Cuando comes pizza estás conectando con personas de todo el mundo

Por Kiwilimón - Junio 2016
Resulta que la pizza es mucho más que sólo “comfort food” y es que podría ser uno de los platillos más multiculturales de la historia. Su mezcla única de ingredientes le hacen una especialidad cosmopolita y extremadamente diversa. Cada uno de sus componentes proviene de un lugar del mundo distinto y así, cuando te comes una rebanada, estás siendo parte de un grupo de millones que disfrutan esta compleja delicia. Hoy te platicamos de los diversos ingredientes que existen en una pizza y cómo cada uno tiene un origen completamente diferente:

Trigo

El componente principal para crear la masa es el cultivo más antiguo de la humanidad pues el hombre lo ha cosechado desde hace más de 10,000 años. Los mayores productores de este ingrediente son China, India, Estados Unidos, Rusia y Francia.

Tomates

Es difícil imaginar una pizza sin la salsa dulce y acidita cuyo mayor componente es el tomate. Supuestamente provienen de los Andes originalmente, pero es interesante saber que Hernán Cortés encontró cultivos de este ingrediente cuando llegó a México para luego llevarlo a España, así tomó fama en todo el continente.

Albahaca

Si quieres la pizza tradicional napolitana la albahaca es esencial, pero no sólo crece en Italia, se esparce por todo el Mediterráneo e incluso alcanza a la India donde es fundamental en la creación de platillos tradicionales como el curry.

Orégano

Cuando uno se sienta a comer pizza siempre hay orégano seco a un lado para agregárselo al gusto. Pues este rico condimento que también crece en el Mediterráneo es en realidad aún más importante para la industria de Turquía, ya que ese país es el mayor exportador en el mundo.

Queso

Cuando levantas tu rebanada de pizza debe colgar un hilo de queso, delicioso y calientito, es casi una regla. No se sabe bien cómo se creo el mozzarella, se dice que pudo haber sido cuando un poco de queso cuajado cayó en agua hirviendo, pero más allá de su creación, su lugar de concepción parece ser Asia Occidental.

Ajo

Así como la salsa necesita tomate y albahaca, también precisa de ese toque inconfundible del ajo. A algunos les gusta más y a otros menos pero la realidad es que se usa en todas las cocinas del mundo y debe saber que se originó en la parte central de África de dónde fue exportado al resto del mundo hace cientos de años.

Aceitunas

Aunque no vienen en todas las pizzas, son un toque lujoso y saladito que le puedes agregar para obtener el verdadero sabor italiano. Este antiguo ingrediente fue incluso recomendado por el mismo Mahoma, que invitaba sus seguidores comerlo para conservar la salud. No tenemos duda que a estas alturas ya se te abrió el apetito y la buena noticia es que no tienes que salir ni ordenar una pizza, puedes crear una deliciosa versión casera con las recetas que aquí te dejamos:
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En febrero y marzo, o sea, al principio de la primavera, las alergias por polen suelen ser muy comunes, sin embargo, en el invierno hay mayor cantidad de sustancias que provocan reacciones alérgicas, pues también existe la polinización invernal.Además, ya que los síntomas de las alergias son muy parecidos a los de los resfriados comunes, pues estos incluyen estornudos repetitivos, obstrucción nasal, flujo abundante de mucosidad y comezón en ojos y garganta, es especialmente importante cuidarse en la temporada de frío, para evitar cuadros más complejos de infección.Las vacunas tanto de la influenza como para controlar las alergias, además de abrigarse bien, cubrir nariz y boca, evitar los cambios bruscos de temperatura, llevar una dieta balanceada y rica en vitamina C para fortalecer el sistema inmunológico son las recomendaciones principales de las instituciones de salud para la temporada de alergias invernales, pero estos remedios caseros también pueden ayudarte a aliviar los síntomas.4 remedios caseros para las alergias invernalesLas alergias son una reacción del sistema inmunológico a cosas que a otras personas no les molestan; entre los agentes que más provocan alergias podemos incluir: polenácaros del polvocaspa de mascotaesporas de mohopicaduras de insectoscomidamedicamentosLos síntomas que pueden producir las alergias van desde estornudar mucho, moqueo constante de la nariz, comezón, erupciones en la piel, hinchazón y hasta asma, y los siguientes remedios caseros pueden ayudar a aliviarlos.Lavados nasales con solución salinaUn lavado nasal consiste en enjuagar los conductos nasales con una solución salina y sirve para eliminar los alérgenos, la mucosidad y otros desechos. Esta irrigación nasal con agua con sal puede aliviar los síntomas de la congestión nasal y ayudar a prevenir las infecciones de los senos nasales. La solución salina se puede hacer con cosas que tienes en la cocina:agua del grifosal de mesa o sal marina fina (sin yodo)una olla con tapaun frasco limpiouna taza medidoraPon a hervir 2 tazas de agua en una olla tapada por 15 minutos, luego permite que se enfríe a temperatura ambiente y añade una cucharadita de sal; revuelve hasta que se disuelva. Úsala en las próximas 24 horas, puedes mantenerla refrigerada en un recipiente hermético, pero después de ese tiempo, deberás desecharla. Para una versión más estéril y duradera, puedes usar agua destilada.ProbióticosVarios estudios han indicado que los probióticos pueden ayudar a aliviar y aminorar los síntomas de la rinitis alérgica. Algunos de los alimentos en los que puedes consumir probióticos son el yogurt, el kéfir, el miso, algunos tipos de queso y el kimchi, entre otros.MielAún no hay evidencia científica que lo demuestre, pero se cree que comer miel producida orgánica y localmente ayuda a reducir con el tiempo la reacción alérgica al polen que las abejas recolectan en el área para producir su miel.EspirulinaEntre los muchos beneficios de la espirulina, estudios han demostrado que tiene efectos protectores antialérgicos frente a la rinitis alérgica. La espirulina es un alga verde azulada que por lo general se encuentra como un polvo, el cual se puede añadir a jugos, licuados y hasta en tortitas de verduras.
En años recientes, las enfermedades ligadas a la obesidad se han convertido en las más comunes entre la población mexicana: diabetes e hipertensión. Esto se debe a un estilo de vida sedentario y a una mala dieta, pues es usual que la gente consuma comida chatarra, ya que es fácil y rápida de consumir. En kiwilimón nos preocupamos por tu salud, por eso te compartimos los descubrimientos médicos más recientes, pues te ayudarán a mejorar tu salud de manera sencilla. En esta ocasión, te contamos sobre un estudio muy reciente, el cual señala que añadir bastantes especias y hierbas de olor te ayudará a bajar la presión arterial, ¡una gran noticia para las personas con hipertensión!Las especias y hierbas de olor combaten la hipertensiónDe acuerdo con la Universidad Estatal de Pensilvana, expertos de la institución llevaron a cabo un estudio, el cual reveló que “sazonar la comida con 6.5 gramos, o alrededor de 1.3 cucharaditas, de hierbas de olor y especias al día se relaciona con una presión arterial más baja después de cuatro semanas”. También puedes leer: 5 increíbles razones para comer espárragosEn un boletín de prensa publicado por la prestigiosa universidad, la científica Penny Kris-Etherton señaló que añadir “añadir hierbas y especias a tu comida es una gran manera de añadir sabor sin añadir más sodio, azúcar y grasas saturadas”, la experta también indicó que “si vas un paso más allá y añades estos sazonadores a alimentos que son muy buenos para ti, como frutas y verduras, es probable que obtengas aún más beneficios para la salud”. Este descubrimiento es muy importante, ya que la hipertensión, la diabetes y la obesidad son enfermedades que prevalecen en la población mexicana, pues podría convertirse en una de las mejores maneras de cocinar, ya que les enseñará a las familias que agregar una cantidad excesiva de sal a sus platillos no es necesario. Durante este novedoso estudio, los científicos contaron con la participación de 71 voluntarios, quienes presentaban riesgo de padecer enfermedades del corazón. Los participantes consumieron alimentos sazonados con especias y hierbas de olor durante cuatro semanas y al final de experimento, las muestras de sangre mostraron que aquellos que consumieron mayores cantidades de estos sazonadores naturales reportaron una presión arterial sistólica más baja que los que ingirieron una cantidad menor de especias. Aunque los expertos no mencionaron todos las especias y hierbas de olor utilizadas en el estudio, sí revelaron algunas:AlbahacaTomilloCanelaCúrcumaEs importante aclarar que los expertos no le pidieron reducir el consumo de sodio o aumentar la ingesta de frutas y verduras a los participantes, solo les pidieron usar la mezcla de especias. Por lo tanto, si además de sazonar tus comidas con ingredientes naturales, también reduces el sodio y agregas más fibra, los beneficios podrían ser aún mayores. También puedes leer: 8 deliciosas recetas para hipertensos¿Qué es la hipertensión?Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la hipertensión es una enfermedad que consiste en “una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre a su cuerpo”, es decir, cuando se presenta una presión arterial alta. Los expertos señalan que la hipertensión puede desencadenar enfermedades del corazón, infartos, insuficiencia renal y padecimientos oculares. Recuerda que tu presión debe ser 120/80, pero si alguno de los dos números es más alto, deberás acudir con un profesional de la salud. También puedes leer: Consejos de cocina para hipertensos¿Cuáles son los síntomas de la hipertensión alta?Las personas que presentan una presión arterial elevada suelen registrar los siguientes síntomas:Dolor de cabezaTobillos hinchadosVisión borrosaMareoZumbido en los oídosDolor en el pecho
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD