Cómo cuidar niños con diabetes en la escuela
Comida para Niños y Bebés

Cómo cuidar niños con diabetes en la escuela

Por Kiwilimón - Marzo 2013
La diabetes es una enfermedad que cambia el estilo de vida de las personas que la padecen. Si se toman las precauciones necesarias desde el inicio, podemos tener una vida saludable y sin complicaciones por éste padecimiento. Para un adulto tener diabetes es difícil, para los niños puede ser aún más porque deberán aprender desde pequeños a llevar un ritmo y estilo de vida específico, sobretodo porque no muchas personas saben tratar la diabetes en la escuela. La  American Diabetes Association hace algunas recomendaciones para tratar la diabetes en la escuela: 1. Recordar que cada niño con diabetes es diferente. Cada niño puede tener diferentes síntomas de la hipoglucemia. Las situaciones que pueden afectar el nivel de azúcar en la sangre de los estudiantes son la insulina, los alimentos que comen, ejercicio, enfermedades, estrés y los cambios en la rutina. 2. Sea discreto. Comente el caso con el maestro de su hijo para que éste no llame la atención de manera innecesaria a su hijo. Un estudiante con diabetes pueden tener que comer bocadillos periódicamente en el aula. Recuerde, ellos deben comer cuando sienten disminución de azúcar en la sangre. Esta no es una elección, sino una necesidad. 3. Proporcionar recordatorios discretos y amables. Establezca horarios definidos para la hora de la colación o lunch de su hijo y haga que él los recuerde. Comente esto con el maestro de su hijo para que él pueda recordarle la hora en que hay que comer. 4. No etiquete a los niños con diabetes. A ninguna madre le gustaría que su hijo fuera conocido en la escuela como el "niño diabético". 5. No simpatía; si empatía. Los niños con diabetes necesitan comprensión, aceptación y apoyo, pero no muestras de trato diferente a los demás. 6. Esté preparado. Procure que su hijo siempre lleve consigo un bocadillo rápido y portátil, como galletas o una lata pequeña de jugo. 7. Nunca deje a un niño solo cuando esté experimentando hipoglucemia. Si su hijo con diabetes dice que se siente bajo de azúcar, déle un bocadillo con carbohidratos de acción rápida como jugo de fruta, refresco o tabletas de glucosa y manténgase a su lado hasta que los síntomas desaparezcan o hasta que llegue ayuda. 8. Permita idas al baño sin restricciones. Hágale saber al niño que está bien ir al baño cuando sea necesario, y que tenga una botella de agua disponible para cuando el azúcar en su sangre es alta. Si el azúcar en su sangre es alta, la respuesta natural del cuerpo es la de eliminar el exceso de glucosa mediante la orina. Comunique esto al maestro de su hijo. 9. Sea paciente. El niño con diabetes pueden tener problemas menores con la organización. Tanto los niveles altos y bajos de azúcar puede hacer que sea difícil para el niño concentrarse en algunas ocasiones. 10. Comunicarse con todos los involucrados. Trabajar en equipo con el niño con diabetes, sus cuidadores, la enfermera de la escuela y otros educadores será importante porque todos trabajaran por un mismo objetivo, la salud de su hijo. 11. Aprenda todo lo que pueda acerca de la diabetes en los niños. Considere la posibilidad de completar un programa de entrenamiento para que pueda realizar las tareas esenciales en el cuidado de la diabetes, tales como el monitoreo de glucosa en sangre y la administración de insulina y glucagon. Su voluntad de hacerlo le ayudará a asegurarse de que su hijo reciba la atención adecuada y alcance el rendimiento académico óptimo Sabemos que el proceso de aprendizaje para tratar a los niños con diabetes no es tan fácil, aún así debe saber que no se encuentra solo en el camino y que hay personas especializadas en el tema que pueden asistirlo.   Algunas recetas que pueden ser de utilidad para snacks infantiles dentro de la escuela son: Corazones de fruta. Banderillas de frutas para acompañar cualquier desayuno. Sandwich bajo en carbohidratos. Los rollitos de lechuga tipo sandwich son un snack ligero y bajo en carbohidratos para los que están a dieta ya que solo tienen 140 calorías. Ensalada de jicama. Una rica y refrescante ensalada de jicama con aderezo de limón y cilantro. Brochetas de fruta y verdura. Lo mejor de esta receta de brochetas de fruta para el lunch es que puedes prepararlas con la fruta o verdura que más le guste a tus niños y decorarla como tu prefieras. Flores de cereal. Estas ricas flores estan hechas con cereal y malvaviscos. Barra de muesli. El muesli es una deliciosa combinación muy saludable y rica en proteínas. Es recomendable para empezar el día con toda la energía.

Si quieres conocer nuestra sección especial de bebés y niños, haz click aquí

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Hablar de mermelada puede ser un tema que te cause gran felicidad, porque quién no le quiere poner un poco de sabor a un pan tostado, a la fruta, a los hotcakes, o simplemente comer una cucharada de dulce sabor para levantar el ánimo en un día complicado. ¡Claro, sin pensar en que estás fallándole a tu tan comprometida misión con la dieta!Por lo tanto, cuando elijas la mermelada adecuada, no sólo debes pensar en calidad, sino en que esa mermelada se convertirá en el mejor complemento para cualquier hora del día, ya sea desayunar, el snack de media tarde o la cena. Y es que hoy por hoy, lo que más se necesita en casa es tener productos prácticos, que te solucionen un día acelerado o con poco tiempo para complementar tus alimentos. Así que, cuando pienses en cómo saber cuál es la mejor mermelada, no necesitarás recorrer todo el pasillo del súper, sólo ten en la mente que el producto que coloques en tu carrito de compras debe estar elaborado con ingredientes naturales, sin conservadores, sin azúcares añadidas y que dentro del frasco encuentres la cantidad adecuada de fruta 100% natural, pero sobre todo, que la puedas tener en una variedad de sabores para ti o las personas especiales con quienes la compartes. ¿Cuál es la mejor opción? Aquellas que tienen una selecta variedad de sabores, como las Mermeladas Smucker’s, que ofrecen todo lo que necesitas en un solo frasco y que además podrás combinar perfecto con tus demás alimentos guardados en la alacena. ¡Entre más colores, más sabores!Así que, en tu próxima visita al súper, no olvides comprar alguno de los sabores de Smucker’s, que pueden ser desde fresa, mora azul, naranja, chabacano, zarzamora, cereza o frambuesa. ¿Sabías que, comprometidos con todos los estilos de vida, también tienen productos bajos en azúcar y totalmente sin azúcar? Además, asegurarte de la calidad de tus productos será fácil, pues estarás comprando una mermelada con más de 30 años de tradición.
Hoy en día vivimos un ritmo vertiginoso, siempre estamos llenos de presión, cosas por hacer y pendientes que derivan en que nos sintamos estresados y agobiados, y con la mente girando al mil por ciento. Con un ritmo de vida tan acelerado, es necesario hacer una pausa y poner la mente en calma.Una manera fácil y práctica de relajarte es tener un hobbie o pasatiempo, pues además de que te hará mejorar en alguna habilidad, te ayudará a controlar la ansiedad, tener una mejor autoestima, te ayudará con la concentración, romperá positivamente la rutina y podrás aprender una nueva habilidad.Este año, preuba relajarte aprendiendo algún hobbie como los que te mostramos a continuación.-JardineríaHacerte cargo de una o más plantas es una actividad que puede ser apasionante, pues requieren de cuidados específicos. Ver cómo crecen, además del contacto de la tierra, el agua y el procedimiento utilizado para su manutención puede resultar muy relajante. Crear macetas con materiales reciclados, pintarlas y darles un nuevo uso será muy satisfactorio. -Organizadores DIYNo hay nada más motivador y relajante que darle un giro a la decoración de tu hogar. Puedes pintar, reacomodar muebles y hasta crear nuevos adornos y objetos de organización, y observar qué efecto podrían tener los cambios. Además, esta actividad puede realizarse tanto individualmente como en grupo para involucrar a los demás miembros de la familia.-Cocinar postresUna de las actividades más relajantes es cocinar. Donna Pincus, profesora de Ciencias Psicológicas y del Cerebro en la Universidad de Boston, confirmó que la repostería tiene la ventaja de permitir que las personas se expresen. Una forma de comunicar nuestros sentimientos es cocinar para otros. Saca tus dotes artísticas y creativas al decorar los postres que realices y con ello pasarás horas de relajación. -Manualidades con ReciclajeHacer manualidades es un método común de entretenimiento, incluso para los niños. Estos elementos decorativos pueden ser empleados en la vida real. Con materiales reciclados o con cosas que tenemos en casa, seguro pasarás mucho tiempo plasmando tu talento y creatividad. -TejerTejer es una actividad que hoy en día está regresando, ya que se trata de una afición que puede resultar muy estimulante a la par que creativa y productiva. Podrás realizar prendas para ti, para tus seres queridos e incluso también podrías hacer un negocio de esto. Te recomendamos poner en práctica alguna de estas actividades, ya que aprenderás nuevas habilidades, podrás echar a volar tu imaginación y también te servirá para relajarte.
Puede que la idea te parezca descabellada pero comer insectos no sólo será toda una experiencia culinaria y de sabor, además este alimento está lleno de nutrientes que son muy benéficos para la salud, por lo que no debes dudar en incorporarlo a tu dieta. Según un estudio presentado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) durante la Conferencia Internacional sobre los Bosques para la Seguridad Alimentaria y Nutricional, los insectos forman parte de las dietas tradicionales de al menos 2 mil millones de personas.Beneficios de comer insectosEntre las principales razones de por qué comer insectos es nutritivo y bueno para la salud de las personas, podrás encontrar las siguientes.Ayudan a ganar músculo. Estudios afirman que mientras que para subir 1 kilo de masa muscular se necesita consumir hasta 8 kilos de carne de ganado, sólo se requieren 2 kilos de insectos para el mismo resultado.Reducen enfermedades. A diferencia de la carne animal, los insectos no transmiten enfermedades a los humanos y no representan un riesgo para la salud.Mejoran la digestión. Gracias a la estructura rígida de sus cuerpos, los insectos aportan fibra y nutrientes que promueven la digestión, fortalecen la regeneración del tejido y flora intestinal.¿Para quiénes están recomendados?Niños en etapas de crecimiento.Gente con desnutrición y deficiencia de minerales.Deportistas de alto rendimientoPersonas que quieran ganar masa muscular.¿Qué insectos son comestibles?Aunque hasta 80 por ciento de los insectos son comestibles, los más utilizados en la cocina son escarabajos, orugas, grillos, abejas, avispas y hormigas.Se pueden comer crudos, asados o fritos cuando están enteros, o molerlos hasta formar un polvo que puede ser incluido como sazonador o formar una pasta con la que se crean desde panes, hasta leches. Las opciones son infinitas.Ahora que sabes por qué comer insectos es nutritivo y bueno para la salud de las personas, ¡atrévete a intentarlo!
¿Alguna vez te has puesto a pensar por qué comemos? ¿Cómo es el mecanismo de nuestro cuerpo que nos avisa cuando necesita comer? ¿Conoces la diferencia entre hambre y apetito? Para saber por qué comemos, es importante que tengas claro qué son el hambre y el apetito, dos conceptos diferentes y que muchas veces no sabemos diferenciar, incluso pensamos que son sinónimo y no lo son.El hambre es el instinto de supervivencia que impulsa a alimentarnos cuando el organismo lo requiere. El apetito es la sensación de comer, influenciada por aspectos psicológicos de la persona como el deseo de comer por placer, felicidad, aburrimiento, tristeza, ansiedad.Como todo en nuestro organismo, el apetito va cambiando conforme vamos creciendo y es preciso conocer sus etapas, para así aprender a comer mejor. Primer decenio, de los 0 a los 10 añosEn esta etapa es cuando se experimenta un mayor y rápido crecimiento. Es cuando los niños pueden adquirir los hábitos que, posiblemente, los acompañen toda su vida, es por eso que es muy importante que los pequeños aprendan a distinguir la comida que verdaderamente los nutre, pues lo que aprendan durante los primeros años de su vida determinará qué tan saludable será de adulto. Segundo decenio, de los 10 a los 20 añosYa en la adolescencia, con los cambios fisiológicos viene un aumento de apetito. Durante esta etapa, la relación con la comida suele ser más vulnerable, pues es cuando llega la pubertad, los jóvenes suelen estar más influenciados y son propensos a caer con comida que pueda provocar desnutrición u obesidad. Durante esta edad del apetito, las mujeres son más propensas a padecer deficiencias nutricionales por su biología reproductiva. Tercer decenio, de los 20 a los 30 añosEn la edad adulta joven, se producen cambios importantes que pueden causar un aumento de peso, por ejemplo, la vida universitaria, vivir en pareja o tener hijos; es cuando nos relajamos y no somos tan estrictos en la alimentación. También es la edad en la que podemos caer en excesos. Cuarto decenio, de los 30 a los 40 añosLa vida laboral en la edad adulta trae consigo los efectos del estrés, que según se ha demostrado, ocasiona cambios en el apetito y los hábitos alimentarios en 80% de la población. Esos efectos pueden consistir tanto en despertar un apetito voraz, como en ocasionar una pérdida de este. Quinto decenio, de los 40 a los 50 añosLa Organización Mundial de la Salud destaca que el tabaquismo, la dieta poco saludable, la falta de actividad física y el problema de la bebida son los factores del estilo de vida que más repercuten en la salud y la mortalidad. Es en estos años cuando los adultos deben cambiar su comportamiento en función de las necesidades de salud, pero con frecuencia los síntomas de la enfermedad son invisibles.Sexto decenio, de los 50 a los 60 añosEn este periodo comienza la pérdida progresiva de masa muscular y continúa de manera constante a medida que avanzamos en edad. Este fenómeno se denomina sarcopenia.Mantener una dieta saludable y variada, y practicar actividad física es fundamental para reducir los efectos del envejecimiento.Séptimo decenio, de los 60 a los 70 años y másLa vejez conlleva la falta de apetito y de hambre, lo que da lugar a una pérdida de peso involuntaria y una mayor fragilidad. La disminución del apetito también puede ser consecuencia de una afección concreta, como, por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer.La alimentación es una experiencia social, por lo que factores como la pobreza, la pérdida de la pareja o un familiar, y el hecho de comer sin compañía, afectan la sensación de placer que se obtiene al comer.Otros efectos de la vejez, como las dificultades para tragar, los problemas dentales y la pérdida de gusto y olfato también interfieren en el deseo de comer y en los beneficios que obtenemos de esa práctica.Se dice que lo que no se conoce, no se puede mejorar, así que una vez que conoces las etapas del apetito y cómo van cambiando las situaciones y requerimientos de cada edad, puedes saber cómo llevar una vida más saludable y comer mejor.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD