Cómo quitar las arrugas del cuello
Recomendaciones de Cocina

Cómo quitar las arrugas del cuello

Por Kiwilimón - Mayo 2015
El cuello y las manos delatan nuestra edad... y son 2 de las partes que menos cuidamos. Siempre aplicamos cremas a nuestro rostro y al cuerpo, pero pocas veces hacemos énfasis en el cuello. Los primeros síntomas de alerta son la aparición de la papada, la flacidez y las arrugas. Por eso, a partir de hoy tenemos que combatirlos mediante una dieta que evite la retención de líquidos, ejercicios faciales y un maquillaje adecuado. No importa la edad que tengas, ¡hay que empezar ya! Combatir la papada desde todos los frentes A partir de los 30 años, los músculos de la mandíbula empiezan a perder tensión favoreciendo el desarrollo del doble mentón y la pérdida de definición del óvalo facial. Las causas son muchas y van desde la predisposición genética, el cambio brusco de peso o las dietas ricas en grasas y sal. Aumentar el consumo de frutas, verduras y productos integrales y reducir el de alimentos ricos en sodio (sal de mesa, conservas, salazones, entre otros) y grasas de origen animal (embutidos, bizcochos industriales, etc.) son algunas buenas prácticas dietéticas que ayudan a evitar la acumulación de grasas y retención de líquidos. Por supuesto, debemos complementar esta dieta tomando abundantes líquidos, sobre todo el agua. La hidratación de la piel en esta zona es muy importante y pocas veces nos acordamos de ella. El primer paso es aplicar una crema hidratante en el cuello para combatir su flacidez. Si ésta ya es visible, es mejor utilizar una crema específica con efecto tensor. No debemos olvidar ponernos crema de protección solar para evitar que la piel envejezca, pierda elasticidad y se acentúe la papada. Recuerda que la crema se aplica siempre de arriba abajo y suavemente, sin desplazar la piel. Ejercicios faciales El tipo de piel del cuello propicia la aparición de los llamados “Anillos de Venus”, esas arrugas horizontales tan odiosas, así como las verticales –producidas por las posturas al dormir- y la flacidez. Para combatirlos, pon en práctica algunos ejercicios (siempre en series de 10) de gimnasia facial. Uno de ellos consiste en pronunciar todas las vocales abriendo la boca al máximo; otro, en estirar el cuello y desplazar, tanto como se pueda, el maxilar inferior hacia delante para tonificar la zona. Sacar la lengua e intentar tocarte la nariz con ella también ayuda a fortalecer la mandíbula. Maquillaje ideal para el cuello La clave para disimular las arrugas del cuello está en utilizar una base de maquillaje de efecto “lifting”. Para camuflar el doble mentón o papada, el secreto está en emplear una base de maquillaje algo más oscuro sobre la zona de la papada. Alternativas naturales Un chorro a presión de agua fría sobre la zona del cuello y un posterior masaje suave con una esponja vegetal, es una de tantas alternativas naturales. Otras se decantan por el uso de miel: aplicando una buena dosis sobre la zona, cubriéndola con una gasa ligeramente humedecida y dejando que actúe 20 minutos antes de lavar con agua fría, aprovecharemos las propiedades hidratantes de la miel para combatir la pérdida de firmeza. Ver artículo original.

Notas recomendadas

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Existe un ritual que, frente al comal, se vuelve entrañable: poner una tortilla caliente sobre la palma de la mano y con los dedos de la otra, enrollarla lo más apretadita posible. Mejor si en el interior hay una pizca sal. ¿Salsa martajada? Oh sí, por favor. Pero este ritual sólo es posible si la tortilla es lo suficientemente flexible para no romperse. Saber reconocer una tortilla auténtica, además de ser un hábito 100% saludable, es la forma más rica de experimentarlas. Según los mayas, el maíz es la piedra angular de nuestro origen y según los aztecas, es la muestra del amor que sentía Quetzalcóatl por su gente, quien para conseguir una semilla dorada se adentró en las montañas convirtiéndose en hormiga. De esa semilla surgió la tortilla, símbolo de identidad y cultura nacional. En el sentido más práctico, no hay plato, servilleta o cuchara más precisa para atajar un guisado. Tampoco una de mejor sabor. Todos creemos conocerla íntimamente, pero siendo sinceros, ¿hace cuánto elaboraron su última tortilla? ¿Hace dos meses? ¿Hace un año? ¿Nunca? Cuando conocí a Rafael Mier, director de la Fundación Tortilla de Maíz Mexicana yo no entendía por qué había que divulgar el tema de la buena tortilla y aprender a diferenciar una tortilla auténtica de otras. ¿Todas las tortillas de tortillerías son auténticas? ¿O no? La tortilla es el lienzo favorito del plato nacional: los tacos. Y aunque en las mesas nunca falta, Rafael me hizo entender que la verdadera tortilla escasea, sobre todo en las grandes ciudades. No sólo eso. Pocos conocen cuál es el proceso detrás de su elaboración y cuáles son sus ingredientes originales. Por suerte ya existe una regulación en el mercado para que las tortillerías describan los ingredientes que utilizan. No, no sólo es maíz. Algunas veces la masa está mezclada con harina de trigo. A la tortilla tradicional hay que diferenciarla del resto. Ella proviene de maíces mexicanos, algunos en peligro de extinción. El tema es que algunos agricultores han preferido sembrar otros cultivos o utilizar maíces más resistentes a las plagas. Transgénicos, pues. En el proceso tradicional, los maíces que fueron cosechados según la temporada se dejan secar naturalmente y se les desgrana con la ayuda de un olotero. A continuación, se someten al proceso de la nixtamalización en el que los granos de maíz se pulen como diamante en bruto para hacerlos más digeribles en el organismo, para maximizar su aporte nutricional: aumentar su contenido de calcio, de proteínas, de antioxidantes.La tortilla verdadera –la saludable, la auténtica– está nixtamalizada. Para lograrlo hay que diluir cal en agua, cocer los granos en la mezcla, dejarlos remojar durante la noche y al día siguiente, enjuagar hasta que el agua salga clara. De ahí se obtiene el precioso nixtamal que se lleva al molino o al metate. El resultado es una masa húmeda y deliciosa, lista para palmear tortillas, tlacoyos, sopes, o (ponga usted su preparación favorita de maíz). Cuando inflan en el comal o en la plancha de las tortillerías, el augurio de una buena comida es evidente. El proceso es cultura pura. Pero por inverosímil que parezca, en la mayoría de las escuelas de gastronomía este ritual no se enseña. No hay duda de que, para reconocer una buena tortilla, también hay que amistarnos con el lenguaje, con su saber. Rafael aconseja consumir aquellas que no son industrializadas, es decir, que no contienen ingredientes adicionales a los tradicionales (maíz, agua y cal o ceniza). “Como consumidores tenemos derecho a conocer todos los ingredientes de nuestra tortilla por ello, es importante exigir su correcta declaración”, afirma. También dice que las tortillas de colores sí son tradicionales. Su color proviene de maíces con tonalidades como del arcoíris. Pero cuidado. Existen comerciantes que utilizan colorantes imitando los colores del maíz azul o verde. Un tip para diferenciar al gato de la liebre es aplicar un agente ácido –como el jugo de limón–. “Si al aplicar el limón, la tortilla se torna violeta o rosa, se trata de tortilla de maíz azul real; si se torna grisácea o no cambia de color, se trata de una tortilla pintada con colorante artificial”. Otro consejo es fijarse en la flexibilidad de la tortilla. Si se rompe o se entiesa apenas la pones sobre el comal, puede que estés frente a una tortilla falsa. Estos y otros consejos los puedes encontrar en el blog recién inaugurado de la fundación. La buena tortilla merece diferenciarse de las otras. Pregunta en tu tortillería si las que ofrecen están nixtamalizadas y si provienen cien por ciento del maíz nacional. Su aroma, anticipación de un banquete digno de dioses, y su sabor no deben tomarse por sentado. Y mientras aprendemos a nixtamalizar juntos, te dejo algunas recetas que puedes preparar en su honor: Tacos de lenguaTacos de mixioteTacos de costilla
Un libro, un rollo de papel higiénico o incluso un cerebro humano podrían ser nada más y nada menos que pastel por dentro y fondant por fuera, pues algunos artistas de la repostería han probado que pueden hacer pasteles híper realistas y engañar a tus ojos.Videos de este tipo de pasteles se han vuelto virales y nos dejan incrédulos, además de que ahora dudamos de que lo que nos rodea sea real, pues internet ya ha convertido estas creaciones artísticas un meme, por supuesto.Aunque parecen ser de otro mundo, estos pasteles están hechos como cualquier otro, con pan, un poco de betún y mucho fondant. El fondant es un tipo de glaseado o icing, como el de las galletas y se usa comúnmente para esculpir o decorar pasteles, cupcakes y otros postres. Sin embargo, la textura del fondant es muy diferente a la mayoría de los glaseados y es lo que lo hace único.También conocido como pasta de azúcar, el fondant está hecho de azúcar, agua y jarabe de maíz, principalmente, pero el fondant que se usa para estos pasteles/esculturas de repostería suele tener además grenetina o glicerina añadidos.Imagen tomada de Instagram, @redrosecake_tubageckil.Entre las formas caseras de hacer fondant, hay fórmulas que incluyen azúcar glass y bombones (malvaviscos), pero definitivamente, ese tipo de fondant no es muy útil para hacer pasteles realistas.Hay muchos chefs famosos por sus pasteles realistas, algunos de los más populares son Natalie Sideserf, Luke Vincentini o Debbie Goard, cuyos videos e imágenes de pasteles con formas de objetos como vasos de café o animales, como armadillos o perros, han hecho mucho ruido en redes sociales.Imagen tomada de Instagram, @lukevincentini.Además de los memes, estos pasteles también han desencadenado el debate sobre el fondant, pues muchas personas no lo comen o creen que es un ingrediente terrible por estar hecho de azúcar. ¿Tú que opinas de estos pasteles y el fondant?
Recientemente se ha abierto un acalorado debate en redes sociales acerca de la verdadera esencia de la gastronomía de Argentina desde que la periodista Silvina Reusmann mencionó en la serie Street Food: Latinoamérica, que la comida argentina se encontraba más cerca de Europa que de los mismos países latinoamericanos. Pero, ¿qué tanto hay de cierto en esta afirmación? Para no entrar en controversia, simplemente hay que analizar algunos platillos típicos de Argentina, que al igual que en muchos países latinos como México, Brasil o Guatemala, son el resultado de la conquista europea en los pueblos prehispánicos de América, de ahí que se les conozca como platillos criollos. La gastronomía argentina está conformada principalmente por ingredientes de las culturas precolombinas andinas y guaraníes, tal como el poroto (una semilla parecida al frijol), el maíz, la calabaza y el mate e influenciada en su mayoría por la cocina española y la gastronomía italiana, como veremos en los siguientes platillos. Locro argentino A pesar de que el locro es un platillo de origen indoamericano, los argentinos le agregaron algunos aportes gastronómicos europeos como la carne de cerdo, el chorizo y el mondongo. El locro es también considerado como una de las principales comidas argentinas.Puchero argentino El puchero argentino es el ejemplo perfecto para ilustrar la comida criolla, ya que deriva del cocido español que se elaboraba con carne de res o de cerdo pero al que se le adaptaron vegetales indígenas como la papa, zapallo o calabaza y, por supuesto, el maíz. El asado Si bien Argentina se caracteriza por su amplia y destacada producción de carne de res, es gracias a los españoles que se encargaron de exportar las primeras vacas a mediados del siglo XVI a América. A partir de ese momento, se crearon maravillosos platillos argentinos como el típico asado, que se convirtió en la comida nacional que reúne a miles de argentinos alrededor de la parrilla cada domingo. Milanesa napolitana Con carne traída desde el Viejo Mundo pero influenciada por la mezcla italiana y mezclada con algunos ingredientes locales, la milanesa napolitana es un excepcional plato de raíces argentinas con esencia europea.  Empanadas argentinas Aunque las empanadas llegaron a América por gracia de los españoles, una vez en Argentina, cada región se encargó de adaptarlas a su historia y estilo, de aquí que existan empanadas porteñas, criollas, tucumanas y salteñas, entre otras.La gastronomía de Argentina es diversa y deliciosa, sin duda, una exquisita conjunción de lo mejor de las dos culturas en la época colonial y así como los platillos argentinos mencionados anteriormente, existen muchos más de origen indígena con influencia europa que nadie podría resistir. ¿Cuál es tu favorito?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD