasteles, crepas o lo que hagas con tu Harina Gamesa® de un color rojo brillante o azul eléctrico sin que esto cambie el sabor, calidad ni textura de tus alimentos. Si tus hijos tienen amigos en la casa puedes aprovechar la ocasión para crear algunos bocadillos que nunca olvidarán.  

Hot Cakes Patriotas

Estamos en mes patrio y se acercan los festejos mexicanos. Tu desayuno favorito también puede incluirse en la celebración. Tip: Cubrir un costado de los Hot Cakes Gamesa® con ralladura del limón y el contrario con mermelada de fresa para después cubrir el centro con crema batida hace de tu desayuno uno muy patrio. De la misma forma este consejo ayuda en cualquier evento del año pues todo lo que se necesita para decorar es un poco de imaginación. Qué tal mermelada de naranja y unas líneas verticales de chocolate para hacer una calabaza en Halloween o por qué no cerezas frescas acomodadas en forma de corazón sobre el hot cake para el 14 de febrero. No hay límites.  

El pastel helado

A veces nos excedemos un poco y cocinamos hot cakes de más, ¿no es cierto? Aquí un consejo para no desperdiciar aquello que se quedó. Tip: Si quedaron varios Hot Cakes Gamesa® sobrantes y ya no te gustan tanto si no están recién hechos entonces hay una deliciosa solución: pastel helado. Todo lo que tienes que hacer es romper en trozos los hot cakes que quedaron y meterlos en un molde de vidrio, a este molde agrégale las frutas que más te gusten, puede ser un pastel cítrico con mandarinas, naranjas y toronjas o uno de frutos rojos con fresas, zarzamoras y cereza. El paso final es verter suficiente helado de vainilla o de yogurt para que tape los ingredientes. Acto seguido mete el recipiente al congelador y espera al menos tres horas. Así obtienes un pastel helado para toda la familia.  

"Prepara estas recetas con Harinas Gamesa"

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Hoy más que nunca es prioritario el compromiso con la agricultura, la alimentación, la naturaleza y el impacto social a través de la gastronomía.Estos elementos fueron la motivación de Lucio Usobiaga para conformar Arca Tierra, un lugar de encuentro entre agricultores campesinos y las personas que viven en Ciudad de México, interesadas en llevar una alimentación saludable y apoyar al campo. Arca Tierra busca sanar la tierra aplicando los principios de la agricultura regenerativa y el comercio justo en Xochimilco. Hace algunos años, Lucio llegó a Xochimilco en busca de verdura orgánica y al percatarse de los problemas de la zona y la grave amenaza que enfrentan si no se tejen redes para su conservación dedicó toda su energía para consolidar Yolcan, en el 2011, proyecto que ha ido recuperando las técnicas y tradiciones de la agricultura en las chinampas. Hoy Lucio continúa sus esfuerzos de consolidación y promoción de la agricultura orgánica en México con Arca Tierra. Aquí ofrecen canastas básicas de los productores tales como vegetales, hortalizas y semillas. También productos de especialidad como salsas, café, tlacoyos o sales. Su oferta se nutre de las entrañas del campo mexicano y las manos que lo producen. Además, en Arca Tierra ofrecen experiencias que van desde los recorridos por las chinampas y su enseñanza de la agricultura orgánica, hasta experiencias gastronómicas de la mano de los mismos productores y reconocidos chefs.  Para Lucio, las y los agricultores son las personas más importantes en la sociedad actual: "cuidan el entorno, nos alimentan y nos conectan con la naturaleza. En gran medida, nuestra salud y la salud del suelo depende de ellas y ellos. Ahora necesitamos más agricultoras y agricultores orgánicos que nunca para conservar nuestras variedades, lograr la seguridad alimentaria y ayudar a revertir el cambio climático”.Sin duda, Arca Tierra es un proyecto que vale la pena conocer y compartir para alimentarnos sanamente, apoyar el trabajo de agricultores campesinos, fortalecer la economía local, regenerar la tierra, revertir el cambio climático y conservar nuestras tradiciones culinarias y culturales. ¡Te invitamos a conocer Arca Tierra! 
La historia del pan en San Cristóbal de las Casas inicia con las alforjas cargadas de trigo que viajaban, junto a rebaños y otros productos comestibles, con los castellanos que se asentaron en el Valle de Hueyzacatlán. Al asentamiento le siguieron consecuencias. Algunas evidentes, como la hegemonía del trigo en San Cristobal, indisputable hasta el siglo XIX y en relativa competencia con los tuxtlecos, que entraron en la escena en el XVII. Para entonces, las cartas estaban sobre la mesa: San Cristobal tenía ya una vocación panadera, una vocación imborrable, imperecedera.   Aunque de los molinos de la época quedan poco más que recuerdos —y una ruta que se puede hacer por la montañas en bicicleta—, en este destino chiapaneco la identidad sigue ligada al pan: al tradicional y al moderno, al coleto y al europeo. Así, el pan se asoma a la mesa del desayuno, se ofrece como colación a medio día o como cierre de la merienda. El pan está en las casas, en las cafeterías —que tampoco son pocas— y en los restaurantes. Mi primer encuentro con la panadería de la región fue fortuito —poco antes de enterarme que iba a escribir este artículo—. Fue en Sibactel y Aldama, dos de las 60 comunidades que producen café en Chiapas. Fue después de recorrer los cafetales, cerca del medio día. Fue en el patio de secado del beneficio comunitario de Sibactel, con una taza de pozol. Fue en casa del caficultor Pedro Vázquez, donde sus hijas disponen café de olla, horchata y una canasta copada de pan dulce como un gesto de hospitalidad. En esa primera ronda se me quedó impregnada la consistencia firme de los panes —muy distinta a la de los europeos con aire, suaves, esponjosos— y una nota de humo, siempre presente en las cocinas y los hornos de leña que, en este lado del mundo, todavía son comunes.  A mi vuelta al centro de San Cristóbal, y gracias a las recomendaciones de los chefs de Tierra y Cielo, llegué con más intención a la puerta de la panadería Fátima, un local de fachada bicolor —morado con blanco, reconocible a leguas— en la calle Benito Juárez, que tiene más de 30 años en operación.Los anaqueles de Fátima son una librería del amplio repertorio del pan coleto que además de lo ya dicho, es diverso en forma y fondo. Aquí verán montañas trigueñas de panes planos, enroscados o trenzados —mis favoritos—, con cortezas cubiertas de azúcar o ajonjolí, con migajones oscuros o amarillentos, preparados con piloncillo, canela y muchas veces con manteca. Los reconocerán también por su nombre de pila: cazuelejas —quizás las más famosas—, rosquillas, marquesotes, pan de yema o pan de manteca. Los amarán un poquito más porque son una ganga. A riesgo de parecer disco rayado —o la burra al trigo, en una analogía más pertinente—, quiero hacer hincapié en la textura de estos panes: esa que es firme, porosa, a veces arenosa, a veces crujiente. Si me preguntan, esa textura es pretexto, una provocación, un estado ideal que pide a gritos el ahogo de una bebida caliente —café, chocolate, atole, ustedes digan—.  Estudiosos del tema, como Edgar Zulca Báez, atribuyen esta característica a cuestiones más prácticas como la conservación, a que “su estructura compacta garantiza su integridad en el transporte y es resistente a la descomposición”, escribe el académico.Kievf y Marta —que en sus exploraciones panaderas preparan, entre otras cosas, panes de tascalate para el desayuno— me recomendaron complementar la expedición con las panaderías que siguen los pasos de la herencia danesa y francesa. Obediente, me dirigí a los hornos —de lugares como La Casa del Pan, Oh la lá y el Horno Mágico— que complementan, con bollería, croissants, empanadas de hojaldre, chocolatines y mantequilla, la escena panadera. Una historia que, por ahora, es harina de otro costal.
El chile habanero, ese ingrediente imprescindible en la cocina mexicana, es toda una fiesta, ya que además de ser el chilito que sí pica y pica mucho, también tiene numerosas propiedades que le hacen muy bien a nuestra salud. ¡Descubre cuáles son todos los beneficios del chile habanero! Beneficios del chile habanero Conocido como el rey de los chiles debido a que quizás sí es el que más pica, el chile habanero es un abanico de colores, sabores y propiedades medicinales que se derivan de su principal componente, la capsaicina, un alcaloide que funciona como antioxidante, antiinflamatorio y antimicrobiano. De hecho, el chile habanero tiene entre 150 mil y 325 mil unidades en la escala de Scoville, la cual mide el nivel de este alcaloide en los chiles. ¡Es de los más altos! Esa es una de las razones por las que el chile habanero sea un gran aliado contra la gastritis, ya que estimulan la producción de jugos gástricos y alivian el malestar causado por problemas digestivos e intestinales. De igual manera, el chile habanero contiene una buena cantidad de vitamina C, que ayuda a estimular el sistema circulatorio y favorece la producción de glóbulos blancos. El chile habanero posee alto contenido en potasio, magnesio y hierro, los cuales refuerzan los procesos en el cuerpo y ayudan a la formación de los huesos y a nivelar el ritmo cardiaco. Gracias a sus propiedades desinflamatorias, comer chile habanero puede ayudar a disminuir dolores de cabeza como migraña y dolor en las inflamaciones, especialmente para aquellos que padecen fibromialgia. El chile habanero estimula el sistema inmunológico y ayuda a reducir las infecciones causadas por hongos, así como a disminuir los malestares causados por la gripa. El chile habanero también es un excelente aliado para combatir el mal aliento. Seguro que ya sólo pedirás de este chilito que sí pica una vez que conozcas todas los beneficios del chile habanero, ¿apoco no?
En Kiwilimón tenemos el compromiso de brindarte todas las ideas y herramientas para poder cocinar y, además, cuidarte. Por ello desarrollamos #KiwiTeCuida en colaboración con un equipo de nutriólogas profesionales, en donde encontrarás todas las recetas —con conteos calóricos y nutricionales avalados por la USDA—, tips y consejos para que puedas llevar un estilo de vida balanceado, en armonía y saludable, sin sacrificar el sabor o restringir tu alimentación.A partir del próximo lunes 12 de abril, #KiwiTeCuida incorporará lives quincenales los lunes a las 18:00 horas en nuestra cuenta de Instagram oficial @kiwilimon con la chef Colibrí Jiménez, quien te enseñará recetas fáciles y deliciosas para seguir retos alimenticios de una semana, los cuales te brindarán múltiples beneficios, como el reto una semana sin grasa o el reto de una alimentación rica en Omega 3. Esta serie de lives se complementará con con los de nuestra directora editorial, Shadia Asencio, y una de las nutriólogas de #KiwiTeCuida para contarte todos los beneficios que obtendrás al seguir estos retos y poder responder todas tus dudas. Colibrí Jiménez es originaria de Tepoztlán, Morelos. Comenzó su gusto y amor por la cocina desde muy pequeña con las recetas y tradiciones culinarias de su abuela materna Guadalupe. Tras una larga formación académica y en cocinas de todo el mundo, Colibrí hoy trabaja con ingredientes mexicanos para resaltarlos y revalorarlos en una creación sensible y sustentable, como un regreso a lo más natural y al origen de esos ingredientes endémicos de México. Su filosofía es impulsar la agricultura ética, la preservación de la biodiversidad y honrar las tradiciones gastronómicas y culturales de nuestro país. ¡Sigan sus transmisiones de #KiwiTeCuida los lunes a las 18 horas! Foto: Roman Hatori Photo
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD