10 consejos para introducir alimentos sólidos a tu bebé
Comida para Niños y Bebés

10 consejos para introducir alimentos sólidos a tu bebé

Por Kiwilimón - Marzo 2013
Después de la leche materna lo que necesita el bebé es ir paso a paso con la introducción de alimentos sólidos. Después de los seis meses de edad, aproximadamente, el bebé empezará a necesitar nutrientes que la leche materna sola no le podrá conceder, particularmente hablamos sobre la deficiencia de hierro que un bebé tiene conforme va creciendo. Esta deficiencia debe ser prevenida con la introducción de alimentos solidos. Una de las claves con las que puedes notar que tu bebé ya se encuentra listo para probar alimentos solidos, es el que pueda sostener la cabeza por si solo y por lo cual, pueda sentarse con un soporte en la espalda. Es muy importante no apresurar este paso con tu bebé y saber el momento en el que se encuentra listo, para esto puedes consultarlo con su pediatra, porque si los padres aceleran este proceso, puede causar un crecimiento lento al remplazarlo por la leche materna o por la fórmula muy pronto o puede incluso tener problemas con su sistema digestivo como diarrea. En el caso contrario, también es muy importante no introducir alimentos solidos en el bebé muy tarde, después de los 7 a 9 meses de edad. La razones son que puede causar problemas en su crecimiento, su energía y también una baja de hierro que puede provocar hasta anemia. Tenemos 10 consejos para empezar a introducir alimentos sólidos a tu bebé:
  1. Ten paciencia, muchos bebés empiezan a regresar la comida al principio en lo que se acostumbran.
  2. Asegúrate que el bebé se encuentra en una posición cómoda y ya es su hora de comida.
  3. Al principio solo comerán muy poco por lo que no será necesario prepararle mucha cantidad de comida.
  4. Debes estar conciente que no será un proceso limpio, los bebés se ensuciarán, prepárate con unas toallitas.
  5. No debes dejar a tu bebé solo en este paso, es importante que vigiles sus movimientos, si quiere más comida, si la rechaza y si está pasando bien la comida.
  6. Si notas que tu bebé no le interesa, no te preocupes, no lo obligues, trata de nuevo al siguiente día y así sucesivamente hasta que lo logres.
  7. Empieza por un sabor y no lo cambies hasta después de varios días, así se irá acostumbrando poco a poco a todos los sabores.
  8. Es importante que la cuchara que utilices sea de bebé, éstas están diseñadas al tamaño y forma de su boca.
  9. No condimentes sus primeros alimentos, es importante que la prepares sin sal, sin azúar y algún otro condimento que pueda resultar extraño a su paladar.
  10. Los primeros alimentos deberán ser suaves como las papillas y preferentemente de un solo sabor, como una papilla de zanahoria, posteriormente podrás introducir otras mezclas o probar con un poco de cereal.
Dentro de este paso, la introducción de alimentos sólidos, los padres deberán fomentar el aprender a beber agua de un vaso entrenador. Para que sea más fácil esta etapa, aprende estas papillas que podrás realizar mientras vas poco a poco introduciendo alimentos solidos a tu bebé: (es importante darle click al título de la receta para ver más detalles)   Papilla de zanahoria. Papilla para bebe de zanahoria. Esta receta se puede replicar con otras verduras. Papilla de manzana. Papilla para bebes de manzana, esta receta se puede hacer con otras frutas. Papilla de pollo. La papilla hecha en casa es mucho más saludable para los bebes gracias a que es natural y se pueden utilizar ingredientes 100% orgánicos. Esta receta es muy fácil y muy nutritiva para tu bebe. Papilla de chícharo. Esta papilla es ideal para bebés entre 4 y 6 meses que están empezando a comer papillas. Los chicharos puede ser una buena elección de verdura ya que tienen un sabor mas dulce. Papilla de calabaza. Perfecta comida para tu bebé, nutritiva y rica. Puré de pollo con pera. Esta receta de puré de pollo con pera es una combinación poco usual pero excelente para introducir a tu bebé nuevos sabores y texturas. Papilla de peras asadas y plátano. Deliciosa papilla alta en fibra para mejorar la digestión de tu bebé. Puré de plátano y aguacate. Un rico puré de plátano y aguacate, para la sana alimentación de nuestros hijos. Papilla de papa, zanahoria y guayaba. Rica papilla para bebés de 6 meses en adelante de papa, zanahoria y guayaba. Puré de pollo, arroz y verduras. Esta papilla es una excelente opción para incluir en las primeras etapas de alimentación de los bebés por el contenido nutritivo del pollo, arroz y verduras.

Si quieres conocer la sección especial de bebés y niños, haz click aquí

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Seguramente has escuchado sobre la importancia de tomar agua, pues es esencial para la digestión y la hidratación, así como para el buen funcionamiento de todo el cuerpo. Aunque se dice mucho sobre la cantidad exacta de agua que debemos tomar al día, aquí te decimos lo que en verdad dicen los expertos. Los beneficios de tomar aguaDebido a que el agua ayuda a que nuestro organismo funcione correctamente, es importante consumir suficiente agua todos los días, ya que esto tiene muchos beneficios para nuestra salud, aquí te contamos más sobre los efectos de tomar agua.Mejora la digestiónAyuda a expulsar a las bacterias de nuestra vejigaTransporta los nutrientesLleva oxígeno a las célulasPreviene el estreñimientoRegula la presión arterialEs esencial para las articulacionesRegula la temperatura corporalTe mantiene hidratado, lo que te ayuda a llevar a cabo todas tus actividadesProtege los órganosTambién puedes leer: ¿Tomar mucha agua ayuda a bajar de peso?¿Cuántos litros de agua debemos tomar al día?De acuerdo con información publicada por la universidad de Harvard, las personas que gozan de buena salud necesitan alrededor de 1.4 litros de agua al día, sin embargo, el número cambia dependiendo de casa caso, ya que las personas tienen necesidades diferentes. Por lo tanto, se recomienda tomar en cuenta tu actividad física, padecimientos y tu salud en general para calcular cuánta agua debes tomar al día. Por otro lado, el Instituto de Medicina (IOM) recomienda que los hombres consuman 3 litros de líquidos todos los días, mientras que las mujeres deberán consumir alrededor de 2 litros al día. Sin embargo, también señala que la cantidad de agua puede variar, pues necesitarás más agua durante los días soleados, si haces ejercicio o tienes temperatura o diarrea. En el caso de los niños y adolescentes, se recomienda que consuman entre 1.4 y 1.8 litros de agua diariamente. Mientras tanto, la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE. UU. señala que las mujeres deben tomar 2.7 litros de agua, mientras que los hombres deben tomar 3.7 litros al día. Sin embargo, cabe mencionar que este número incluye otros líquidos como té, jugo y el agua que se obtiene a través del consumo de alimentos. Recuerda que la cantidad de agua que necesitamos dependerá de factores como: El clima del lugar en donde vives. Deberás consumir más líquidos si vives en lugares con clima cálido, húmedo o de gran altitud.Lo que comes. Recuerda que, si consumes mucho café, perderás más líquidos a través de la orina, por lo que necesitas tomar más agua. Esto también es recomendable para las personas que consumen alimentos con mucha sal o azúcar, así como para aquellos que siguen dietas que no incluyen frutas y vegetales, alimentos ricos en agua.La época del año. Debido a que sudas más durante la primavera y el verano, debes tomar más agua durante estos meses.Tu actividad física. Si practicas algún deporte, vas a necesitar una mayor cantidad de líquidos.Tu salud. Recuerda que es importante mantenerte bien hidratado si presentar fiebre, diarrea o vómito.También puedes leer: Consejos para que tu pequeño elija agua natural en vez de refrescos¿Qué pasa si no tomo suficiente agua?Como ya mencionamos anteriormente, no tomar suficiente agua tiene muchos efectos adversos en nuestra salud, pero el principal es que estarás deshidratado, lo que desencadena síntomas como poca energía, presión arterial baja, mareo, confusión y orina de un color muy amarillo. Si presentas cualquiera de estos síntomas, lo más recomendable es incrementar tu consumo de este líquido vital y acudir a un médico. ¿Puedo tomar otros líquidos además de agua?La cantidad de agua que se recomienda diariamente, 2.7 litros en mujeres y 3.7 litros en hombres, incluye el consumo de líquidos a través de los alimentos, sin embargo, hay algunas cuestiones que debes tomar en cuenta.Aunque el café y el té también son líquidos, estas bebidas contienen cafeína, una sustancia que te hace perder más líquidos cuando vas al baño. Lo más recomendable es tomar un máximo de 2 tazas de café al día, pero debes disminuir su consumo si te causan síntomas como ansiedad. Los jugos, aguas frescas, smoothies y refrescos pueden hidratarte, sin embargo, contienen grandes cantidades de azúcares, por lo que es mejor evitar o limitar su consumo. Las bebidas deportivas son una buena opción si te sientes deshidratado, pero debes recordar que también contienen azúcares, calorías y sal. En el caso de las bebidas energéticas, su consumo también debe ser moderado, pues contiene azúcar y cafeína. Además de tomar bastante agua, es importante que incluyas frutas y verduras que contengan bastante agua en tu dieta. Puedes empezar por comer más lechuga, pepino, apio, pimiento morrón, brócoli, melón, sandía, piña, durazno y naranja.También puedes leer: ¿Cuáles son los beneficios de comer lechuga?
Existen muchas teorías sobre la etiología de la depresión y la ansiedad. Algo que se sabe es que son padecimientos influenciados por factores sociales, ambientales, psicológicos, genéticos, hormonales, inmunológicos, bioquímicos y neurodegenerativos.Mientras muchos de estos factores son inmutables, algunos otros pueden modificarse y proveer la base para prácticas e intervenciones para la ansiedad y depresión. Específicamente, las variables influenciadas por el estilo de vida, como los cambios en la alimentación.Por ello, en #KiwiTeCuida lanzamos el #RetoContraLaAlimentaciónYAnsiedad, en el que te enseñaremos el próximo lunes 18 de octubre a cocinar recetas que pueden ayudarte a controlar estos padecimientos, de la mano de la chef Colibrí Jiménez, y el próximo 25 de octubre, Shadia Asencio, directora editorial, y Mayte Martín del Campo, nutrióloga con 23 años de experiencia, te compartirán los fundamentos básicos para alimentarte de una forma idónea si padeces de depresión o ansiedad. Sigue el reto completo en nuestro Instagram oficial, la cita es cada lunes a las 18 horas.¿Qué comer si tengo depresión y ansiedad?Se ha encontrado que las personas con alto consumo de frutas y vegetales presentan menos síntomas de ansiedad y depresión. Así, una dieta alta en vegetales y frutas, así como leguminosas, granos enteros, pescados o aceite de oliva, se relaciona con niveles bajo de marcadores inflamatorios.Otros factores que se ha comprobado que contribuyen a los trastornos del estado de ánimo son el Omega 3, los folatos, el magnesio y el zinc. Si se tiene deficiencia de ácidos grasos, como el Omega 3, puede incrementar el riesgo de padecer trastornos del estado de ánimo. Consumir folatos en la dieta cotidiana ayuda a mantenerse estable anímicamente, algunas fuentes de folato son las verduras de hojas verdes, las legumbres (frijoles, habichuelas, alubias, judías), algunas frutas y las verduras. Del mismo modo, tener una microbiota saludable y una dieta rica en minerales, como el magnesio y el zinc, ayudan a bajar el riesgo de padecer depresión y comportamientos con ansiedad. Estos últimos parecen estar estrechamente vinculados con altos índices de masa corporal (IMC), por lo que dietas altas en grasas y azúcares sí están asociadas a la depresión y la ansiedad. Recuerda que una alimentación balanceada te ayuda a evitar padecimientos físicos y mentales y tú construyes tus hábitos alimenticios. ¡Únete al #RetoContraLaAlimentaciónYAnsiedad con #KiwiTeCuida!
Mantener la cocina limpia es esencial, pues es ahí donde preparamos los alimentos que consumimos día con día. Aunque a veces puede parecer tedioso, limpiar tu cocina puede ser muy rápido, fácil y económico, ya que puedes utilizar ingredientes que ya tienes en casa. En kiwilimón te decimos como remover el cochambre de las paredes de la cocina, no podrás creer lo fácil que es. ¿Qué es el cochambre?Según los expertos, el cochambre es una sustancia grasosa o pegajosa que forma una capa sobre la pared de la cocina, la estufa, los muebles, el refrigerador, el microondas y otros electrodomésticos. El cochambre no solo se ve mal, también contribuye a que se acumule la suciedad en la cocina, es por esto que es muy importante que limpies tu cocina de manera regular, pues es la única manera de evitar el cochambre. En kiwilimón te decimos cómo deshacerte de esta mugre acumulada de manera fácil y rápida. También puedes leer: Sencillos pasos para quitar cochambre de una estufa¿Qué puedo usar para quitar el cochambre de la pared?Si la suciedad se ha ido acumulando en las paredes de tu cocina, no te preocupes, puedes usar ingredientes naturales y que ya tienes en casa, pues no es necesario gastar en químicos para que tu cocina rechine de limpia. ¡Aquí te decimos todo lo que necesitas! Bicarbonato de sodioEl carbonato es una excelente opción para quitar la mugre que se ha acumulado en las paredes de tu cocina. Lo mejor de todo es que es económico, rendidor y muy eficaz contra suciedad. Para quitar la grasa más pegada, solo debes mezclar un poco de bicarbonato con un chorrito de jugo de limón. Te sorprenderá lo bien que queda tu cocina. Jugo de limónOtro gran ingrediente natural para limpiar la cocina es el jugo de limón, aunque muchas veces pasa desapercibido. Para quitar la grasa y mugre de las paredes, tan solo tienes que exprimir un par de limones, colocar el líquido en un atomizador y rociar las paredes. Deja que el jugo actúe por unos 15 minutos, talla con una esponja y limpia con un trapo húmedo. Intenta este truco en casa, te sorprenderán los resultados.Vinagre blancoSi tienes vinagre blanco en casa, estás un paso más cerca de decirle adiós al cochambre de las paredes, de una vez por todas. Para limpiar la mugre de la cocina, deberás mezclar el vinagre con un poco de cáscara de limón, luego transfiere la mezcla a un atomizador y deja que repose por un par de días. Una vez que el líquido huela bastante a cítrico, rocía las paredes, deja reposar por unos 20 minutos y limpia con un trapo húmedo.También puedes leer: 7 ingredientes naturales para deshacerse de la grasa y cochambre en la cocinaAgua calienteRecuerda que es importante utilizar agua caliente a la hora de limpiar, pues ayuda a remover el cochambre y la mugre más fácilmente.Fécula de maízAunque es más común que utilicemos fécula de maíz para preparar postres y bebidas, este mágico ingrediente también es un gran aliado en la batalla contra el cochambre. Lo único que tienes que hacer es mezclar una cantidad generosa de fécula con un poco de agua, revuelve todo hasta obtener una pasta y aplica sobre la pared. Deja reposar por unos 20 minutos y limpia con un trapo húmedo.Dile adiós al cochambre de las paredesSi quieres deshacerte del cochambre utilizando ingredientes naturales y caseros, solo tienes que preparar estos dos limpiadores, son la mejor opción para quitar la mugre y suciedad.Limpiador con vinagreNo hay nada mejor para deshacerte del cochambre que el vinagre blanco. Para este fácil y práctico remedio casero, solo tienes necesitas dos ingredientes. Ingredientes:Vinagre blancoAgua tibiaInstrucciones:Mezcla una taza de vinagre con una taza de agua tibia.Vierte la mezcla en un atomizador.Rocía el líquido sobre las manchas de grasa y cochambre.Deja reposar por 10 minutos y limpia con un trapo húmedo.También puedes leer: Tips para mantener en orden la alacenaLimpiador con carbonato y limónGracias a su eficacia para remover mugre, grasa, aceite y cochambre, este remedio natural es una gran opción para que tu cocina luzca como nueva. Ingredientes:Bicarbonato de sodioAgua tibiaJugo de un limónAtomizadorInstrucciones:Prepara la mezcla con una taza de carbonato, 2 tazas de agua tibia y el jugo de limón.Revuelve muy bien y coloca el líquido en un atomizador.Aplica la mezcla sobre los muebles de la cocina, el refrigerador, la estufa, el horno, el fregadero o el microondas.Deja reposar por 5 minutos y remueve el cochambre usando una esponja.Limpia con un trapo y deja secar.
Por lo general, lavar frutas y verduras con agua suele ser suficiente para eliminar la mayoría de los microbios y posibles patógenos que se encuentren en los productos frescos, pero a veces hay algunos que simplemente nos causan más desconfianza, como las fresas.Los productos frescos pueden albergar bacterias, hongos y otros microbios junto con trazas de productos químicos. Afortunadamente, hay pasos que puede tomar para ayudar a mejorar la seguridad de las frutas y vegetales.Por ejemplo, aunque parezca un paso sobrentendido, cuando manejemos frutas o en general nuestros alimentos frescos, debemos tener las manos limpias, así que primero debes lavar tus manos con agua y jabón.Otros puntos clave son limitar las cantidades que compras, pues la mayoría de los productos frescos sólo se puede almacenar de dos a cinco días, aunque frutas como las manzanas pueden durar mucho más en temperaturas adecuadas.Por otra parte, aunque lavar los productos antes de guardarlos puede parecer una idea práctica, hacerlo puede promover el crecimiento bacteriano y acelerar el deterioro, por lo que es más recomendable esperar y lavar las frutas hasta antes de usarlas. La forma correcta de lavar las frutas sin jabones ni químicosNingún método de lavado elimina por completo o mata todos los microbios que puedan estar presentes en las frutas, pero la ciencia ha demostrado que enjuagar minuciosamente los productos frescos bajo el chorro de agua es una forma eficaz de reducir el número de microorganismos. Además, lavar las frutas también ayuda a eliminar los residuos de pesticidas que puedan tener.Para lavar tus frutas sólo tienes que frotarlas bajo el chorro de agua, para eliminar la suciedad y los microorganismos de la superficie. También puedes sumergirlas en un recipiente limpio lleno de agua y tallarlas ahí, sin usar soluciones de jabón ni de cloro, pues algunas frutas son porosas y podrían absorber esos químicos, y cambiar su seguridad y sabor.Cómo lavar frutas con cáscaras o exteriores durosMuchas veces pensamos que este tipo de frutas, como melones, piñas o naranjas, no requieren ser lavadas, pero es recomendable hacerlo, pues cuando cortas estas frutas, podrías introducir los microbios de la superficie a la parte que te vas a comer, así que procura lavarlos bajo el chorro de agua antes de comenzar a pelarlos o cortarlos. Algunas instituciones de salud pública recomiendan además usar un cepillo limpio para frutas y verduras, con el fin de eliminar de manera más eficaz cualquier patógeno potencial de la piel o cáscara.Manzanas, pepinos y otras frutas firmes: lava bien frotando con tus manos bajo el chorro de agua o pela para eliminar ceras de preservación. Melones: las superficies rugosas y enredadas de algunos tipos de melón son un gran ambiente para microorganismos que se puede transferir a las superficies interiores cuando los cortas, así que para minimizar el riesgo de contaminación, cepille los melones y lávalos bajo el agua corriente antes de pelarlos o cortarlos en rodajas.Frutos rojos: las moras, las fresas o las zarzamoras son conocidas como frutos rojos o bayas, y son extremadamente frágiles, por lo que es importante ser extremadamente cuidadoso con ellas. La forma más fácil de lavar las fresas, moras y demás bayas es colocarlas en un colador y enjuagarlas con un chorro lento de agua corriente. No es recomendable remojarlas, porque los frutos rojos, como las fresas, actúan como una esponja y absorben mucha agua, lo cual afecta tanto su sabor como su textura. En el caso particular de las fresas, no debes quitar los tallos antes de lavarlas, ya que eso creará otra forma de que absorban agua.Melocotones, ciruelas y otros frutos suaves. Lávalos bajo el agua corriente y sécalos con papel o servitoallas.Si para tu paz mental necesitas algo que te haga sentir que estás desinfectando tus frutas, puedes probar con una mezcla de vinagre y agua, libre de químicos. Llena un recipiente grande con 8 tazas de agua, agrega 2 cucharadas de vinagre de manzana, y remoja ahí durante 15 minutos las frutas y verduras. Después de que haya transcurrido el tiempo, frota suavemente, cuela, seca y listo. Considera evitarlo con las frutas y verduras porosas, para que no cambien ni su sabor ni su textura.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD