Cocinando Muffins para el Desayuno
Comida para Niños y Bebés

Cocinando Muffins para el Desayuno

Por Kiwilimón - Febrero 2012
El muffin guarda similitudes con la magdalena pero es un alimento distinto, debido a que presenta un sabor menos dulce y guarda otro tipo de elaboración, ingredientes, y sabores de toda clase. Se consume habitualmente en el desayuno o merienda. Aquí te dejamos algunas recetas que podrás considerar para cocinar en casa y complementar tu desayuno o merienda. Toma nota. Muffins de Chocolate y Cappucino Unos ricos pastelitos llamados "muffins" con chocolate, nuez y café. Muffins de Plátano y Nuez Una deliciosa receta de panquecitos, conocidos como "Muffins" en Estados Unidos, de plátanos con nuez. Ricos en un desayuno o con un te. Muffins de Blueberry Deliciosos muffins con el extraordianario toque de unas deliciosas blueberrys. Muffins al Whisky Estos muffins son deliciosos y super faciles de hacer, te van a encantar. Muffins con chispas de chocolate Deliciosos muffins perfectos para un cumpleaños. Muffins de Pera y Jengibre Ricos muffins de pera y jengibre caramelizado con un glaseado de jengibre. Muffins de Plátano Esta receta de muffins está muy rica. Esta hecha con plátanos, cocoa clásica y yogurt.
Califica este artículo
Calificaciones (1)
Melissa Albores
16/04/2020 12:05:23
Marca error en las recetas.
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Esta es la época de celebración y de brindis con nuestros seres queridos. Por aquellos que están y nos acompañan, por los que ahora viven en los recuerdos y por el nuevo capítulo que estamos por inaugurar. Hay posadas, festejos, risas y, a veces, unas copitas de más, que al amanecer se transforman y nos torturan con la famosísima cruda o resaca.  Mayte Martín del Campo, nutrióloga de Kiwi Te Cuida, señala que cuando se consume alcohol, se distribuye a través del agua corporal, afectando a la mayoría de los órganos de nuestro cuerpo como el hígado, el intestino, el páncreas, el cerebro y el corazón. Al consumir alcohol en exceso, además de la deshidratación, podemos experimentar dolor de cabeza, cansancio y sensibilidad visual y auditiva.  Si eres víctima de estos síntomas, te recomendamos algunas bebidas y antojitos infalibles para curarte la cruda:  Agua de coco con horchata  El agua de coco es un excelente aliado para la cruda, porque contiene electrolitos. Esta receta además integra horchata que con el coco hacen una combinación refrescante y perfecta, con grandes aportaciones. El coco tiene muchas propiedades que benefician a la salud, como ácidos grasos, fibra y vitaminas. Si te sientes apagado, prueba esta agua fresca mexicana.  Limonada mineral con menta El agua mineral te salvará en tus crudas. Puedes tomarla sola, o bien mezclarla con limón y miel para obtener un gran shot hidratante y sanador. Juliana de la Mora, kiwifan, prepara en casa una limonada con menta y burbujas, que nosotros te recomendamos para recuperarte y disfrutar el sabor de que tu cruda valió la pena.  Clamato power Carlos Lieja prepara una cerveza con clamato, camarones y pepino que será la dosis que tu cuerpo necesita para seguir el impulso festivo de la temporada.  Y, por supuesto, para curarte la cruda con mucho sabor, te recomendamos estos antojitos mexicanos infalibles:  Caldo de camarón  El caldo de camarón es una receta muy común en estados como Sinaloa y Veracruz. Puede prepararse de diferentes maneras, con camarón seco, fresco e incluso utilizando sus cáscaras. Con un toque picosito de chile y unas buenas gotas de limón, es la forma perfecta de acabar con la cruda.  Consomé de barbacoa La barbacoa es el platillo insignia del estado de Hidalgo y es que el secreto para ser tan sabrosa está en su preparación: se hace en un “horno de tierra”, es decir, en un agujero donde la carne se cubre con pencas de maguey asada. El resultado es una carne suave y jugosa que generalmente va acompañada de un consomé hecho a base de los jugos de la cocción y garbanzos. ¿Acaso hay mejor remedio para la resaca? Birria de res Después de una noche de fiesta, al día siguiente no pueden faltar unos buenos taquitos de birria. La birria es un platillo originario de Jalisco que se prepara con carne de chivo o de res, se baña en una deliciosa mezcla de chiles. De ahí ese sabor tan característico que pocos pueden resistir. Chilaquiles verdes Ya sean crujientes o aguados, los chilaquiles son una receta infalible si lo que quieres es vencer el mal de la cruda. La verdad es que, al ser un platillo tan fácil de hacer, pues prácticamente se trata de mezclar tortillitas fritas con una buena salsa verde, quesito, cremita y cebolla, es la opción favorita de los mexicanos. ¡Cuéntanos cuál es tu remedio casero favorito para curarte la cruda!  
Es difícil imaginar una cena de Acción de Gracias sin el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y, por supuesto, el característico pavo al centro de la mesa. Esta escena se repite múltiples veces en series de televisión, películas y anualmente en millones de hogares a lo largo y ancho de los Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. El Thanksgiving Day es tan importante en los Estados Unidos que está catalogado como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza a un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias. Si bien, expresar el agradecimiento por las buenas cosechas es una actividad muy común en los distintos festivales que se celebran alrededor del mundo, el concepto de la cena del Día de Acción de Gracias se remonta a un festín entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los Wampanoag. Aunque no se sabe la fecha exacta de ese mítico festín, se considera que la primera cena de Día de Acción de Gracias de la historia tuvo lugar en 1621, pues el cronista peregrino Edward Winslow hizo mención de los preparativos previos en una carta: “Ya que aseguramos nuestra cosecha, nuestro gobernador envió a cuatro hombres a cazar aves para que podamos alegrarnos juntos una vez que hemos reunido los frutos de nuestro trabajo. Los cuatro mataron tantas aves en un día que, con un poco de ayuda, duraron para la compañía casi una semana.” Por si fuera poco, Edward Winslow describe más adelante lo que parece ser la primer cena de Acción de Gracias de la que se tiene registro: “En ese momento, entre otras actividades, usamos nuestras armas, muchos de los nativos vinieron con nosotros, y entre ellos estuvo su gran rey Massasoit, con unas noventa personas, a quienes entretuvimos y celebramos durante tres días, y ellos salieron y cazaron cinco venados, que trajeron a la plantación y los concedieron a nuestro gobernador, al capitán y a algunos otros. Y a pesar de que no siempre será tan abundante, por la gracia de Dios, estamos tan lejos de la necesidad que deseamos compartir con ustedes nuestra abundancia”. De acuerdo con distintos historiadores, es poco probable que el pavo fuera el única ave al centro de la mesa en los festines de fin de la cosecha, pues diferentes productos de la cosecha, venados, cisnes, gansos, patos, y otras aves pequeñas también pudieron haber sido parte del menú como lo indica el recuento de Edward Winslow. Con el paso de los años, la tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra y su popularidad fue tal que en 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual que se celebra hasta nuestros días.
Uno de los regímenes alimenticios que ha cobrado relevancia en los últimos años por sus beneficios visibles en la reducción y mantenimiento del peso es la “Dieta Paleo”, que se refiere a un tipo de alimentación basado en lo que se consumía en la prehistoria –justamente en la era paleolítica, de ahí su nombre–, antes de que existiera la agricultura, es decir, en lo que se obtenía mediante la caza y la recolección, como carnes, pescado, frutas, verduras, semillas y frutos secos. Su fundador, el Dr. Loren Cordain, profesor en la Universidad Estatal de Colorado, señala que su concepto es extremadamente simple y lo resume así: “debemos comer alimentos similares a aquellos en los que evolucionamos y debemos evitar los alimentos que no fueron parte de nuestra evolución”. Aunque muchos de los alimentos que consumía el hombre ancestral ya no existen, este movimiento explica que “la Dieta Paleo moderna imita los alimentos que hubiéramos consumido en nuestro pasado histórico. Es lo más cercano que podemos llegar a una dieta no adulterada por métodos agrícolas modernos, cría de animales o alimentos procesados”. ¿Y por qué evitarlos? Este movimiento considera que gracias a la incorporación de los alimentos provenientes de la agricultura, como los lácteos, cereales y leguminosas, ahora tenemos enfermedades como obesidad, diabetes y padecimientos cardiacos, por eso convendría retomar esta dieta primaria. Voltear o no hacia un régimen “Paleo” Pero, ¿qué tan sencillo sería trasladar esta idea a nuestras condiciones actuales de vida? La nutrióloga del deporte Raquel Pérez de León García señala que el fundamento de esta dieta es que “el cuerpo está genéticamente preparado para una alimentación paleolítica”. Sin embargo, agrega la experta, aunque este régimen incluye alimentos base de un estilo de vida saludable, la ausencia de cereales integrales y leguminosas, que son buenas fuentes de fibra, vitaminas y otros nutrientes, podría generar deficiencias. En general, la Dieta Paleo es un régimen muy saludable, sin embargo no es para todos, aclara la especialista Pérez de León García: “una dieta correcta es la que incluye todos los grupos de alimentos y, por ejemplo, si eres una persona físicamente activa, puede ser que con el régimen Paleo no cubras tus requerimientos y que tu rendimiento baje al excluir muchos alimentos que son ricos en hidratos de carbono y fibra, como los cereales y las leguminosas”. De hecho, médicos, nutriólogos y diversas investigaciones sugieren que se pueden obtener los mismos beneficios de esta dieta si se come de todo pero de manera equilibrada y haciendo ejercicio. Si en tus planes está seguir la “Dieta Paleo”, ten en cuenta sus beneficios y posibles inconvenientes, aunque lo mejor que puedes hacer es acercarte con un nutriólogo para que pueda orientarte: Pros y contras de la Dieta Paleo Beneficios Se alcanza un peso saludable al evitarse casi todos los alimentos que son ricos en hidratos de carbono y que realmente son los que nos hacen subir de peso: harinas, azúcares, pastas y todos los alimentos procesados. Ayuda a controlar los niveles de glucosa y triglicéridos en sangre, así como la presión arterial, lo que contribuye a prevenir enfermedades cardiometabólicas como la diabetes tipo 2, sobrepeso, obesidad y padecimientos del del corazón, aunque en los estudios clínicos que se han realizado con ella, todavía no hay resultados a largo plazo de los posibles riesgos y beneficios de la dieta. Inconvenientes Seguir la Dieta Paleo no es algo muy práctico, ya que no se puede consumir ningún alimento procesado o empacado. Aunque implica comer más natural, lo cual es muy bueno, explica la nutrióloga Pérez de León García, necesitarás mayor tiempo para preparar tus alimentos, además de que deberás buscar formas para adaptarte en caso de que te inviten a comer o tengas alguna reunión social. Es mucho más caro comer así, por eso no está al alcance de todos. Si la dejas de hacer y empiezas a comer harinas, cereales y azúcares, puede venir el efecto rebote (si no lo haces correctamente).Lo que sí y lo que no en un régimen Paleo Alimentos permitidos Frutas Verduras Semillas Frutos secos Carnes bajas en grasa Pescado Aceites de oliva, aguacate, macadamia y coco Agua y tés herbales Raíces Alimentos prohibidos Cereales como el trigo, avena y cebada Leguminosas como las habas, lentejas, garbanzos y alubias Productos lácteos como leche y yogur Azúcar Comida procesada Sal Muy rara vez puedes comer o beber Café Vino y cerveza Azúcares naturales como la miel Harina de almendra o coco ¡Aliméntate en serio con Santander!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD