4 síntomas que muestran los bebés intolerantes a la lactosa
Comida para Niños y Bebés

4 síntomas que muestran los bebés intolerantes a la lactosa

Por Eloísa Carmona - Agosto 2020
Ser intolerante a la lactosa significa que el cuerpo no puede digerir la lactosa, es decir, el azúcar de los productos lácteos y no sólo los adultos lo padecen, también hay bebés intolerantes a la lactosa y presentan síntomas comunes.

En adultos, el resultado de beber leche o comer productos lácteos como queso o yogur puede causar síntomas que van desde calambres estomacales hasta diarrea y muchos de nosotros vivimos con esta intolerancia y aunque es más raro, los bebés también pueden tenerlo.

Cómo saber si mi bebé es intolerante a la lactosa

Ya que los bebés no pueden hablar, saber si tu bebé es intolerante a la lactosa puede resultar complicado, pero si tienes dudas, puedes prestar atención a los síntomas y acudir con tu pediatra para que te dé un diagnóstico concreto.

Si tu bebé parece tener problemas para digerir los lácteos, esto no necesariamente significa que sea intolerante a la lactosa y sus síntomas pueden deberse a otra causa. Sin embargo, por lo general, hay 4 síntomas comunes de intolerancia a la lactosa en los bebés:
  1. diarrea
  2. calambres estomacales
  3. hinchazón
  4. gas
Como los bebés no pueden explicar qué les molesta, no siempre es fácil saber cuándo tienen problemas estomacales, pero puedes fijarte en ciertas señales que los bebés muestran cuando tienen dolor de estómago como apretar los puños, arquear la espalda, patear o levantar las piernas, llorar mientras expulsa gases. Por otra parte, cuando se les inflama el estómago puede observarse un poco más grande de lo normal y sentirse duro al tacto.

Presta atención a las señales después de las comidas, pues justo entre 30 minutos y 2 horas después de consumir leche materna, fórmula a base de leche o alimentos sólidos que contienen lácteos, los síntomas pueden presentarse.

Por otra parte, es posible que tu bebé no sea intolerante a la lactosa, sino que tenga una alergia a la leche, pues los síntomas son similares a los de la intolerancia a la lactosa, pero estas condiciones no son las mismas.

Una alergia a la leche ocurre cuando el sistema inmunológico reacciona de forma exagerada a los lácteos. Si tu bebé es alérgico a la leche, es posible que tenga malestar estomacal y diarrea, pero también presentará síntomas que no ocurren con una intolerancia, como sibilancias, tos, hinchazón, picor, ojos llorosos y vómito. Aunque notes estos síntomas, lo más importante es consultar al doctor especialista para que te dé un diagnóstico adecuado.

Si te preguntas qué tan común es la intolerancia a la lactosa en los bebés, por fortuna, la mayoría de las personas con intolerancia a la lactosa no desarrollan síntomas hasta después, cuando la producción natural de la enzima que ayuda al cuerpo a digerir la lactosa disminuye (puede ser en la infancia, la adolescencia o la adultez), por lo que la intolerancia a la lactosa en bebés menores de 1 año es bastante rara, pero no imposible.

Así que si notas los síntomas de intolerancia a la lactosa en tu bebé, no dudes en acudir con tu médico para que te ayude con recomendaciones profesionales para tratar a tu pequeño y evitarle malestares.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Cuáles son los bocados perfectos que siempre recuerdas? Ese sabor que al viajar empiezas a extrañar. En México, por ejemplo, es común extrañar la tortilla. En lo personal, mi primera parada, al regresar de un largo viaje, es por unos ricos tacos. La comida es parte de nuestra identidad. Nos enorgullece, nos reconforta y sobre todo nos vuelca a una memoria colectiva llena de antojos típicos de nuestra cultura. Latinoamérica es reconocida por su forma de compartir la mesa, por diferentes platillos que han conquistado al mundo entero y que hoy ya pueden encontrarse en otras geografías pero nada será como el sabor de casa y de nuestra tierra. Por ello, platicamos con diferentes personas de Latinoamérica para que nos compartieran las garnachas o antojitos típicos de su país que son sus consentidos, ¡descúbrelos!Tortas fritas de UruguayMaría del Rosario Canale Ramírez, originaria de Montevideo, Uruguay, declara que sus favoritos son las tortas fritas. Estas pelotitas típicas de los mercados y las ferias que se elaboran con harina de trigo, grasa y sal, algunas veces coronadas con azúcar. Las tortas fritas se suelen consumir en Uruguay a cualquier hora, pero algo distintivo para María es que se disfrutan más en los días de lluvia. “Tenemos el dicho de que si llueve, el día es para tortas fritas y las preparamos en casa como por obligación”. Además, son muy populares en las playas, donde puedes encontrar carritos que te las fríen al momento y en las canchas de fútbol. Se dice que llegaron a Uruguay en el siglo XIX, cuando los alemanes las introdujeron y los gauchos uruguayos preparaban la masa con agua de lluvia. También hay historias de que llegaron con los españoles. Lo importante, más allá de su origen, es que si estás en Uruguay y llueve, una tortita frita y un maté has de probar.Arepas de Venezuela Adriana Olivero y Leysi Rodríguez nacieron en Caracas, Venezuela. Hoy radican en la Ciudad de México, pero no pasa un día sin que recuerden con cariño las arepas. Éstas se desayunan, comen y cenan. Se comen con las manos y son populares las 24 horas en Caracas, pues hay restaurantes de arepas que se mantienen abiertos toda la noche. Estas tortas están hechas a base de harina y se rellenan con múltiples sabores. Las más populares son la Reina Pepiada (rellena de ensalada de pollo, aguacate, cilantro y mayonesa); la Pelua (con carne deshebrada y queso amarillo rallado), la Tatira (con queso gouda) y la Sifrina (que va con pollo aunque su nombre significa fresa). Una de sus favoritas es la Rueda de Camarón, que es una arepa gigante. Se acompañan con guasaca, salsa venezolana similar al guacamole sólo que más salsoso, con perejil, cebolla y aceite. Sea cual sea la arepa que pruebes, la recomendación es disfrutarla con jugo fresco de maracuyá, que en Venezuela conocen como parchita. Yuquitas de Perú Álvaro Vásquez, cocinero de origen limeño, es un aventurero gastronómico por naturaleza. Él recomienda probar los ceviches (plato insignia del Perú), los anticuchos (brochetas de corazón de res que venden en algunos restaurantes y afuera de los mercados o en las paradas de los autobuses por las noches), el choclo (maíz) con queso y las papas con quesos de la Sierra. Una de sus consentidas es la yuquita rellena, muy popular en Lima y en las ciudades de la serranía, que también son una masa pero con yuca, que encuentras en puestos y ante tus ojos avientan a freír y te dan en una bolsita de papel.En Latinoamérica amamos comer bien y la masa nos representa. ¡Compártenos cuáles son tus antojitos favoritos!
Los cortes uruguayos tienen fama mundial, pero la gastronomía de este país es mucho más que sólo carne, pues tiene una gran influencia de migrantes españoles, portugueses, franceses, e incluso alemanes y rusos.Desde bebidas como el mate, hasta el dulce de leche para postres, la comida de Uruguay tiene aromas y sabores cargados de cultura e historia, que te encantará explorar con estos platillos típicos, que no son cortes de carne.Tortitas fritasLas tortitas fritas son un pan dulce a las que a veces se les añade un poquito de azúcar, pero también se acompañan de queso, algún embutido o dulce de leche. Acompañadas con un mate, que es una infusión deliciosa, estas tortas fritas son una comida callejera típica de los días lluviosos en Uruguay.FarinataHecho con harina de garbanzo, este panqué salado condimentado con romero pimienta y sal se vende en porciones triangulares y es un snack perfecto para botanear entre comidas.Salsa a la CarusoLa salsa a la caruso está hecha con ingredientes como crema, jamón cocido, champiñones y caldo de carne, que suele acompañar pastas como los cappelletti rellenos de carne y que fue creada en Montevideo, por un chef italiano en 1954.Empanadas criollasLas empanadas también son muy populares en Uruguay y son tanto una comida callejera como un platillo que no puede faltar en los restaurantes. Una empanada típica uruguaya lleva como relleno carne, cebolla, pimiento, ají molido sal y pimienta negra.Pasta FrolaLa pasta frola es una tarta uruguaya con membrillo, que aunque suena a postre, se suele comer como desayuno o a la hora de la merienda, alrededor de las 5 de la tarde. Esta tarta rellena de membrillo se decora con coco rallado y puede llevar dulce de leche en lugar del membrillo.ChajáEste es un postre creado en Uruguay y consiste en un delicioso pastel con merengue y duraznos o melocotones, creado en la confitería Las Familias. Es fácil de hacer y a veces también se usa fresa, dulce de leche y chocolate.Dulce de lecheEl dulce de leche es un dulce tradicional latinoamericano, pues no sólo es popular en Uruguay, sino que también en Argentina y Colombia. En Uruguay, el dulce de leche suele ser el relleno perfecto para unos churros y puedes encontrarlo como acompañante de una variedad de postres.Si sólo conocías el asado, el choripán o cualquier corte de carne, la próxima vez que pienses en comida de Uruguay recuerda que hay muchísimos otros platillos por probar que no son carne.
La linaza tiene propiedades medicinales importantes, pues entre las investigaciones que se han hecho, hay evidencia de que puede ayudarte a reducir el riesgo de enfermedades cardiacas o diabetes, pero en específico, la linaza puede ser una gran aliada contra el estreñimiento.Actualmente, la linaza es considerada un súperalimeto, pero ha sido utilizada desde hace mucho tiempo gracias a sus propiedades benéficas para la salud. De hecho, Carlomagno ordenó a sus súbditos que comieran semillas de lino por su salud e incluso su nombre Linum usitatissimum, significa “el más útil”.Las propiedades medicinales de la linaza en la digestiónLas semillas de lino o linaza son uno de los cultivos más antiguos y existen dos tipos: marrón y dorado, igualmente nutritivos. Aunque la linaza se puede comer entera, molerla permite que el cuerpo se beneficie por completo de sus beneficios nutricionales, los cuales principalmente incluyen: proteína, ácidos grasos omega-3, fibra dietética (particularmente fibra soluble), vitaminas, minerales y lignano fitoquímico.Ya que son semillas o semillas molidas, la linaza se consume en pequeñas porciones, cuyo tamaño típico es de 1 cucharada, es decir, alrededor de 7 gramos de linaza molida. Si te preguntabas cuántas calorías tiene la linaza, esta pequeña porción contiene sólo 37 calorías, además de 2 gramos de carbohidratos y 1.9 gramos de fibra.Entre las vitaminas y minerales que aporta, se encuentran la vitamina B1 (con 8% de la ingesta diaria recomendada o IDR), vitamina B6 (2% de la IDR), folato (2% de la IDR), calcio (2% de la IDR), hierro (2% de la IDR), magnesio (7% de la IDR), fósforo (4% de la IDR) y potasio (2% de la IDR).Los ácidos grasos omega-3, los lignanos y la fibra que contiene la linaza son los componentes relacionados en mayoría con las propiedades medicinales de la linaza. Los primeros están relacionados a controlar el colesterol y reducir la inflamación en las arterias; los segundos son compuestos vegetales que tienen propiedades antioxidantes y estrogénicas, las cuales pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer y mejorar la salud.Foto de Wesual Click, en Unsplash.La linaza contra el estreñimientoPor último, la fibra que contiene la linaza tiene beneficios especiales porque no es cualquier fibra. Las semillas de linaza contienen dos tipos de fibra dietética: soluble (20–40%) e insoluble (60–80%). Ambas son buenas y, por un lado, la fibra soluble aumenta la consistencia del contenido del intestino y ralentiza la tasa de digestión. Por otro, la fibra insoluble permite que las heces contengan más agua, lo cual aumenta su volumen y tiene como resultado heces más blandas. Esto es lo que hace la linaza para prevenir el estreñimiento y ayuda a quienes tienen síndrome del intestino irritable, colitis o enfermedad diverticular.Aunque se pueden comer las semillas enteras, se recomienda comer la linaza molida porque es más fácil de digerir y la linaza entera puede pasar por el intestino sin ser digerida, lo que significa que no aprovecharías todos los beneficios.Una forma muy popular de integrar estas semillas en tu alimentación es el té de linaza, que sirve para bajar de peso de acuerdo con muchos, pues un estudio encontró que agregar 2.5 gramos de extracto de fibra de lino molido a una bebida reducía la sensación de hambre y el apetito general, probablemente debido a la fibra soluble que contiene.Cuando tomas té o agua de linaza, hay una sensación de tener menos hambre porque la fibra ralentiza la digestión en el estómago, lo que desencadena una serie de hormonas que controlan el apetito y proporcionan una sensación de saciedad, así que definitivamente, el contenido de fibra dietética de las semillas de lino puede ayudarte a controlar el peso al suprimir el hambre y aumentar la sensación de saciedad.Otras formas en las que puedes añadir linaza molida a tus comidas es espolvorearla sobre tu yogurt o cereal, añadirla en tus panes y galletas horneadas, incluirlas en tus smoothies para aprovechar todos sus beneficios y evitar estreñirte tan seguido.Nuestras mejores recetas con linaza:Licuado de mamey y linazaDeditos de pescado empanizado en avena y linazaLicuado de papaya y linazaCrema de cacahuate con chía y linaza
El plato del buen comer es una guía propuesta para que todos sepamos cómo deberían estar compuestas nuestras comidas del día, es decir, qué deben llevar de entre los 3 grupos de alimentos que engloba.Cereales, frutas y verduras y leguminosas y alimentos de origen animal son los tres grupos que se muestran en el plato del buen comer y a partir de ellos puedes hacer varias combinaciones deliciosas y muy nutritivas para ti y toda tu familia.Para saber cómo hacer combinaciones del plato del buen comer, lo mejor es guiarte por los colores que usan para señalar qué debes consumir en mayor o menor porción. Por ejemplo, las frutas y verduras se encuentran representadas en la zona verde, la cual indica que las debes incluir y consumir en mayor porción.En color amarillo se clasifican los cereales y tubérculos, y estos deben ser comidos en una porción menor, de acuerdo con el plato del buen comer, deben abarcar un cuarto de un plato y lo mejor es que incluyas cereales integrales combinados con leguminosas.Finalmente, el plato del buen comer resalta en color naranja las leguminosas y en rojo, los alimentos de origen animal. Este grupo completa el plato y debe abarcar el otro cuarto para así conformar la mitad de frutas y verduras, mientras que la otra mitad debe ir compuesta por una porción de cereal combinada con leguminosas y una porción de origen animal.Ya que conoces la cantidad aproximada de la porción, estas son algunas opciones de la comida que puedes incluir en cada grupo. Primero, dentro de frutas y verduras, aprovecha las de temporada e incluye las siguientes:FrutasDurazno o melocotónFresaGuayabaJícamaLimónMangoManzana o peraMelón o sandíaNaranja o mandarinaPapayaPiñaPlátanoToronjaUvasVerdurasAguacateBrócoli o coliflorCalabacitaCebollaChayoteChile poblanoChiles secos como el morita o pasillaColEjotesEloteHojas verdes (acelgas, espinacas, quelites)JitomateLechugaNopalesPepinoVerduras congeladas como chícharo, zanahoria, brócoli, coliflor, ejotesVerduras envasadas como chícharo, zanahoria, champiñones y ejotesZanahoriaDentro del grupo de cereales y tubérculos se encuentran la tortilla, que está compuesta por maíz, la pasta, que se hace con trigo, el arroz, el amaranto, la avena, y entre los tubérculos están la yuca, la papa y el camote, por ejemplo.Por último, las leguminosas son los frijoles (no importa si los preparas de la olla o refritos), las lentejas, el garbanzo, las habas amarillas o las alubias; mientras que en los alimentos de origen animal entran las carnes, ya sea de pollo, de res o de cerdo, por ejemplo, el pescado, pero también los lácteos, como el yogurt, el queso y la leche, además de el huevo y los embutidos.Así, una buena combinación del plato del buen comer se formaría llenando la mitad de tu plato con una ensalada que incluya frutas y verduras en abundancia, por ejemplo, una ensalada de jícama con zanahorias, pepino y piña.Como guarnición, podrías incluir un puré de papa o de papa o de camote, el cual podrías mezclar e incluir dentro del plato fuerte, como un pastel de carne, por ejemplo. Y como entrada, frijoles de la olla o una sopa de habas, así no sólo tendrías una comida de dos o tres tiempos, sino que sería una buena combinación del plato del buen comer.Otra combinación siguendo el plato del buen podría ser preparar fajitas de pollo acompañadas de una ensalda de nopales tatemados, que incluye frijoles y más verduras.No olvides hidratarte con agua simple, principalmente, y una vez que conozcas qué alimentos puedes incluir, hacer tus propias combinaciones siguiendo el plato del buen comer será fácil y tendrás como resultado comidas completas y nutritivas.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD