Cómo medir correctamente los ingredientes
Recomendaciones de Cocina

Cómo medir correctamente los ingredientes

Por Kiwilimón - Abril 2014
Antiguamente no se usaban medidas, todo era “a ojo de buen cubero” o “con pizcas y puñitos”. Pero si utilizas las medidas adecuadas, verás que el resultado es perfecto. Aprende a medir correctamente los ingredientes y prepara recetas exactas. Líquidos e ingredientes secos deben medirse con diferentes tazas

 

iStockphoto/Thinkstock

  Los ingredientes secos como el azúcar o la harina, deberán medirse siempre en tazas de plástico y los líquidos en tazas de vidrio con sus respectivas medidas. Aunque las dos tazas tienen la misma capacidad, no se pueden nivelas los líquidos con las tazas de plástico. Las tazas de vidrio tiene un poco más de capacidad, además, te indican la medida en la taza, para que puedas nivelarlas sin accidentes. Para medir ingredientes secos debes llenar la taza y con una espátula nivelas la superficie a que quede rasa. Deberás buscar en el mercado unas tazas que se acomoden a tu estilo de vida, (si tienes ayuda o si lo haces sola), evita las tazas que no tengan asa, ya que no debes meter el dedo dentro. Usa las que tienen agarradera o asita y algo de peso en la agarradera. Para  los ingredientes líquidos, las tazas de vidrio con capacidad deuna taza y de medio litro son las ideales. Debes llenar hasta donde se indique en la receta, poner a taza en una superficie, agacharte y verificar que esté correcta la medida; deberán guiarte por la línea que indica la cantidad, ni arriba ni debajo de ésta.  

Por qué y cómo cernir harina

Cuando una receta pide “una taza de harina cernida”, es para inyectar aire, quitando además grumos e impurezas. Cernir harina la hace de 20 a 25 por cinto menos pesada, por taza; dando así más suavidad a postres y pasteles.  

Llenar, rasar y cernir

Si la receta dice “una taza de harina cernida”, primero hay que llenar la taza con la harina, luego nivelarla con una espátula o rasarla y luego cernirla sobre una toalla e papel. Este método dará la misma cantidad de harina, pero la habrá aereado y no tendrá impurezas.   Al medir la harina
MIDES OBTIENES
1 taza de harina Mides y rasas Aprox. 140 gramos
 1 taza de harina para pastel Mides y rasas Aprox. 112 gramos
1 taza de harina cernida Mides la harina dentro de la taza de medir y rasas Aprox. 112 gramos
1 taza de harina para pastel, cernida Mides la harina dentro de la taza de medir y rasas Aprox. 112 gramos
1 taza de harina cernida Mides la harina dentro de la taza de medir, rasas y ciernes Aprox. 140 gramos
1 taza de harina para pastel Mides la harina dentro de la taza de medir, rasas y ciernes Aprox. 112 gramos
 

Maneras rápidas de medir

Cuando necesites pesar o medir mantequilla, te aconsejamos lo siguiente: desenvuelve la barra y mide la mitad, luego mide la cuarta parte, cada cuarta parte te dará dos cucharadas, o 1 onza o 28 gramos, si sólo quieres una cucharada, divide esa cuarta parte en dos y obtendrás una cucharada o media onza o 15 gramos. Puedes pesar la cucharada si tienes una pesa. Cuando midas miel, procura engrasar con aceite en aerosol la cuchara antes e introducirla en la miel, para que sea exacta. El azúcar mascabado tiene cierta humedad y necesita compactarse, para sacar todo el aire que contiene. Si esto no se hace, la diferencia en peso podría ser de dos onzas. Mide el azúcar y apriétala con una taza más pequeña, para obtener la cantidad necesaria. Si necesitas pesar mantequilla o manteca, pon en la taza medidora para sólidos un pedazo de plástico autoadherible y presiona bien, vierte la mantequilla o manteca y rasa con una espátula. Para retirarla, sólo jala el plástico y saldrá rápida y limpiamente.   Artículo cortesía de      Ver artículo original.    

Súper Secretos de Cocina

 
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El elote es delicioso en cualquiera de sus presentaciones, pero sin duda los esquites se llevan el premio a la botana más versátil y rica. Además de agregar la tradicional dupla de chile y limón, los esquites pueden prepararse de muchas maneras. Conoce algunas de las nuevas formas de comer esquites.Con tuétano. Le estarás dando un extra proteína, porque un vasito de esquites con chile y epazote es una exquisitez, pero si además le añades a la fórmula un tuétano, la cosa cambia increíblemente. Esta botana típicamente callejera se ha convertido en la favorita de esos foodies que buscan una cena un poco más contundente.Frituras y más frituras Los esquites son una botana tan adaptable que pueden combinarse con muchos ingredientes. En este caso, las frituras de maíz se mezclan con los granos de elote, crema, salsa, cueritos, verduras y un largo etcétera. Aunque las posibilidades de preparación son casi infinitas, aquí lo más importante comienza por elegir las papitas de tu preferencia.Comida completa Los esquites son, hasta cierto punto, una sopa de elote muy básica. Por eso, no es extraño encontrarnos con variedades que incluyen algún tipo de carne. Los esquites con mollejas, carne molida o patas de pollo se parecen más al caldito que te preparaba tu mamá, por lo que podrían considerarse más una comida que una botana. Si no comes carne, no te preocupes. También hay opciones veganas con champiñones.Versión ecológica El vasito de unicel en el que te sirven tus esquites tarda, por lo menos, 100 años en degradarse. Por esta razón, servir los esquites sobre una hoja de elote es una opción más ecológica que no afecta en absoluto el sabor del platillo. La próxima vez que vayas a comprar un esquite, pide que te lo sirvan sobre una hoja de elote. Así estarás disfrutando una deliciosa botana mientras cuidas el medio ambiente.A pesar de ser súper tradicionales, los esquites siempre están evolucionando. ¿Conoces alguna otra forma de preparar esta rica botana? Compártenos tus ideas.
Sin duda, este 2018 el pan dulce mexicano pasó por muchos cambios. Y es que la comida tradicional que originalmente las abuelitas preparaban siguiendo cada paso al pie de la letra, pasó a ser parte de algunas otras combinaciones que para muchos, resultan deliciosas. Por eso hicimos un recuento de 10 platillos que evolucionaron este 2018. En esta lista veremos cómo cambiaron platillos tan típicos como los tamales y el pan dulce. MANTECONCHAS. En primer lugar, tenemos al famoso invento originario de Querétaro. La fusión de las mantecadas y las conchas nació en la panadería El Manantial y poco a poco invadió a todo el país. DONCHAS. Se los dijimos, el tradicional pan mexicano vivió ciertos cambios que posiblemente ni las abuelitas hubiesen permitido. ¿Se imaginaron alguna vez que comerían una dona con cubierta estilo concha y sabor a concha? Sí es posible y la receta está AQUÍROSCA DE CONCHAS. Claro, quedó confirmado que el pan con el que más experimentos hicieron los panaderos fue con las conchas y todo lo que pudiera llevar su sabor y sí, hasta la forma. La receta la encuentran AQUÍMANTEMUERTO.Por supuesto que el pan de muerto no podía quedarse atrás. Este año tuvimos la gran suerte de conocer la fusión entre las mantecadas y el pan de muerto. Si no las probaste, lamentamos decirte que tendrás que esperar varios meses. SUSHI CON DORITOS. A los mexicanos nos encanta adaptar los platillos extranjeros agregando algunos ingredientes propios de nuestra alimentación. Y aunque las frituras de maíz no son exclusivas de México, sí que le dan un toque muy mexa al sushi. CONCHAS CON CHILAQUILES. Cuando creímos que habíamos alcanzado el paraíso culinario con las deliciosas tecolotas, nuestras amadas tortas de chilaquil, llegaron las novedosas conchas con chilaquiles. Ámalas u ódialas, pero pruébalas. CUPCAKES DE ROSCA. Una versión  mucho más práctica de la tradicional Rosca de Reyes viene en forma de pequeños cupcakes. Lo mejor de esta innovación es que te ahorras el tener que andar partiendo y sirviendo la rosca entre tus invitados. La receta está AQUÍAVOCADO LATTÉ. Por más raro que parezca, tomar café en un aguacate se ha convertido en una tendencia, sobre todo entre los millennials. Aunque algunas personas dicen que el sabor no es el mejor, tenemos que reconocer la originalidad de este invento. HAMBURONCHA. Si te gustan las hamburguesas, ¿por qué no combinarlas con las conchas? Tenemos que admitir que este fue uno de los inventos que más opiniones dividió entre los foodies. Nuestro veredicto: tienes que probarla para decidirlo. CONCHURRAS. Una conchacon base de churro no puede ser jamás una mala idea. El 2018 nos llenó de descubrimientos culinarios, sin embargo, los amantes de la panadería fueron los más beneficiados definitivamente. Mención especial: Tamales con cátsup. El cierre del año no podía dejarnos sin sorpresas. Y es que apenas hace unos días nos enteramos de que hay gente que le pone cátsup a los tamales. Aunque no representa propiamente una evolución en el platillo, sí que es una manera diferente de comerlo. ¿Te atreverías a probar tu tamal favorito con salsa de tomate? Esperemos que el año que entra nos traiga más innovaciones gastronómicas para seguir disfrutando nuevos platillos.¡Feliz  Año Nuevo!
Admítelo: algunos de tus utensilios de cocina ya pasaron por su mejor momento y es la hora de buscar un reemplazo. Piensa que ahora que comienza un nuevo año es la oportunidad de hacer renovaciones en todos los aspectos, incluyendo tu cocina.Aunque algunos utensilios de cocina están destinados a durar para siempre (como los de acero inoxidable) hay otros que necesitan ser cambiados regularmente, pero ¿cómo saber si es el momento de cambiar tus utensilios? Fácil, nosotros te decimos cómo.Las toallas para la cocina. Cuando por más lavadas que les hayas dado siguen teniendo un olor desagradable, o ahora la textura no es tan suave y se ha vuelto un poco acartonada, es el momento de remplazarlas. Sobre todo, si las toallas ya están deshilachadas, rasgadas o muy maltratadas. Recuerda que los trapos y toallas de cocina guardan una cantidad considerable de gérmenes, sin importar cómo las laves o cuántas horas las dejes expuestas al sol. Las esponjas. Mientras sigan lavando, las seguimos usando, pero ojo, las esponjas son el utensilio que se tiene que cambiar con más frecuencia y sin necesidad de que se parta en dos o le falte un cachito. Cuando huele mal o ya está rota piensa en todas las bacterias que puede guardar. Además, toma en cuenta que estar casi todo el tiempo mojada, ocasiona que garde gran cantidad de gérmenes y bacterias que estarás pasando a tus trastes "limpios" o recién lavados.Las cucharas de madera. ¿Cómo saber cuándo debes cambiar tu cuchara? Muy fácil: porque ya es casi imposible servir la comida de lo roto que está. Una cuchara de madera cuida mucho tus sartenes antiadherentes, pero si está rota deberás desecharla. Una de las razones principales es que podría desprender algún residuo de madera y quedarse en la comida o en el sartén. El pelador de papas. Los mejores son los de acero, pero son lo que se oxidan más rápido. Si pierdes más tiempo peleando con tu pelador que con un cuchillo es hora de cambiarlo. Por lo general hay que cambiarlos porque se rompen, se doblan o simplemente están muy oxidados.Los contenedores de plástico. Los famosos tuppers son otros de los utensilios que deberás cambiar en algún punto. Cuando tengan manchas imposibles de quitar, estén rallados o tengan un olor penetrante, es hora de mandarlos al bote de basura. De preferencia, es mejor que utilices recipientes de vidrio para conservar mejor la comida y para que cuando la guardes, no se contaminen por el plástico. Aprovecha esta temporada para hacer un cambio en los utensilios de tu cocina y estrénalos con estas recetas:Volovanes de champiñones cremososCheesecake de elote con rompopeTrufas de leche condensadaRollo de tamal relleno de cochinita
Al partir un huevo te habrás dado cuenta de que la yema no es siempre del mismo color. Tanto la consistencia como la tonalidad pueden variar de un huevo a otro. Esto se debe a diferentes factores. Descubre todo lo que el color de la yema de huevo puede revelarte.Alimentación de la gallinaEl color de la yema de un huevo está determinado principalmente por la alimentación de la gallina. Esto significa que, si una gallina consume maíz, la yema será un poco más anaranjada. Por el contrario, cuando las gallinas son alimentadas con trigo o cebada, el resultado es una yema con un tono pálido más cercano al amarillo.Calidad del huevoHace tiempo se creía que el color de la yema determinaba la calidad de un huevo. Por esto se consideraba que las yemas pálidas eran indicadores de una mala alimentación, mientras que las yemas con tonos naranjas más intensos suponían una garantía de calidad. Ahora sabemos que el color de la yema depende del tipo de alimentación que recibe la gallina y no tiene que ver necesariamente con la calidad del huevo.Indicadores de frescuraAl momento de elegir un huevo hay otros factores, aparte del color de la yema, que pueden ayudarte a identificar uno de buena calidad. Por ejemplo, la consistencia de la clara debe ser densa, y su color prácticamente transparente. Si te encuentras con un huevo que tiene una clara muy fluida o con tonalidades cafés, verdes o negras, esto significa que no es fresco o que está contaminado. Antes de partir un huevo puedes conocer qué tan fresco está. Solo tienes que meter el huevo en un vaso con agua. Si el huevo se hunde, esto quiere decir que está fresco. Entre más flote, más viejo será.No te dejes llevar por el color de la yema. Muchos productores usan colorantes (naturales y artificiales) para modificar el color, por lo que esto ya no es un factor determinante de calidad o frescura. Si te interesa consumir huevos frescos y de calidad, acércate a los productores locales. En estas granjas las gallinas suelen alimentarse de manera natural bajo condiciones más óptimas que garantizan la calidad del producto.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD