Combinaciones de comida espectaculares que nunca creíste probar
Recomendaciones de Cocina

Combinaciones de comida espectaculares que nunca creíste probar

Por Kiwilimón - August 2017
¿Sabías que las papilas gustativas pueden identificar 5 sabores? Dulce, salado, ácido, amargo y umami. Lo más común es que al preparar la comida, combinemos los sabores del mismo tipo, es decir, lo dulce con lo dulce y lo salado con lo salado. Pero, aunque pueda parecer extraño, al mezclar sabores diferentes, por ejemplo, agrio con dulce, se crean combinaciones espectaculares. Olvídate de las mezclas tradicionales y anímate a probar estas increíbles pero deliciosas combinaciones de comida:

Sandía con queso de cabra 

Ok, así de entrada puede parecer una combinación un poco extraña, pero la verdad es que lo dulce de la fruta combina perfectamente con el fuerte sabor del queso. Si agregas hojas de menta, limón o aceitunas, ya tienes lista una deliciosa ensalada.

Queso con ate 

Aunque no lo creas, lo salado del queso (de preferencia, uno de sabor fuerte) hace maravillas con el sabor dulce del ate. Puedes partirlos en cuadritos y montarlos con palillos, o armar una tabla de queso con ate, y te servirá tanto entrada como postre.

Chocolate con chile

Tal vez esta combinación no resulte tan exótica para los mexicanos, considerando que el mole, uno de los platillos más conocidos del país, tiene como base chocolate y chile. Pero, ¿alguna vez has probado un espumoso chocolate caliente con chile? Usa tu receta favorita y añade una pizca de chile en polvo. Notarás cómo el sabor del chocolate se intensifica.

Aguacate con chocolate 

Aunque el aguacate es el consentido de muchos, pocas veces nos pasa por la cabeza usarlo para preparar postres. En realidad, la textura del aguacate sirve para sustituir la mantequilla o aceite en las recetas de pasteles y para darle un toque más cremoso a  los postres sin necesidad de usar lácteos.

Fresa con albahaca

Frescura y dulzura es lo que obtendrás si combinas estos ricos ingredientes. Por lo general, los probamos en momentos diferentes de la comida; sin embargo, su mezcla puede dar un giro dulce a las ensaladas o un toque fresco a los postres. No dudes en mezclarlas en bebidas, ¡son ideales para preparar bebidas refrescantes!

Queso azul y dátiles 

Si quieres lucirte con tus invitados, prepara una botana con dátiles y queso azul. Además de ser muy sencilla, esta receta combina ingredientes dulces y salados, dando como resultado un sabor original y muy rico. En caso de que el queso azul te resulte muy fuerte, puedes rebajarlo con ricota.

Romero y azúcar 

Esta hierba va muy bien con las carnes rojas y los caldos, pero ¿sabías que también puede ser un ingrediente genial para los postres? Los panqués o bollos preparados con un poco de romero son definitivamente una delicatesen aún sin descubrir. Anímate a preparar este panqué y descubre el potencial de esta hierba en la repostería.

Carne con granada

Elige un buen corte, ásalo al término que prefieras y añade unos granos de granada cuando esté listo. Antes de que lo descartes, te invitamos a probarlo. Esta es una de esas combinaciones que tienes que probar para entenderla. Aventúrate al mundo de la cocina y prueba nuevas combinaciones.

Descubre todas las experiencias de sabor que puedes crear en casa con las recetas de Kiwilimón.

Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Sabemos que cualquier pretexto para viajar es bueno, pero en realidad no tienes que mudarte a Italia o a Grecia para disfrutar los grandes beneficios de la dieta mediterránea. Consiente tu paladar con platillos deliciosos y mejora considerablemente tu salud siguiendo los principios de la dieta mediterránea. ¿Qué es la dieta mediterránea? Este tipo de alimentación toma como base los hábitos de los países mediterráneos (Francia, Grecia, Italia y España). Aunque existen variantes de un lugar a otro, a grandes rasgos la dieta mediterránea se caracteriza por el alto consumo de vegetales, frutas, pescados y grasas no saturadas. Y, por supuesto, el vino tinto está presente (con un consumo moderado). ¿Cómo puedo seguir la dieta mediterránea? Es cierto que la comida italiana o la francesa no se parecen mucho a la mexicana. No obstante, los ingredientes de la dieta mediterránea son fáciles de conseguir (y cocinar). Lo que tienes que hacer para seguir esta dieta es: Usa más aceite de oliva y menos aceite de girasol o mantequilla Procura incluir verduras y legumbres en todos tus alimentos Sustituye el consumo de carne por pescados, de preferencia azules Come un puñado de frutos secos al día Acompaña tus alimentos con una copa de vino de vez en cuando Cambia los postres calóricos por frutas frescas   ¿Cuáles son los beneficios de la dieta mediterránea? Además de los increíbles sabores y aromas, esta dieta ofrece muchos beneficios a la salud. El más conocido es posiblemente el que tiene que ver con la disminución del colesterol malo. El consumo de alimentos típicos de la dieta mediterránea está relacionado con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Pero no solo eso. Se ha demostrado que las personas que siguen este tipo de alimentación tienen menos posibilidades de desarrollar Parkinson, Alzheimer y algunos tipos de cáncer, entre ellos el cáncer de mama. Anímate a probar nuevos platillos y disfruta desde hoy los grandes beneficios de la dieta mediterránea: Láminas de berenjena con especias Ensalada de pollo mediterránea Pasta con salsa de espinacas Medallón de atún con salsa mediterránea Ensalada de garbanzo   Fuentes: NHS.uk Eatingwell.com
Como dice el famoso proverbio francés: “la salsa vale más que el pescado”. En otras palabras, una buena salsa puede levantar hasta el más sencillo de los platillos. Conoce las salsas básicas que debes aprender a preparar para lucirte todos los días en la cocina.   Mayonesa casera Por supuesto que no podía faltar en esta lista la mayonesa. Ya sea que la uses para preparar un sencillo sándwich casero o una exquisita ensalada rusa, la mayonesa es siempre un ingrediente esencial. Como algunas recetas llevan ostiones y tienen un sabor fuerte, puedes cambiarlos por hierbas aromáticas. Lo mejor es que puedes hacerla de forma tradicional, batiendo con el globo o más rápido, usando tu licuadora. Salsa pomodoro Este es un gran ejemplo de cómo una salsa puede mejorar cualquier preparación. Úsala en pastas, carnes o pollo; combina con todo. Es una salsa a base de jitomate, ajo, cebolla y algunos ingredientes extra que dan mucho sabor. Aunque originalmente para prepararla debes picar los alimentos, te sugerimos usar la licuadora para ahorrar tiempo al cocinar. Salsa de tamarindo casera Cuando ya no tienes más ideas o solo te queda un filete de carne en el refrigerador, esta salsa de tamarindo puede sacarte del apuro. Recuerda que puedes refrigerarla y recalentarla, o simplemente, servirla fría. Salsa ranchera roja Claro que una salsa picante es básica, sobre todo en la cocina mexicana. Y qué mejor opción que una deliciosa salsa ranchera roja. Para darle ese toque especial a tus platillos solo necesitas 6 ingredientes, tu licuadora y menos de 15 minutos. Aderezo ranch Este aderezo lo puedes usar para acompañar una enorme cantidad de platillos, como alitas, costillitas BBQ o ensaladas. O sea que no puede faltar en tu cocina. Dependiendo del tipo de consistencia que prefieras, puedes picar los ingredientes a mano, o mejor, licuarlos todo para que quede una mezcla más homogénea. Mantequilla de maní casera Aunque no es precisamente una salsa, la mantequilla de maní puede servirte para preparar gran variedad de platillos de la cocina oriental y también para dar el sabor de cacahuate a muchos postres. Sigue esta receta para tener en tu cocina una mantequilla de cacahuate libre de conservadores y otros químicos.   Ahora que ya sabes que lo único que necesitas para preparar platillos espectaculares es una buena salsa, usa estas recetas y deja volar tu imaginación. Cuéntanos, ¿con qué ingredientes te gustaría combinar estas salsas?
¿Cuándo se comió pavo por primera vez en Navidad? ¿De dónde viene esta comida navideña? ¿Quién comenzó con la tradición del pavo en esta época del año? Nuestro equipo editorial se echó un clavado en la historia de este típico platillo para descubrir sus orígenes. (Spoiler alert: esta ave no es originaria de nuestro vecino del norte). Hace varios siglos, antes de la llegada de los españoles, los pueblos indígenas que habitaban en México tenían la costumbre de celebrar durante la segunda quincena de diciembre el solsticio de invierno. De acuerdo con las costumbres de las culturas prehispánicas, alrededor del 21 de diciembre debían rendir tributo a su dios Huitzilopochtli. Por esta razón, en estas fechas se celebraban grandes fiestas, en las que se ofrecían tributos y festines. Y aunque tal vez el pavo no era el ingrediente central de las reuniones, ya estaba presente en esos menús. Resulta que el pavo, o guajolote como se le conoce en México, es originario de nuestro país. De hecho, se cuenta que en el palacio de Moctezuma ya se criaban miles de guajolotes. Al ser una especie 100% mexicana, cualquier pavo que se encontraba en el mercado hace siglos, necesariamente había tenido como origen nuestro país. Cuando llegaron los españoles conocieron esta especie, y la llamaron gallina de la tierra, gallina de la India y, finalmente, pavo, por si similitud con los pavorreales. Los conquistadores se dieron cuenta de que la cría de guajolotes era mucho más económica que la de los patos o los gansos. Así, poco a poco el pavo comenzó a hacerse presente en las fiestas y en los hogares. Gracias al intercambio de productos con el Viejo Continente, el guajolote llegó a Europa, y se convirtió en uno los productos exóticos más codiciados. Al inicio solo las familias más adineradas podían darse el lujo de comer pavo, pero con el tiempo su consumo llegó hasta a Inglaterra. Muchos años después, los ingleses emigraron al norte de América y llevaron con ellos pavos. La tradición de cocinar esta ave en la cena de Acción de Gracias se extendió hasta al menú navideño, haciendo de los pavos el ingrediente preferido para estas fechas. Su popularidad fue creciendo por todo el norte de América, llegando incluso a México. Aunque la costumbre de esta cena navideña tenga su origen en otro país, podemos decir orgullosamente que su ingrediente principal, el pavo, es mexicano. ¿Ya tienes planeada la cena para esta Navidad? Échale un vistazo a estas recetas. Te aseguramos que después de verlas, el pavo será la estrella de la fiesta. Pavo al pastor Pavo jugoso con mantequilla y vino blanco Pavo con salsa de ponche de frutas Pechuga de pavo con salsa de queso   Fuentes: https://www.mexicodesconocido.com.mx/por-que-cenamos-pavo-en-navidad.html https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/188433.el-tradicional-pavo-de-navidad.html https://twitter.com/pictoline/status/933862978268545024?lang=es  
Seguramente has visto que desde hace un tiempo los anaqueles del súper mercado han comenzado a llenarse de productos libres de gluten o aptos para celíacos. Aunque puedan parecer más beneficiosos que sus versiones normales, presta mucha atención. Conoce más acerca de este componente para que puedas identificar si los alimentos libres de gluten son los ideales para tu alimentación. ¿Qué es el gluten? El gluten es una proteína que está presente en muchos cereales, principalmente en el trigo, la cebada y el centeno. Su presencia en los alimentos hace que sean más elásticos (por ejemplo, la masa de la harina) y da a los panes y la bollería mayor volumen. Por lo general, cuando un pan o un pastel tiene una consistencia esponjosa lo más seguro es que contenga gluten. ¿Por qué no debo comer gluten? Algunas personas son intolerantes a esta proteína, por lo que al ingerirla presentan algunos malestares. Los principales síntomas de la enfermedad celíaca son distensión y dolor abdominal, obstrucción intestinal, anemia, dermatitis, entre otros. Únicamente las personas que son intolerantes a la proteína deben seguir una dieta libre de gluten. Debido a que varios de los síntomas más comunes de la enfermedad celíaca pueden confundirse con otros padecimientos digestivos es necesario realizar análisis de sangre y biopsias del intestino delgado para poder hacer un diagnóstico. ¿Qué puedo comer si soy celíaco? Cualquier alimento hecho a base de granos (trigo, centeno y cebada) debe eliminarse de la dieta. Esto significa que harinas, pastas y panes (elaborados con estos granos) no entran en la alimentación de un celíaco. Pero no solo eso. Algunos alimentos procesados, como sopas, salsas o aderezos que puedan tener contener pequeñas cantidades de gluten también deben descartarse. Si tu doctor ya te ha diagnosticado y debes seguir una dieta libre de gluten, no te preocupes. Existen muchas alternativas que te permitirán cuidar tu salud con una alimentación rica y balanceada. Recetas libres de gluten: Red velvet cake gluten free Pan de elote fácil sin harina Pan de quinoa y chía sin gluten Flor de calabaza rellena sin gluten   Fuentes: Celiacos.org Niddk.nih.gov Lavanguardia.com Gluten.org
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD