Sándwiches saludables en tu menú
Comida para Niños y Bebés

Sándwiches saludables en tu menú

Por Kiwilimón - Enero 2012
  El sándwich (del inglés sandwich), también conocido en español como emparedado, es una comida, a modo de tentempié, aperitivo o la comida que se suele hacer a diario típica de la gastronomía inglesa. Suele consistir en un trozo de pan de molde inglés, abierto en dos mitades o dos rebanadas de cualquier tipo de pan, entre las cuales se coloca una o más capas de alimentos tales como carne, queso, verduras u otros, a veces con condimentos, salsas u otros acompañantes. Sin embargo, cabe destacar que en el Reino Unido puede hacerse con cualquier pan, aunque suelen hacer desambiguaciones con el clásico sándwich de pan de molde inglés, así, al sándwich de pan francés, lo denominan french bread sandwich o french baguette sandwich. (Fuente Wikipedia) El sándwich aporta una cantidad importante de nutritentes al organismo y puede llegar a ser uno de los alimentos más completos. Aquí te dejamos algunas recetas de sándwiches que puedes preparar en casa:
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Como medida de prevención y para contener el contagio del coronavirus en México (COVID-19), muchos hemos tenido el privilegio de trabajar desde casa. Por supuesto, esto conlleva a ser muy responsables, por lo que lo mejor es evitar salir de casa lo más que se pueda. Así que es momento de aprovechar todas esas latas de comida que tienes en la despensa.La mayoría de los alimentos enlatados (o empaquetados en cajas o tetrapaks) son baratos y convenientes, y proporcionan una gran variedad de ingredientes si eres de esas personas que siempre tienen algunos en sus reservas. Con los productos enlatados y un poco de creatividad, puedes producir recetas deliciosas e incluso sorprendentes.Ya sean frijoles, verduras, atún, sardinas, salmón o sopas, aquí te dejamos muchas ideas para que las uses esta cuarentena y postergues lo más que puedas una salida al súper.Sopa minestroneUna abundante sopa minestrone incluye frijoles cannellini enlatados, así como tocino, zanahorias, cebolla, col rizada y pasta. Hacerla sólo toma 30 minutos y si le quitas el tocino, puede adaptarse para vegetarianos. También puedes comprarla ya hecha y en lata.Bowl de atún spicySimula un platillo de restaurante de sushi en casa con una versión rápida de este popular plato, sólo necesitas atún en agua y verduras, y hacer una salsa a base de mayonesa y sriracha.Brochetas de spam con piñaEl spam es carne de cerdo horneada y para hacer unas brochetas, sólo tendrás que sacar tu lata de spam y tu lata de piña, añadirle un poco de pimientos, jamón en trozos grande, cebolla y listo.BrowniesMuchas mezclas para hacer brownies sólo requieren de agua, aceite y huevo. Pero ya que tienes tiempo, ponte creativo y dale un toque extra: añádele trozos de tu chocolate favorito, bombones o nueces a la mezcla. Mac & CheeseIgual que los brownies, esta pasta de coditos con queso puede ascender de categoría si le añades brócoli, tocino, salchichas, carne molida…Duraznos salteados Un postre fácil y delicioso, sólo tienes que calentar los duraznos enlatados con un poco de almíbar y nuez moscada. Añade un poco de yogurt y listo.Pay de durazno en vasoEste es un postre fácil de preparar con los niños, en el que sólo tienes que triturar galletas, licuar yoghurt con queso crema, leche condensada y jugo de limón y añadir duraznos en lata que están listos para usar, no hay necesidad de pelarlos y picarlos. Arroz con lecheEl arroz con leche se puede preparar de manera muy fácil con 5 ingredientes: agua, leche condensada, leche evaporada, arroz y una rajita de canela.Huevo con chilorioEl chilorio es un plato originario del estado de Sinaloa y para fortuna de muchos de nosotros, se puede comprar enlatado. Prúebalo con huevito a la hora del almuerzo y no olvides acompañarlo con tortillas de harina.Abulón con chipotleEl abulón es un molusco perfecto para hacer botanas frescas en estos días de calor. Si estabas reservando una lata de abulón, ahora es el mejor momento para mezclarlo con cebolla picada, jugo de limón, aceite de oliva, cilantro, salsa inglesa y chile chipotle.
La pasta es uno de los alimentos más ricos, versátiles y variados: espagueti, macarrones, tallarines, fusilli y otras formas de pasta son parte de la dieta cotidiana de muchos hogares alrededor del mundo. Este producto básico de la dieta mediterránea se puede combinar con una gran cantidad de salsas, así como también suele ser gran acompañante de ensaladas y carnes. Se trata de un alimento que se ha incorporado a la dieta de la mayoría de países del mundo.Debido a sus numerosas variables, existen varios trucos, así como también varios mitos para prepararla, y aunque no existe una manera incorrecta de cocinar la pasta, aquí te vamos a dar unos excelentes tips para que te quede perfecta. Cantidad de aguaLa pasta se debe cocer en abundante agua, la relación debe ser el peso de la pasta multiplicado por 10. Por ejemplo: si vas a cocer 100 g de pasta, entonces lo ideal será usar un litro de agua como mínimo. El agua es primordil porque durante su cocción, la pasta pierde almidón y el que esté bien hidratada evitará que se se pegue. Aceite, ¿sí o no?Uno de los errores más comunes es echarle aceite o mantequilla, sin embargo hacerlo es algo que debes evitar, pues no añade sabor y el aceite provocará que la pasta adquiera una capa que la hará escurridiza. Si no quieres que se pegue, lo único que hay que hacer es calcular bien la cantidad de agua a utilizar para la cocción.Sal, ¿en qué momento se le añade?La sal la debes echar después que el agua haya empezado a hervir, porque si lo haces antes retrasarías la ebullición. Para saber cuánta sal es la correcta, ten en cuenta esta regla: la proporción de sal y agua debe ser de aproximadamente una cucharada sopera de sal por litro de agua, puede sonar demasiado pero la mayoría de la sal se quedará en el agua cuando la escurras. Otro de los consejos que te podemos dar es que uses sal de grano en lugar de sal fina, ya que la sal de grano es más fácil de dosificar. PastaLa pasta se debe agregar al agua una vez que haya hervido y después de la sal; manten el fuego lo suficientemente alto como para garantizar que el agua no deje de hervir en ningún momento. No es necesario tapar la olla ni tampoco remover más de una vez la pasta, pues si pusiste agua abundante, el movimiento de las burbujas será suficiente para mantener la pasta en movimiento sin necesidad de remover.Tiempo de cocciónEl tiempo de cocción depende del tipo de pasta, la temperatura del agua, el tipo de pasta, pero de manera general se recomienda de 5 a 7 minutos. Si vas a mezclarla con salsa y cocinarla un poco más, basta con 5 minutos. Si en el paquete de la pasta se recomienda cocer por 10 minutos, de 5 a 7 ya estará al dente. En caso de usar la pasta para una ensalada, lo recomendable es cocerla de 6 a 7 minutos y enfriarla para cortar la cocción. SalsaUn par de minutos antes que finalice la cocción, calienta la salsa en una olla o sartén. Si tú preparaste la salsa, puede ser en el mismo recipiente de la preparación, en caso de salsas calientes.Pasos finalesEscurre la pasta en un colador y viértela en la sartén o la olla con la salsa previamente calentada. Saltea la pasta a fuego vivo durante unos 30 segundos, removiendo continuamente para garantizar una distribución uniforme de salsa. Si notas que la pasta está un poco seca, puedes agregar unas cucharadas de agua. Quita del fuego la sartén pasados los 30 segundos para evitar que la pasta se pase.Si sigues estos consejos, te garantizamos que tendrás una pasta perfecta, aunque a la hora de cocinar en gustos se rompen géneros y la creatividad será tu mejor aliada.
Siempre comenzar un nuevo ciclo da esperanza y trae consigo una energía que nos impulsa a realizar cosas nuevas y mejores. Definitivamente, el año nuevo es una época para hacer propósitos y comenzar con planes, mejorar hábitos para ser y estar mejor, tanto por dentro como por fuera.Desgraciadamente la euforia del año nuevo dura muy poco y nos ponemos tantas metas y tan drásticas, que cumplirlas resulta un poco complicado. Fallar con esos objetivos seguramente te llevará a sentirte mal y desilusionado, sin embargo, no eres tú, son esas metas tan difíciles y alocadas que son poco probables de realizar. Ir al gimnasio, encontrar el amor, comer más sano, viajar por el mundo o empezar tu propio negocio son algunos de los propósitos que todos se hacen y que terminan rompiendo conforme transcurre el año. Por eso te recomendamos que a la hora de elegir tus propósitos, elijas tus metas correctamente: cosas, acciones y pequeños cambios que sean realistas para tu estilo y ritmo de vida, y que no requieran de un esfuerzo inmenso. Lo que necesitas tener en mente es que debes cambiar tus hábitos y para eso, es necesario que hagas pequeños cambios que darán grandes resultados, aquí te dejamos algunos propósitos realistas que sí puedes cumplir a corto plazo:Caminar más Se dice que tenemos que dar por lo menos 10 mil pasos al día, pero ese no tiene que ser tu límite. Intentar caminar a todos lados será bueno para ti y tu condición física.Tomar más aguaCambia los refrescos y jugos por agua no sólo te quitará la sed, también te aportará muchos beneficios que verás reflejados en tu piel o en tu apetito. Recuerda que la base para tener una buena salud e incluso apariencia es estar bien hidratado.Ser más puntualLa puntualidad es algo que a casi todos nos falla y lo único que requiere es organización, tanto para levantarse temprano, salir con tiempo suficiente de casa, así como tener todo arreglado para evitar contratiempos de última hora. Dejar de quejarte por todoTodos los días suceden cosas que no están en tu zona de control y eso puede causarte malestar. Pero tus quejas constantes no ayudan en nada, de hecho sólo sirven para contagiarle tu mal humor a los demás. Así que deberías intentar tomarte todo con filosofía y no dejar que todas las cosas que te pasen sean un problema.Comer más sanoUn gran tip para lograrlo es no pensar que estás a dieta, pues eso puede causar que te sientas restringido y que que todo se te antoje. Antes de que fracases eliminando todo lo que te gusta y siendo demasiado estricto, intenta comer un poco más sano durante la semana, añadiendo frutas y verduras diferentes a las que siempre comes. Proponte aprender a cocinar, incorporar ingredientes más sanos, más verduras y llevar tu propia comida a la oficina, de esa manera te asegurarás de que vas a comer bien. Sea cual sea tu objetivo, te recomendamos empezar por pequeñas acciones a un corto o mediano plazo para que cuando los logres, sea una palomita más en tu lista y puedas pasar a lo siguiente.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD