Consejos básicos para el uso de los chiles
Recomendaciones de Cocina

Consejos básicos para el uso de los chiles

Por Kiwilimón - Septiembre 2011
Los chiles son originarios de Centroamérica y México. Son los protagonistas de la cocina mexicana. Los chiles estimulan con su sabor picante, su atractivo aroma; y son consumidos cocidos, crudos, en rodajas, triturados, rebozados, fritos, etc. Son parte imprescindible en todas las comidas mexicanas. Su presentación más habitual es en salsa, aparte de las comidas para ser servida al gusto de cada uno. Su sabor picante se debe a una sustancia la Capsaicina que es la que provoca el picor, según su concentración será su picante. Existen más de 30 especies, pero se cultivan cuatro Capsicum annuum, Capsicum frutescens, Capsicum chinense y Capsicum pubescens. La especie más desarrollada en México es Capsicum annuum, con gran cantidad de variedades; se diferencia entre ellos por el color, (unos son amarillos, otros verdes o rojos), por el sabor (dulce o suave o picante o muy picante) y por la forma (los hay alargados o redondeados).
Propiedades de los chiles Los chiles tiene excelentes propiedades nutricionales y saludables. Por ejemplo el chile jalapeño es rico en Vitaminas A y C y Potasio, también contiene hierro y magnesio. Aparte la cualidad que tienen los picantes es que estimulan el ritmo metabólico de nuestro cuerpo provocando un consumo extras de calorías, ayudan en una buena digestión, aumenta la producción de jugos gástricos, reducen el colesterol y es un anticoagulante natural que reduce la posibilidad de un ataque cardiaco. También se le atribuyen cualidades antioxidantes, retrasando en envejecimiento.
Consejos de almacenamiento Envuelva los chiles, sin lavar, en toallas de papel. No use bolsas de plástico porque la humedad los descompone. Consérvelos frescos en el frigorífico, como máximo tres semanas. Los chiles secos se pueden almacenar en un recipiente hermético a temperatura ambiente; le durarán unos cuatro meses. En el frigorífico durarán aún más. Preparación Tenga cuidado al manejar chiles. Sus membranas y semillas contienen capsaicina, sustancia que les da su picor característico. Puede ser sumamente irritable para la piel y causar tremendo malestar si entra en contacto con los ojos. Como medida preventiva, quizá le convenga utilizar guantes de goma mientras los prepara. Lávelos y ábralos con un cuchillo; quíteles la membrana y las semillas si desea un picor suave en sus platos. Después de picar chiles, lave la tabla de cortar y los utensilios empleados; haga lo mismo con los guantes. Si pica chiles secos para usarlos en polvo, evite inhalar o exponer la vista a cualquier emanación de ellos. Para reducir molestias posibles, remoje los chiles en agua caliente unos 30 minutos y píquelos con un poco del agua de remojo. Luego prosiga con su receta. Usos básicos en la cocina Basta con espolvorear chile recién picado para que todos sus platos suelten chispas, desde las hamburguesas hasta los aderezos. Ase y pele los chiles más o menos largos, igual que se hace con los pimientos, luego rellénelos de queso o carne y fríalos en aceite abundante. Recorte las costillas y tire las semillas cuando los pele. Recetas de cocina recomendadas con chiles:Tinga PoblanaSopa de Tortilla TradicionalSalsa de Tomate Verde con JitomateSalsa Ranchera Roja
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tener antojos parece incluso aún más terrible mientras estamos en casa, por lo que no sucumbir ante ellos a veces parece una tarea muy difícil.Incluso si has intentado mantener una rutina semanal con ejercicios incluidos, la naturaleza misma de quedarse en casa significa que es probable que te muevas mucho menos de lo que estás acostumbrado. Si a todo esto le añades el miedo constante de un virus, la nueva normalidad está llenad de ansiedad.Así que los antojos son inevitables en este ambiente de ansiedad e incertidumbre, lo malo es que no se nos antoja un gran plato de lechuga, sino esos alimentos que no tienen mucho aporte nutricional para nosotros.Para ayudarte a frenar esto un poco, te ayudamos a entender por qué sólo quieres comer comida chatarra y, lo mejor, alternativas mejores para suplir esos antojos.El estrés crónico sí puede alterar tus preferencias alimentarias, por lo que es normal experimentar antojos de comida azucarada o alta en carbohidratos, es decir, mientras estás ansioso y estresado, es más probable que agarres una bolsa de papas o tres galletas en lugar de una bolsa de zanahorias o de apios.Además, los niveles más altos de estrés también alteran las dos hormonas principales del hambre: leptina y grelina. Esto provoca que tengas antojos con mayor frecuencia, incluso si no tienes hambre física realmente.La otra razón por la que tienes estos antojos feroces es porque la comida chatarra es una forma rápida de liberar dopamina, sí, la hormona de la felicidad que provoca una respuesta de bienestar. Y una más, también puedes tener ganas de comer sólo porque estás aburrido y esta es una forma de entretenerte.No hay una estrategia precisa para evadir estos antojos, pero sí puedes seguir ciertas pautas para mantenerlos equilibrados, por ejemplo, no trabajes cerca de la cocina, mantén tus comidas balanceadas cada cuatro horas, haz una pausa antes de comer y reflexiona sobre si realmente tienes hambre o si sólo es estrés y, finalmente, sé realista: no vas a dejar de querer consolarte con la comida, siempre puedes comerte esas alitas, si recuerdas que comerlas diario no es lo mejor.4 alternativas sanas para cuando tienes antojos en casaLa versatilidad de la comida puede ser la solución para tener alternativas que sepan como ese antojo, pero tengan un aporte nutricional más alto.Por ejemplo, la coliflor puede ser un gran aliado para esto, pues hay mil platillos en los que puedes usarla.1. Alitas de coliflorUna original forma de caer en el antojo de alitas es hacerlas de coliflor, con la misma salsa que las condimenta, pero sin comer una pieza de pollo frita.2. Tacos al pastor sin carneComer tacos es una de las cosas que más disfrutamos, pero también puedes obtener una versión más ligera si usas soya o, sorpresa, también coliflor en lugar de carne de cerdo.3. Vegetales horneados con sabor a papas fritasLa papas son bajas en vitaminas, pero las zanahorias son un vegetal que tiene más de la mitad de los carbohidratos y está lleno de vitaminas A y C; al cortarlas en tiras finas, sazonarlas generosamente y hornearlas hasta que estén crujientes, obtienes la misma textura satisfactoria que las papas fritas pero sin ninguno de los efectos secundarios de engorde.4. Mac & cheese sin pastaLos macarrones con queso clásicos son una bomba de grasa y carbohidratos sin proteínas, pero una vez más, puedes reducir los carbohidratos al reemplazar la pasta estándar con coliflor o una variedad de garbanzos, que contiene un tercio de los carbohidratos de los macarrones de codo regulares.
Los cuidados del cabello deben ser permanentes, especialmente cuando hay diversos factores que dañan nuestra melena como productos de belleza, tenazas, la contaminación, el sol y hasta el mismo estrés del día a día. Por ello, si quieres mejorar el aspecto, la vitalidad y hasta evitar la pérdida del cabello, te mostramos 4 ingredientes naturales que te ayudarán a reforzar el pelo. Si bien existen innumerables productos comerciales para cuidar el cabello, ninguno cómo los ingredientes naturales, ya que éstos no poseen sulfatos ni parabenos que lo maltraten, son mucho más económicos y le devuelven la suavidad y el brillo en la mayoría de los casos. ¿Listo para conocerlos? Sábila para la regeneración capilar La sábila, también conocida como aloe vera, es ese aliado infalible que ayuda en la regeneración capilar gracias a que está compuesto por 99% agua y el resto son poderosas vitaminas como la A, B, C y E. Las propiedades de la sábila la convierten en el ingrediente perfecto para hidratar el cabello, estimular su crecimiento, eliminar el exceso de sebo y darle más vitalidad. Puedes mezclar un poco de sábila en tu shampoo o aplicar directamente en la melena. Romero para la caída del cabello El romero es una planta con diversos beneficios para la salud y en este caso, es ideal para tratar la pérdida del cabello, ya que funciona como estimulante natural de los folículos, los mantiene activos y propicia el crecimiento del cabello; además tiene altas propiedades antifúngicas, que ayudan a combatir algunas infecciones del cuero cabelludo. Aceite de oliva para humectar el cabello El aceite de oliva es una herramienta maravillosa para cuidar el cabello maltratado porque contiene grasas saludables que humectan y cierran las cutículas del cabello. De igual manera, este aceite es alto en vitamina C y vitamina A, por lo que favorece la producción de colágeno y mejora el brillo de las melenas. Recuerda aplicar unas pocas gotas de la mitad de tu cabello hacia las puntas y enjagua con agua fría después de 20 minutos. Aceite de coco para nutrir el cabello Entre las propiedades del aceite de coco, destacan su alto grado de vitamina E, proteínas y ácido láurico que reducen la sequedad en el pelo, eliminan el frizz y penetra con facilidad en la fibra capilar, regenerándola y creando una barrera natural que la mantiene hidratada. Puedes darte un masaje en el cuero cabelludo comenzando con pequeñas cantidades para observar cómo responde tu pelo. Recuerda consultar a un experto antes de utilizar cualquiera de estos remedios naturales, ya que puedes usarlos en el shampoo, en mascarillas o al natural pero cada cabello es diferente y sus necesidades puedes variar.
La gastronomía de Francia es un paraíso culinario que pocas personas podrían resistir, especialmente si hablamos de sus postres, aquéllos que siempre lucen como un tesoro inmaculado a través de las vitrinas en las clásicas pâtisseries. Por ello, si tienes ganas de viajar a Paris, te recomendamos probar estos 6 postres franceses que sin duda te transportarán a lo mejor de la capital francesa. Éclairs Un éclair es un pan hecho de masa choux, preparada con agua, harina, mantequilla y huevo. Al hornearlo queda un hueco en su interior, que posteriormente se rellena con crema pastelera o ganache de algún irresistible sabor, como crema de chocolate o frutos rojos. El éclair también va glaseado del sabor de su relleno, es un verdadero manjar. Gâteau Saint Honoré Saint Honoré es uno de los pasteles más antiguos y quizás más complicados de preparar, cuyo nombre hace honor al patrón de los pasteleros, San Honorato. Esta delicada tarta de profiteroles, nata y caramelo contiene una base de masa quebrada, que se complementa con pasta choux y se rellena de crema Chiboust. ¿Acaso es un pedacito de cielo? Macarrones Los favoritos de la gastronomía de Francia son una especie de sandwichitos cuyas bases están hechas de merengue con polvo de almendra y van rellenos de chocolate, jalea de frutas o cualquier otro ingrediente. Sus colores son tan diversos como los sabores que puedes encontrar. Aquí puedes encontrar recetas para hacerlos tú mismo en casa. Crème brûlée Otro de los postres franceses favoritos es el tan aclamado crème brûlée, una natilla con crujiente capa de caramelo que debajo esconde una mezcla de crema para batir emulsionada con yemas de huevo y azúcar y tímidos aromas a naranja y vainilla. Romper esa fina corteza de azúcar caramelizada es un verdadero placer. París Brest Curiosamente, el París Brest nació para conmemorar una carrera ciclista entre París y Brest, precursora del Tour de Francia. Está hecho con la misma pasta de los éclairs y va rellena de una deliciosa crema de avellanas que simula ser una llanta de bicicleta. Se espolvorea con azúcar glass y se acompaña con tu café favorito. ¿Ya lo estás saboreando? Pastel de Mil Hojas Muchos podrían pensar que el Mil Hojas es un error de la gastronomía francesa, pero ¡qué afortunado error! Este postre de Francia se ha convertido en un clásico gracias a sus exquisitas capas de hojaldre, rellenas de crema pastelera. También va coronado con un toque de chantilly, esa deliciosa crema de nata de leche endulzada con azúcar que nadie puede resistir. Es evidente que, con un bocado de cualquiera de estos postres franceses, te sentirías envuelto en un paisaje parisino, por ende, es necesario lanzar la pregunta obligada: ¿cuál es tu postre favorito dentro de la gastronomía francesa?
El mundo moderno está en constante descubrimiento de ingredientes que aporten más a nuestra salud, por ejemplo, usar ghee para cocinar, pero ¿qué es ghee y cómo se usa esta ‘mantequilla’?Antes del ghee, vino el aceite de coco, con beneficios como que es una ‘grasa buena’, que no contiene colesterol, pero el ghee además contiene ácidos grasos Omega-3 y ácido butírico, un ácido graso de cadena corta que se considera bueno para el tracto gastrointestinal.Por otra parte, lo que hace destacar al ghee de entre todas las grasas que están disponibles es su sabor ligeramente dulce y a nuez.¿Qué es ghee?El ghee es mantequilla clarificada, es decir, es el resultado de cocinar y reducir a fuego lento mantequilla para eliminar toda el agua, hasta que los sólidos lácteos comienzan a dorarse ligeramente, lo cual le da un toque acaramelado y ligeramente a nuez. Ya que los sólidos lácteos son colados y sólo resta un aceite de cocina dorado y claro, el ghee es ideal para personas intolerantes a la lactosa.Así, esta mantequilla clarificada queda como un concentrado de grasas saturadas, cuyas propiedades incluyen ácidos grasos Omega-3m, ácido linoléico conjugado (que puede tener un efecto anticancerígeno) y ácido butírico.Además, aporta vitaminas liposolubles, en específico vitamina A, E, K2 y B12, pero esta última en una cantidad pequeña; minerales como fósforo, calcio, cinc, cobre y selenio, y ya que es un alimento graso, tiene un aporte calórico alto.El ghee ha sido utilizado desde hace mucho tiempo en países como India y tiene un papel clave en el Ayurveda, la medicina tradicional de la India en la cual es apreciado por sus propiedades antiinflamatorias, digestivas y terapéuticas.Por ejemplo, en Ayurveda se usa para aliviar el estreñimiento o incluso como remedio tópico en quemaduras o afecciones de la piel.Entre los usos más frecuentes de esta mantequilla clarificada se encuentra el de hacer panes, pero el ghee funciona tanto en recetas saladas como en recetas dulces. Por ejemplo, puedes usar ghee para un pollo estofado con cítricos, para dorar unas papas cambray, para hacer curry o para hacer la famosa receta ayurvédica de leche de luna. Puedes conseguir ghee en tiendas de productos orgánicos o incluso hacerlo tú mismo a partir de mantequilla de buena calidad, pero lo importante es que te animes a probar este tipo de grasa que puede guardarse en la alacena, sin necesidad de refrigerarse, y que aguanta temperaturas altas sin quemarse.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Fatal error: Uncaught
ERROR: Error connecting to: MYSQLi: 2002: Conexión rehusada
THROWN: /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/include/dominion/DB_Base.lib (464)
TRACE: /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/include/dominion/DB_Base.lib (518) :: calling dominion\DB_Base->doLogon
/home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/include/dominion/DB_Cursor.lib (59) :: calling dominion\DB_Base->checkLogon
/home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/include/dominion/DB_Table.lib (284) :: calling dominion\DB_Cursor->__construct
/home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/common/Base.lib (271) :: calling dominion\DB_Table->doInsert
/home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/site5/index.php (337) :: calling common\Base->insertStat in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/include/dominion/DB_Base.lib on line 464