Costumbres alrededor del mundo a la hora de comer
Recomendaciones de Cocina

Costumbres alrededor del mundo a la hora de comer

Por Kiwilimón - Agosto 2018
  Comer es mucho más que llenar estómagos y satisfacer necesidades alimenticias. La comida forma parte de la cultura de cada pueblo. ¿Quieres conocer realmente un nuevo país? Entonces, aprende a comer como su gente. Conoce algunas de las costumbres más curiosas a la hora de comer:

1. Adiós tenedores

¿Tienes pensado visitar Tailandia próximamente? Recuerda que el tenedor se usa únicamente para poner la comida en la cuchara. Nunca comas un bocado directamente del tenedor (o creerán que eres un maleducado).

2. Comida olorosa

Si no eres fan del pescado, mejor aléjate de las versiones curadas o fermentadas en Suecia, Islandia y Japón. El surströmming, el hákarl y el funazushi son verdaderas delicatesen, pero no aptas para paladares sensibles.

3. Manos al comer

En los países de Medio Oriente, como Arabia Saudita, lo más común es comer con las manos, pero ¡ojo! No uses la mano izquierda, o de lo contrario puedes ofender al anfitrión.

4. Modales en la mesa

Lo que en algunos países es simplemente inaceptable, en Egipto es más que bien recibido. Si disfrutaste tu comida y quieres agradecer al chef, lo mejor que puedes hacer es eructar. Así que ya sabes: toma refresco y no te contengas.

5. Platos limpios

Dejar el plato limpio, es decir, sin una migaja de comida, es bien visto en Japón, pero si lo haces en China, le estarás dando a entender a tu anfitrión que no te dio suficiente comida.

6. Vaso medio lleno o medio vacío

En los países latinoamericanos solemos servir las bebidas hasta el tope del vaso (porque no queremos parecer tacaños), pero hacer esto en Francia puede ser considerado de mal gusto. Allá lo común es servir el vaso a la mitad.

7. La cuchara del té

Aunque probablemente esto aplique en todos lados, esta costumbre es particularmente apreciada en Inglaterra. Nunca, pero nunca, hagas ruido con la cuchara al mezclar tu té. Y, por favor, no dejes la cuchara en la taza (para eso es el platito).

8. A los ojos

Los brindis en Alemania van acompañados de un fuerte “¡Prost!” y contacto visual. Si no quieres parecer descortés, nunca cruces tu bebida en medio de otro brindis.

9. Comida al piso

Olvida las recomendaciones de tu abuela. En Afganistán la comida se respeta tanto que, si llega a caer al piso, esta se recoge, se besa y se pone nuevamente a la mesa.

10. Sin sal ni pimienta

Jamás se te ocurra pedir un salero (o pimentero) mientras comes en Portugal, ya que esto es una gran ofensa contra la persona que cocinó la comida.

¿Se te antoja vivir una experiencia culinaria internacional?

Prueba estas recetas:  
Califica este artículo
Calificaciones (2)
Leonor Del angel hernandez
09/01/2020 01:26:37
Excelente,gracias por la informacion
Carlos Alberto Gonzalez Diaz
16/03/2019 20:00:39
Como es interesante todo esto,y cada día aprendo mucho con ustedes. Gracias por existir
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La comida de la temporada decembrina nunca decepciona, ni la local, ni la extranjera, pues así como aquí se nos antoja el ponche, los atoles o el chocolatito caliente, de Europa podemos adoptar el delicioso vino caliente, conocido como vino especiado o mulled wine.Su origen su puede rastrear hasta Roma, durante el siglo II, cuando los romanos viajaban por el continente mientras conquistaban gran parte de él y comerciaban con el resto de Europa. Es así como las legiones trajeron vino y viticultura, junto con sus recetas.En la actualidad, el vino especiado se vende en los mercados europeos durante la temporada invernal, y puedes encontrarlo en Francia, Alemania o incluso en España, y ahora cada vez más se prepara en otras partes del mundo, como Estados Unidos, pues tiene una receta sencilla muy fácil de hacer.Sin importar en dónde estés, te aseguramos que hacer esta receta de vino caliente será un éxito y será perfecto para compartirlo con familia y amigos. Prueba esta receta y no dudes en hacer tus propias mezclas, para lograr el equilibrio perfecto de especias, dulzura y calidez.Mulled wine o vino caliente especiadoLa receta tradicional del vino caliente consiste en vino (generalmente tinto) que se calienta con una mezcla de especias, además de ingredientes opcionales como sidra de manzana y cítricos, y adiciones opcionales (y especiales) como brandy.El mejor vino para hacer mulled wine o vino caliente es uno seco y con cuerpo como un cabernet sauvignon o shiraz, pues estos tipos de vino resistirán los otros sabores y asegurarán que el vino especiado no sea demasiado dulce. Por otro lado, ya que añadiremos varios sabores, lo mejor será usar una botella económica.Para hacerlo necesitarás:Vino tintoSidra MielNaranjaEspecias como canela, anís estrella, clavos de olor y cardamomoBrandyPara hacerlo, primero vierte el vino en una olla grande y calienta a fuego lento. Añade las especias enteras y evita en lo posible usar especias molidas o en polvo, pues si lo haces así, flotarán en el vino. Agrega la sidra de manzana, la naranja en rodajas y mantén la cocción a fuego lento para permitir que las especias infusionen el vino y que los otros ingredientes se unan en una bebida única y deliciosa, hasta que hierva. El brandy, que es opcional, se integra hasta el final, si lo deseas.Al momento de servirlo, puedes decorarlo con una rajita de canela y rodajas de manzana o de naranja y listo.
El ginseng ha sido popular como suplemento alimenticio, pero más allá de las cápsulas, también puedes tomarlo de manera natural, en té por ejemplo, y aprovechar sus beneficios de igual forma.Un poco parecido al jengibre, el ginseng es la raíz de plantas del género Panax, las más cultivadas son el ginseng americano (Panax quinquefolius) y el ginseng asiático (Panax ginseng), caracterizadas típicamente por la presencia de ginsenósidos y gintonina, a los cuales debe sus propiedades medicinales.Para qué sirve el ginsengEl ginseng americano y el asiático varían en su concentración de compuestos activos y sus efectos en el cuerpo, pero se cree que el ginseng americano actúa como un agente relajante, mientras que la variedad asiática tiene un efecto vigorizante.Entre las propiedades del ginseng, podemos mencionar las siguientes:Antioxidante que puede reducir la inflamación. Algunos estudios han demostrado que los extractos de ginseng y los compuestos de ginsenósido podrían inhibir la inflamación y aumentar la capacidad antioxidante de las células. Puede beneficiar la función cerebral. El ginseng podría ayudar a mejorar las funciones cerebrales como la memoria, el comportamiento y el estado de ánimo, pues algunos estudios han mostrado que componentes como los ginsenósidos y el compuesto K, podrían proteger el cerebro contra el daño causado por los radicales libres. Además, otros estudios encontraron efectos positivos sobre la función y el comportamiento del cerebro en personas con enfermedad de Alzheimer.Puede estimular el sistema inmunológico. Algunos estudios que exploran sus efectos sobre el sistema inmunológico se han centrado en pacientes con cáncer sometidos a cirugía o tratamiento de quimioterapia.Aunque varios estudios muestran mejoras en los marcadores del sistema inmunológico en personas con cáncer y se ha estudiado el extracto de ginseng para mejorar el efecto de las vacunas contra enfermedades como la influenza, se necesita más investigación para demostrar su eficacia para aumentar la resistencia a las infecciones en personas sanas.Puede combatir el cansancio y aumentar los niveles de energía. El ginseng puede ayudar a combatir la fatiga y mejorar la actividad física al reducir el daño oxidativo y aumentar la producción de energía en las células.Té de ginsengLa raíz de ginseng se puede consumir de muchas formas, ya sea cruda o cocinada al vapor para ablandarla. La forma más fácil y común es hacer té de ginseng, simplemente agrega agua caliente al ginseng recién cortado y déjelo reposar durante varios minutos; puedes endulzar con miel, si lo deseas.También se puede agregar a recetas de sopas, por ejemplo. En cuanto al extracto, este se puede encontrar en forma de polvo, tableta, cápsula y aceite, y lo más importante es buscar uno estándar que contenga 2 a 3% de ginsenósidos totales y tomarlo antes de las comidas para aumentar la absorción y obtener todos los beneficios.
Los beneficios de la avena y la miel no sólo se pueden aprovechar en recetas de cocina, pues estos dos ingredientes que seguramente tienes en la alacena también tienen propiedades que ayudan a la piel de tu rostro.Mientras que la avena tiene propiedades exfoliantes y saponinas para limpiar la piel, la miel la hidrata, abre los poros de forma natural, balancea el pH y ayuda a lograr un brillo mientras combate el acné y nutre la piel envejecida. Así que además de que no tiene químicos, los beneficios de la avena y la miel en la cara son muchos y para que los pongas ya en práctica, esta mascarilla de avena y miel es muy sencilla de hacer y necesitarás:3 cucharadas de avena3 cucharaditas de mielColoca los ingredientes en un tazón y mezcla hasta que se integren bien. Entonces aplica la mezcla sobre tu rostro limpio con movimientos circulares suaves y deja actuar unos minutos hasta que se seque. Finalmente, sólo limpia la mascarilla con agua fría.Puedes usar esta mascarilla una o dos veces a la semana, antes de dormir y complementarla con tu astringente para tener mejores resultados si tienes acné. Si consigues miel cruda u orgánica, mucho mejor, pues esta miel te ayudará a equilibrar las bacterias de la piel, lo que la convierte en un excelente producto para el acné, pues acelera los procesos de curación de las células de la piel, así que será un gran aliado si tienes imperfecciones o un brote de eczema, y te ayudará a curar y reducir la inflamación. Por su parte, la avena se ha usado para el cuidado de la piel desde la antigüedad romana y en la actualidad se utilizan formulaciones especiales de avena en una variedad de productos para el cuidado de la piel, desde lociones hasta jabones de baño, así que no hay duda de sus beneficios, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y que retienen la humedad. Prueba esta mascarilla o también puedes hacer una mezcla de arroz y avena para iluminar tu rostro, y cuéntanos cómo te funcionaron.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD