5 consejos prácticos para reinventar la manera de hacer un sandwich

Por Kiwilimón - March 2013
Ya sea para el desayuno, para el lunch, para un snack vespertino e inclusive para cenar, hacer un sandwich es uno de los alimentos más preparados por todos, claro que esto es sin tomar en cuenta lo fácil y ecónomico que resulta para todos prepararlos e inclusive para los niños. ¿Puedes imaginar todas las opciones que hay al hacer un sandwich? No te quedes con el típico sandwich de jamón entre dos panes de caja, hay muchas opciones que puedes explorar. Recetas de sandwiches
  • - El pan. Existen innumerables tipos de pan entre los que puedes escoger, pan de caja, ciabatta, pita, baguette,  focaccia, además de varios sabores como: blanco o integral, de linaza, de granos enteros, con fruta deshidratada como arándanos o higos, jitomate, etc.
  • - Carne, pescados y quesos. Puedes escoger entre pollo, pavo, atún, salmón, o jamón, queso amarillo, queso fresco, queso panela, queso doble crema, queso crema, queso gouda, etc.
  • - Aderezos. Los típicos pueden ser la mostaza y la mayonesa, pero si quieres puedes variar un poco con los aderezos que venden para las ensaladas, por ejemplo, hacer un sandwich como ensalada césar., también existen los aderezos dulces, como la mermelada o la crema de cacahuate.
  • - Vegetales. Siempre podrás optar por la lechuga y el jitomate, prueba nuevos sabores como el pepino, el apio, algunas hierbas como la albahaca, también puedes incluir algo de fruta como: la manzana, la pera, las uvas, inclusive algunas nueces o pasas, todo dependerá también de los gustos de tus hijos.
  • - Presentación. Ésto también puede variar de acuerdo al gusto y los sabores de tu sandwich, pero lo puedes hacer con pan tostado, una vez hecho lo puedes hacer sobre un grill para derretir el queso, lo puedes calentar un poco nada más o hasta al natural funciona muy bien. Inclusive puedes hacer figuras con un cortador de galletas o moldes especiales que hay para marcar el pan.
Esperamos que con todas estas ideas puedas preparar los mejores sandwiches a tu familia. Solo hay que tomar en cuenta la hora del día en que lo vas a preparar para que se encuentre balanceado con la dieta de todo el día. No te dejes llevar por los sabores tradicionales, prueba cosas diferentes y descubre como con un poco de creatividad, tendrás un sandwich diferente cada día del año. Para que puedas empezar a probar estos consejos, tenemos algunas recetas especiales que puedes probar, son rápidas y fáciles, ya verás!   Sandwich de queso e higo. Una receta muy rica y facil que hace de un simple sándwich de queso un platillo gourmet. Sandwich Queso Higo Vegetarianos Sandwich de costilla de res. La receta ideal de re calentado. Sandwich de carne de costilla de res con cebollitas caramelizadas y salsa barbecue. Sandwich con verduras al grill y queso de cabra. Delicioso sandwich con pan chapata relleno de verduras a la parilla y queso de cabra. Panini caprese. Una ensalada caprese hecha sandwich. Una gran opción para una cena ligera pero gourmet. Panini de jamón serrano. Un sandwich gourmet con jamón serrano, mozzarella, jitomate y albahaca. Se puede preparar sobre una parrilla. Sandwich de queso. Un sándwich relleno de queso manchego y Oaxaca. Sandwich de pepino y chervil. Los sandwichitos de pepino son tipicos de Inglaterra para la hora del te. Tambien hacen una botana delicosa. 160_sandwichitos_de_pepino_y_chervil Panini de pavo. Esta receta de panini de pavo con mayonesa de pesto es muy buena para utilizar el recalentado de pavo. Puedes agregarle jitomates deshidratados y queda muy bueno. Sandwich de queso picante. Delicioso sandwich de queso con un toque picante para tener un rico desayuno cualquier día de la semana.

 Si quieres conocer todas las recetas de sandwich que tenemos, haz click aquí

Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La moringa es un árbol originario de la India, pero gracias a sus múltiples propiedades se ha dado a conocer en todo el mundo. La principal característica de este árbol es que prácticamente todas sus partes pueden consumirse, en especial las hojas y las vainas. Aunque existen muchas presentaciones, las maneras más comunes de encontrar la moringa en el mercado son en polvo, cápsulas o directamente las hojas.Si aún no has probado el “árbol milagro”, estos usos te animarán a incorporar la moringa en tu dieta diaria.Es un potente atioxidanteSe ha descubierto que los altos niveles de radicales libres en el cuerpo provocan estrés oxidativo, el cual está asociado con enfermedades del corazón y diabetes tipo 2. De acuerdo con un estudio publicado en Science Direct, la moringa contiene varios componentes que ayudan a combatir la oxidación, como vitamina C, betacaroteno, quercetina y ácido clorogénico. Y lo mejor es que no necesitas mucho para notar los cambios. Según una investigación en el Journal of Food Science and Technology, es suficiente con tomar 7 gramos de moringa (aproximadamente una cucharada y media) todos los días durante tres meses para aumentar los niveles de antioxidantes en la sangre.Protege la Salud del CrebroLa moringa tiene la fabulosa propiedad de cuidar la salud cerebral debido a que es un alimento rico en antioxidantes y potenciador de las actividades neurológicas. Su alto contenido en vitamina E y C protege contra la oxidación que puede dañar el funcionamiento cerebral. De igual manera, ayuda a conservar la memoria y a mantener la salud mental. Se ha descubierto que incluso la moringa puede ser un tratamiento efectivo en los casos de Alzheimer. De acuerdo con un estudio publicado en el Journal Neurosciences in Rural Practice,el consumo de moringa ayuda a potenciar la memoria y a reducir los síntomas de esta enfermedad.Ayuda a reducir los niveles de colesterol y azúcar en la sangreSe ha descubierto que la moringa, al igual que otras plantas, ayuda a reducir el colesterol malo. Los resultados de una investigación publicada hace algunos años ya señalaban las propiedades terapéuticas de la moringa en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Asimismo, algunos estudios han relacionado el consumo de moringa con la disminución de los niveles de azúcar en la sangre.Una pequeña investigación realizada con seis personas que padecen diabetes demostró que el añadir 50 gramos de hojas de moringa a la comida reduce el aumento de azúcar en la sangre en un 21%. Estos son algunos otros usos de la moringaIngerida: Podría aumentar la producción de leche Podría reducir los síntomas de asmaControla malestares del sistema digestivo, como gastritis, diarrea o úlceras.Aplicada sobre la piel:Combate las infecciones en la pielAyuda a curar mordidas de víboraTrata los síntomas de la gingivitisRecuerda consultar con tu doctor antes de hacer cambios en tu dieta.
Los mariscos son deliciosos, pero también pueden ser peligrosos si no se refrigeran apropiadamente. Evita problemas de salud conociendo cómo debes almacenar los mariscos y los días que pueden durar refrigerados.Primero que nada, ¿en qué debes fijarte para elegir mariscos en buen estado?Si un marisco se encuentra ya en estado de descomposición, no importa si lo guardas en el refrigerador o en el congelador, simplemente ya no sirve y no debes usarlo para cocinar. Estos son los principales aspectos que debes revisar al momento de comprar mariscos:Los caparazones de los mariscos, como las ostras o las almejas, deben estar enteros, es decir, sin grietas. Si te encuentras con un caparazón quebrado, no compres ese marisco.Para comprobar la frescura de los mejillones, ostras y almejas hay un truco muy sencillo. Golpea suavemente el caparazón. Si este se cierra, esto significa que el marisco aún está vivo, en caso contrario, mejor no lo compres.Los cangrejos y las langostas deben comprarse vivos, ya que se echan a perder muy rápidamente. Así que cuando los vayas a comprar asegúrate de que las patas se mueven, el caparazón está firme y la cola se encuentra recogida (no extendida).¿Cuántos días duran los mariscos refrigerados?Es muy importante que prestes atención a la manera en que guardas los mariscos. A diferencia de la carne de res que puede estar en el refrigerador sin problemas por varios días, los mariscos tienen una caducidad mucho menor. Recuerda que el consumir mariscos pasados o en mal estado puede provocar alguna infección o problema de salud, así que mejor ahórrate esos inconvenientes almacenando los mariscos de acuerdo con estas indicaciones.Los camarones, ostiones, langosta y calamares frescos solo pueden refrigerarse dos días (no más). En el congelador tienen un mayor tiempo de caducidad, ya que aguantan entre tres y seis meses.En el caso de los mariscos cocidos, si se cocina el mismo día que se consume, pueden refrigerarse hasta tres días. Si no preparaste tú la comida, checa directamente con el fabricante las indicaciones de consumo para saber cuánto tiempo más puede almacenarse el platillo en el refrigerador.De cualquier manera, es muy importante que antes de consumir mariscos (cocidos o frescos) que han estado refrigerados o congelados, revises su estado general. El olor de estos nunca debe ser agrio o parecido al amoniaco.Aunque no son mariscos, los pescados también deben almacenarse con cuidado para evitar que se descompongan. La recomendación es que los pescados (magros y grasos) pueden estar en el refrigerador como máximo dos días, y en el congelador desde seis hasta ocho meses.Recuerda revisar periódicamente la temperatura de tu refrigerador, la cual debe estar en 4° C, y la del congelador en -18° C.¿Te encantan los mariscos? Entonces no puedes perderte estas recetas fáciles: Tostadas de pulpo adobadoAros de Calamar en caldo de mostaza picositaEsquites de camarón y chile guajillo
Cocinar puede ser una actividad divertida y hasta relajante. Sin embargo, cuando hay niños involucrados de por medio, esto se convierte en una faena estresante y desafiante. Aprovecha los días libres para involucrar poco a poco a tus pequeños en las labores culinarias. Aquí te compartimos 10 tips que debes seguir cuando cocines con niñosHaz que sea simpleReserva tus recetas especiales, con miles de ingredientes y procesos laboriosos para una ocasión en la que tengas mucho tiempo y no haya que supervisar a nadie más en la cocina.Asigna tareas específicasLos niños, por su curiosidad e inquietud, siempre quieren participar. Déjalos que te ayuden haciendo cosas muy sencillas, como partir la lechuga (con sus manitas, obviamente) o mezclar algo.Organízate antes de empezarNo es lo mismo cuando una sola persona cocina a cuando hay varias manos, sobre todo cuando son de niños. Revisa con anticipación la receta y coloca los  ingredientes en el orden en el que vayan a usarlos.Que sea divertidoA veces el caos surge no tanto por los niños sino por la falta de espacio. Si te es posible, asigna diferentes áreas en tu cocina para que no haya problema y no  se estorben los unos a los otros. Pídele su opiniónEl objetivo de involucrar a los niños es que disfruten cocinar y desarrollen un interés por esto. Si ellos sienten que son parte importante y que pueden tomar  decisiones, será más sencillo que más adelante quieran cocinar solos.Crea tradiciones en torno a la cocinaConvierte cada experiencia en la cocina en un momento muy especial para tus hijos. Tal vez puedes contarles un cuento mientras van preparando la comida o hacer algún juego usando las letras de los ingredientes. Añade poco a poco  de ingredientes nuevosEste tip es buenísimo para los  picky eaters. Si tu hijo es remilgoso y no prueba cualquier cosa, comienza a presentarle nuevos alimentos a través de las recetas. Hazlo poco a poco y de manera sutil para que tu niño no los rechace.No trates de controlar todoOlvídate de mantener tu cocina impoluta y de preparar un platillo perfecto. Cuando cocinas con tus hijos lo más importante es que ellos disfruten la experiencia y comiencen a sentir interés por la cocina.Deja que experimenten con la comidaAdemás de aprender a cocinar, el manipular los alimentos les da la oportunidad a los niños de experimentar con todos sus sentidos. No te enojes si ves que se llevan los deditos a la boca, solo enséñales la importancia de la limpieza en la cocina. Aprovecha para reforzar sus conocimientosCocinar también es una manera de estudiar. Pídeles que te ayuden a leer la receta, que cuenten los ingredientes, que revisen los pasos. Así reforzarás sus habilidades de lectura, comprensión y numéricas.¿Tienes algún otro tip para cocinar con niños? Compártelo en los comentarios.Anímate a preparar estas recetas con tus pequeños:Ensalada cremosa de atúnPay de fresa fácilRica Sandia LocaCarlota de Guayaba
Semana Santa siempre es un pretexto para darle una vuelta de tuerca al menú cotidiano. Más mariscos, platillos y dulces típicos, y recetas sin carne hacen de esta temporada una delicia para chicos y grandes.Para que vayas ampliando tu recetario de comida de Cuaresma, te presentamos las mejores recetas para preparar en Semana Santa:Pescado empapelado a la mexicanaUna receta económica y fácil de preparar. Pocos ingredientes, sin mucha preparación ni tiempo de cocción, además de ser bajo en calorías. Ideal para quienes no quieren pasarse las vacaciones cocinando.Camarones a la hawaianaUna receta que nos recuerda el clima tropical con trocitos de piña y una deliciosa salsa chipotle. Un platillo exótico para paladares aventureros. Recuerda que debes cocinar los camarones solo durante unos 10 minutos. Si te pasas, pueden quedar secos o duros. Sandwich de atún cremosoAntes de que descartes esta receta déjanos decirte que este no es el típico sándwich de atún. El toque especial que le dan el yogurt griego y el pan de arándano hace que tenga un sabor diferente. Una alternativa ligera para comer antes de pasear o durante un día de campo.Ensalada cremosa de salmónEsta ensalada se convertirá en la favorita de la temporada gracias su combinación de sabores, sin contar que es rica en Omega 3 y Vitamina B12. Fácil, rica y saludable. ¿Te asustan las calorías? ¡Despreocúpate! La textura cremosa de esta ensalada se debe al delicioso yogurt griego, un alimento naturalmente bajo en grasas. Ensalada caliente de lentejasNo importa que sean de los alimentos típicos de Semana Santa, las lentejas siempre pueden sorprenderte. Dales un giro y prepáralas con un poco de pimiento morrón y jitomate cherry. Ahórrate unos minutos usando lentejas enlatadas. Sopa de rajas con eloteLas recetas sin carne no tienen que ser aburridas. Esta sopa te dejará sin palabras por lo fácil de su preparación y su delicioso sabor. Atrévete a probar una nueva versión de las clásicas rajas con elote.CapirotadaPor supuesto que no puedes pasar la Semana Santa sin un buen plato de capirotada. Aunque hay miles de maneras de prepararla, te compartimos la tradicional receta que satisface hasta al más quisquilloso. El cierre perfecto después de una típica comida familiar. La capirotada remonta sus orígenes a la época del imperio romano, en el siglo IV y principios del siglo V,  pero es en la cocina española donde adoptó el nombre de  "Almondrote". En aquel entonces, este tradicional platillo de Semana Santa se asimilaba solo en la base principal a la que conocemos actualmente, donde el pan era remojado en capas acompañada de caldo y carne de perdiz asada.Guayaba en almíbarUna excelente fuente de vitamina C hecha en un delicioso dulce. La mejor opción de un postre ligero después de los grandes menús que suelen prepararse en estas fechas. En lugar de usar azúcar sustitúyela con algún edulcorante para preparar una versión baja en calorías. ¿Se te antojó alguna de estas recetas? Cuéntanos qué recetas sueles preparar en la temporada de Semana Santa.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD