Despídete del verano con una parrillada americana
Recomendaciones de Cocina

Despídete del verano con una parrillada americana

Por Kiwilimón - Septiembre 2015
Cada vez se acerca más el fin del verano. Llegará el otoño con sus vientos fríos y salir de picnic dejará de ser tan placentero. Por eso te invitamos a que aproveches las últimas semanas de calorcito de verdad y salgas con tu familia de parrillad, y sabemos que pocos saben cómo hacer una buena parrillada como los norteamericanos. Hoy te dejamos cinco recetas deliciosas de platos fuertes y acompañantes para que uses la parrilla.   Costillas de cerdo barbecue No se puede tener una parrillada americana sin costillitas, es un hecho. El secreto está en cocinarlas a fuego lento y por mucho tiempo para que el resultado sea carne que se deshace y cae del hueso al más mínimo toque. El glaseado dulce del bbq también es esencial para contrastar el sabor de la carne. Recuerda que aquí hay que olvidar la etiqueta, ¡se comen con las manos!   Hamburguesas La hamburguesa que te recomendamos no es cualquier hamburguesa, sino una envuelta en tocino y rellena de queso amarillo. Nada dice parrillada americana como esto. Tendrás lo crujiente del tocino envolviendo la jugosa carne y después el queso derretido en el interior, es un platillo ganador para toda la familia y en especial para los más pequeños.   Elote a la parrilla Si puedes encontrar maíz dulce, del que es muy amarillo, entonces te lo recomendamos mucho pues su sabor va muy bien con la carne. Esta receta es ligera y va muy bien con las hamburguesas y costillas, puedes desgranar los elotes y servirlos tipo ensalada, pero lo clásico es simplemente comer el maíz a mordidas directo y natural.   Té helado Esta bebida es clásica de las comidas familiares de Estados Unidos. Es ligera, refrescante y a todo el mundo le gusta. Claro, la receta que te damos es para la versión Long Island que tiene alcohol, pero puedes quitarle el tequila a la preparación para los niños y listo.   Pay de manzana No debe ser un debate que el pay de manzana es el postre clásico norteamericano, y así es como hay que acabar esta comida tributo a las parrilladas estadounidenses. Recuerda que siempre va muy bien con un rico helado de vainilla o canela y que debe servirse calientito para hacer contraste con el helado.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El altar de muertos es un ritual muy importante para celebrar el Día de Muertos en México, ya que es el homenaje ideal para demostrar el cariño y respeto a nuestros fieles difuntos. Para poder hacer una ofrenda sin igual, además de añadir papel picado, velas, copal y flores de cempasúchil, a continuación te mostramos los x alimentos que no pueden faltar en tu altar. Pan de muerto El pan de muerto es un elemento esencial en las ofrendas, ya que su forma circular representa el ciclo de la vida, las tiras en forma de huesitos son las lágrimas de los difuntos y así mismo, la bolita en la parte superior, representa el cráneo de los mismo. Mole con arroz Este guisado típico mexicano comúnmente se ofrece en los estados de Michoacán y Puebla, ya que la tradición dicta que los espíritus llegan con hambre y qué mejor alimento para comenzar el festín que un ícono de la cocina mexicana que a todos nos encanta. Alcohol ¡Mezcal, tequila, rompope y hasta pulque! Estas bebidas alcohólicas son las más populares entre los altares, aunque también se pueden agregar otras; lo ideal es colocar las favoritas de nuestros muertitos. Fruta de temporada Es imprescindible colocar fruta de temporada en el altar de muertos; las mandarinas no pueden faltar, así como las jícamas, naranjas, manzanas y hasta peras. Todas estas frutas, además de alegrar la visita de los fieles difuntos, ayudarán a darle más colores y contrastes a la ofrenda. Agua No olvides colocar suficientes vasos de agua en tu altar, ya que éstos calmarán la sed de los espíritus y les ayudarán a continuar su camino una vez que se hayan saciado. Calaveritas de azúcar Tal como en la época prehispánica, el Tzompantli estaba cubierto con cráneos para ofrecer a los dioses, no olvides colocar en tu altar las típicas calaveras de azúcar, amaranto o chocolate para brindar honor a tus difuntos. Dulces típicos Si entre tus fieles difuntos existen niños, no olvides dejarles una sorpresa dulce como tamarindos, palanquetas, alegrías y cocadas para alegrar su camino. Tamales Los tamales son un alimento clásico en los altares de muertos, así que no olvides dejar al menos un tamal verde, uno dulce y otro de salsa roja para satisfacer a tus fieles difuntos. Históricamente se han encontrado ofrendas con tamales desde la época prehispánica hasta la época colonial y moderna. Atole y chocolate caliente Tanto el atole como el chocolate caliente son importantes representantes de la gastronomía mexicana y ambos tienen raíces prehispánicas, ya que el atole viene del maíz y el chocolate del cacao, por lo que es común verlos en las ofrendas, además de que son las bebidas ideales para darles un gustito a nuestros fieles difuntos. Sin duda, los alimentos y las bebidas son un elemento indispensable en el altar de muertos, pero recuerda que su principal función en honrar a quienes ya no están con nosotros, por lo que, si ellos tenían un platillo favorito, no olvides agregarlo a la ofrenda. ¿Tú conoces o sueles agregar algún otro alimento a tu altar de muertos?
En temporada de frío, nada se antoja más como un café o chocolate caliente pero, por suerte, América Latina cuenta con una diversa variedad de bebidas calientes para que pruebes algo diferente. Por eso, para olvidarte de los días fríos o lluviosos, te invitamos a probar estas 7 bebidas latinas calientes. Mate El mate es una infusión hecha con hierbas originarias de Paraguay y Uruguay, pero bastante popular en la mayoría de países de Sudamérica. Su sabor es fuerte y concentrado y contiene diversas propiedades diuréticas y antioxidantes. Ponche mexicano México es conocido por presentar un amplio catálogo de bebidas calientes, pero ninguna se compara al ponche de frutas, una preparación tradicional para las épocas decembrinas con manzana, caña de azúcar, guayaba y tejocotes. Api El api es una bebida caliente que proviene de regiones altas como Argentina, Bolivia y Perú. Está elaborada granos de maíz morado, maíz amarillo, azúcar, canela, clavo de olor y frutas. Cola de Mono Si quieres darle la vuelta al clásico carajillo, tienes que probar la cola de mono, una bebida caliente originaria de Chile. Este cóctel se prepara con aguardiente, café, leche, canela, cáscara de naranja, clavo de olor y azúcar. Chocolate de maní Prueba el chocolate caliente como nunca de la mano de esta bebida tradicional de República Dominicana, hecha a base de cacahuates, especias, leche y azúcar. ¿Será como una mezcla entre atole y champurrado o a qué te suena a ti? Canelazo Otro cóctel que se toma caliente es el canelazo, el cual podemos encontrar en Ecuador, Colombia y Perú. Esta bebida caliente es una mezcla de aguardiente, canela, jugo de frutas y panela, un azúcar derivado oscuro de la caña. Champurrado El champurrado es una bebida mexicana calientita ideal para apaciguar la sensación de frío y generalmente se toma por las mañanas. El champurrado está hecho de cacao con maíz, piloncillo y otros ingredientes como anís, vainilla y a veces, hasta un piquetito de alcohol. ¿Qué bebida caliente elegirás para pasar los días fríos?
La comida mexicana es famosa mundialmente, pero en especial en Estados Unidos de América, pues de una población latina de casi 57 millones, más de la mitad (alrededor de 63 por ciento) es de origen mexicano; por eso no es raro encontrar muchos lugares de comida mexicana en el país vecino.Algunos son un éxito reciente y tienen formato de ‘food truck’ y otros son reconocidos restaurantes con ejemplos de la gastronomía mexicana más destacada, como enchiladas, quesos fundidos y, por supuesto, tacos. Si eres un mexicano viviendo en Estados Unidos, estos lugares de comida mexicana te ayudarán con una probadita de los sabores de nuestra cocina.Barrio CaféEste restaurante se encuentra en Phoenix, Arizona, y en él, la chef Silvana Salcido lleva lo mejor de México al país del norte, con platillos como queso fundido de Oaxaca, o cochinita pibil, de Yucatán, por ejemplo.Nuestra CocinaEn Portland, Oregon, la pareja de esposos conformada por Benjamín y Shannon González ha construido un restaurante especializado en comida mexicana “campesina”, con comida que se extiende desde el norte de Zacatecas hasta la costa este de Veracruz, así que es de verdad un restaurante mexicano que merece la pena visitar.Leo’s TacosLeo’s es un ‘food truck’ de tacos con una larga historia en Los Ángeles, California, en el que se sirven deliciosos taquitos al pastor, que son los más famosos, con un costo de solo un dólar. Puedes encontrarlos en varios lugares, como Venice Beach, Lomita Boulevard o La Brea Avenue.Hugo’sEste restaurante está en Houston, Texas, y es propiedad del chef mexicano Hugo Ortega y su esposa, con quien lo opera desde 2002. De hecho, en 2013, el chef Hugo fue finalista como uno de los mejores chefs del suroeste y es conocido por sus formas ingeniosas e inspiradoras. El platillo más exitoso en Hugo’s es la barbacoa de cordero, así que no te la pierdas.Birria LandiaLos tacos de birria han sido llevados al país del norte por dos hermanos, José y Jesús Moreno. Birria-Landia comenzó con mucho éxito en Los Ángeles y en otoño del 2019, llegó a Nueva York, al barrio de Queens, en un food truck.DistritoEl chef José Garcés ganó en la segunda temporada de Iron Chef y aunque es ecuatoriano, está especializado en cocina de la Ciudad de México; así, en Distrito encontrarás nachos, huaraches, enchiladas, tamales, ceviches y moles, y se encuentra en Filadelfia.Estas son sólo 6 recomendaciones, pero la oferta gastronómica mexicana en Estados Unidos es muy amplia y variada, así que no dudes en dejarnos tus recomendaciones en los comentarios.
La diosa del chile era Tlatlauhqui cihuatl ichilzintli o ‘Señora roja del respetable chile’. A nadie le cabía duda: al chile había qué rendirle respeto. El chile, originario de la zona andina o de la selva amazónica, ha sido el alma de muchas cocinas del mundo y sin duda, el fuego artificial de la cocina mexicana. ¿Qué sería de nosotros si faltara este fruto que lastima lo mismo que entretiene la lengua? Los españoles lo llevaron a Europa como souvenir. Allá se declararon sensibles a su picor. En cambio, los paladares árabes, asiáticos y africanos lo recibieron como revelación. Muy pronto lo incorporaron a sus cocinas y comenzaron a producirlo. Ahora el extranjero que se declare intolerante a él, padecerá su influjo en más de un tercio del mundo. En Asia se perdería de cremosos currys de la cocina india, del pad thai de la cocina tailandesa, de las barbacoas de la cocina coreana con kimchi fermentado y guindillas o de las sopas agripicantes de la cocina sichuanesa. Ni qué decir del taco mexicano. El no iniciado se llevará a la boca un sencillo amasijo de carne y maíz sin su bendición de salsa verde. Que momento tan anticlimático tendrá al comer una torta de milanesa sin una mordida intermitente a un chile en escabeche. No hay platillo local donde no se le pueda hacer un huequito. Ya Cristóbal Colón hablaba de él como “una planta tan picante como la pimienta que los nativos consumen en todas las comidas”. Al chile sólo se le deja cuando el estómago lo pide o cuando se emprende ruta a tierras más occidentalizadas. En cada ocasión se le extraña. Todo es culpa de la capsaicina, una sustancia que responde al dolor y que libera opioides y endorfinas que lo neutralizan. Por ella, el chile es motor de placer y adicción.El uso del chile es antiguo. Se cree que las culturas mesoamericanas lo comenzaron a cultivar tan pronto se volvieron sedentarias. La altura y el clima favorecieron su esparcimiento. En las culturas nacionales fue alimento sagrado y leyenda. Aún hoy es signo que aleja el “mal de ojo” a penas se pone un collar vigilante en la puerta. Es sinónimo de fiesta cuando armoniza los alimentos; es suspiro, lágrima y silencio para los que toma desprevenidos.En Perú, la otra gran gastronomía latinoamericana, es una constante. Está presente en la sazón del ceviche, en el rocoto relleno arequipeño. En el sudeste asiático aporta balance a los guisos junto a la lima kafir y el coco. En los restaurantes mexicanos –los finos, los de calle– es cortesía y el centro de mesa más bello junto a un par de bolillos o totopos.Marea porque para mitigar su calor dan ganas de inspirar y con ello se sobre oxigena el cuerpo. Calienta la garganta lo mismo que la mente, por eso es albur y jolgorio del lenguaje –un deambular entre el respeto y la burla–. El o la que aguanta mucho es ‘macho’. El o la que aguanta poco es ‘gallina’. El chile se convierte en dulce cuando se le añade azúcar; en mole, cuando se le añade magia. Hace algunos siglos era correctivo para los niños maleducados y hoy es correctivo cuando se quiere tapar una mala técnica culinaria. El chile es el éxito de muchos negocios, un objeto del deseo en la cultura pop mexicana y erotismo en la poesía urbana. Está presente en rimas leyendas y canciones, como aquella que asegura que es picante pero sabroso. ¡Gracias, chile, por existir!Para terminar de rendirle un homenaje como se debe, te dejamos este compilatorio de salsas que, sin importar del país que seas, le darán alegría a tu comida.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD