La comida en los primeros meses de tu bebé
KiwiBaby

La comida en los primeros meses de tu bebé

Por Kiwilimón - Julio 2011
  La comida es uno de los factores más importantes para el desarrollo, bienestar y salud de nuestros hijos y es por esto que se le debe de dar una gran importancia a la misma. Durante los primeros 4 a 6 meses de tu bebe la única comida recomendada es la leche materna o cuando no es posible otorgar esta, leche en formula. Durante estos meses se establecen los primeros lazos del bebe con la comida y con la seguridad que esta representa para ellos. Mi hija siempre comió muy bien por lo cual el pediatra me recomendó que comencemos con comida hasta los 6 meses, pero es importante que recuerdes que cada bebe es diferente y lo mejor es seguir los consejos de tu pediatra sobre cuando introducir sólidos.   Arroz o Avena Que emoción cuando el pediatra me dijo que podía probar de darle cereal a mi hija, ¡su primera comida fuera de la leche materna! Las instrucciones fueron simples: Dale una cucharada al día de arroz o avena diluida en leche. Decidí comenzar esta comida por la noche con la espera que esto logre llenar a mi hija por mas tiempo y así logre dormir ya sus 12 horas completas. Tratando de seguir mi filosofía de “frescura” en los alimentos decidí hervir arroz, molerlo y combinarlo con la leche (en vez de utilizar los polvos de cereal ya procesados que uno puede comprar en el supermercado). El resultado no fue el esperado. Durante la comida mi hija disfruto mucho la cuchara, la nueva textura y el sabor, la puse a dormir y pensé que había sido todo un éxito, pero al siguiente día aprendí mi primera lección: EL ARROZ PUEDE TAPAR A LOS BEBES, por lo cual tuve que ver a mi hija vivir su primer momento de constipación, mala experiencia. Después de esto el pediatra me recomendó que mejor le demos avena, dada mi experiencia preferí darle una avena para bebes y el resultado fue mejor, aunque es importante que también comparta mi segunda lección: LA AVENA PUEDE SOLTAR A LOS BEBÉS. Recetas recomendadas para bebés:Papilla de ManzanaPapilla de ZanahoriaPapilla de Frambuesa
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Una taza de café siempre es rica, ¿o no? ¿Realmente hay una diferencia entre el café de grano y el café soluble? Conoce más acerca de los tipos de café y sus diferencias. TiempoEvidentemente, la diferencia más notable entre tomar café de grano y café soluble es el tiempo que se tiene que invertir en su preparación. Para preparar una taza de café instantáneo no necesitas más que agua caliente, café y unos segundos. En cambio, la preparación del café de grano implica una elaboración un poco más compleja que requiere varios minutos. PracticidadEsto va de la mano del tiempo. Mientras que el café soluble puede prepararse con la ayuda de una sola cuchara, para el café de grano se necesitan varios instrumentos. Puede ser una cafetera, una prensa francesa, un filtro, etc. El punto es que el café de grano requiere más tiempo y elaboración. De hecho, para algunas personas su preparación es casi como un ritual. SaborLos amantes del café dirán que el café de grano tiene un mejor sabor, pero esto depende mucho del gusto de cada persona. Por un lado, el café soluble suele tener un sabor un poco más amargo y fuerte; mientras que el café de grano tiene una variedad de sabores más amplia. La razón de esta diferencia está en los aceites naturales, que solo se conservan en el café de grano.BeneficiosBeber café ofrece grandes ventajas para la salud. Afortunadamente estos beneficios varían muy poco entre la versión en grano y la soluble. Se calcula que la aportación de antioxidantes es muy similar entre uno y otro. Tal vez la única diferencia es el nivel de cafeína, ya que los cafés solubles solo contienen la mitad respecto al café recién hecho. CostoSiendo la opción más práctica, lógicamente el café soluble es más económico que el de grano. Al no necesitar equipo o herramientas especiales, el café instantáneo es una opción más barata en comparación con la bebida hecha a partir del grano. No importa cuál tipo de café elijas. Inicia tu día con una deliciosa taza y disfruta el aroma y el sabor del café.
¿Cuántas veces no te has equivocado eligiendo los aguacates? A veces por más empeño que pongamos parece que no le atinamos. Pero no te preocupes: llegó el momento de descubrir cómo elegir el aguacate perfecto y no morir en el intento.Para muchas personas encontrar el punto exacto de su maduración no es algo fácil, pero como buen mexicano es casi un deber saber cómo elegir el mejor aguacate, por eso queremos ayudarte a que hagas una buena elección.Suficiente suavidad. La prueba básica y la que todos utilizamos para saber si el aguacate se encuentra listo es presionar el aguacate. Aquí el truco: presiona suavemente el aguacate, si la parte que hundiste vuelve a su lugar, es el aguacate perfecto.Tallo. Un signo clave para saber qué tan pasado o inmaduro está el aguacate es algo muy sencillo pero que la mayoría desconoce. Si el tallo es negro quiere decir que ya está pasado, si está verde es que aún le falta un poco, pero si tiene una tonalidad amarilla entonces está en su punto.Olor. Seguro conoces el olor del aguacate. No es que estando al punto huela distinto, pero si tiene un aroma desagradable es un signo de que se encuentra en mal estado.Hay que agitarlo. Acercarse el aguacate y agitarlo un poco puede ayudarte a identificar un buen aguacate. Si logras escuchar cómo se mueve el hueso es que ya está listo. Cuando se encuentra maduro, la semilla se desprende de la fruta y por eso es fácil escucharlaAhora que sabes los pasos exactos para elegir el aguacate perfecto, no puedes equivocarte: ¡es hora de cocinar con aguacate!Te recomendamos ver estas RECETAS: AGUACATE RELLENO EN SALSA DE POLLOADEREZO DE AGUACATE CON YOGHURT GRIEGO
La Navidad es una de las fechas más importantes para los niños, y no solo por los regalos. Los colores, la decoración, los postres y el ambiente general que se vive en esta época hacen que la Navidad sea una fiesta muy especial para los pequeños. Sin embargo, al momento de organizar las celebraciones navideñas, muchas de estas reuniones parecen estar hechas pensando solo en los adultos. ¡Gran error! Asegúrate de que todos tus comensales, incluyendo tus hijos y los de tus invitados, disfruten por igual la cena de Navidad siguiendo estas recomendaciones:Haz un ambiente agradable para ellos.Las fiestas en las que la decoración está tan perfecta que los invitados no deben moverse de su lugar para no arruinar nada son una verdadera pesadilla para los chiquitos. Si sabes que vas a recibir niños en tu cena de Navidad, prepara un espacio especial para ellos. Una mesa en la que no importa si tiran el refresco o donde los centros de mesa no pueden romperse. Con este pequeño detalle tú estarás más a gusto y ellos más tranquilos.Déjalos que participen.A los niños no les gusta llegar a un lugar, sentarse y solo ser observadores. Dales la oportunidad de participar y disfrutar del espíritu navideño. Antes de que lleguen, hornea unas galletas con formas variadas y haz betún de diferentes colores. Cuando los niños estén en tu casa, pídeles que te ayuden a decorar las galletas. Probablemente no queden tan bien como las tuyas, pero ellos estarán encantados de colaborar.Ofrece comida especial para los pequeños.Otro gran error de las fiestas navideñas es la comida. Sí, por supuesto el foie gras, el caviar, los ostiones o el queso azul son alimentos delicatesen, pero sus sabores son demasiado fuertes para el paladar de un niño. Cuando vayas a tener invitados infantiles prepara un menú más ad hoc con sus gustos. No tiene que ser una comida súper elaborada, solo algo con lo que están familiarizados.Organiza actividades que les gusten.Es ingenuo pretender que un niño puede llegar a una reunión, sentarse, platicar y convivir con el resto de los invitados como lo haría un adulto. A los niños les gusta estar haciendo algo. Y si no quieres que se entretengan con las esferas de tu árbol de Navidad, mejor organiza alguna actividad. Tal vez alguna manualidad o un juego.Recetas especiales para niños:Pasta de coditos con jamón fríaQuiche de jamón y queso Galletas de azúcar navideñas Galletitas de mantequilla
Mejorar tus hábitos alimenticios es una tarea mucho más sencilla de lo que algunas personas piensan. Sigue estos seis pasos y verás lo fácil que es cambiar poco a poco tu manera de comer.Lleva un diario de tus comidas. Comienza por anotar todo lo que comes: desde el desayuno, los entremeses y las bebidas hasta la cena. Pero no solo eso. También escribe la emoción o la sensación que tenías al comer algo. Por ejemplo: por la mañana podrías decir que tenías mucha prisa mientras tomabas tu taza de café, o que sentías algo de ansiedad al comer una bolsa de frituras antes de la hora de la comida.Identifica los principales problemas en tu alimentación. Cuando ya hayas registrado tu actividad alimenticia por varios días puedes comenzar a estudiar tu comportamiento. Esta es una manera muy sencilla de reconocer patrones negativos en tu alimentación. Tal vez no eres consciente de que tu trabajo te está estresando y que por eso estás comiendo en exceso, o que hay una situación particular en tu vida personal que te está generando ansiedad y te hace comer más de la cuenta.Establece metas que sean realistas. Para poder cambiar algo en tu vida tienes que sentir motivación. Y esta se adquiere cuando los objetivos son retadores, pero alcanzables. En otras palabras: no intentes hacer cambios tan pequeños que puedan considerarse  insignificantes, ni trates de revolucionar toda tu manera de vivir al cabo de unos días. Busca puntos intermedios para que puedas mejorar efectivamente tus hábitos alimenticios.Sigue al pie de la letra tu plan. Al tratar de hacer ajustes en tu estilo de vida, sobre todo en tu alimentación, es necesario que no pienses en excepciones, principalmente al inicio del proceso. Esto significa que, si has decidido desayunar todos los días, esta regla aplica de lunes a domingo, incluyendo el día de la semana más ocupado que tengas. Además de la disciplina, necesitarás mucho orden para poder cambiar tus hábitos.No te mates de hambre, ni de sed. Muchas personas creen que lo mejor que pueden hacer para bajar de peso es someterse a largos periodos de ayuno, pero ¿qué crees? Esto puede ser contraproducente. Otra cosa que también puede afectar tu proceso de cambio de hábitos alimenticios es la falta de líquidos. Como recomendación, procura comer cada cuatro horas y toma por lo menos dos litros de agua natural al día.Aprende a comer de todo. Para llevar una alimentación balanceada es necesario que comas de todo. Esto incluye verduras, frutas, carne, lácteos, pescados, etc. A menos que por cuestiones de salud u otras razones no puedas comer algunas cosas, te  recomendamos ampliar el abanico de ingredientes en tu cocina.No tienes que hacer grandes sacrificios para cambiar tus hábitos alimenticios. Solo necesitas mucha disciplina y orden. Organiza tu menú semanal con estas recetas:Caldo Tlalpeño Chilaquiles en salsa verde Tinga de Pollo Ensalada de manzana verde y lechuga 
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD