Costumbres alrededor del mundo a la hora de comer
Recomendaciones de Cocina

Costumbres alrededor del mundo a la hora de comer

Por Kiwilimón - Agosto 2018
  Comer es mucho más que llenar estómagos y satisfacer necesidades alimenticias. La comida forma parte de la cultura de cada pueblo. ¿Quieres conocer realmente un nuevo país? Entonces, aprende a comer como su gente. Conoce algunas de las costumbres más curiosas a la hora de comer:

1. Adiós tenedores

¿Tienes pensado visitar Tailandia próximamente? Recuerda que el tenedor se usa únicamente para poner la comida en la cuchara. Nunca comas un bocado directamente del tenedor (o creerán que eres un maleducado).

2. Comida olorosa

Si no eres fan del pescado, mejor aléjate de las versiones curadas o fermentadas en Suecia, Islandia y Japón. El surströmming, el hákarl y el funazushi son verdaderas delicatesen, pero no aptas para paladares sensibles.

3. Manos al comer

En los países de Medio Oriente, como Arabia Saudita, lo más común es comer con las manos, pero ¡ojo! No uses la mano izquierda, o de lo contrario puedes ofender al anfitrión.

4. Modales en la mesa

Lo que en algunos países es simplemente inaceptable, en Egipto es más que bien recibido. Si disfrutaste tu comida y quieres agradecer al chef, lo mejor que puedes hacer es eructar. Así que ya sabes: toma refresco y no te contengas.

5. Platos limpios

Dejar el plato limpio, es decir, sin una migaja de comida, es bien visto en Japón, pero si lo haces en China, le estarás dando a entender a tu anfitrión que no te dio suficiente comida.

6. Vaso medio lleno o medio vacío

En los países latinoamericanos solemos servir las bebidas hasta el tope del vaso (porque no queremos parecer tacaños), pero hacer esto en Francia puede ser considerado de mal gusto. Allá lo común es servir el vaso a la mitad.

7. La cuchara del té

Aunque probablemente esto aplique en todos lados, esta costumbre es particularmente apreciada en Inglaterra. Nunca, pero nunca, hagas ruido con la cuchara al mezclar tu té. Y, por favor, no dejes la cuchara en la taza (para eso es el platito).

8. A los ojos

Los brindis en Alemania van acompañados de un fuerte “¡Prost!” y contacto visual. Si no quieres parecer descortés, nunca cruces tu bebida en medio de otro brindis.

9. Comida al piso

Olvida las recomendaciones de tu abuela. En Afganistán la comida se respeta tanto que, si llega a caer al piso, esta se recoge, se besa y se pone nuevamente a la mesa.

10. Sin sal ni pimienta

Jamás se te ocurra pedir un salero (o pimentero) mientras comes en Portugal, ya que esto es una gran ofensa contra la persona que cocinó la comida.

¿Se te antoja vivir una experiencia culinaria internacional?

Prueba estas recetas:  
Califica este artículo
Calificaciones (2)
Leonor Del angel hernandez
09/01/2020 01:26:37
Excelente,gracias por la informacion
Carlos Alberto Gonzalez Diaz
16/03/2019 20:00:39
Como es interesante todo esto,y cada día aprendo mucho con ustedes. Gracias por existir
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La comida típica de Chile es un reflejo de su identidad mestiza, ya que mezcla la tradición indígena y con el aporte de los sabores coloniales españoles. La gastronomía chilena también causa sensación gracias a su vasta geografía, de donde surgen los ingredientes más diversos y exquisitos de la nación. Si aún no sabes lo que te estás perdiendo, te invitamos a conocer los platillos más emblemáticos de Chile. Humitas Si bien las humitas no son exclusivamente de Chile, sí son consideradas uno de los platillos típicos chilenos más populares. Similares a los tamales mexicanos, las humitas están hechas con masa de maíz tierno, conocido como choclo, que se envuelven en hojas de mazorca y se cocinan al vapor. Porotos Los porotos son un guisado de Chile que se sirve caliente y tiene diversas variantes, pero los más tradicionales son, sin duda, los porotos con riendas. Se trata de un guiso preparado con frijoles, una mezcla de granos de elote, cebolla, zapallo, tomate y ajo. ¡Es un platillo ideal para el invierno! Cazuela Se cree que la cazuela es un platillo introducido por los españoles en Chile, el cual consta de una sopa de verduras con carne de pollo, ternera o cordero, acompañada con arroz. Algunos lo comparan con el sanchocho colombiano. Caldillo El caldillo, platillo que provocó la inspiración del mismísimo Pablo Neruda, es una receta tradicional chilena hecha a base de pescado congrio con cebollas, papas, zanahoria, limones y cilantro, entre otros. Si te gusta la comida del mar, no dudes en probarlo. Curanto de hoyo Lo que bien podría compararse con una barbacoa hidalguense, lo encontramos en este delicioso platillo tradicional de Chile conocido como curanto de hoyo. El curanto se prepara con piedras calientes dentro de un hoyo, en donde posteriormente se agregan en capas diferentes tipos de carnes, pescados, mariscos y papas que se cubren con grandes hojas de nalca y sellan la cocción con más piedras calientes. ¿No se te hizo agua la boca? Carbonada La carbonada chilena es una sopa tradicional que se cocina con papa, zapallo, carne molida, cebolla, zanahoria cortada en trozos y caldo con arroz. La carbonada surge de la región minera de Lota y es uno de los mejores platillos tradicionales de Chile.
El té de jazmín va perfumado con el aroma de las flores de la planta de jazmín y aunque a veces se usa té blanco o té negro, la base de esta bebida suele ser té verde, es por eso que el té de jazmín brinda muchos de los mismos beneficios de esta infusión.Por ejemplo, entre los beneficios del té de jazmín tenemos que está lleno de antioxidantes, puede ayudarte si estás en un régimen alimenticio para perder peso, es bueno para el corazón y como remedio casero, puede usarse como enjuague bucal para mantener la salud de tus dientes.Té de jazmín: ¿para qué sirve tomarlo?Como muchos tés, el té de jazmín no tiene valor nutrimental a menos que le agregues leche, azúcar u otra sustancia con valor alimenticio, pero sí contiene algunas vitaminas y minerales en pequeñas cantidades que provienen de las hojas de té verde, como hierro, zinc, potasio y cobre. Puedes tomar hasta 8 tazas de té de jazmín al día, que pueden brindarte los increíbles beneficios de sus antioxidantes, pero no olvides que este té sí contiene cafeína y podría causarte insomnio y nerviosismo si te excedes en su consumo.El té de jazmín está cargado de poderosos compuestos vegetales conocidos como polifenoles llamados catequinas, los cuales actúan como antioxidantes en el cuerpo y protegen a las células contra el daño de los radicales libres. Una catequina particularmente poderosa en el té verde es el galato de epigalocatequina (EGCG), de la cual se ha demostrado que tiene efectos antiinflamatorios y reductores de lípidos en sangre y se ha relacionado con beneficios como la pérdida de peso, un mejor control del azúcar en la sangre, así como la salud cardíaca y oral.Té de jazmín como enjuague bucalYa que el té de jazmín se basa en el té verde, que está lleno de catequinas, puede ayudarte a proteger los dientes contra la caries dental al matar las bacterias formadoras de placa como Streptococcus mutans.Varios estudios han mostrado evidencia de esto y por ejemplo, uno realizado con 15 personas demostró que una solución que contenía catequinas del té verde impidió que Streptococcus mutans produjera ácido cuando se aplicaba a los dientes, el exceso de este ácido puede erosionar el esmalte de los dientes.Otro reveló que el uso de un enjuague bucal a base de catequina de té verde durante 1 semana es tan efectivo para reducir la placa dental como un enjuague bucal antiséptico, mientras que algunos estudios sugieren que el té de jazmín puede combatir el mal aliento al reducir las bacterias que causan el mal olor.
Existen muchas teorías sobre la etiología de la depresión y la ansiedad. Algo que se sabe es que son padecimientos influenciados por factores sociales, ambientales, psicológicos, genéticos, hormonales, inmunológicos, bioquímicos y neurodegenerativos.Mientras muchos de estos factores son inmutables, algunos otros pueden modificarse y proveer la base para prácticas e intervenciones para la ansiedad y depresión. Específicamente, las variables influenciadas por el estilo de vida, como los cambios en la alimentación.Por ello, en #KiwiTeCuida lanzamos el #RetoContraLaAlimentaciónYAnsiedad, en el que te enseñaremos el próximo lunes 18 de octubre a cocinar recetas que pueden ayudarte a controlar estos padecimientos, de la mano de la chef Colibrí Jiménez, y el próximo 25 de octubre, Shadia Asencio, directora editorial, y Mayte Martín del Campo, nutrióloga con 23 años de experiencia, te compartirán los fundamentos básicos para alimentarte de una forma idónea si padeces de depresión o ansiedad. Sigue el reto completo en nuestro Instagram oficial, la cita es cada lunes a las 18 horas.¿Qué comer si tengo depresión y ansiedad?Se ha encontrado que las personas con alto consumo de frutas y vegetales presentan menos síntomas de ansiedad y depresión. Así, una dieta alta en vegetales y frutas, así como leguminosas, granos enteros, pescados o aceite de oliva, se relaciona con niveles bajo de marcadores inflamatorios.Otros factores que se ha comprobado que contribuyen a los trastornos del estado de ánimo son el Omega 3, los folatos, el magnesio y el zinc. Si se tiene deficiencia de ácidos grasos, como el Omega 3, puede incrementar el riesgo de padecer trastornos del estado de ánimo. Consumir folatos en la dieta cotidiana ayuda a mantenerse estable anímicamente, algunas fuentes de folato son las verduras de hojas verdes, las legumbres (frijoles, habichuelas, alubias, judías), algunas frutas y las verduras. Del mismo modo, tener una microbiota saludable y una dieta rica en minerales, como el magnesio y el zinc, ayudan a bajar el riesgo de padecer depresión y comportamientos con ansiedad. Estos últimos parecen estar estrechamente vinculados con altos índices de masa corporal (IMC), por lo que dietas altas en grasas y azúcares sí están asociadas a la depresión y la ansiedad. Recuerda que una alimentación balanceada te ayuda a evitar padecimientos físicos y mentales y tú construyes tus hábitos alimenticios. ¡Únete al #RetoContraLaAlimentaciónYAnsiedad con #KiwiTeCuida!
Los limpiadores caseros nos hacen sentir como adultos exitosos porque muchas veces podemos hacerlos con productos que ya tenemos en la alacena y así ahorrarnos unos pesos, al mismo tiempo que usamos opciones más sustentables con el medio ambiente.Además, existen sitios como Craftología.com donde podemos encontrar desde tips para hacer rendir más el jabón para trastes o un desengrasante natural, hasta formas caseras de eliminar hongos y bacterias del baño. Los limpiadores caseros fáciles de hacer existen y por eso aquí te dejamos 5, con ingredientes como vinagre, cáscaras y jugo de limón o bicarbonato de sodio.Limpiador natural para manchas difíciles1/2 limón1/2 taza de bórax en polvoEste limpiador es excelente para quitar las manchas de óxido en lavabos o baños de porcelana o esmaltados, pero evita usarlo en mármol o granito. Para hacerlo sólo tienes que sumergir el limón en el bórax y después con eso frotar la superficie, para luego enjuagarla.Limpiador de latón caseroVinagre blanco o jugo de limónSal de mesaPara limpiar manijas sin esmalte, el baño y más, puedes humedecer una esponja con vinagre o jugo de limón, espolvorear con sal y luego frotar ligeramente la superficie. Enjuaga bien con agua y seca inmediatamente con un paño suave y limpio.Limpiavidrios casero2 tazas de agua1/2 taza de vinagre blanco1/4 taza de alcohol isopropílico concentrado al 70%1 a 2 gotas de aceite esencial de naranja para oler (opcional)Combina estos ingredientes y viértelos en un atomizador para hacer un limpiavidrios casero con vinagre. Como tip eficaz, no limpies las ventanas en un día caluroso y soleado, porque esta solución se secará muy rápido y dejará muchas rayas. Para espejos, rocíea la solución en una toalla de papel o un paño suave, frota ligeramente y listo.Limpiador y desodorante de cocina4 cucharadas de bicarbonato de sodio1 litro de agua tibiaPara limpiar las superficies de la cocina, electrodomésticos e incluso el interior del refrigerador, la mejor opción es el bicarbonato de sodio, porque no sólo se encarga de los olores, sino que además se puede usar para dar brillo a fregaderos y electrodomésticos de acero inoxidable. Para desodorizar superficies, usa el limpiador casero con la solución de bicarbonato de sodio directamente. Para dar brillo y quitar manchas del acero inoxidable, haz una pasta con el bicarbonato de sodio y el agua, aplícala con un paño húmedo y frota suavemente en la dirección de la veta del metal, para finalmente enjuagar y secar.Limpiador multiuso Una parte de vinagre blancoUna parte de aguaCáscara de limónramitas de romeroCombina los ingredientes anteriores, vierte en un atomizador, agita y luego deja reposar para infusionar durante una semana antes de usar. Este limpiador multiusos casero sirve para eliminar las manchas de agua dura, limpiar botes de basura, quitar manchas de las paredes y mucho más, sólo evita usarlo en el granito.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD