¡Descubre el arte de preparar deliciosos platillos con la licuadora!
Recomendaciones de Cocina

¡Descubre el arte de preparar deliciosos platillos con la licuadora!

Por Kiwilimón - Noviembre 2016
Cocinar es un arte: se requiere cierta sensibilidad para reconocer los ingredientes y saberlos combinar, habilidades para sacar el máximo provecho a los alimentos y, por supuesto, mucha paciencia. Sin embargo, en la actualidad contamos con tantas herramientas que las labores en la cocina se han simplificado, al punto de solo necesitar un par de utensilios para poder preparar una receta espectacular. Si aún no te animas a adentrarte al mundo de la cocina, aquí te compartimos las recetas de 4 deliciosos platillos que no creerás que se preparan con una licuadora. Son 4 recetas básicas que te sacarán de apuros y no pueden faltar en tu recetario. https://www.youtube.com/watch?v=ckdNaRFDgDU   ¿Te atreves a preparar algo rico para hoy? Esta receta de Pan de Elote no lleva harina y se hace rápido en la licuadora. Para esta receta es importante que agregues poco a poco los ingredientes a la licuadora. Con la nueva T-fal InfinyForce puedes añadir ingredientes a tu mezcla sin problemas gracias a su tapa dosificadora con capacidad de 50 ml. Disfruta un delicioso postre sin ensuciar.     ¿Qué tal esta receta de Dip de Cilantro? Es una rápida y deliciosa botana que te sacará de apuros. Para obtener los mejores resultados, te sugerimos licuar los ingredientes en modo Puré en la nueva T-fal InfinyForce.   Saber cocinar una buena receta de salsa es indispensable. Esta salsa roja no puede faltar nunca en tu mesa: Aprende a preparar esta receta de hot cakes de avena en 10 minutos con la licuadora InfinyForce de T- fal. Es básico saber cocinar un desayuno saludable en pocos minutos. Quedan esponjosos, suaves y húmedos. Para que todos los ingredientes se mezclen bien, lo mejor es que antes de empezar a usarlos, los mantengas a la misma temperatura.   Descubre todas las maravillas que puedes hacer en tu cocina con una licuadora T-fal InfinyForce. ¡Disfruta la nueva forma de licuar!      
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Que me perdonen los oaxaqueños y los yucatecos pero la CDMX es el caldero de la comida popular del país. Nadie puede negar que los chilaquiles, las quesadillas con y sin queso, los tlacoyos y las tortas tienen su templo sagrado en Chilangolandia. Y aún así, a diferencia de otros estados con comida típica de alta estima, la capital no brilla por su cocina regional tanto como por la popular. O si no, ¿cuántas veces se han cruzado con unas míticas enchiladas defeñas, un tradicional mole tepitense o un adobo cuauhtemense? De ahí que el caldo tlalpeño sea de esos estandartes a los cuales haya que aferrarse como niño héroe. El caldo tlalpeño –de Tlalpan– es insignia estatal. En ese entonces, cuando se originó el caldo, Tlalpan no era parte del DF; formaba parte de los pueblos aledaños que orbitaban la gran capital como planetas heliocéntricos. Los fines de semana era común visitar aquellos rumbos para echarse una o dos copitas en una cantina o, si ya se venía de la fiesta y lo que se quería era salir de ella, había de todo para curarla. Una de las teorías del origen de este caldo tiene como nombre propio a Doña Pachita. Ella tenía su puesto de comida junto al tranvía que llegaba hasta el poblado. De entre los platillos que vendía para los usuarios del tren, ninguno como su caldo. Cucharada a cucharada el caldo de Tlalpan se fue haciendo famoso por su sabor y por sus efectos revigorizantes. El resto es historia. Esa infusión picosita y abundante resulta mejor que cualquier entramado de electrolitos: es un elixir para recuperar las fuerzas del alma y las del cuerpo deshidratado. De recetas de caldos tlalpeños no paramos. Ya saben: todo mundo le mete su cuchara y sus reglas. Titita, la queridísima chef detrás del restaurante El Bajío, recomienda prepararlo sin atajos para que quede mejor: “Hay que hacerlo todo el tiempo con el pollo, abundante agua, buenas verduras y mucha paciencia”. Zahie Téllez, la chef experta en los platos de cuchara mexicanos, revela que “el secreto es licuarle las hojas de hierbabuena y de cilantro una vez que rompe el hervor para aportarle una nota herbal al caldo”. Para Pepe Salinas, el chef a cargo del Balcón del Zócalo, “el caldo debe quedar con una claridad súper rica, potente en sabor y en picante, pero siempre claro. Para lograrlo hay que hidratar bien los chiles en vinagre y pasarlos por un ligero tostado”. Él los muele con suficiente agua; fríe en manteca esa base de chiles con especias, ajo y cebolla y los retira de la lumbre hasta que haga ojitos la grasa. Al final lo cuela todo. Al lado de él mi consejo carece de gran ciencia. Me gusta saltear la verdura cortada en trozos medianos en suficiente mantequilla infusionada con laurel –o ghee–. Sólo hasta que el pollo está casi listo las incorporo al caldo. Esto hace que las verduras no se sobrecuezan, se vean bonitas en el emplatado y conserven todas sus propiedades. Si les quedaron dudas, la chef Zahie Téllez nos comparte su receta de caldo tlalpeño. No sé ustedes, pero estos días de suéteres tejidos y calcetines de lana se antoja atravesarlos con un tazón de barro en la mano. Caldo Tlalpeño de Zahie2 pechugas de pollo cocidas y deshebradas1½ litros de caldo de pollo en el que se cocieron las pechugas1 taza de garbanzos cocidos250 g de zanahorias en cubos pequeños y cocidos½ cebolla picada para freír ½ cebolla picada para servir encima del caldo350 g de jitomate asado2 dientes de ajoAceite para freír1 rama de epazote¼ de taza de hojas de cilantro¼ de taza de hojas de hierbabuena2 chiles chipotles adobadosaguacate al gustoSal y pimientaEn una olla calienta un poquito del aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el jitomate. Déjalo ahí unos 5 minutos. Cuando queden sofritos, licúalos con un poco del caldo y reserva. El caldo restante agrégalo a una olla y calienta a fuego medio. Una vez que rompa el hervor, agrega la rama de epazote. Toma un poquito de este caldo y licúa en él la hierbabuena y el cilantro y vuelve a agregarlo al caldo. Incorpora los garbanzos cocidos para que se empiecen a sazonar, y también los chiles chipotles. Incorpora las verduras ya cocidas, sólo unos minutos, para tomen el saborcito del chile. Para servir agrega el pollo deshebrado, la cebollita picada y el aguacate al gusto –que siempre nos gusta mucho–.
La gastronomía de Perú es una fiesta de sabores, texturas e ingredientes, entre los cuales destaca el pollo, ya que aunque pocos lo saben, los platillos peruanos con pollo son una verdadera delicia. ¡Atrévete a conocer las mejores recetas peruanas con pollo! Seco de pollo El seco peruano es un plato típico de la costa norte del país y aunque generalmente ser de pollo, también se puede cocinar con carne, cabrito, cordero, res, gallina o hasta pescado. La carne de pollo es asada en una olla junto con tomate, cebolla, pimiento, y especias como hierbabuena o cilantro y el jugo naranja. ¡Es delicioso! Estofado de pollo El estofado de pollo es una receta bastante tradicional en todo Latinoamérica, pero el toque de Perú le da un sabor muy distintivo que no te puedes perder. Este platillo peruano consta de pollo mezclado con vegetales como zanahorias, chícharos y papas y es sumamente delicioso. Ají de gallina peruano También conocido como ají de pollo, esta increíble receta peruana lleva una combinación de ingredientes como leche evaporada, nueces, ajíes y queso parmesano que la hacen inolvidable. Tiene una consistencia cremosa muy similar a la de un estofado. Suprema de pollo Un platillo muy popular en Perú es la suprema de pollo, una milanesa crujiente que todas las familias adoran compartir a la hora de la comida. Generalmente va a acompañada de papas y un delicioso arroz blanco. ¿Qué opinas de todas estas recetas peruanas con pollo? ¿Cuál se te antoja más?
México es un país orgullosamente cervecero. En todo el mundo nos reconocen por marcas elaboradas en el país y desde hace más de diez años el movimiento artesanal ha conquistado paladares en todas las latitudes. Así que si no sabes qué regalar en esta Navidad, te recomendamos estas 7 cervezas artesanales y mexicanas, perfectas para cada día de la semana. Son ricas, únicas en su categoría y cada botella contiene una historia de orgullo mexicano. Recuerda que el consumir local apoya a nuestra comunidad. Ciudad de MéxicoCaza Serpientes Si te gustan los sabores especiados y refrescantes, Caza Serpientes es para ti. Se trata de una colaboración entre la cervecería Brewschlaag y la plataforma especializada en cerveza Beerhunters, por su segundo aniversario. Es una cerveza de estilo Saison, muy tradicional en Europa, la cual se cocina durante el invierno y se consume en el verano. Esta cerveza transmite una sensación afrutada, especialmente de calabaza y piloncillo, es refrescante y tiene un color naranja muy distintivo. Disponible en: chelar.com.mxChurro PorterEstá inspirada en los tradicionales churros mexicanos, uno de los postres más populares de CDMX. En este estilo predominan las maltas tostadas, balanceadas con un agradable aroma a vainilla y canela. Tiene un sabor intenso a chocolate y azúcar. Algo que distingue a esta cerveza de temporada es que está elaborada con churros de la ciudad, pues en la Cervecería Cru Cru buscan siempre integrar los sabores e identidad de la cultura capitalina. Disponible en: https://www.casacerveceracrucru.com/Guadalajara, JaliscoMinerva NavideñaEs la cerveza Doble Stout ideal para disfrutar una Navidad 100% mexicana y artesanal. Fue elaborada por una de las cervecerías pioneras del movimiento artesanal en nuestro país, Cervecería Minerva. En aroma y sabor te recordará el tradicional chocolate de mesa por sus notas a cacao, café y canela. Su cuerpo es espeso y mantiene una espuma densa al servirla. En 2019, esta cerveza se agotó en tan solo ocho días y este 2020 se produjeron sólo 20,000 botellas, para las que se utilizaron 5000 tabletas de chocolate para mesa.Disponible en: https://www.cervezaminerva.mx/Sueño RosaEs una cerveza Gose con tuna y guayaba, elaborada por Cervecería Loba en colaboración con Ronin Fermentation Project. Es de color rosa y su acidez está bien balanceada con las frutas con las que fue producida. Es la cerveza perfecta para acompañar quesos fuertes e intensos como el Epoisses, el Munster o el Taleggio, así como con comida del mar como ostiones y almejas en su concha. Disponible en: https://www.cervezaloba.com/Hermosillo, SonoraTalegónBuqui Bichi Brewing preparó esta Imperial Stout especialmente para los amantes de las cervezas fuertes. Es una cerveza con un cuerpo robusto, maltosa, amarga y compleja que recuerda al café cargado que se toma en los ranchos sonorenses, al iniciar el día (de ahí el origen de su nombre, pues Talegón en Sonora se refiere a una persona despreocupada y floja). Es perfecta para acompañar comidas ahumadas y postres de chocolate.Disponible en: https://en.buquibichi.com/Los Cabos, Baja California SurBurro WinterEsta cerveza de estilo Chocolate Imperial Stout es la adecuada para aquellos que siempre tienen frío. Elaborada por Baja Brewing Company especialmente para la temporada invernal, tiene una alta graduación alcohólica y en sus sabores mezcla el chocolate semiamargo y el cacao alcalino con maltas tostadas. Su color es completamente negro y tiene un cuerpo robusto que la hacen perfecta para acompañar con un buen corte de carne al horno o al carbón, pavo, platillos con puerco o postres como helado de vainilla. ¡Será un gran abrazo invernal! Disponible en: www.beerhouse.mxMérida, YucatánImperial Stout NavideñaSi eres amante del ron, esta opción te enamorará. Se trata de una Stout elaborada con avena, chocolate, café y ron, producida por Cervecería Patito. Es robusta, compleja e intensa con sabores tostados, amargos y semi frutales. Tiene marcado su grado alcohólico y un ligero toque de ron. Combina de maravilla con quesos de intensidad media como el provolone y el gouda ahumado, o bien con carnes como pulled pork, res y cordero.Disponible en: https://www.cervezapatito.com/
Que me perdonen los oaxaqueños y los yucatecos pero la CDMX es el caldero de la comida popular del país. Nadie puede negar que los chilaquiles, las quesadillas con y sin queso, los tlacoyos y las tortas tienen su templo sagrado en Chilangolandia. Y aún así, a diferencia de otros estados con comida típica de alta estima, la capital no brilla por su cocina regional tanto como por la popular. O si no, ¿cuántas veces se han cruzado con unas míticas enchiladas defeñas, un tradicional mole tepitense o un adobo cuauhtemense? De ahí que el caldo tlalpeño sea de esos estandartes a los cuales haya que aferrarse como niño héroe. El caldo tlalpeño –de Tlalpan– es insignia estatal. En ese entonces, cuando se originó el caldo, Tlalpan no era parte del DF; formaba parte de los pueblos aledaños que orbitaban la gran capital como planetas heliocéntricos. Los fines de semana era común visitar aquellos rumbos para echarse una o dos copitas en una cantina o, si ya se venía de la fiesta y lo que se quería era salir de ella, había de todo para curarla. Una de las teorías del origen de este caldo tiene como nombre propio a Doña Pachita. Ella tenía su puesto de comida junto al tranvía que llegaba hasta el poblado. De entre los platillos que vendía para los usuarios del tren, ninguno como su caldo. Cucharada a cucharada el caldo de Tlalpan se fue haciendo famoso por su sabor y por sus efectos revigorizantes. El resto es historia. Esa infusión picosita y abundante resulta mejor que cualquier entramado de electrolitos: es un elixir para recuperar las fuerzas del alma y las del cuerpo deshidratado. De recetas de caldos tlalpeños no paramos. Ya saben: todo mundo le mete su cuchara y sus reglas. Titita, la queridísima chef detrás del restaurante El Bajío, recomienda prepararlo sin atajos para que quede mejor: “Hay que hacerlo todo el tiempo con el pollo, abundante agua, buenas verduras y mucha paciencia”. Zahie Téllez, la chef experta en los platos de cuchara mexicanos, revela que “el secreto es licuarle las hojas de hierbabuena y de cilantro una vez que rompe el hervor para aportarle una nota herbal al caldo”. Para Pepe Salinas, el chef a cargo del Balcón del Zócalo, “el caldo debe quedar con una claridad súper rica, potente en sabor y en picante, pero siempre claro. Para lograrlo hay que hidratar bien los chiles en vinagre y pasarlos por un ligero tostado”. Él los muele con suficiente agua; fríe en manteca esa base de chiles con especias, ajo y cebolla y los retira de la lumbre hasta que haga ojitos la grasa. Al final lo cuela todo. Al lado de él mi consejo carece de gran ciencia. Me gusta saltear la verdura cortada en trozos medianos en suficiente mantequilla infusionada con laurel –o ghee–. Sólo hasta que el pollo está casi listo las incorporo al caldo. Esto hace que las verduras no se sobrecuezan, se vean bonitas en el emplatado y conserven todas sus propiedades. Si les quedaron dudas, la chef Zahie Téllez nos comparte su receta de caldo tlalpeño. No sé ustedes, pero estos días de suéteres tejidos y calcetines de lana se antoja atravesarlos con un tazón de barro en la mano. Caldo Tlalpeño de Zahie2 pechugas de pollo cocidas y deshebradas1½ litros de caldo de pollo en el que se cocieron las pechugas1 taza de garbanzos cocidos250 g de zanahorias en cubos pequeños y cocidos½ cebolla picada para freír ½ cebolla picada para servir encima del caldo350 g de jitomate asado2 dientes de ajoAceite para freír1 rama de epazote¼ de taza de hojas de cilantro¼ de taza de hojas de hierbabuena2 chiles chipotles adobadosaguacate al gustoSal y pimientaEn una olla calienta un poquito del aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el jitomate. Déjalo ahí unos 5 minutos. Cuando queden sofritos, licúalos con un poco del caldo y reserva. El caldo restante agrégalo a una olla y calienta a fuego medio. Una vez que rompa el hervor, agrega la rama de epazote. Toma un poquito de este caldo y licúa en él la hierbabuena y el cilantro y vuelve a agregarlo al caldo. Incorpora los garbanzos cocidos para que se empiecen a sazonar, y también los chiles chipotles. Incorpora las verduras ya cocidas, sólo unos minutos, para tomen el saborcito del chile. Para servir agrega el pollo deshebrado, la cebollita picada y el aguacate al gusto –que siempre nos gusta mucho–.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD