Cómo darle un toque diferente al hummus
Recomendaciones de Cocina

Cómo darle un toque diferente al hummus

Por Kiwilimón - Junio 2014
  El hummus gana cada vez más terreno en la mente de aquellos que quieren comer rico y saludable; por ello, Obela® ofrece una rica variedad de sabores y texturas para disfrutar del garbanzo. Para darle un toque especial a este ingrediente, te recomendamos nuestro top 5: de recetas originales con hummus para que compartas estos platillos con tus invitados, ¡a disfrutar! Hummus con calabaza Mezcla tu hummus con puré de calabaza fresco, así obtendrás una versión vibrante de sabores y colores. Si quieres darle un toque ‘crunch’, agrégale semillas de la calabaza. Hummus con betabel Esta es una alternativa completamente diferente. Un hummus de color violeta no se ve todos los días,  pero te aseguramos que el sabor de esta mezcla te resultará fresco y con un toques delicioso. Acompaña con vino blanco fresco. Hummus con camote Si buscas una entrada colorida, deliciosa y de textura cremosita, el camote es la opción. Sólo hierve camote para que se suavice y después mézclalo con el hummus. Hummus con manzana No todo en el hummus es salado; de hecho, combina muy bien con fruta fresca. Intenta mezclarlo con puré de manzano recién hecho y obtendrás un fresco dip que puedes untar en manzanas deshidratadas o sobre pan tostado. Hummus con jitomate y ajo Si tienes una cena, este dip puede quedar muy bien. Todo lo que debes hacer es tomar un poquito de jugo de tomate espeso y mezclarlo con el hummus. A continuación, añade jitomates deshidratados y ajo picadito previamente rostizado en la sartén. Obtendrás una botana de altura que sólo necesitará de pan pita para degustarse. Para otras recetas y tips sobre cómo utilizar tu hummus Obela® conoce su página www.obela.com.mx Navega en Kiwilimón para encontrar otras deliciosas preparaciones con hummus como este hummus con bróccoli   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Lo femenino es un adjetivo que describe una realidad biológica, sociológica y gramatical. Eso sí, el sustantivo al que se lo colgamos tiene que ver con una concepción ideológica. En la cocina, lo femenino se ha generalizado a dos actividades: a la informal, que termina derrumbando el zaguán de una casa por necesidad, para trasladarse a un puesto callejero; y la dulce, la de los pasteles y las galletas con royal icing, la de la estación de postres en los restaurantes con duela encerada. Pero ya hay más. Las mujeres hemos llenado la canasta de lo femenino con frutos inesperados.En el rewind de la vida, la tierra y el fuego fueron los elementos iniciáticos de lo femenino. En nosotras estaba la responsabilidad de resguardar el hogar, de encender y mantener la hoguera –del latín focus, fuego– en las cuevas originarias. En cada una, el brasero era monumento a la vida, pues alejaba animales salvajes y resguardaba el calor familiar.La civilización evolucionó, no así el destino de las de nuestro género. El fuego de la brasa se mantuvo prendido en el hogar sin el derecho a volverlo oficio. Eso sí, en la historia no faltaron las hechiceras que prepararon encantamientos culinarios, cocineras de corte, mujeres que alimentaban soldados, amas de cría y reinas que colonizaron con recetas los terruños de su lazo matrimonial. Por supuesto, estaban las monjas, las guardianas del saber teológico y culinario. Bajo el son del ora et labora se especializaron en la creación culinaria, la repostería, la confección del chocolate. A nadie extrañó que los libros de cocina y las gacetas culinarias del renacimiento y barroco ni por equivocación tuvieran el nombre de una mujer. En el siglo XVIII, momento histórico en el que la palabra gastrónomo se puso de moda, la versión gramatical en femenino brilló por su ausencia. En la nouvelle cuisine del siglo XX, en la cocina moderna de August Escoffier, a la mujer se le confinó a la mesa. Nada nuevo. Capítulos que retrataron, como en otros ámbitos, el machismo como devenir histórico. Se nos vio débiles para cargar ollas, mal agüero si estábamos en nuestro periodo. Y luego llegaron mujeres que no pidieron perdón por ser talentosas: las Eugénie Brazier –la primera mujer en obtener tres estrellas en la Guía Roja–, las Julia Child –cocinera que popularizó la cocina francesa en Estados Unidos por sus libros y programas de televisión–, las Alice Waters –la madre de la cocina californiana en su Chez Panisse de los setenta–.Gracias a las de delante y detrás, la cocina actual es un campo de batalla donde lo femenino se resignifica cada jornada. Como Gabriela Cámara, que se hizo restaurantera con menos de treinta años y ha sabido romperla en México y Estados Unidos. Como Celia Florián, cocinera de las Quince Letras, que preserva saberes regionales en su restaurante y es voz de otras cocineras tradicionales en Oaxaca. Como Martha Ortiz Chapa o Elena Reygadas, que supieron amalgamar el talento artístico con el fine dining. Como Norma Listman de Masala y Maíz que conceptualiza lo mismo una barbacoa especiada que un texto incendiario. Como Pía Quintana, Titita o Margarita Carrillo que picaron piedra, documentaron y replicaron para dignificar lo que hoy se come sobre manteles largos.  Lo femenino aterrizó entonces en los magueyes pulqueros de Hidalgo, en los de mezcal con Lala Noriega; se expandió en los campos de agave azul con la tequilera Melly Barajas Cárdenas; se sirvió en una copa martinera en la mano de Fátima León o Mafer Tejada. Es el sabor detrás de grandes cervezas con Diana Arcos, química de Wendlant. Ha sido nariz en el vino junto a Georgina Estrada, a Claudia Juárez y a Michelle Carlín y es el espíritu de los viñedos que cuida la enóloga Lourdes Martínez en Bruma. Taqueras, torteras, pescadoras, tamaleras, carniceras, dueñas de fonditas, embajadoras de bebidas, emprendedoras de proyectos comunitarios, creadoras de conceptos restauranteros, productoras gourmet, agrónomas, meseras, garroteras, conservacionistas de cultura comestible, fotógrafas culinarias, cocineras medicina, escritoras de experiencias sápidas que nos la han puesto difícil al definir lo femenino en la cocina y que han hecho que no quede vocación allá fuera sin el latido de una mujer.
“La vida es como una caja de chocolates” pero, a diferencia de la creencia de la Señora Gump, sí podemos saber qué nos tocará si nos adentramos en el origen y el proceso de la transformación del cacao al chocolate. Latinoamérica, Ecuador y Brasil son de los principales productores de cacao del mundo. Aunque México no está entre los cinco principales productores, es considerado como uno de los productores con mayor calidad de cacao a nivel mundial, con 30 mil productores a nivel nacional y cultivos concentrados principalmente en Tabasco (68.8%), Chiapas (31.1%), Guerrero y Oaxaca, donde se cultivan 45,376 toneladas anuales a cielo abierto. En México, nuestro consumo de chocolate per cápita es de 750 gr., en comparación con otros países como Brasil que reporta 1.6 kg. anual o Suiza con 11.9 kg. Estas cifras nos dan un excelente motivo para incrementar nuestro consumo de chocolate y, especialmente, de cacao, el cual aporta muchos beneficios a la salud, pues nos provee de minerales como potasio, zinc y ayuda a la liberación de endorfinas, causantes de la felicidad. Aquí te presentamos los principales tipos de chocolate: Chocolate blanco El chocolate blanco se elabora con manteca de cacao, azúcar y leche, es de color marfil. Chocolate con lecheSe elabora con el 30 al 46% de cacao (manteca y licor), azúcar y leche. Chocolate oscuro Pueden ser semi-amargos (con el 50 al 69% de cacao) y amargos (con el 70 al 90% de cacao). ¡Cuéntenos cuáles son sus chocolates y maridajes favoritos! Fuente: ASCHOCO, Asociación Nacional de Fabricantes de Chocolates, Dulces y Similares, A.C. (ASCHOCO), trabaja desde hace más de 80 años (1936), resaltando en México y el mundo, el valor cultural y alimenticio del chocolate y el cacao, además de un consumo informado. 
La temporada de Cuaresma inicia este año del 17 de febrero al sábado 3 de abril y se trata de un importante periodo para la iglesia católica, el cual se inaugura con el miércoles de ceniza y termina con el domingo de resurrección. Durante esta temporada la dieta de los feligreses cambia ligeramente y por eso te explicamos qué es lo que no se debe comer en Cuaresma. ¿Qué es la Cuaresma? Tal como explica la Agencia Católica de Informaciones (ACI Prensa), la Cuaresma es una festividad que se originó en el siglo IV y su objetivo es reflexionar acerca de los 40 días que Jesús pasó en el desierto antes del Viacrusis así como también darles una oportunidad a las personas para arrepentirse de sus pecados y modificar sus errores a través de su acercamiento con Jesús al prepararse para recibir la Pascua.¿Qué es lo que no se debe comer en Cuaresma? Durante este proceso, se deben hacer algunos “sacrificios” que representan el apoyo y la empatía a lo que padeció Jesús en el desierto, por eso existe una pequeña lista de alimentos prohibidos que no deben consumirse durante la temporada de Cuaresma, los cuales te mostramos a continuación.Carne rojaChorizoTocinoJamón y otros embutidosMientras existen personas que evitan las carnes rojas únicamente durante los viernes de Cuaresma, también hay quienes no las consumen durante los 40 días de la temporada. Esto se debe a que la carne roja representa los pecados y excesos de la vida mundana, aunque algunos también lo consideran el Cuerpo de Cristo, por lo que sería una falta de respeto tomarlo. ¿Qué alimentos sí se pueden comer en Cuaresma? Si eres un amante de las carnes rojas y esta temporada es complicada para ti, no te preocupes pues hay un montón de alimentos deliciosos y nutritivos que con los que puedes reemplazar tu ingrediente favorito, tal como:PolloPavoPescadoSoyaMariscosVerdurasTambién te dejamos unas cuantas recetas que podrían ayudarte a sobrellevar la falta de carne roja durante esta temporada de Cuaresma.Tacos de pescado rebozados al pastor Salmón al pibil Deliciosos ejotes a la mexicana ¿Ya conocías qué alimentos no se deben comer en Cuaresma?
El ceviche es uno de los platillos más representativos de la Cuaresma y aprovechando la temporada, en esta ocasión te presentamos el Kiwifav de la semana, elegido por nuestra Chef Alexandra Romero, quien nos recomienda el restaurante de especialidad Casa Ceviche. Cassa Ceviche presenta un nuevo concepto dentro del corazón de Playa del Carmen, en Quintana Roo, al ofrecer un amplio menú con las mejores delicias de la comida peruana y, por supuesto, su platillo más emblemático, el ceviche. El restaurante lo lidera el Chef José Luis Chávez, quien además se ha encargado de establecer alianzas con productores y pesqueros locales, para ofrecer los productos más frescos del lugar y favorecer el comercio justo en la comunidad. Adentrándonos más específicamente en su menú, Alexandra nos recomienda uno de los platos tradicionales de Cassa Ceviche: el ceviche maya, una fusión de las gastronomías peruana y mexicana, con un toque de la cocina prehispánica, el cual está elaborado con ajíes importados desde Perú, leche de tigre, juliana de cebolla morada, mousse de camote, maíz crocante y maíz cocido, una verdadera explosión de sabores. Dentro de su inigualable menú, también destaca la coctelería, especialmente el Quetzal, un trago elaborado con agua de pepino y albahaca, mezcal, Controy, concentrado de Jamaica y cardamomo. Posee un sabor es fresco y novedoso, ¡ideal para disfrutar de una noche en el caribe! Además de un menú con sabores exquisitos, Cassa Ceviche destaca por sus detalles y excelente servicio, pues tanto dueños como empleados te harán sentir como en casa. ¡No olvides pasar por Cassa Ceviche en tu próxima visita a Playa del Carmen!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD