Mi primera verdura: El chayote
KiwiBaby

Mi primera verdura: El chayote

Por Kiwilimón - Julio 2011
  Como primera verdura para los recièn nacidos, en México se recomienda mucho el chayote. El chayote contiene mucha agua, potasio, y contiene 7 de los 9 amino ácidos esenciales. La receta para dar chayote como primera verdura es muy fácil: Ingredientes: 1 Chayote (fresco) Procedimiento: 1. Lavar y pelar el chayote con un cuchillo filoso. Cortar en rebanadas. 2. Cocinar al vapor el chayote con agua previamente filtrada o hervida por 15 minutos. 3. Hacer una papilla del chayote cocido agregando 1 cucharada del agua con el cual se cocinó el chayote. 4. Guardar en envases de vidrio y servir de poco en poco en plato del bebe ya que así si no se lo acaba se puede guardar y utilizar al siguiente día.
La experiencia con mi hija comiendo chayote fue excelente. Se comió medio chayote a la hora de la comida y medio chayote en la noche antes de su baño. Le gustó mucho el sabor y la textura.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Este año, la Navidad se celebrará en grupos pequeños, por lo que tener a la mano recetas fáciles, cortas y con todo el sabor de estas fechas será una buena opción si para esta ocasión no queremos hacer un gran pavo.Planea el menú para la cena navideña con nuestras ideas, pues aquí encontrarás guarniciones, ensaladas, pastas y alternativas deliciosas para platos fuertes sin pavo.¿Qué preparar para la cena de Navidad?Si aún no sabes qué preparar para la cena de Navidad, aquí te proponemos un menú con unas botanas, una ensalada, una guarnición y un plato fuerte para que tengas disponibles las recetas más fáciles y sorprendas a todos con su sabor.Botanas sin hornoLas botanas sirven también como pequeñas entraditas y nos mantienen entretenidos en lo que llega la hora de cenar bien. Para estas opciones de botanas para la cena de Navidad, el pan de caja, el queso, el jamón o el salmón ahumado pueden ser tus mejores amigos.Por ejemplo, puedes hacer un dip de espinacas con queso y frutos secos en menos de 30 minutos, o puedes hacer una ensalada de atún servida en rebanadas de manzana, o unas brochetitas capresse con jitomates cherry, queso mozzarella y albahaca.EnsaladaSi eres fan de la clásica ensalada de mazana, para esta Navidad te proponemos una versión ligera, con yogurt griego. Pero si buscas algo que se salga de lo clásico, puedes preparar una ensalada navideña de papa con tocino y un aderezo hecho con crema ácida, yogur, mayonesa, mostaza, jugo de limón y sazonado con ajo en polvo, sal y pimienta.Plato fuerte Para una versión más chiquita del pavo, te proponemos opciones con pollo o con lomo de cerdo deliciosas y variadas. Si te gusta lo clásico, un pollo a la vizcaína puede ser tu plato fuerte ideal, pues tiene ese sabor navideño con las aceitunas y el estofado. También podrías optar por un pollo en salsa de manzana cremosita, que puede estar listo en menos de una hora.Si prefieres lomo, una forma sencilla de hacerlo es hornearlo sazonado simplemente con sal y ajo, para después servirlo bañado en un encacahuatado. Este plato fuerte no sólo es diferente, sino que además es una versión muy mexicana del clásico lomo.GuarnicionesPara acompañar tu pollo o tu lomo, puedes hacer una pasta sencilla o unas papas gratinadas al horno. Para darle un toque más navideño, usa una pasta tricolor, como un rotini con frutos secos, acompañado con queso de cabra y listo en media hora.Si prefieres verduras, hacer una guarnición de papa al horno es más fácil de lo que pensabas, pues este clásico platillo se hace en sólo 3 pasos, o también puedes elegir un gratín de papas con brócoli, con crema y queso manchego.PostreComo no nos podemos quedar sin el postre y la gelatina nunca defrauda cuando queremos algo rico, vistoso y fácil, estos vasitos de gelatina navideños serán el cierre dulce que a todos les encantará.Planea tu menú con tiempo y si necesitas más opciones, no olvides consultar nuestra sección navideña.
La gastronomía de Perú es una fiesta de sabores, texturas e ingredientes, entre los cuales destaca el pollo, ya que aunque pocos lo saben, los platillos peruanos con pollo son una verdadera delicia. ¡Atrévete a conocer las mejores recetas peruanas con pollo! Seco de pollo El seco peruano es un plato típico de la costa norte del país y aunque generalmente ser de pollo, también se puede cocinar con carne, cabrito, cordero, res, gallina o hasta pescado. La carne de pollo es asada en una olla junto con tomate, cebolla, pimiento, y especias como hierbabuena o cilantro y el jugo naranja. ¡Es delicioso! Estofado de pollo El estofado de pollo es una receta bastante tradicional en todo Latinoamérica, pero el toque de Perú le da un sabor muy distintivo que no te puedes perder. Este platillo peruano consta de pollo mezclado con vegetales como zanahorias, chícharos y papas y es sumamente delicioso. Ají de gallina peruano También conocido como ají de pollo, esta increíble receta peruana lleva una combinación de ingredientes como leche evaporada, nueces, ajíes y queso parmesano que la hacen inolvidable. Tiene una consistencia cremosa muy similar a la de un estofado. Suprema de pollo Un platillo muy popular en Perú es la suprema de pollo, una milanesa crujiente que todas las familias adoran compartir a la hora de la comida. Generalmente va a acompañada de papas y un delicioso arroz blanco. ¿Qué opinas de todas estas recetas peruanas con pollo? ¿Cuál se te antoja más?
Las propiedades de la guayaba son tan numerosas que se ha convertido en la fruta favorita de la temporada, especialmente por sus grandes cualidades antioxidantes, antiinflamatorias, analgésicas, astringentes y antisépticas. ¡Conoce y aprovecha todos los beneficios de la guayaba! La guayaba como antioxidante Gracias a su alto contenido de vitamina C (las guayabas tienen hasta 7 veces más que las naranjas) y vitamina A, E y D12 la guayaba funcionaría como un poderoso antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres que dañan el organismo. Comer guayaba para mejorar la vista Como mencionamos anteriormente, la guayaba posee grandes cantidades de vitamina A, la cual es de gran utilidad para prevenir el deterioro de la vista y combatir enfermedades como cataratas o degeneración macular. Guayabas para combatir el colesterol Otro de los grandes beneficios de las guayabas, de acuerdo a estudios recientes, es que gracias al componente pectina, un tipo de fibra hidrosoluble, ayudarían a desechar el colesterol malo más fácilmente y mejoran el funcionamiento intestinal. Come guayabas para cuidar tu estómago Derivado de sus propiedades astringentes, antiespasmódicas y antimicrobianas, así como el alto contenido de taninos, las guayabas podrían disminuir diarrea, dolor abdominal y estreñimiento. Las guayabas cuidarían tu corazón Dentro de las propiedades de las guayabas encontramos también que contienen ácido arjunolico, un componente utilizado para tratar la arritmia cardíaca, la coagulación y para disminuir la presión arterial. Guayabas para la piel Las guayabas son ricas en licopeno, un antioxidante que cuida la salud de la piel y ayuda a prevenir el envejecimiento de las células. ¿Qué otras razones para empezar a consumir esta deliciosa fruta? Son ideales para comer como colación, en ensaladas, ponche y postres y no te cansarás de aprovechar todos sus beneficios.
Que me perdonen los oaxaqueños y los yucatecos pero la CDMX es el caldero de la comida popular del país. Nadie puede negar que los chilaquiles, las quesadillas con y sin queso, los tlacoyos y las tortas tienen su templo sagrado en Chilangolandia. Y aún así, a diferencia de otros estados con comida típica de alta estima, la capital no brilla por su cocina regional tanto como por la popular. O si no, ¿cuántas veces se han cruzado con unas míticas enchiladas defeñas, un tradicional mole tepitense o un adobo cuauhtemense? De ahí que el caldo tlalpeño sea de esos estandartes a los cuales haya que aferrarse como niño héroe. El caldo tlalpeño –de Tlalpan– es insignia estatal. En ese entonces, cuando se originó el caldo, Tlalpan no era parte del DF; formaba parte de los pueblos aledaños que orbitaban la gran capital como planetas heliocéntricos. Los fines de semana era común visitar aquellos rumbos para echarse una o dos copitas en una cantina o, si ya se venía de la fiesta y lo que se quería era salir de ella, había de todo para curarla. Una de las teorías del origen de este caldo tiene como nombre propio a Doña Pachita. Ella tenía su puesto de comida junto al tranvía que llegaba hasta el poblado. De entre los platillos que vendía para los usuarios del tren, ninguno como su caldo. Cucharada a cucharada el caldo de Tlalpan se fue haciendo famoso por su sabor y por sus efectos revigorizantes. El resto es historia. Esa infusión picosita y abundante resulta mejor que cualquier entramado de electrolitos: es un elixir para recuperar las fuerzas del alma y las del cuerpo deshidratado. De recetas de caldos tlalpeños no paramos. Ya saben: todo mundo le mete su cuchara y sus reglas. Titita, la queridísima chef detrás del restaurante El Bajío, recomienda prepararlo sin atajos para que quede mejor: “Hay que hacerlo todo el tiempo con el pollo, abundante agua, buenas verduras y mucha paciencia”. Zahie Téllez, la chef experta en los platos de cuchara mexicanos, revela que “el secreto es licuarle las hojas de hierbabuena y de cilantro una vez que rompe el hervor para aportarle una nota herbal al caldo”. Para Pepe Salinas, el chef a cargo del Balcón del Zócalo, “el caldo debe quedar con una claridad súper rica, potente en sabor y en picante, pero siempre claro. Para lograrlo hay que hidratar bien los chiles en vinagre y pasarlos por un ligero tostado”. Él los muele con suficiente agua; fríe en manteca esa base de chiles con especias, ajo y cebolla y los retira de la lumbre hasta que haga ojitos la grasa. Al final lo cuela todo. Al lado de él mi consejo carece de gran ciencia. Me gusta saltear la verdura cortada en trozos medianos en suficiente mantequilla infusionada con laurel –o ghee–. Sólo hasta que el pollo está casi listo las incorporo al caldo. Esto hace que las verduras no se sobrecuezan, se vean bonitas en el emplatado y conserven todas sus propiedades. Si les quedaron dudas, la chef Zahie Téllez nos comparte su receta de caldo tlalpeño. No sé ustedes, pero estos días de suéteres tejidos y calcetines de lana se antoja atravesarlos con un tazón de barro en la mano. Caldo Tlalpeño de Zahie2 pechugas de pollo cocidas y deshebradas1½ litros de caldo de pollo en el que se cocieron las pechugas1 taza de garbanzos cocidos250 g de zanahorias en cubos pequeños y cocidos½ cebolla picada para freír ½ cebolla picada para servir encima del caldo350 g de jitomate asado2 dientes de ajoAceite para freír1 rama de epazote¼ de taza de hojas de cilantro¼ de taza de hojas de hierbabuena2 chiles chipotles adobadosaguacate al gustoSal y pimientaEn una olla calienta un poquito del aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el jitomate. Déjalo ahí unos 5 minutos. Cuando queden sofritos, licúalos con un poco del caldo y reserva. El caldo restante agrégalo a una olla y calienta a fuego medio. Una vez que rompa el hervor, agrega la rama de epazote. Toma un poquito de este caldo y licúa en él la hierbabuena y el cilantro y vuelve a agregarlo al caldo. Incorpora los garbanzos cocidos para que se empiecen a sazonar, y también los chiles chipotles. Incorpora las verduras ya cocidas, sólo unos minutos, para tomen el saborcito del chile. Para servir agrega el pollo deshebrado, la cebollita picada y el aguacate al gusto –que siempre nos gusta mucho–.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD