Tips para cocinar saludable
Cocina Fácil

Tips para cocinar saludable

Por Kiwilimón - Enero 2014
Muchas veces buscamos vernos mejor y comer de una manera más saludable sin la necesidad de entrar en una dieta. Si este es tu caso entonces aprovecha estos tips para que cocines sin culpas.

 

 

Cuidado con el aderezo

Uno de los agentes más peligrosos en cuenta a mantener la figura es el aderezo de las ensaladas. La mayoría son bastante calóricos por lo que te recomendamos dejar a un lado  los aderezos de tienda y hacer el tuyo propio. Todo lo que toma es aceite de oliva, vinagre, sal, pimienta, un poquito de ajo picado y las hierbas que más te gusten. Es todo lo que necesitas.  

Fríe y hornea

Una de las fuentes de proteína más saludables es el pescado, en específico el salmón. El problema es que si lo empanizamos o freímos con mantequilla o caeite perdemos esos beneficios light. Lo que puedes hacer es sólo freír tu filete por un lado para obtener esa parte crujiente yd espués meterlo al horno por algunos minutos. Así obtendrás un platillo menos calórico, más jugoso y nutrimental.  

Puré de manzana

Si te gusta hornear entonces este consejo es para ti. Cada vez que te pidan usar aceite o mantequilla puedes reducir ese número a la mitad y en vez usar puré de manzana sin azúcar para lo que falte. No sólo sabrá más rico y frutal sino que reducirá las calorías en el producto final.  

Para la pasta

No hay  nada de malo en querer un buen plato de pasta. Lo que te recomendamos es que lo disfrutes pero que también lo balancees. Qué tal añadir un poco de calabaza y especias a una pasta con mantequilla. O tal vez usar jitomates orgánicos en vez de una salsa ragú ya preparada. Si usas carbohidratos como en el caso del spaghetti entonces sólo preocúpate por complementarlos con vegetales y proteína como pollo o carne para balancear.  

Usa especias

Si te gusta mucho comer verduras pero siempre las untas de salsas, aceites y aderezos calóricos entonces pierde todo el sentido. Te recomendamos experimentar con especias como paprika y oréganos para que le añadas sabor a esas zanahorias, pepinos y jícama sin aumentar las calorías.  

Recetas

 
 Para ver la receta haz click aquí.
 Conoce la receta aquí.
 Ve la receta aquí.

"¿Qué recetas saludables conoces?"

 
 
 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Si se te antoja un café y una crepa de noche, ¡Star Bus Café, es a donde debes ir!Star Bus Café nace en medio de la pandemia, como el proyecto de una pareja que busca llevar un excelente sabor a las noches de paseo por el parque.Cuentan con una gran selección de bebidas como cafés, chocolates calientes, frappés y sodas italianas, ¡todas con un sabor espectacular y sin duda querrás una crepa dulce o salada para acompañar!El empeño que le ponen a cada bebida y postre es único. Nos degustan con una amplia selección de sabores y los escogen cuidadosamente para que los productos que le ofrecen a sus clientes sean de primer nivel y así todos se vayan con la barriga contenta y una buena experiencia.Las especialidades que sobresalen son: el té chai latte con una mezcla de especias equilibrada, el mazapán caliente con trocitos de mazapán para realzar el sabor y el frappé de chocolate que lleva cocoa en lugar de chocolate endulzado comercial.¿Dónde se ubican? Se encuentra en la Ciudad de México, en la esquina de Doctor José María Vértiz y Miguel Laurent, en la entrada al estacionamiento del Parque de los Venados. Es un food truck acondicionado con todo lo necesario para preparar las más deliciosas bebidas y las más exquisitas crepas para acompañarlas.¿Cuál es el horario de servicio? Los encontrarás de 8:00 pm a 11:30 pm, perfecto para una caminata por el parque después del trabajo o simplemente para tener un momento de relax sentado en una banca con tu libro, una rica crepa y la bebida perfecta.¡Visítalos en el Parque de los Venados sobre Miguel Laurent y síguelos en Instagram: @starbuscafee!
Difícilmente olvidaré ese día. A lo largo y ancho de la hacienda de la familia Maza, los tambores y los acordeones marcaban el paso de los danzantes tradicionales. Alrededor, cocineras de toda la región mostraban su oficio a través de moles de todos los colores, adobos espesos y caldos picantes. El mezcal se abría paso entre las mesas. Tal escenario sólo podría significar una cosa: celebración. Unos minutos antes se había realizado el sacrificio de chivos en La Tradicional Matanza, Huajuapan de León, en el marco del festival Cofradía Mixteca. Con esta primera verbena se dio también por inaugurada la temporada de mole de caderas, tradición de las regiones mixtecas de Oaxaca, Puebla y Guerrero. Los organizadores –Alejandro Ruiz (chef de Casa Oaxaca y presidente de la CANIRAC en Oaxaca), Rodolfo Castellanos (chef de Origen), José Manuel Baños (chef de Pitiona) e Israel Loyola (chef de Restaurante Sin Nombre)–, por segundo año consecutivo, dieron cita en Oaxaca a cocineras tradicionales y a chefs de los restaurantes más emblemáticos de México. Durante los cuatro días que duró el festival fuimos invitados a un desfile de saberes y cultura volcada al plato con el fin de probar una de las siete gastronomías oaxaqueñas más relevantes: la mixteca. En el restaurante de Doña Chonita recibimos el sol con una taza de atole blanco en la mano y su desayuno mixteco. En el restaurante Obispo nos paseamos por un menú degustación con paradas de barbacoa, maíz quebrado y menudencias. Una de las noches brindamos con los mezcales de trazabilidad de Archivo Maguey y comimos tetelas rellenas de amarillito en Maguey y Maíz. Pero quizás la cumbre sucedió en el cierre, el domingo. Los treinta y cinco cocineros invitados hicieron uso de los ingredientes, las técnicas y los guisos de la región para inspirar sus propias sazones. Comimos toda suerte de delicias oaxaqueñas y otras más con toques del mundo: mole con curry (de Oscar Torres), estofado de chivo no nato (de Chuy Villarreal), el mole de luto (de Celia Florián), jocoque con setas (de Alfredo Villanueva), pepián de hoja Santa y coliflor (de Daniel Nates).Y es que se necesitan muchos días y decenas de manos para exhibir la gastronomía mixteca como se merece. La región resalta por la pobreza de sus suelos sobre las que crecen pocos ingredientes; en cambio, la creatividad de las comunidades es la que ha dado múltiples frutos. (Si cada familia tiene una forma de cocinar cierto guiso, la variable de platillos es infinita.) En la lista de tradiciones gastronómicas locales se encuentra la crianza del chivo –actividad relevante desde la llegada de los españoles–, el uso del guaje y el chile costeño, así como el cultivo de diversas especies de maíz.El mole de caderasLa chef Olga Cabrera Oropeza es mixteca. Ella aprendió todo lo que sabe de cocina de su abuela –Doña Chonita–, de su madre y su suegra. En el restaurante Tierra del Sol, instalado en la capital oaxaqueña, recupera los sabores de su comunidad en un contexto idílico.Para ella, “el mole de caderas es uno de los platillos con más identidad puesto que está preparado con ingredientes locales, como el chile costeño, que le da picor a toda nuestra cocina mixteca. Y luego también tiene guaje. Es tan importante que, de hecho, Huajuapan significa ‘guajes junto al río’”. Las cabras además son cebadas de manera natural con hierbas, como la pepicha, que crecen únicamente en la región. Esto le otorga un sabor único y penetrante al mole de caderas. Cuando la temporada termina, la fiesta continúa. Los locales preparan un mole de barbacoa, de sabor similiar, que se realiza a partir de los huesos del chivo.Los otros guisos mixtecosOlga me explicó que la cocina mixteca tiene cinco estandartes culinarios: el chileajo, el pozole mixteco, el huachimole, el mole de fiesta y los otros moles hechos con semilla de guaje. De chileajos los más comunes son el rojo y el amarillo. Y como su nombre lo indica, se prepara con ajos asados, clavos de olor, chiles costeños amarillos y ajonjolí.Confieso que nunca había probado el pozole mixteco. Bajo el cuidado de Doña Chonita y de Olga, difícilmente lo olvidaré. A diferencia de otros, se prepara con un maíz nativo, más duro que el pozolero, por lo que hay que estar atizando el fuego de la leña durante toda la noche. El caldo, hecho con hoja Santa, tiene un color neutro. Cuando se le añade un mole especiado, con fuerte sabor a clavos, es que adquiere ese color rojizo particular. Además del mixteco, en la temporada de pozole en el mes de septiembre se prepara un pozole verde y el pozole de la costa.El mole de fiesta mixteco es considerado negro, aunque su color apunta más hacia el colorado. Es ligeramente dulce. Picante, sólo lo suficiente. “El mole de fiesta mixteco es un mole espesado con muchas semillas: mucha almendra, ajonjolí; las semillas del chile no las quemamos. Solamente pasan por un tostado. Los chiles deben de quedar crujientes, pero no deben de quemarse porque este no es un mole amargo”, confirma Olga.En la cocina mixteca se pueden encontrar panes con fermentación de pulque que generalmente se cuecen a nivel de piso en hornos de piedra. “Tenemos dulces de calabaza, panes rellenos de calabaza, encaladas o regañadas”. Las encaladas son unas tortillas dulces, elaboradas a partir de harina de trigo, y cubiertas por una capa blanquecina que se asemeja al betún. Lo adornan salpicones de color rosa. Por su parte las regañadas son una suerte de galletas con el sabor de la manteca de cerdo y revolcadas con azúcar y canela.Hay mucho más. En cinco días probé todo cuanto pude pero las recetas se me escapaban entre los dedos. Faltaría sentarse a la mesa de cada casa y descubrir preparaciones únicas como la que la cocinera tradicional y dueña de Obispo, Uveira Cruz me dio a probar el primer día: un estofado hecho con aceitunas y pollo que me aseguró, no probaría en otro lugar. No se me va de la cabeza. Así es la mixteca. Cada familia es un libro de historias y herencias y, cada guiso, un lenguaje tan único como la propia sazón. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD