Trucos de cocina de la semana
Cocina Fácil

Trucos de cocina de la semana

Por Kiwilimón - Agosto 2011
  Ya es lunes y te queremos dejar esta lista de trucos o consejos de cocina que te pueden ayudar:
  • - Cuando hagas tomate frito, si quieres quitarle ese punto de acidez, ponle una cucharadita de azúcar. Con eso queda más suave.
  • - Para que el pulpo salga tierno al cocerlo, debemos tenerlo congelado unos días o bien hervirlo con unos tapones de corcho.
  • - Para evitar el mal olor de las verduras al cocerlas, sobre todo el de la coliflor y el de la col, echa en la cacerola una corteza de pan.
  • - Si a una ensalada le pones cebolla cruda, puedes hacer 2 cosas media hora antes de servirla: 1. Si la metes en vinagre, conseguirás reducir el picor de la cebolla; 2. y si la metes en agua, conseguirás que sea menos indigesta.
  • - Para hacer que una pierna de cordero esté más sabrosa puede hacerse lo siguiente: con una jeringa injectar en la pierna antes de cocinarla, en varios sitios, vino blanco o coñac.
  • - Al hervir la pasta, siempre añade al agua un chorrito de aceite de oliva. Será más fina y más sabrosa. Pero no olvides que no hay que poner mucha agua.
Recetas de cocina recomendadas: - Ensalada Cesar - Pancakes de Maiz Azul - Souffle de Tocino y Poro - Papas con Queso de Cabra a la Parilla
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Pareciera imposible dejar de usar bolsas de plástico, porque nos las ofrecen en todos lados. Sin embargo, también vemos muchísimas imágenes devastadoras de montañas de bolsas de plástico que están contaminando a la tierra y a los océanos. Por lo que hacer conciencia y aplicar pequeños cambios en nuestros hábitos es necesario y pueden tener buenos resultados.De hecho, en muchos países, las bolsas de plástico están prohibidas. También existen algunas iniciativas que proponen usar materiales que se degraden más pronto que los plásticos tradicionales, o incluso se cobra algún impuesto si quieres usar bolsas. Aun así, no es suficiente y no sucede en todo el mundo.Te recomendamos Cómo desperdiciar menos comida cuando tienes niños pequeñosAdemás, existen otros plásticos de un solo uso como popotes, cubiertos y platos, a los cuales también se ha extendido la prohibición. Pero lo que complica la situación es que a pesar de que el polietileno con el que están hechas las bolsas es fácilmente reciclable, no se hace porque es difícil separarlo del resto de la basura.Considerando todo esto, la mejor solución es evitarlo. Primero hay que empezar por las compras. Hay muchas bolsas de tela muy atractivas que puedes llevar al supermercado o mercado para empacar tus productos.Si no las llevas, solicita que te den cajas, siempre les sobran en las tiendas grandes. Piensa también que no sólo en los supermercados nos dan bolsas, y mejor carga bolsas de tela siempre a la mano para todo lo que compres, o inclusive si compras comida para llevar en un restaurante.Para las frutas y verduras, puedes conseguir bolsas pequeñas de tela abierta, como malla o velo. Recuerda lavarlas de vez en cuando para evitar contaminaciones. Una bolsa de plástico tradicional puede tardar cientos de años en degradarse completamente. Y si además compras jugos en botellas de plástico, imagínate cuánto de este material consumes en una sola semana.Te recomendamos: ¿Cómo calcular las porciones para hacer el súper?Poco a poco, tiendas donde venden productos a granel tanto de limpieza como alimentos están abriendo. Lleva tus propios contenedores y reúsalos.Usa bolsas de papel o recipientes para los sándwiches del lunch. No es necesario empacarlos en bolsas. Procura usar recipientes de vidrio o acero inoxidable ya que duran mucho más tiempo y cuando ya no te sirvan, contaminan menos.Y si ya tienes las bolsas, reúsalas la mayor cantidad de veces posible, ya sea para las compras, o para forrar basureros. Convierte el tema en un proyecto familiar: organiza un reto de quién puede pasar más tiempo sin usar una bolsa de plástico, involucra a tus hijos e invítalos a sugerir ideas para reducir su uso. Recuerda que la mejor enseñanza es el ejemplo.
Últimamente escuchamos noticias catastróficas, que nos hacen angustiarnos y no sabemos ni cómo empezar a cuidar el medio ambiente. Uno de los asuntos más problemáticos es el tema de la basura. Según la BBC, a nivel mundial se producen más de 2.100 millones de toneladas de desechos cada año, lo que podría llenar más de 800 mil albercas olímpicas.Es urgente que hagamos algo radical y definitivo al respecto. ¿Has escuchado sobre el Zero Waste?En el movimiento Zero Waste (Residuos Cero), el objetivo es reducir al máximo los residuos y la basura que generamos todos los días. Así, el fin del zero waste no sólo es reducir el impacto ambiental, sino que además busca que la gente viva con menos cosas materiales y llevar una vida más rica en momentos y experiencias, que nos hacen sentir lo verdaderamente importante.Para empezar a ser parte del Zero Waste es importante que tengas en mente estos puntos:Rechazar lo que no necesitamos. Se trata de cambiar hábitos diarios y de forma mecánica, por ejemplo: al ir al súper y en lugar de usar las bolsas de plástico, lleva tus bolsas reutilizables; elige productos que vengan en envases de vidrio para que puedas usarlos con otro propósito; descarta artículos que tengan envolturas innecesarias; siempre prefiere vidrio, cartón o papel en lugar de plástico. Antes de consumir algo, piensa dos veces si realmente lo necesitas y si es algo que a largo plazo vas a usar en repetidas ocasiones; si no es así, prescinde de ello. Reducir lo que necesitamos. Hay productos básicos de la cocina, baño o higiene personal con los que simplemente no podríamos vivir; sin embargo, podemos sustituir los artículos tradicionales que ya conocemos para evitar los desechos. Hoy en día existen muchas alternativas zero waste, por ejemplo, podrías empezar sustituyendo productos de higiene como la pasta de dientes comercial por pastillas masticables de pasta dental, fabricar tu propio desodorante con bicarbonato, sustituir toallas y tampones por una copa menstrual que te va a durar aproximadamente 10 años, usar un rastrillo de acero con navajas intercambiables, usar shampoo, acondicionador y hasta crema corporal sólidas y sin empaque de plástico. Admás, cargar siempre con un termo para tomar agua y evitar a toda costa comprar agua embotellada, también tener a la mano un recipiente para comprar comida en la calle y un juego de cubiertos para evitar los desechables. No es necesario que gastes de más para tener estos artículos, basta con que busques en tu casa utensilios que te puedan servir para este propósito. Reciclar aquello que no podemos rechazar, reducir o reutilizar. Sobre todas las cosas, se trata de reducir el consumo de plástico, en especial el de un solo uso. Por ejemplo, si decides comprar un frasco de mayonesa, en lugar de una botella de plástico que terminaría en la basura, puedes usar el frasco para poner semillas o alimentos que compres a granel, o puedes hacer manualidades con él. El cartón en el que vienen los huevos puede servir como recipiente para germinar plantas, o para mejorar la acústica de un cuarto; mientras que los cartoncitos del papel de baño los puedes usar para hacer actividades manuales con tus hijos, las latas de chocolate o leche en polvo también las puedes usar para almacenar productos. El punto es seguirle dando uso a las cosas y así evitar crear desechos. Compostar, descomponer. En un nivel más avanzado de Zero Waste, podemos crear una composta para descomponer restos orgánicos y productos biodegradables para convertirlos de nuevo en materia prima. El movimiento Zero Waste es una manera de vivir de manera más consciente, simplificando la vida, practicando el desapego a lo material, vivir con menos e invertir dinero y tiempo en lo que verdaderamente importa. Y lo más importante, estás contrarrestando el impacto de tus decisiones, creando conciencia para ayudar al planeta a detener el daño ambiental y realizando acciones concretas que permitan sumar.
Si hay algo de lo que escuchamos todos los días, es acerca de las superfoods, de sus propiedades y lo bien que le hacen al organismo para combatir las reacciones de una mala alimentación y de la pobre calidad de los alimentos que consumimos. Hoy en día nos enfrentamos a alimentos procesados, a sustancias nocivas que causan problemas graves como el sobrepeso, la obesidad, diabetes y problemas en el sistema circulatorio. Ante este panorama, las superfoods nos aportan vitaminas, minerales, antioxidantes, fitoquímicos y demás sustancias que protegen a nuestro cuerpo de toxinas, calorías vacías y sustancias difíciles de digerir; también nos darán energía y ayudarán a nuestro cuerpo ante enfermedades. Dos de las superfoods más populares son el matcha y la maca.El matcha es un tipo de té verde japonés que contiene 20 veces más antioxidantes y aminoácidos naturales que el té verde regular. Entre sus beneficios está ayudar a la concentración, pérdida de peso, mejorar la circulación, refuerza la inmunidad y mejora el ánimo. La maca es un tubérculo que ayuda a equilibrar las hormonas y trastornos de la tiroides, potencializa la líbido, alivia síntomas molestos de la menstruación y de la menopausia.Una de las formas de incorporar estos dos súper alimentos a tu día a día es a través de los smoothies, pues son deliciosos, prácticos y fáciles de preparar. Aquí te dejamos estas recetas para que los disfrutes:Smoothie con matcha para desinflamar Ingredientes:1 rebanada de piña1 plátano¼ de pepino1 cucharadita de matchaagua de cocoHay que licuarlo todo con hielos ¡Y disfrutar!Smoothie energético con maca Ingredientes: 1 ½ taza de leche vegetal a tu elección1 cucharada de maca en polvo1 cucharada de mielMezcla todo e incorpórale hielos al gusto.Como ves, la maca y el matcha son ingredientes que aportan muchísimos beneficios y que son muy fáciles de integrar a tus smoothies para hacerlos deliciosos y nutritivos.Estas recetas te pueden interesar:Smoothies frutalesSmoothies 4 ways
La mayoría lo hemos probado, algunos incluso lo hemos comprado y usado en la cocina, pero ¿sabemos qué es realmente el achiote? Sigue leyendo para descubrir qué es lo que estás usando cuando cocinas con achiote. ¿Qué es el achiote?El achiote es un tipo de árbol originario del sur de América, específicamente de Brasil. Lo que conocemos como achiote es el extracto que se obtiene del fruto del árbol. Cada fruto contiene alrededor de 50 semillas, las cuales deben dejarse secando por unos días antes de usarse. Aunque estas semillas son el ingrediente principal del achiote, la pasta que encontramos en el supermercado contiene otros condimentos. Por lo general, la pasta de achiote (que puede encontrarse en bloque, polvo o hasta salsa) tiene comino, pimienta, sal y achiote, por supuesto. ¿Cómo puedo usarlo?La pasta de achiote se usa tanto para dar sabor como para añadir color a los platillos. El sabor del achiote es un poco terroso y si se añade mucho, puede llegar a ser picante. En cuanto al color, este condimento brinda tonalidades naranjas y rojas a los alimentos, dependiendo de la cantidad y el tiempo de marinado. De hecho, algunas personas lo han llegado a comparar con el azafrán. Por lo general, es utilizado en los marinados de carnes o pescados. La pasta suele diluirse en vinagre o jugo de naranja. ¿Por qué se usa en la comida mexicana?El achiote es un ingrediente básico en muchos de los platillos clásicos de la cocina mexicana, como son la cochinita pibil y los tacos al pastor. La razón por la cual su uso es tan frecuente en nuestro país (sobre todo en la comida yucateca) seguramente tiene que ver con la bella tonalidad que brinda a los alimentos y el toque de picante que da sin modificar el sabor de los ingredientes. ¿Qué propiedades tiene el achiote? El achiote no solo sirve para dar sabor y color a la comida, también tiene propiedades benéficas para la salud. Estos son algunos de los usos de las semillas de achiote:Tratamiento de quemaduras leves en la pielControl de la diabetes mellitusCura de gonorreaEstimulante afrodisiaco
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD