Alimentos recomendados para tu bebé
Comida para Niños y Bebés

Alimentos recomendados para tu bebé

Por Kiwilimón - Agosto 2012
Existen muchos tipos de alimentos que benefician a tu bebé, pero existe una lista de aquellos que aportan muchos beneficios más que otros y que son considerados como los más destacados en su consumo. Estos alimentos tienen más nutrientes importantes para el crecimiento de tu bebé y es por ello que, cuando tu hija(o) está comenzando a comer sólidos será bueno ofrecerle sabores variados y con muchos nutrientes. Es por ello que aquí te decimos cuáles son esos alimentos que aportarán lo necesario a tu bebé. Es importante recordar que la comida debe tener la textura adecuada de acuerdo a la edad de tu bebé: bien machacada o en puré muy fino para bebés de 6 a 8 meses y pedacitos suaves y pequeños para bebés de 8 a 10 meses. Ya una vez cumplido el año tu hijo puede comer casi las mismas texturas que un adulto, mordiendo y masticando pedacitos de comida del tamaño adecuado para no atragantarse.
Se recomienda esperar tres días antes de ofrecerle un alimento nuevo. De esta manera, podrás darte cuenta si tiene una reacción alérgica a alguno de ellos.
Calabaza Existen muchas variedades de calabazas y todas son ricas en vitamina A y C. La calabaza es, además, un vegetal de sabor naturalmente dulce y textura agradable para los niños, muy cremosa. Idea de preparación: Hornea o cocina al vapor media calabaza y rocíala con un poquito de aceite de oliva o queso parmesano rallado. También puedes servir la calabaza cocinada con un poco de cilantro fresco y garbanzos cocinados molidos, o agregarla a las comidas favoritas del bebé. Receta recomendada: Haz click aquí para conocer una deliciosa receta de puré o papilla de calabaza que le encantará a tu bebé. Lentejas Éstas son ricas en proteína y fibra, lo que las hace muy nutritivas. Contienen, además, mucho hierro -incluso más que los frijoles negros- y son una de las comidas saludables más económicas que puedes comprar. Idea para preparar: Combina las lentejas con verduras mixtas, como zanahorias y calabacitas, y sírvelas con arroz y la sazón que prefieras. Prueba hierbas como la albahaca y el orégano. Receta recomendada: Haz click aquí para conocer una deliciosa receta de lentejas. Verduras de hojas verde oscuro Las verduras de hojas verde oscuro tienen alto contenido de hierro y folato. Aunque las espinacas son tal vez las más populares de este grupo, existen muchas otras variedades, incluyendo diferentes tipos de col y acelgas. Idea para servir: Cocina al vapor o saltea en una sartén un puñado de verduras y mezcla un poquito de cereal fortalecido con hierro para darle a tu bebé una dósis doble de este importante mineral. Prueba diferentes proporciones para descubrir la mezcla que más le agrada a tu bebé. Receta recomendada: Deliciosa receta de puré de coliflor que podrá encantarle al bebé. Brócoli Contiene de folato, fibra y calcio. Esta verdura también es reconocida por sus propiedades anticancerígenas. Además, los componentes de azufre que contiene le dan un sabor singular que ayuda a tu bebé a ampliar su paladar. Idea para servir: Cocina pedacitos de brócoli al vapor hasta que estén tiernos y congélalos. Cocinarlo al vapor le quita el sabor fuerte al brócoli y el brócoli heladito suele gustar más a los bebés. También puede calmarles las encías durante el crecimiento de sus dientes. Arándanos azules El color azul profundo de estas frutas silvestres viene del tipo de flavonoides que contienen, llamados antocianinas, muy buenas para los ojos, el cerebro y hasta el tracto urinario del bebé. Idea de preparación: Combina 1 taza de arándanos azules y un cuarto de taza de agua en un tazón, cocínalos en el microondas durante un minuto y deja enfriar. Sirve los arándanos cocinados con yogur natural por encima. Aguacates Los aguacates son una buena fuente de grasas insaturadas. De hecho, la composición de la grasa que contienen es en cierto modo semejante a la de la leche materna. Y si te preocupa el hecho de que tu bebé coma mucha grasa, no te preocupes porque la grasa insaturada es un tipo de grasa beneficiosa que los bebés necesitan para el desarrollo de su cerebro. Idea de preparación: Combina aguacates machacados con otros ingredientes, como queso crema, manzanas o pescado. Y cuando salgan de paseo, deja en casa las galletitas y lleva aguacate en su lugar. Puedes llevar un aguacate en la bolsa del bebé y servírselo en cortes finos sobre pan tostado mientras tomas una tacita de café con tus amigas. Carne de res Hay personas que no piensan en la carne de res como un alimento para bebés, pero la carne es una fuente excelente de zinc y hierro para bebés mayores de 7 meses. Idea de preparación: Los guisos son una de las comidas ideales para los bebés: son fáciles de preparar, fáciles de masticar y se pueden preparar de forma muy variada. Puedes preparar un guiso de carne para toda la familia y hacer un puré nutritivo y sabroso para tu bebé. Ciruelas pasas Las ciruelas secas o pasas tienen mucha fibra y pueden ayudar a aliviar el estreñimiento, que podría afectar a tu bebé una vez empieces a incluir alimentos sólidos en su dieta. Idea de preparación: Remoja las ciruelas, hazlas puré y sírvelas solas o mezcladas con otros alimentos, como cereal o puré de manzanas, para obtener un postre naturalmente dulce. Si tu bebé está muy estreñido, se sugiere que agregues una cucharadita o dos de jugo de ciruelas a su biberón de fórmula o leche materna. Garbanzos Como las lentejas, frijoles y otras legumbres, los garbanzos son ricos en proteínas y fibras. Y resultan económicos y versátiles. Idea de preparación: Prueba el hummus, o puré de garbanzos. Cómpralo en el supermercado o prepáralo tú misma, haciendo puré garbanzos cocinados con ajo, jugo de limón, aceite de oliva y tahini (manteca de ajonjolí). Mandarinas Ricas en vitamina C y antioxidantes, las mandarinas son un excelente alimento que tu bebé puede comerse con los deditos. A los bebés les encanta su sabor. Idea de preparación: Corta los gajos en pedacitos que el bebé pueda meterse a la boca, sin riesgo de que se atragante, y listo. Puedes comprar mandarinas frescas o enlatadas, pero si las compras de lata, asegúrate que vengan sumergidas en agua y no en jarabe o almíbar, ya que a éste le agregan azúcar.  

Para ver más recetas de comida para tu bebé, haz click aquí.

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿No importa qué prepares, siempre terminas tirando la comida que tus hijos no se acaban? Deja de sufrir por el desperdicio de alimentos. Con estos tips no volverás a batallar a la hora de la comida por estas cosas.No exageres en las cantidadesDependiendo de la edad, tamaño y nivel de actividad física, los niños pequeños requieren aproximadamente entre mil y 1400 calorías al día. Si le sirves a tu hijo de 4 años lo mismo que a ti, es obvio que el niño no se va a acabar la comida.Almacena por porcionesSi preparas la comida con anticipación, te recomendamos congelarla en porciones individuales. De esta manera, solo tendrás que descongelar y calentar la cantidad que tu pequeño vaya a comer en realidad.Aprovecha la comida del día anteriorOrganiza tu menú para que puedas aprovechar lo que te sobre de un día para preparar la comida de otro. Por ejemplo, si un día haces picadillo de pollo casero  después puedes preparar calabacitas rellenas de picadillo o con lo que te haya quedado del día anterior. Prepara porciones pequeñasEs muy importante que consideres que el apetito y el antojo de los niños pueden cambiar de un momento a otro. Si te piden molletes,prepara solo uno y espera hasta que lo acaben para ver si querrán otro más. Nunca te adelantes porque podrías terminar desperdiciando comida. Reserva la salsa sólo para su platilloA algunos niños les encanta bañar el arroz en salsa de tomate y los hot cakes en jarabe. Para evitar que se arruine toda la cacerola de comida, lo mejor es que solo pongas un poquito de la salsa preferida de tu pequeño en su plato. Así, el resto de la comida se mantendrá intacto. Sirve de manera divertidaEl problema con muchos niños es que se dejan llevar por la vista y muchas veces rechazan un platillo solo por su aspecto. Enamora a tus pequeños decorando su comida de manera atractiva. No te preocupes, no tienes que hacer mucho. A veces con que agregues un conejo de chocolate es suficienteEnséñale a comer lo que hayRecuerda esto siempre: si cedes una vez, ya perdiste. Educa a tus hijos para que aprendan que se debe comer lo que hay en casa. Si preparas enmoladas de chorizo de soyas, eso es lo que va a comeer.No les des la opción de elegir otra cosa, si no siempre estarás tirando lo que ellos no quieren.Visita nuestra sección de comida para niños y descubre deliciosas recetas que les encantarán a tus niños.
Trata de recordar la última vez que fuiste al súper mercado. ¿Cuántos de los productos que viste tenían en su etiqueta una leyenda que decía “gluten free” o “sin gluten”? Tanto se ha hablado de este tema que muchas personas están haciendo ajustes a su alimentación para dejar de  consumir gluten. Pero, ¿es esto realmente necesario? ¿Todas las personas deben evitar el consumo de gluten? ¿Cuál es el problema con este? Esto es lo que debes saber del gluten.¿El gluten es malo?Para empezar, quítate de la cabeza que el gluten es algo malo. El gluten no es un aditivo o un componente añadido de manera artificial a los alimentos. Simplemente se trata de una proteína que está presente en ciertos cereales, como el trigo, el centeno y la cebada. La moda en el consumo de alimentos libres de gluten se debe a que no todas las personas son capaces de digerir y eliminar esta proteína. Pero no tiene nada que ver con un tema de calidad en los productos o problemas con los alimentos.¿Debo dejar de comer gluten?No necesariamente. En realidad, la mayoría de las personas pueden comer sin problemas alimentos que contengan gluten. Solamente se sugiere evitar su ingesta cuando las personas presentan ciertos síntomas. Los más comunes son la inflamación y el dolor en la zona del estómago, anemia y obstrucción intestinal. Jamás debes de hacer ajustes radicales en tu alimentación, como dejar completamente de consumir harinas, solo porque crees que tienes algún padecimiento. Si sospechas que podrías ser intolerante al gluten, debes someterte a algunos estudios para obtener un diagnóstico seguro.¿Soy alérgico al gluten?No vayas a creer que por sentir un poco de inflamación después de comer una pieza de pan ya eres celiaco. Aunque por lo general las personas intolerantes al gluten padecen diarrea o dolor abdominal, hay algunas que ni siquiera presentan reacciones. De igual manera, la enfermedad puede estar de manera latente, es decir, que no aparece hasta la edad adulta, aunque ya se tenga desde la niñez. Para determinar si eres o no alérgico al gluten deben realizarte un análisis de sangre y biopsias en el intestino delgado. ¿Qué puedo comer si fui diagnosticado con celiaquia?Debes evitar todos los alimentos que estén hechos con trigo, cebada o centeno. Esto significa que la pasta, pan, tortillas de harina, bollería, pasteles, cervezas y ciertos aliños o salsas están prohibidos. Una manera más sencilla de elegir tus alimentos es revisando las etiquetas. Por ley deben incluir información sobre sus componentes y la posibilidad de incluir rastros de gluten.Estas son algunas recetas fáciles y ricas que no contienen gluten: Pan de quínoa con chía y glutenPastel azteca con polloPan de elote sin harinaHotcakes de zanahoria sin harina
Amada por muchos, odiada por otros. No importa si eres fan o no de la capirotada, su papel fundamental en la gastronomía de la Cuaresma es innegable. Aunque hoy en día existen muchas versiones de esta receta tradicional, la base de todas es la misma: capas de pan remojado en una especie de almíbar, acompañado de frutos secos o algún otro tipo de ingrediente dulce. Te invitamos a conocer más acerca de la historia de este típico postre para comprender por qué cada año tu mamá prepara capirotada en esta época.Sus origénes europeosLa capirotada como la conocemos hoy en día es muy diferente a las primeras versiones que se cocinaron. Se cree que el primer antecedente de la capirotada se remonta a la época de los romanos, con una pequeña diferencia: era un platillo salado. Los trozos de pan se bañaban en agua con vinagre, y entre las capas se agregaban pepinos, vísceras de pollo, queso y alcaparras. Tiempo después los españoles integraron a su cocina un platillo similar llamado “almondrote”. Para su preparación era necesario remojar el pan en caldo de algún tipo de carne y entre las capas se colocaban trozos de carne. La introducción a AméricaCon la llegada de los españoles a América, la gastronomía del Nuevo Continente se enriqueció gracias a los ingredientes y recetas que introdujeron los europeos. Uno de los platillos que se incorporó a la gastronomía nacional fuera la capirotada en sus dos versiones (francesa, que lleva carne, y la clásica, solamente pan). Algunas personas consideran que la preparación de capirotada sin carne se popularizó debido a la escasez de ciertos alimentos, mientras que otros creen que la versión más reciente responde más a los simbolismos religiosos de los ingredientes. El uso de pan viejo hace alusión a la austeridad propia de la Cuaresma, la miel de piloncillo a la sangre de Cristo, el queso a la manta que cubrió su cuerpo, etc.La capirotada en la actualidadDesafortunadamente, la capirotada es un platillo que ha perdido mucha presencia en los últimos años. Mientras que en los años 60 era fácil encontrarla en restaurantes y fondas, hoy es prácticamente imposible disfrutar este postre en Cuaresma. El paso de los años también ha influido en la preparación de la capirotada. En la actualidad existen muchas versiones de acuerdo a la región del país. Grageas, plátanos, cacahuates y pasas son algunos de los ingredientes que pueden estar presentes en este postre. Cuéntanos, ¿en tu casa cómo preparan la capirotada?Si aún no sabes cómo prepararla, te compartimos algunas recetas para que la disfrutes en esta Cuaresma:Capirotada de Tres LechesCapirotada para CuaresmaCapirotada FácilCapirotada con Amaranto
Terminaron las dietas donde las grasas estaban prohibidas. Para que tu cuerpo funcione correctamente, es necesario incluir grasas saludables en las comidas. Sin embargo, hay que entender que no todas las grasas son iguales. Sigue leyendo para que sepas qué grasas saludables necesitas incluir en tu dieta. La coagulación sanguínea, el buen funcionamiento del sistema nervioso y la construcción de membranas celulares, son sólo algunos ejemplos de los procesos en los que intervienen las grasas dentro de cada cuerpo. Las grasas están divididas en dos bloques, que pueden ser saturadas o insaturadas, dependiendo de su composición química. Dentro de esta clasificación, hay que poner especial atención en las grasas monoinsaturadas. Estas son grasas que se encuentran en frutas, verduras, granos, frutos secos, semillas y pescado. Las grasas saludables son líquidas a temperatura ambiente, aunque hay algunas excepciones. Puedes obtenerlas de deliciosas comidas como los Aguacates de México. Seguramente te preguntarás, ¿por qué es necesario comerlas? Estas sustancias ayudan a absorber las vitaminas A, D, K y E, lo cual se traduce en tener una mejor nutrición. Esto significa que al comer Aguacates de México tu cuerpo aprovechará más los beneficios de los otros alimentos, ya que las grasas buenas del aguacate te permitirán absorber mejor sus nutrientes. Lo fascinante del aguacate es que es prácticamente la única fruta que contiene grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Más del 75% de sus grasas son consideradas buenas, por lo que su consumo regular puede impactar positivamente el estado de salud de quien lo come. Su alto contenido en grasas buenas y bajos niveles de grasas saturadas, además de la ausencia de colesterol y sodio, hacen del aguacate una fruta ideal para cuidar la salud del corazón. Por otro lado, las grasas saturadas pueden considerarse grasas neutras y son sólidas a temperatura ambiente. Una dieta alta en este tipo de grasa puede aumentar los niveles de colesterol e incluso, en algunos casos, se ha relacionado con enfermedades del corazón. Los nutriólogos sugieren limitar la ingesta de grasas saturadas a no más de 10% de su ingesta calórica total diaria. Finalmente, las menos recomendadas son las grasas trans, también conocidas como grasas hidrogenadas. Estas grasas están relacionadas con enfermedades cardiovasculares y otros padecimientos. Lo mejor es que las evites o reduzcas al mínimo su consumo. Independientemente de los tipos de grasas que consumas o hayas consumido, es importante concentrarse en incluir grasas monoinsaturadas en tu dieta, como las que se encuentran en los Aguacates de México. Más del 75% de las grasas en los aguacates son grasas insaturadas, así que son un buen sustituto para alimentos altos en grasas saturadas. Estas grasas buenas pueden ayudar en la reducción de la presión arterial e incluso el colesterol.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD