¿Cómo hacer aceite aromático en casa?
Recomendaciones de Cocina

¿Cómo hacer aceite aromático en casa?

Por Kiwilimón - Octubre 2013
Para hacer aceite aromático, comienza con un aceite de oliva suave para permitir que los sabores que añadiste puedan brillar, o un aceite de oliva más fuerte para crear un mayor complejo de sabores. Usa un pelador de verduras para quitar la cáscara de 2 naranjas grandes, evitando la médula amarga. Si es necesario, raspa la médula residual de la cáscara con un cuchillo afilado. Corta en tiras y ponla en una sartén con una taza de aceite. Si lo deseas, pon unos pocos granos de pimienta negra y una ramita de tomillo fresco o romero. Para infundir el aceite, calienta la mezcla a fuego lento durante 10 minutos, ten cuidado y no dejes que hierva. Deja reposar el aceite a temperatura ambiente durante dos horas. Luego cuela la mezcla por un colador fino, y disfruta de él. O refrigera hasta que esté listo para usarlo (se mantendrá durante 2 semanas). El aceite se solidifica parcialmente, por lo que debes dejarlo de lado por unos 45 minutos antes de servirlo. Luego colócalo en un recipiente poco profundo, y adorna con cáscara de cítricos frescos.

Receta de Aceite de Oliva Aromático con Romero

Ingredientes: - 1/2 litro de aceite de oliva extra virgen - romero fresco Para ver como preparar esta receta da click aquí.  

Receta de Aceite de Oliva Aromático con Ajo

Ingredientes: - 1/2 litro de aceite de oliva extra virgen - 5 dientes de ajo Si queieres ver el procedimiento para preparar esta receta haz click aquí.     Artículo cortesía de     
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Una de las principales preocupaciones de una mujer embarazada es, sin duda, el bienestar de su pequeño. En los nueve meses de gestación la futura madre está constantemente preguntándose si lo que come, bebe o hace puede afectar de alguna manera la salud del bebé.Si bien es cierto que la mujer debe vigilar lo que come para evitar futuros problemas de salud, como diabetes gestacional o preclamsia, hay ciertas recomendaciones que son simplemente erróneas. Descubre los mitos y verdades más comunes en torno a la alimentación en el embarazo.No puedes comer pescado.Mucho se ha hablado sobre la presencia de mercurio en el pescado y sus efectos negativos durante el embarazo y la lactancia. Precisamente este prejuicio ha llevado a que muchas embarazadas eviten del todo cualquier tipo de platillo que incluya pescado, sin embargo, hay que recordar que no todas las variedades de pescado tienen los mismos niveles de mercurio.  Incluir pescado en tu dieta ayuda a aumentar los niveles de omega 3 y vitamina D en tu organismo. El consumo de alcohol está prohibido.Algunos estudios han demostrado que el consumo moderado de alcohol no es dañino para el bebé. Incluso puede llegar a ser benéfico. Beber un vasito de vino a la semana puede mejorar la circulación sanguínea, tanto de la mamá como del bebé. Sin embargo, es muy importante recalcar que no es una obligación beber alcohol y, que, si decides hacerlo, debes limitarte a unos cuantos mililitros a la semana. De lo contrario, puedes poner en riesgo la salud del bebé.Debes dejar de beber té y café.La cafeína es un estimulante y un diurético. Por un lado, su consumo hace que presión sanguínea y el ritmo cardiaco aumenten, lo cual no es muy recomendable durante el embarazo. Por otro lado, el efecto diurético puede empeorar las ganas de orinar que ya de por sí son bastantes. En cuanto a los tés debes fijarte muy bien qué contienen antes de beberlos. Aunque sean bebidas de origen natural y parezcan inofensivas, existen algunos tés que tienen efectos abortivos. Consulta con tu médico antes de incluir tés en tu dieta.Los quesos pueden hacerle daño al bebé.Aunque los lácteos elaborados con leche pasteurizada con considerados seguros, hay que tener mucho cuidado con aquellos productos que están hechos a base de leche fresca. Ciertos quesos, como el de cabra, generalmente no son sometidos a procesos de pasteurización, por lo que pueden contener bacterias que son muy peligrosas para el feto. No te arriesgues y mejor limítate a consumir solo lácteos pasteurizados.No debes comer huevo durante el embarazo.Ciertos alimentos incluyen huevo crudo en su preparación. La mayonesa, ciertas salsas, algunos postres y helados suelen estar hechos a base de claras y yemas crudas. Para evitar el desarrollo de algún tipo de infección que pueda afectar a tu bebé lo mejor es evitar estos alimentos y consumir únicamente huevo bien cocido. Así reducirás el riesgo de contraer salmonela. Las fresas son peligrosas en el periodo de gestación.  En realidad, las fresas por sí mismas no son peligrosas, el problema surge cuando no se lavan y desinfectan bien. A reserva de lo que te indique tu médico, puedes comer cualquier fruta durante el embarazo siempre y cuando la hayas lavado y desinfectado bien.Recuerda que antes de que hagas algún cambio en tu alimentación es muy importante que lo consultes con tu médico. Existen afecciones muy específicas y cada caso es diferente, por lo que es necesario que cuentes con la supervisión y aprobación de tu médico cuando decidas incluir algún tipo de alimento durante el embarazo.
¿Te ha pasado que pruebas una receta súper común y te sabe a gloria? El secreto detrás de estos fabulosos platillos está en la mezcla ideal de especias. Porque, aunque no lo creas, hay vida más allá de la sal y la pimienta. Descubre el maravilloso mundo de aromas y sabores con estas 10 especias.Nuez moscada: sí, la nuez moscada sabe genial en el vino caliente o en el pastel de zanahoria, pero también hace maravillas en los platillos salados que llevan carne de res, papas o coliflor.Chile quebrado: aunque su uso es muy común, sobre todo en la cocina mexicana, el chile quebrado puede hacer algo más que enchilarte. Unas cuantas hojuelas pueden darle nueva vida a una aburrida salsa de tomate o intensificar el sabor de una pasta sencilla.Canela: es casi imposible pensar en hornear un pastel sin agregar una pizca de canela o tomar un rico café de olla sin esta aromática especia, pero ¿qué crees? La canela es un ingrediente ideal para las recetas saladas que llevan pollo, res o cerdo. Romero: el olor inconfundible de esta hierba acompaña muy bien los platillos hechos con carne, aceite de oliva y ajo. Pero no solo eso. El romero también puede servir para preparar panes (dulces y salados), así como salsas y marinados. Jengibre: el sabor de esta famosa raíz es muy conocido entre la gastronomía oriental, sin embargo, su uso no se limita a estas recetas. El jengibre está presente en preparaciones dulces tan conocidas como las galletas de jengibre y el vino caliente. Clavo: si hablamos de especias imprescindibles por supuesto que no podemos dejar de mencionar el clavo. El sabor del clavo es tan versátil que puedes usarlo tanto para hornear como para recetas con cerdo o res. Cúrcuma: esta especia se ha puesto de moda últimamente gracias a sus múltiples propiedades para la salud, pero en realidad su uso va más allá de sus beneficios. Además de dar un hermoso color amarillo a los platillos, la cúrcuma les da un toque especial. Comino: a diferencia de lo que muchas personas creen, la cocina mexicana no incluye comino en todas sus recetas. No obstante, su uso puede transformar por completo el sabor de un platillo muy sencillo. Albahaca: aunque no es propiamente una especia, la albahaca es un ingrediente esencial en la cocina. Con solo agregar una pizca las salsas de tomate y los platillos con pollo adquieren un aroma increíble y un sabor espectacular.Orégano: a diferencia de otras hierbas, el orégano tiene un sabor más intenso cuando está seco, así que siempre ten a la mano un bote de orégano en tu alacena. Úsalo en recetas italianas, mediterráneas o con ensaladas, carne y pescados. ¿Qué especia nos falta mencionar? Cuéntanos cuáles son las especias que no pueden faltar en tu cocina. Si te gusta usar especias, estas recetas te encantarán:Albondiguitas de pollo rellenas de jamón y quesoCerdo en pipián verdeEncacahuatado de costillas de cerdoChiles güeros rellenos de camarón en salsa de frijol
Olvídate de los olores desagradables en tu cocina. Con estos tips puedes deshacerte del mal olor en tu refrigerador. Te decimos qué hacer si el refrigerador huele mal.Limpia cada rincón de tu refrigerador. Aunque es más que obvio, es importante recalcar en la necesidad de hacerlo, por lo menos una vez cada tres meses. Vacía todo tu refri y desconéctalo para que no gastes electricidad (porque la puerta estará abierta por un buen rato). Recuerda limpiar los cajones y la estantería, así como las paredes y las puertas.Recurre a limpiadores naturales.Aunque el desengrasante o desinfectante que usas para limpiar tu cocina puede servir, te recomendamos usar limpiadores hechos a base de ingredientes naturales en el caso del refrigerador. La combinación de bicarbonato de sodio, vinagre y jugo de limón es genial para limpiar y eliminar olores.Coloca ingredientes que absorban los olores.Si después de limpiarlo súper bien el refrigerador sigue oliendo un poco extraño, puedes recurrir a algunos de estos remedios. En una bandeja para galletas espolvorea una caja de bicarbonato de sodio y colócala dentro de tu refri. También puedes poner un bowl con café molido o pedazos de carbón vegetal.Refresca tu refrigerador de manera natural.Una manera muy sencilla de mantener tu refrigerador oliendo rico es colocar un limón (o algún otro cítrico) partido por la mitad dentro de uno de los estantes. Otra opción es colocar bolitas de algodón empapadas en esencia de vainilla. Cualquiera de las dos alternativas dejará un olor delicioso en tu refrigerador.Ajusta la temperatura de tu refrigerador.Muchas veces los malos olores son ocasionados por la descomposición temprana de los alimentos. Esto puede evitarse si se mantiene el refrigerador a una temperatura de entre 3 y 4.4° C.Para que tu refrigerador siempre huela bien, recuerda:Guardar tus alimentos preparados dentro de contenedores con tapa.Revisar frecuentemente la fecha de caducidad de tus alimentos.Limpiar inmediatamente cualquier líquido que se derrame.No dejar alimentos con olores fuertes directamente sobre los estantes.Mantener en el congelador carnes hasta que las vayas a usar. 
Los niños no desarrollan por arte de magia el gusto por todo tipo de alimentos, así como tampoco empiezan a adoptar costumbres saludables por sí mismos. Si quieres que tus hijos adquieran buenos hábitos alimenticios, tienes que guiarlo y acompañarlo. Sigue estos tips para que esta tarea sea más sencilla. Crea un ambiente agradable.Algo importante que debes tener en cuenta es que los niños relacionan todo. No puedes esperar que ellos vean la ingesta de alimentos como algo bueno si siempre les gritas o regañas a la hora de la comida. Trata de establecer un ambiente tranquilo para que tus hijos poco a poco relacionen su alimentación con un momento agradable.Pon el ejemplo.Como todo en la vida, una acción vale más que mil palabras. Enseña a tus hijos buenos hábitos alimenticios asumiéndolos tú también. Procura comer alimentos variados, sigue una rutina saludable y disfruta de todo lo que comes, de esta manera tus pequeños también querrán seguir tus pasos.Involucra a tus pequeños en la cocina.Conforme los niños van creciendo pueden ir asumiendo mayores responsabilidades en el hogar. Puedes aprovechar esto para pedirles que te ayuden en las labores de la cocina. Cuando permites que tu hijo elija sus alimentos o los prepare él mismo, estás desarrollando en él un mayor sentido de compromiso y responsabilidad hacia sus alimentos, sin necesidad de obligarlo o regañarlo.Toma en cuenta sus necesidades.Los niños son niños. Punto. No puedes pretender que tu pequeño coma las mismas cantidades ni los mismos alimentos que un adulto. Si bien es importante que lo ayudes a descubrir nuevos sabores, tampoco lo obligues a probar alimentos demasiado fuertes o muy condimentados. Recuerda que el paladar de tu pequeño es muy diferente al tuyo.Mantén una relación saludable con los alimentos. Esto incluye tanto tu alimentación como la de ellos. Si te la pasas quejándote de las calorías y siempre estás hablando de dietas, es muy probable que tus hijos crezcan creyendo que la comida es algo malo. Asimismo, el usar ciertos alimentos como castigo también hace que los niños desarrollen aversión hacia estos.¿Tienes algún otro tip para enseñar a los niños buenos hábitos alimenticios? Comparte tus ideas en los comentarios. Recetas ideales para niños:Gelatina de Yoghurt con FresaRollitos de crepas confetiMacarrones con carnePan francés fácil 
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD