Top 5: los ingredientes más odiados
Cocina Fácil

Top 5: los ingredientes más odiados

Por Kiwilimón - Abril 2014
Esto no es cosa de niños, aunque ya estemos más grandecitos hay algunas comidas que no nos parecen nada bien y esta es la lista de aquellas que, al menos en el continente, más se menosprecian. Te presentamos la lista de los ingredientes más odiados.   Que no te guste algo de comer cuando eres pequeñ@ es una cosa, pero seguir con esos límites cuando se es mayor ya es otra cosa. Con eso en mente se realizó una encuesta en la que se averiguaron cuáles son los ingredientes más odiados de América. Este es el top 5.  

5.- Morcilla

Este es bastante obvio, no es muy normal que a alguien le guste comer un embutido cuyo principal componente es sangre. Un 39% de la población se reúsa siquiera a probar este manjar que es en realidad un clásico tanto de la comida inglesa como de la española.

 Receta de  Fabada Asturiana

   

4.- Tofu

Es extraño, con un ingrediente con tan poco sabor y poder gustativo fue sorprendente saber que casi un 43% de las personas encuestadas no se le quieren acercar. En China piensan diferente pues usan el tofu como un lienzo en blanco usado como conductor de deliciosos sabores.

 Receta de Ensalada de Tofu con Zanahoria

 

3.- Anchoas

A muchos les gusta la ensalada César, a muchos otros la salsa inglesa, pero a la mayoría de ellos se les olvida recordar que las anchoas son el ingrediente clave de cada una de esas recetas. Un 45% odian lo salado de ese pecesito que tan buen sazonador puede llegar a ser.  

  Receta de Ensalada de Huevos, Alcaparras y Anchoas

   

2.- Hígado

Más de un 46% se unen a este clásico odio infantil. Es inusual por lo tanto que algunos de los platillos más buscados en el mundo gourmet sean el foie gras y demás preparaciones a base de hígado de pato, ganso o pollo. El hígado de res, por su lado, tiene un sabor a hierro mucho más prominente y puede ser que esta sea la razón por la que se le tiene tanto recelo.  

  Receta de Hígado de Res Encebollado

   

1.- Ostras

Este manjar de los océanos es apreciado por pocos y casi un 47% de la lista lo culminan como el ingrediente más odiado. Puede que sea la textura viscosa, el sabor a mar o tal vez que algunos se las comen aún vivas, el punto es que este ingrediente incomprendido lo prefieren de lejos la mayoría de las personas.  

 Receta de Ostras Rockefeller

   

"¿Cuál es tu ingrediente más odiado?"

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El Hummus es una preparación de Medio Oriente que hoy en día se consume mucho. Se usa como dip para triángulos de pan pita, o verduras, y también como base para algunos guisos.Nutricionalmente, es muy bueno porque tiene alto contenido en grasas sanas y minerales. Es bajo en carbohidratos y alto en proteínas y fibra de origen vegetal. Además, es delicioso y te hace sentir satisfecho.Básicamente, el hummus está hecho a base de garbanzos. De hecho, la palabra hummus quiere decir garbanzo. Tiene también tahini o pasta de ajonjolí molido, y otros complementos como ajo, aceite de oliva y jugo de limón.Prueba estas Botanas Saludables con HummusExisten versiones muy diferentes de este alimento por todo el mediterráneo, norte de áfrica y medio oriente. Algunas tienen berenjena, jitomate, alubias o huevos cocidos o mezclas de especias. Después de todo, es una base bastante neutra abierta a muchos sabores.Para prepararlo en casa, necesitas empezar por los garbanzos. Los puedes conseguir enlatados y ya cocidos, lo cual es muy práctico. Si deseas cocerlos, hay que remojarlos toda una noche, descartar el agua del remojo y cocerlos en suficiente agua con sal. Puedes agregarles cebolla, zanahoria y hierbas de olor para lograr un mejor sabor. Déjalos a fuego bajo o en olla de presión hasta que estén muy suaves.Una vez cocidos, hay que molerlos en un procesador de alimentos o licuadora con tahini, la cual es una pasta de ajonjolí molido que se consigue en casi todos los supermercados y también en tiendas de comida árabe. El tahini tiene un sabor fuerte, por lo que un par de cucharadas son suficientes para agregar mucha personalidad. Su sabor se balancea muy bien con jugo de limón, sal y aceite de oliva, pero si no deseas agregar tahini, un poco de yogurt griego o jocoque seco aportarán acidez y cremosidad.Ajusta la consistencia de tu hummus casero con el agua que te haya quedado de la cocción. Algunas personas prefieren molerlo hasta que esté completamente terso, pero también puedes dejarlo con un poco de textura.Finalmente, para darle sabor, lo tradicional es un poco de ajo crudo, aunque también puede ser rostizado. Si usas ajo crudo, muélelo con el jugo de limón para domar un poco su sabor. Es delicioso con una pizca de comino y está de moda agregar otros ingredientes que le den colores interesantes, como betabel rostizado, aguacate, pimientos asados, calabacitas asadas o berenjena tatemada.Para servirlo, es tradicional ponerlo en un plato y marcar un canal con la parte de atrás de la cuchara, agregar más aceite de oliva y espolvorea un poco de pimentón, zaa’tar o chile en polvo.Te recomendamos estas 6 nuevas maneras de comer hummusPor otro lado, el hummus no solamente funciona como dip. Es una gran opción para la lonchera con verduras. Es delicioso también en lugar de mayonesa para tu sándwich. Además, lo puedes usar para rellenar portobellos, o combinado con arroz, para rellenar pimientos al horno. Es riquísimo encima de pollo asado, en tu avocado toast o con pimientos y cebollas sobre tu hamburguesa o en pita con carne asada.Visita la historia antigua en un plato que está muy de moda y agrégale toques interesantes a tu gusto. Después de todo, así es como se crean los grandes platillos.
Saber cuáles son las porciones adecuadas de comida para un niño de cierta edad no es tan complicado como parece.Aunque estamos acostumbrados a ver por todos lados porciones enormes de comida y, a veces, cuando llegamos a casa, la hora de comer se puede convertir en una batalla campal, especialmente con niños pequeños, es posible lograrlo. Como papás, es importante incentivar que los niños asocien la comida con momentos placenteros, de compartir y convivir, no con guerras de poder o sentir que tengan que acabar montañas de comida para estar satisfechos. Los niños deben aprender a escuchar su apetito y una gran manera de lograrlo es servir las porciones adecuadas. También hay que tomar en consideración el nivel de actividad y requerimientos especiales de cada pequeño.En casa podemos realizar el ejercicio de medir qué tanto cabe en los platos que usamos siempre y así comprender que el estómago de un chiquito no tiene la misma capacidad que el nuestro. ¿Has medido cuántas tazas de sopa caben en tus soperos? Te sorprenderás al constatarlo.Por ejemplo, en el caso de las frutas, una porción adecuada para un niño es media manzana, o naranja. Si lo vemos en una taza de medir es entre un cuarto a media taza. Te recomendamos estas Ideas de Lunch para NiñosDe la misma manera, hay que cuidar la porción correcta de jugo, que es media taza. Los vasos comunes tienen capacidad de 1 a 1 ½ tazas, a veces más. No es buena idea servirles vasos enormes de jugo, porque pueden quitarles la capacidad para comer alimentos con mayor concentración de proteínas, vitaminas y minerales, los cuales son más necesarios para su desarrollo.Si se trata de granos o cereales, media rebanada de pan es suficiente para niños de hasta 5 años, y la porción adecuada de pasta, arroz o cereal es media taza. Hay que tener cuidado con los tazones enormes de cereales azucarados que no dejan espacio para mucho más. En total, los niños necesitan 4 a 6 porciones al día de granos y cereales. Un sándwich hecho con una rebanada de pan, media taza de pasta en la comida y una tortilla en la cena completarían sus requerimientos de granos y cereales del día. Como ves, no es tanto.En el caso de las proteínas como carnes, pescado o pollo, para chiquitos de hasta 5 años, 60 gramos es más que suficiente por porción, por ejemplo, un huevo durante el desayuno. Al acercarse a los 10 años puede subir hasta 100 gramos, según la actividad.No olvides incluir nueces, almendras o mantequilla de cacahuate, de la cual dos cucharadas equivalen a una porción adecuada. Considera también leguminosas, como lentejas y frijoles, y media taza de ellas es más que suficiente. En total necesitan entre 3 a 4 porciones de ese tamaño al día.Te recomendamos estos Coditos con Chayote, Kale y Quesito Para complementar su dieta, los lácteos son importantes. Calcula unos 100 g de queso en total para todo el día, o tres cuartos de taza de yogurt. Si toman leche, no necesitan más de media taza por porción. Dos porciones al día son suficientes para su desarrollo.Finalmente, las temidas verduras no tienen que ser motivo de pleito. Procura darles varias opciones y piensa que sus porciones no deben ser las mismas que las tuyas. Por ejemplo, en el caso de chícharos, brócoli y otras verduras cocidas, media taza por porción es suficiente. Si es ensalada, calcula una taza. Donde se complica un poco es con las frutas, pues necesitan en total al menos cinco porciones de frutas y verduras por día; lo mejor es si son más verduras que frutas, así que divídelas entre las tres comidas y lunch para que tengan todo lo que necesitan para crecer sanos.
No hay amor más sincero que el que uno le puede tener a la comida y este es aún mayor si se trata de tacos al pastor. Aunque pueda parecernos algo casi obvio, los tacos al pastor son oficialmente el mejor platillo del mundo, según Taste Atlas, la plataforma en la que puedes descubrir ingredientes, platillos locales y restaurantes auténticos alrededor del mundo, que además te permite calificarlos.Con un puntaje de 4.5 de 5, el poema hecho comida llamado tacos al pastor le ganó a otras comidas deliciosas (pero no tanto como nuestros taquitos), como la pizza italiana, el sushi japonés, o el fish and chips inglés, y hasta otros platillos mexicanos, como las enchiladas.Así que, a pesar de que no necesitamos de razones para saber que los tacos al pastor son lo mejor del mundo, decidimos darte algunas más para que puedas contarle a tus amigos que no siguen a este pastor.1. Su origen es mexicanoSí, los taquitos al pastor son 100% orgullo mexicano, pues aunque su origen se encuentra en el shawarma libanés, las modificaciones que se le han hecho para derivar en el taco actual, como cambiar la carne de cordero por carne de cerdo, el remplazo del pan árabe por tortilla y, obvio, la añadidura de chile y achiote, lo han hecho un platillo con el sello “Hecho en México”.2. Su nombre característico y peculiarEn México, hay tacos con nombres definitivamente geniales y peculiares, y los de pastor son uno de ellos. Se dice que se llaman así porque antes la carne era de cordero y esos animalitos se pastorean, pero también son conocidos como “de adobada” o “de trompo”.3. El pastor se puede comer en tortaUna torta de pastor es tan gloriosa como los tacos, pero más llenadora. Además, si lleva quesito, es como ponerle alas a un ángel.4. Y también con tortillas de harinaY entonces, con queso y servido en tortilla de harina, se convierte en una gringa, para aquellos que no tienen suficiente de la tortilla pequeñita en la que suelen ir.5. La piña le va bienA diferencia del debate de la pizza y la piña, los tacos al pastor tienen una buena razón para llevar piña: no sólo combina bien con los jugos cítricos del adobo que llevan, sino que además funciona como ablandador natural de carnes.6. Todos tenemos nuestra taquería con los mejores tacos al pastorSon el mejor platillo del mundo, pero definitivamente, todos tenemos nuestro lugar predilecto para comer los mejores tacos al pastor. Entre los lugares más populares según medios expertos en México, se encuentran El Vilsito, El Huequito, Juan Bisteces, los Tacos Manolo o los Orinoco.No importa dónde ni cuándo, siempre es buen momento para unos taquitos al pastor.Si quieres hacerlos en casa, puedes probar con estas recetas:Tacos al Pastor MexicanosTacos de Atún al PastorTrompo al PastorTacos de Huachinango al Pastor
Si hay algo de lo que hemos escuchado ya mucho, los superfoods, sus propiedades y lo bien que le hacen al organismo para combatir las reacciones de una mala alimentación y la pobre calidad de los alimentos que consumimos está entre los temas principales. Hoy en día nos enfrentamos a alimentos procesados, sustancias nocivas que causan problemas graves como el sobrepeso, la obesidad, diabetes y problemas en el sistema circulatorio. El ritmo de vida que se vive actualmente es muy vertiginoso y estresante, y esto influye en la calidad de sueño, lo cual a la vez, tiene repercusiones en la salud.Quizá muchas personas no lo sepan, pero dormir bien es igual de importante que una correcta alimentación. Un mal descanso puede dañar seriamente tu bienestar, influir en el humor y tener otras repercusiones negativas, como cansancio, somnolencia, déficit de atención y concentración, irritabilidad y lentitud de pensamiento. Además, un mal sueño puede propiciar desórdenes y enfermedades como la ansiedad y la depresión, e incluso derivar en problemas mucho más severos como hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares.Así que para mejorar la calidad de tu sueño por la noche y evitar todos estos problemas te tenemos estos consejos.Cuida lo que comes y tomas antes de dormir: Hay que limitar las bebidas con cafeína como refrescos, cafés y tés. Tampoco consumas alcohol por las noches, ni comidas irritantes ni grasosas, ya que esto puede generarte indigestión e interrumpir tus horas de sueño. Crea hábitos saludables: Acuéstate en un horario regular todas las noches para crear una rutina y acostumbrar a tu cuerpo a las horas de descanso. También trata de despertarte siempre a la misma hora. Realiza ejercicio habitualmente: Realizar alguna actividad física, además de ser bueno para tu salud, favorece el descanso durante la noche; sin embargo, procura hacerlo durante el día y no antes de dormir. Limita el uso de tu celular antes de dormir: La luz del celular y otros dispositivos, además de las emociones y pensamientos que provocan las redes sociales, correo electrónico y mensajería instantánea, hacen que sea difícil conciliar el sueño. Trata de meditar un poco: Prepara el cuerpo para descansar y realiza cosas relajantes antes de acostarse. Puedes hacer meditación, respiraciones profundas, estiramientos, leer un libro o tomar un baño de agua tibia como antesala para dormir. Limita las actividades en la cama: No es bueno que utilices la cama para realizar otras actividades además de dormir, te recomendamos no trabajar, ver la tele o comer en la cama. Mantén ordenado y limpio tu cuarto: Dicen que el caos llama al caos, y si tienes un desastre en tu cuarto, no podrás tener paz y descansar de manera adecuada. Tener orden y limpieza tranquilizará tu mente. No hagas siestas de más de 30 minutos: Si bien las siestas son muy benéficas para la salud, hacerlas por un tiempo prolongado puede ser contraproducente y “espantarte” el sueño por las noches. Intenta seguir estos consejos y verás como te despiertas fresco, descansado y feliz.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD