Cómo cuidar niños con diabetes en la escuela
Comida para Niños y Bebés

Cómo cuidar niños con diabetes en la escuela

Por Kiwilimón - Marzo 2013
La diabetes es una enfermedad que cambia el estilo de vida de las personas que la padecen. Si se toman las precauciones necesarias desde el inicio, podemos tener una vida saludable y sin complicaciones por éste padecimiento. Para un adulto tener diabetes es difícil, para los niños puede ser aún más porque deberán aprender desde pequeños a llevar un ritmo y estilo de vida específico, sobretodo porque no muchas personas saben tratar la diabetes en la escuela. La  American Diabetes Association hace algunas recomendaciones para tratar la diabetes en la escuela: 1. Recordar que cada niño con diabetes es diferente. Cada niño puede tener diferentes síntomas de la hipoglucemia. Las situaciones que pueden afectar el nivel de azúcar en la sangre de los estudiantes son la insulina, los alimentos que comen, ejercicio, enfermedades, estrés y los cambios en la rutina. 2. Sea discreto. Comente el caso con el maestro de su hijo para que éste no llame la atención de manera innecesaria a su hijo. Un estudiante con diabetes pueden tener que comer bocadillos periódicamente en el aula. Recuerde, ellos deben comer cuando sienten disminución de azúcar en la sangre. Esta no es una elección, sino una necesidad. 3. Proporcionar recordatorios discretos y amables. Establezca horarios definidos para la hora de la colación o lunch de su hijo y haga que él los recuerde. Comente esto con el maestro de su hijo para que él pueda recordarle la hora en que hay que comer. 4. No etiquete a los niños con diabetes. A ninguna madre le gustaría que su hijo fuera conocido en la escuela como el "niño diabético". 5. No simpatía; si empatía. Los niños con diabetes necesitan comprensión, aceptación y apoyo, pero no muestras de trato diferente a los demás. 6. Esté preparado. Procure que su hijo siempre lleve consigo un bocadillo rápido y portátil, como galletas o una lata pequeña de jugo. 7. Nunca deje a un niño solo cuando esté experimentando hipoglucemia. Si su hijo con diabetes dice que se siente bajo de azúcar, déle un bocadillo con carbohidratos de acción rápida como jugo de fruta, refresco o tabletas de glucosa y manténgase a su lado hasta que los síntomas desaparezcan o hasta que llegue ayuda. 8. Permita idas al baño sin restricciones. Hágale saber al niño que está bien ir al baño cuando sea necesario, y que tenga una botella de agua disponible para cuando el azúcar en su sangre es alta. Si el azúcar en su sangre es alta, la respuesta natural del cuerpo es la de eliminar el exceso de glucosa mediante la orina. Comunique esto al maestro de su hijo. 9. Sea paciente. El niño con diabetes pueden tener problemas menores con la organización. Tanto los niveles altos y bajos de azúcar puede hacer que sea difícil para el niño concentrarse en algunas ocasiones. 10. Comunicarse con todos los involucrados. Trabajar en equipo con el niño con diabetes, sus cuidadores, la enfermera de la escuela y otros educadores será importante porque todos trabajaran por un mismo objetivo, la salud de su hijo. 11. Aprenda todo lo que pueda acerca de la diabetes en los niños. Considere la posibilidad de completar un programa de entrenamiento para que pueda realizar las tareas esenciales en el cuidado de la diabetes, tales como el monitoreo de glucosa en sangre y la administración de insulina y glucagon. Su voluntad de hacerlo le ayudará a asegurarse de que su hijo reciba la atención adecuada y alcance el rendimiento académico óptimo Sabemos que el proceso de aprendizaje para tratar a los niños con diabetes no es tan fácil, aún así debe saber que no se encuentra solo en el camino y que hay personas especializadas en el tema que pueden asistirlo.   Algunas recetas que pueden ser de utilidad para snacks infantiles dentro de la escuela son: Corazones de fruta. Banderillas de frutas para acompañar cualquier desayuno. Sandwich bajo en carbohidratos. Los rollitos de lechuga tipo sandwich son un snack ligero y bajo en carbohidratos para los que están a dieta ya que solo tienen 140 calorías. Ensalada de jicama. Una rica y refrescante ensalada de jicama con aderezo de limón y cilantro. Brochetas de fruta y verdura. Lo mejor de esta receta de brochetas de fruta para el lunch es que puedes prepararlas con la fruta o verdura que más le guste a tus niños y decorarla como tu prefieras. Flores de cereal. Estas ricas flores estan hechas con cereal y malvaviscos. Barra de muesli. El muesli es una deliciosa combinación muy saludable y rica en proteínas. Es recomendable para empezar el día con toda la energía.

Si quieres conocer nuestra sección especial de bebés y niños, haz click aquí

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Ricos en antioxidantes y en sabor, la piña y la alcachofa son dos ingredientes que se han popularizado por su consumo mezclados en un té, y que tienen beneficios para la salud como ayudar a la digestión, entre otros.No existen evidencias científicas de que el té de alcachofa y piña sirva para bajar de peso, pero sí puede ser una bebida para acompañar tus comidas, que se puede tomar caliente o fría, para refrescarte.La piña es una fruta llena de nutrientes, antioxidantes y otros compuestos útiles, como enzimas que pueden combatir la inflamación y las enfermedades, entre sus beneficios se incluye ayudar a la digestión, aumentar la inmunidad y acelerar la recuperación de una cirugía, por ejemplo.Por su parte, la alcachofa tiene beneficios como niveles más bajos de azúcar en sangre y una mejor digestión, salud del corazón y salud del hígado.Té de piña y alcachofa para la digestiónTanto las alcachofas como la piña son una gran fuente de fibra, por lo que el té puede ayudar a mantener el sistema digestivo saludable al promover bacterias intestinales amigables, reducir el riesgo de ciertos cánceres intestinales y aliviar el estreñimiento y la diarrea.Las alcachofas contienen inulina, un tipo de fibra que actúa como prebiótico, mientras que el extracto de alcachofa también puede aliviar los síntomas de indigestión, como hinchazón, náuseas y acidez estomacal, y la cinarina, un compuesto natural de las alcachofas, puede causar efectos positivos al estimular la producción de bilis, acelerar el movimiento intestinal y mejorar la digestión de ciertas grasas.Las piñas contienen un grupo de enzimas digestivas conocidas como bromelina, útiles para las personas con insuficiencia pancreática, una afección en la que el páncreas no puede producir suficientes enzimas digestivas. La mayor parte de la bromelina se encuentra en la piel de la piña, por lo que hacer el té con esta y hojas de alcachofa será la forma más provechosa de prepararlo y beneficiarte de estas propiedades digestivas del té de piña con alcachofa.
Un toque de vino siempre le da un gran giro a los platillos y es una gran forma de hacer especial una comida o una cena, porque además se puede integrar en bebidas, postres o platos fuertes. Pero quizá la duda sobre qué vino usar para cocinar llega cada que quieres preparar un menú diferente.Para ayudarte a resolver esta duda, te contaremos un poco sobre los usos del vino en la cocina y lo mejor de todo, te damos las mejores recetas para poner manos a la obra. El vino tiene tres usos principales en la cocina: como ingrediente para marinar, como líquido de cocción y como aromatizante en un plato terminado.Su principal función al momento de añadirlo en un platillo es intensificar, realzar y acentuar el sabor y el aroma de la comida, es decir, no buscamos un vino para enmascarar el sabor de lo que cocinamos, sino para fortalecerlo. Quizá por eso Vinos California son una gran opción para preparar, por ejemplo, un pulpo a las brasas con vino tinto.Como principio general que aplica igual con cualquier condimento que se usa para cocinar, hay que tener cuidado con la cantidad de vino que se usa, pues añadir muy poco no nos dará resultado, pero demasiado será abrumador. Una pequeña cantidad de vino realzará el sabor del plato.Por otra parte, si te preocupa que tu comida sepa demasiado a alcohol, el alcohol del vino se evapora mientras se cocina la comida y solo queda el sabor, y si lo hierves, se concentra el sabor, incluida su acidez y su dulzor. Es así como se usa para hacer Pulpo Braseado en Vino, un platillo que queda delicioso gracias a que combina Vino Tinto y Vino Blanco California.Finalmente, la última recomendación para obtener mejores resultados al usar vino para cocinar es que jamás lo agregues a un plato justo antes de servir. El vino debe hervir a fuego lento con la comida o la salsa para realzar el sabor del plato; a medida que el vino se cuece y se reduce, se convierte en un extracto que aromatiza. Además, necesitará tiempo para soltar su sabor en tu platillo, así que espere unos 10 minutos o más, pruébalo y entonces decide si necesitas agregar más vino.Si quieres preparar un Pulpo Braseado en Vino, una pasta al vino tinto con champiñones, chorizo y tocino, o unas carnitas con vino, la opción sencilla y que le dejará un gran sabor a estas comidas sin duda es Vinos California, porque no sólo podrás incluir vino tinto, sino también blanco y rosado, con sus recetas deliciosas y su paso a paso de la mano de la gran chef mexicana Zahie Tellez.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD