Lunch saludable, llegó el regreso a clases
Comida para Niños y Bebés

Lunch saludable, llegó el regreso a clases

Por Kiwilimón - Agosto 2013
Se acaban las vacaciones y vuelve la escuela. Para que nuestros niños aprendan más y mejor aquí van algunos datos y consejos en cuanto a su lunch o alimentación en la escuela. En México hay un problema. Uno de cada tres de los niños en el país padecen de obesidad, un tercio de nuestra población infantil es mal alimentado y las consecuencias pueden ser terribles. De ese tercio 22% sufre de hipertiroidismo y lo que es peor, la concentración de estos niños se encuentra distribuida en sólo cinco estados del país, de los cuales la ciudad de México es uno. Estos datos expuestos por la Facultad de Medicina de la UNAM postulan a México como el país número uno en obesidad infantil superando a Estados Unidos. Lo más grave es que la edad promedio en la que estos niños presentan tales síntomas es alrededor de los 10 años. Es en ese momento, según el Dr. Felipe Vadillo de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde los jóvenes empiezan a desarrollar enfermedades que los pueden afectar el resto de su vida. ¿Soluciones? Hay muchas, pero la primordial empieza en casa. Los niños y los dulces son mejores amigos, lo sabemos, y no hay ningún problema en permitirle ingerir algunos chocolates o paletas a los hijos siempre y cuando sea en medio de una dieta balanceada. Específicamente en la escuela los niños necesitan energía para poder concentrarse y desempeñarse al 100% en sus estudios. Por esto lo primordial es disfrutar de un desayuno completo y nutritivo. Hay que asegurarse que antes de salir de casa tomen una pieza de fruta, preferiblemente sólida y no en jugo, junto con alguna proteína (podrían ser huevos) y algún carbohidrato como cereal o avena. Esta mezcla asegurará un trabajo metabólico eficiente durante las primeras horas de clases. A la hora del almuerzo hay alternativas muy fáciles y rápidas que también incluyen todos los grupos alimenticios necesarios. Una de las más comunes es un sándwich, si contiene además del pan, proteína como jamón, grasa en el queso y verduras como lechuga y jitomate entonces se obtiene un lunch balanceado. Otra opción simple es mandarles zanahorias y pepinos rallados con limón y chile piquín como botana para cubrir la parte de vegetales y vitaminas y tal vez salchichas preparadas para así no dejar ir la parte de proteínas. El error más común cometido por padres es darles dinero a los niños para que ellos consigan su propio lunch ya que ellos aún no tienen la conciencia alimenticia que les dicta preferir salud sobre antojo.  

Recetas para el Lunch

Receta de Brochetas de Fruta yVerdura para el Lunch

Ingredientes: - 1 kiwi pelada y cortada en rodajas de 1 centímetro de grosor - 5 fresas pequeñas, lavadas y desinfectadas - 2 a 3 zanahorias grande, cortadas en 3 partes - 1 rama de apio - 100 gramos de queso cottage ¿Te gusto esta receta para darle a  tus hijos de lunch? Da click aquí para encontrar el procedimiento.  

Receta de Sandwich de Atún con Queso Amarillo

Ingredientes: - 4 panes blancos de caja - 1 lata de atún - 1 1/2 cucharadas de mayonesa - 4 quesos amarillos Para preparar esta receta para el lunch de tus hijos da click aquí para ver los pasos.  

Receta de Bocaditos de Manzana Deshidratada

Ingredientes: - 2 manzanas rojas - 2 cucharadas de azúcar o al gusto - 1 cucharadita de canela en polvo Para ver los pasos para prepara resta receta da click aquí.   Está comprobado por la UAM que los niños bien alimentados son 63% más eficientes en clase que aquellos que llevan una dieta menos ideal. Los nutrientes en una dieta balanceada son propensos a mejorar la atención y recepción de nueva información en los salones escolares. ¿Está de más un helado o unas papas en el recreo? No, hasta los adultos tenemos nuestras debilidades alimenticias y se vale, pero no representan ningún problema en lo absoluto siempre y cuando aquellos deslices se encuentren dentro de un marco de salud y buen comer. Si quieres encontrar más ideas de lunch para tus hijos da click aquí.  

"¿Cuál es el lunch preferido de tus hijos?"

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La barbacoa, esa deliciosa comida mexicana que se creó hace más de 500 años con la llegada de los españoles a Mesoamérica, es un platillo insignia dentro del ámbito nacional y no nos debe sorprender que existan pequeñas variaciones en su preparación, dependiendo de la región en la que se consuma pero inevitablemente, eso nos lleva a preguntarnos, ¿de dónde es la mejor barbacoa de México? Difícilmente podríamos encontrar la respuesta a esa pregunta, pues todas las versiones de barbacoa son exquisitas y existe una para todos los gustos, pero a continuación te presentamos 3 diferentes formas de hacer barbacoa para que tú nos cuentes cuál se te antoja más. Barbacoa hidalguense Considerada como la cuna de la barbacoa, en Hidalgo se prepara la auténtica barbacoa de borrego en horno tradicional, la cual se cocina dentro de un hoyo de 10 metros bajo tierra, envuelta en penca de maguey y acompañada con garbanzo, arroz, chile y hojas de aguacate. Barbacoa oaxaqueña En el estado de Oaxaca, la barbacoa se prepara en un horno cubierto con hojas de aguacate y tierra. La carne se cocina con almendras y aceitunas, y se condimenta con chile ancho, cebolla, ajo, clavo, pimienta, manteca de cerdo y sal. Barbacoa de Veracruz A diferencia de otros estados, la barbacoa de pollo de Veracruz, especialmente en Córdoba, es preparada con carne de pollo marinado en salsa de chile ancho, chile mulato, ajo, cebolla, comino, clavo y pimienta gorda, aunque esta versión también se cocina al vapor. Existen infinidad de recetas diferentes para preparar barbacoa, pero si quieres saber cómo cocinarla en tu propia casa, no te pierdas el próximo episodio de Talleres de Cocina Kiwilimón con la chef Yolo, el sábado 5 de septiembre a la 1 pm, dónde aprenderás los mejores secretos para cocinar barbacoa como un experto. ¡No te lo pierdas!
El pozole es ese tradicional platillo mexicano que pocos pueden resistir, hecho a base de maíz cacahuazintle y acompañado con carne de cerdo o pollo. Si este plato es una de tus comidas mexicanas favoritas, a continuación te explicamos todo lo que debes saber si estás aprendiendo a cocinar pozole. El origen del pozoleLa receta del pozole se originó en la época prehispánica, ya que el maíz era una planta sagrada para los aztecas y la utilizaban para celebrar rituales especiales, pero fue gracias a la llegada de los españoles que pudieron combinarlo con carne de puerco. Es así como surge uno de los platillos de especialidad mexicana que no sólo es trascendental para celebrar las fiestas patrias, sino que también sirve para dar identidad a las diferentes regiones de México. Tipos de pozole en MéxicoPozole rojoAunque se dice que el pozole rojo originalmente proviene de Jalisco, es quizás el más consumido en todo el país, ya que está hecho con una combinación de chile ancho y chile guajillo, que se combina con carne de cerdo. ¿No se te hace agua la boca?Pozole blancoPor su parte, el pozole blanco también es uno de los platillos mexicanos favoritos, ya que la receta original viene de Guerrero y se prepara con maíz cacahuazintle seco y carne cabeza de cerdo y carne de res, y en este caso, se condimenta con jugo de limón, sal y se deja variar la sala al gusto de las personas. Pozole verdeGuerrero también es el padre del pozole verde, el cual se prepara a base de pepita de calabaza, tomate verde y epazote. En la mayoría de los casos, esta receta de pozole se acompaña con trozos de chicharrón y aguacate, ¡es una verdadera delicia!Además de conocer nuestras recetas de pozole en el sitio, no te puedes perder nuestra Master Class de Pozole, ya que en Kiwilimón reconocemos a este platillo insignia mexicano y por eso te vamos a compartir 2 recetas en vivo el próximo viernes 11 de septiembre en Facebook a las 4 pm.Aprenderás a preparar un delicioso pozole estilo Jalisco y un sabroso pozole vegetariano con hongos, ¡no te la pierdas!
Tener remedios naturales para cualquier cosa es una de las mejores prácticas que puedes tener y mejor aún cuando se trata de una mascarilla para la piel con ingredientes naturales que iluminarán tu rostro.La avena es uno de los ingredientes con más beneficios para tu piel, pues no sólo es segura para usarse en el rostro, sino que tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que ayudan con la piel seca y la piel grasosa.Por su parte, el arroz está cargado de propiedades antienvejecimiento y varios agentes absorbentes de aceite. Además, es una excelente fuente de vitamina B que ayuda en la producción de nuevas células, ayuda a suavizar y reafirmar la piel, así como a cerrar los poros, y la mejor parte es que es muy fácil de usar.Para usarlos como remedio natural para la piel, puedes usar cada uno por separado en tu rutina de limpieza. Primero del arroz puedes usar tanto la harina de arroz como el agua de arroz. El agua de arroz sirve como tónico fácil y puedes usar el agua que sale del arroz cuando lo enjuagas o hervir arroz, esperar a que se enfríe y entonces usar esa agua. Para usar el agua del enjuague, lava el arroz como lo haces normalmente, pero no uses el agua de ese primer enjuague. Agregue agua otra vez y mezcla suavemente, deja reposar el arroz por unos 20 minutos y usa esa agua en tu rostro.Puedes usar el agua de arroz tanto para lavarte la cara con ella, como aplicada con algodones humedecidos en ella, luego presionarlo suavemente por toda tu cara y simplemente dejarla absorber.Mascarilla de avena y harina de arrozPara esta mascarilla fácil se hace con avena, harina de arroz, leche y miel. La avena ayuda a eliminar las células muertas de la piel y para prepararla necesitas 1 cucharada de harina de arroz, 1 cucharadita de avena, 1 cucharadita de leche y 1 cucharadita de miel. Mezcla todo hasta formar una pasta espesa, entonces aplícala en todo el rostro y dejar actuar durante unos 10 minutos, luego enjuaga con agua fría. Puedes usar esta mascarilla casera dos veces por semana para obtener mejores resultados.Ambos remedios son muy fáciles de hacer y sencillos de usar, y dejarán tu piel limpia y radiante de manera natural.
Ser intolerante a la lactosa significa que el cuerpo no puede digerir la lactosa, es decir, el azúcar de los productos lácteos y no sólo los adultos lo padecen, también hay bebés intolerantes a la lactosa y presentan síntomas comunes. En adultos, el resultado de beber leche o comer productos lácteos como queso o yogur puede causar síntomas que van desde calambres estomacales hasta diarrea y muchos de nosotros vivimos con esta intolerancia y aunque es más raro, los bebés también pueden tenerlo.Cómo saber si mi bebé es intolerante a la lactosaYa que los bebés no pueden hablar, saber si tu bebé es intolerante a la lactosa puede resultar complicado, pero si tienes dudas, puedes prestar atención a los síntomas y acudir con tu pediatra para que te dé un diagnóstico concreto.Si tu bebé parece tener problemas para digerir los lácteos, esto no necesariamente significa que sea intolerante a la lactosa y sus síntomas pueden deberse a otra causa. Sin embargo, por lo general, hay 4 síntomas comunes de intolerancia a la lactosa en los bebés:diarrea calambres estomacaleshinchazóngasComo los bebés no pueden explicar qué les molesta, no siempre es fácil saber cuándo tienen problemas estomacales, pero puedes fijarte en ciertas señales que los bebés muestran cuando tienen dolor de estómago como apretar los puños, arquear la espalda, patear o levantar las piernas, llorar mientras expulsa gases. Por otra parte, cuando se les inflama el estómago puede observarse un poco más grande de lo normal y sentirse duro al tacto.Presta atención a las señales después de las comidas, pues justo entre 30 minutos y 2 horas después de consumir leche materna, fórmula a base de leche o alimentos sólidos que contienen lácteos, los síntomas pueden presentarse.Por otra parte, es posible que tu bebé no sea intolerante a la lactosa, sino que tenga una alergia a la leche, pues los síntomas son similares a los de la intolerancia a la lactosa, pero estas condiciones no son las mismas.Una alergia a la leche ocurre cuando el sistema inmunológico reacciona de forma exagerada a los lácteos. Si tu bebé es alérgico a la leche, es posible que tenga malestar estomacal y diarrea, pero también presentará síntomas que no ocurren con una intolerancia, como sibilancias, tos, hinchazón, picor, ojos llorosos y vómito. Aunque notes estos síntomas, lo más importante es consultar al doctor especialista para que te dé un diagnóstico adecuado.Si te preguntas qué tan común es la intolerancia a la lactosa en los bebés, por fortuna, la mayoría de las personas con intolerancia a la lactosa no desarrollan síntomas hasta después, cuando la producción natural de la enzima que ayuda al cuerpo a digerir la lactosa disminuye (puede ser en la infancia, la adolescencia o la adultez), por lo que la intolerancia a la lactosa en bebés menores de 1 año es bastante rara, pero no imposible.Así que si notas los síntomas de intolerancia a la lactosa en tu bebé, no dudes en acudir con tu médico para que te ayude con recomendaciones profesionales para tratar a tu pequeño y evitarle malestares.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD