Cocinando Muffins para el Desayuno
Comida para Niños y Bebés

Cocinando Muffins para el Desayuno

Por Kiwilimón - Febrero 2012
El muffin guarda similitudes con la magdalena pero es un alimento distinto, debido a que presenta un sabor menos dulce y guarda otro tipo de elaboración, ingredientes, y sabores de toda clase. Se consume habitualmente en el desayuno o merienda. Aquí te dejamos algunas recetas que podrás considerar para cocinar en casa y complementar tu desayuno o merienda. Toma nota. Muffins de Chocolate y Cappucino Unos ricos pastelitos llamados "muffins" con chocolate, nuez y café. Muffins de Plátano y Nuez Una deliciosa receta de panquecitos, conocidos como "Muffins" en Estados Unidos, de plátanos con nuez. Ricos en un desayuno o con un te. Muffins de Blueberry Deliciosos muffins con el extraordianario toque de unas deliciosas blueberrys. Muffins al Whisky Estos muffins son deliciosos y super faciles de hacer, te van a encantar. Muffins con chispas de chocolate Deliciosos muffins perfectos para un cumpleaños. Muffins de Pera y Jengibre Ricos muffins de pera y jengibre caramelizado con un glaseado de jengibre. Muffins de Plátano Esta receta de muffins está muy rica. Esta hecha con plátanos, cocoa clásica y yogurt.
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Uno de tus propósitos de Año Nuevo es comenzar a ahorrar? No te esperes a que suenen las campanadas de la media noche para empezar a cuidar tu dinero. Sigue estos tips para hacer rendir más tu quincena y, ahora sí, comenzar a ahorrar. Haz un presupuesto para todo el mes. Primero lo primero. Calcula todos tus gastos y réstalos a tus ingresos. Así sabrás cuánto dinero debes destinar al pago de servicios, renta y transporte, y qué cantidad puedes usar para comprar comida.Planea tus menús de manera semanal. Olvídate de andar improvisando todos los días. Comienza el año haciendo un menú semanal. Piensa en platillos que incluyan más o menos los mismos ingredientes, así no tendrás que comprar tantas cosas y desperdiciarás menos.Haz una lista antes de ir al súper. Nunca te vuelvas a parar en el súper sin saber exactamente qué es lo que hace falta en la cocina. Después de planear las comidas para la semana revisa tu refrigerador y la alacena para saber qué falta. Y cuando vayas a la tienda, limítate a comprar solo lo que encuentres en la lista.Come un tentempié antes de ir de compras. Un súper tip de cómo ahorrar que nunca falla es: no ir al súper con el estómago vacío. Muchas veces terminamos comprando cosas que no necesitamos solo por el antojo. Para evitar esto come algo antes de ir de compras, así no caerás en la tentación del pasillo de galletas.Compra frutas y verduras de temporada. No solo es mucho más económico, sino que además te permite disfrutar de productos frescos y con mejor sabor. Investiga cuáles son las frutas y verduras de la temporada y diseña tus comidas usando estos ingredientes.Prepara tu lunch y snacks en casa. Las visitas a la tiendita y las comidas en el puesto de quesadillas pueden parecer gastos mínimos, pero a la larga te salen más caros que una comida en un buen restaurante. Lo mejor para ahorrar y para cuidar tu salud es preparar toda tu comida en casa. Ahora sí, inicia el año con el pie derecho y comienza a ahorrar desde hoy. Te recomendamos estas recetas RENDIDORAS:Pollo Alfredo con BrócoliPan de Elote fácil sin HarinaPapas cambray rellenas de queso cremaEnsalada de camarones picosos con toronja 
A nadie le gusta comenzar el año batallando, y menos por dinero. Lo malo es que con las fiestas decembrinas muchos terminaron tan gastados que todo el mes de enero se convierte en un verdadero suplicio. Si tú también te excediste un poquito en el Lupe-Reyes, estos tips te ayudarán a sobrevivir la cuesta de enero. Haz tu presupuesto. Suma todos los gastos y pagos pendientes que tengas que cubrir en enero. Cuando ya tengas el total de tus gastos, réstalo a tus ingresos. Si ves que todavía te sobra algo de dinero, la situación no es tan grave. Pero si ves que quedas en número rojos, ahí sí hay un problema. Si eso sucede, lo mejor que puedes hacer es planear menús diarios para saber cuánto dinero necesitas para poder preparar comida durante el mes o lo que resta de él. Aprovecha los descuentos. En la tan afamada cuesta de enero, las tiendas ofrecen verdaderas gangas en enero. Investiga qué promociones ofrecen los súper mercados o las tiendas departamentales para ver si te conviene comprar. Si tus finanzas están un poco más holgadas, puedes aprovechar los descuentos de enero para hacer compras preventivas.Prepara platillos que sean más rendidores. Concéntrate en usar ingredientes que sean económicos y rindan mucho, como puede ser la pasta o las papas. Existen muchas recetas econcómicas que pueden prepararse y rendir para muchas porciones. Si no tienes ni idea de qué puedes cocinar durante la cuesta de enero, aquí te compartimos algunas opciones:Nopales rellenos en caldillo de jitomateEspagueti a la crema con jamónTaquitos de carne de soya al pastorUsa los ingredientes de la temporada. Siempre será más fácil encontrar variedad de frutas verduras si sabes en qué época del año se dan con mayor facilidad y esto hará que tus menús también sean más variados y no necesariamente más costosos. Para enero te recomendamos preparar recetas que incluyan guayaba, jamaica, mandarina, naranja, tamarindo, tejocote, toronja, así como acelga, betabel, calabacita, coliflor, espinaca, pepino, entre otros.No desperdicies nada. Aunque esto es algo a aplicar durante todo el año y en cualquier situación, te será de mayor ayuda si lo pones en práctica en esta época. Ve al súper o al mercado, y guíate únicamente por las cosas que necesites, por la cantidad de verduras, frutas y carne o pollo que necesites. Si ves que en tu casa te queda alguna fruta que ya está muy madura, úsala para preparar un postre, o hazla mermelada. El chiste es no tirar nada.¿Necesitas más recetas para sobrevivir a la cuesta de enero? Revisa estas opciones: Tacos de Atún al PastorHamburguesitas de Atún con ChipotlePescadillas de Atún Fáciles
Mejorar tus hábitos alimenticios es una tarea mucho más sencilla de lo que algunas personas piensan. Sigue estos seis pasos y verás lo fácil que es cambiar poco a poco tu manera de comer.Lleva un diario de tus comidas. Comienza por anotar todo lo que comes: desde el desayuno, los entremeses y las bebidas hasta la cena. Pero no solo eso. También escribe la emoción o la sensación que tenías al comer algo. Por ejemplo: por la mañana podrías decir que tenías mucha prisa mientras tomabas tu taza de café, o que sentías algo de ansiedad al comer una bolsa de frituras antes de la hora de la comida.Identifica los principales problemas en tu alimentación. Cuando ya hayas registrado tu actividad alimenticia por varios días puedes comenzar a estudiar tu comportamiento. Esta es una manera muy sencilla de reconocer patrones negativos en tu alimentación. Tal vez no eres consciente de que tu trabajo te está estresando y que por eso estás comiendo en exceso, o que hay una situación particular en tu vida personal que te está generando ansiedad y te hace comer más de la cuenta.Establece metas que sean realistas. Para poder cambiar algo en tu vida tienes que sentir motivación. Y esta se adquiere cuando los objetivos son retadores, pero alcanzables. En otras palabras: no intentes hacer cambios tan pequeños que puedan considerarse  insignificantes, ni trates de revolucionar toda tu manera de vivir al cabo de unos días. Busca puntos intermedios para que puedas mejorar efectivamente tus hábitos alimenticios.Sigue al pie de la letra tu plan. Al tratar de hacer ajustes en tu estilo de vida, sobre todo en tu alimentación, es necesario que no pienses en excepciones, principalmente al inicio del proceso. Esto significa que, si has decidido desayunar todos los días, esta regla aplica de lunes a domingo, incluyendo el día de la semana más ocupado que tengas. Además de la disciplina, necesitarás mucho orden para poder cambiar tus hábitos.No te mates de hambre, ni de sed. Muchas personas creen que lo mejor que pueden hacer para bajar de peso es someterse a largos periodos de ayuno, pero ¿qué crees? Esto puede ser contraproducente. Otra cosa que también puede afectar tu proceso de cambio de hábitos alimenticios es la falta de líquidos. Como recomendación, procura comer cada cuatro horas y toma por lo menos dos litros de agua natural al día.Aprende a comer de todo. Para llevar una alimentación balanceada es necesario que comas de todo. Esto incluye verduras, frutas, carne, lácteos, pescados, etc. A menos que por cuestiones de salud u otras razones no puedas comer algunas cosas, te  recomendamos ampliar el abanico de ingredientes en tu cocina.No tienes que hacer grandes sacrificios para cambiar tus hábitos alimenticios. Solo necesitas mucha disciplina y orden. Organiza tu menú semanal con estas recetas:Caldo Tlalpeño Chilaquiles en salsa verde Tinga de Pollo Ensalada de manzana verde y lechuga 
Todos tenemos en nuestra cocina un tupper que quedó teñido de rojo por el chile rojo de un asado que guardamos ahí. Y aunque no se ve bonito, lo de menos es el aspecto de un refractario. El problema es cuando los utensilios de la cocina guardan olores de la comida. Si ya tienes varios platos o contenedores que huelen feo, aquí te decimos cómo quitar malos olores de vasos, platos, tuppers y todo aquel utensilio de cocina.RemojoCuando cocinas con cebolla, ajo o algún otro ingrediente de olor fuerte, lo mejor que puedes hacer es dejar el plato en cuestión de remojo. Llena un balde con agua y detergente para trastes y sumerge el utensilio que huela mal. Si no está muy impregnado, un par de minutos será suficiente para quitar el olor.Limón y salCuando los olores son un poco más difíciles, puedes usar la combinación de limón y sal. Frota el refractario con la mitad de un limón y sal. El jugo de limón neutraliza los olores, mientras que la sal ayuda a extraer cualquier resto de comida que pueda estar provocando el mal olor. Solo ten cuidado con los materiales en los que aplicas esta técnica, ya que pueden rallarse los utensilios.Vinagre y bicarbonatoOtra opción que también funciona muy bien para quitar los malos olores es mezclar vinagre con bicarbonato de sodio. En un recipiente grande pon suficiente agua (de preferencia tibia o caliente) y agrega el vinagre con el bicarbonato. Sumerge los utensilios y déjalos reposar por lo menos media hora. Después lávalos como acostumbras hacerlo.CloroEsta alternativa es efectiva, pero requiere mucho cuidado. Te sugerimos usar cloro con tu jabón cuando los trastes estuvieron en contacto con alimentos crudos, como puede ser carne de pollo, mariscos o cerdo. Ten cuidado de usar solo unas gotitas porque puede ser peligroso. Enjuaga muy bien los utensilios.Pon en práctica estos tips y cuéntanos cuáles te funcionan mejor.Estas recetas te pueden interesar:Tortitas de salmón a la mexicana con salsa de aguacateSalteado de carne con brócoliHuevos a la cazuela con poblanoTilapia a la veracruzana
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD