El cremor tártaro
Recomendaciones de Cocina

El cremor tártaro

Por Kiwilimón - October 2013
Lo hemos visto en interminables recetas, pero, ¿qué es el cremor tártaro y para qué sirve dentro de nuestras preparaciones?   El cremor tártaro es un polvo blanco que en realidad no tiene un sabor bien ubicado y cuyo nombre químico es bitartrato potásico, en resumen es una sal ácida. Fue aislado por primera vez en 1769 por el químico sueco Carl Wilhelm Scheele pero la realidad es que se encuentra en el interior de muchos vegetales desde hace mucho tiempo. Los griegos y romanos de la época clásica ya lo conocían y utilizaban pues aparecía como un sedimento en los barriles de vino al producirse el envejecimiento de éste como una sobra de la uva, cristalizando en su base y formando una especie de costra. Hoy en día el crémor tártaro se utiliza mucho más de lo que nos damos cuenta. Toma parte como un compuesto importante pues se usa como levadura química y se utiliza dentro dentro de la industria vinícola como corrector de acidez y también en la repostería. También en los caramelos, confites, goma de mascar, conservas vegetales, mermeladas, salmueras, salsas, sopas deshidratadas y otros productos. En nuestras propias cocinas no puede faltar este elemento pues tiene varios fines dentro del mundo de la repostería hogareña. Puede ser usado para estabilizar las claras de huevo cuando hacemos merengues y por supuesto también para darle más volumen a nuestros pasteles, panqués y demás recetas hechas a base de harina y azúcar. Si alguna vez te has preguntado por qué tus pasteles no se levantan o por qué algún panqué no ha tomado la forma deseada entonces probablemente la receta que utilizaste no incluía el crémor tártaro necesario. Ahora, muchos piensan que el crémor tártaro es una alternativa en la cocina pero en realidad es una regla cuando se trata de ciertos postres. Tomemos por ejemplo el soufflé que no puede levantarse ni tomar la forma necesaria sin este elemento, también están los merengues que dependen del cremor para tener esa textura tan peculiar y ese sabor tan definido. Es recomendable no usar demasiado en las recetas, sólo lo indicado, esto se debe a su alto contenido de bicarbonato de sodio que en pocas cantidades es inofensivo, pero en más grandes volúmenes puede dañar el organismo.  

Recetas con Cremor Tártaro

Receta de Souffle de Chocolate con Avellana

Ingredientes: - 2 cucharadas de mantequilla sin sal - 2/3 de taza de azúcar - 1 cucharada de licor de avellana - 1/2 cucharadita de extracto de vainilla - 255 gramos de chocolate con leche - 1/4 de taza de harina - 1 taza de leche - 1 pizca de sal - 4 huevos separadas las yemas de las claras - 1/4 de cucharadita de cremor tártaro Haz click aquí para ver los pasos para preparar esta receta.  

 Receta de Merengues con Fresas

Ingredientes: - 5 claras de huevo a temperatura ambiente - 1/8 de cucharadita de sal - 1/4 de cucharadita de cremor tártaro - 1/4 de taza de azúcar glass - 1 cucharadita de vainilla - 2 cucharadas de nuez - 1 taza de crema batida - fresas rebanadas para adornar - menta (unas hojitas) para decorar Para ver los pasos para preparar este merengue da click aquí.  

Receta de Pastel de Claras

Ingredientes: - 6 claras de huevo - 1/" de cucharadita de cremor tártaro - 1/2 cucharadita de extracto de vainilla - 1/8 de cucharadita de sal - 1/4 de taza de azúcar más 2 cucharadas - 1/2 taza de harina para pastel cernida Encuentra los pasos para preparar este pastel dando click aquí.  

"¿Conocías los usos del cremor tártaro?"

Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Aparte de ser la festividad más esperada del año (claro, después de Navidad), el Día de Muertos es una fecha llena de historia y muy especial para los mexicanos. Si tú también esperas con ansias que llegue noviembre solo para comer pan de muerto y poder decorar con cempasúchil, entonces seguramente te gustará conocer estos 5 datos curiosos del Día de Muertos: Es Patrimonio de la Humanidad. Desde hace 15 años la fiesta del Día de Muertos fue proclamada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. De esta manera, el organismo internacional reconoce el valor de la tradición indígena y la riqueza cultural de esta celebración. (Por si tenías la duda: Halloween no es considerado patrimonio cultural). Es una celebración muy antigua. Algunos historiadores consideran que la tradición del Día de Muertos se originó hace más de 3 mil años entre las culturas azteca y tolteca. En aquella época las sociedades precolombinas veían como una falta de respeto llorar a los muertos, y en su lugar preferían celebrar su memoria. Fue así como surgieron las festividades (que antes duraban un mes) para honrar a los muertos. Las fechas no han sido siempre las mismas. Las culturas prehispánicas llevaban a cabo estas celebraciones en el noveno mes del calendario solar mexica. Con la Conquista, se mezclaron las costumbres indígenas con las tradiciones católicas, por lo que los festejos españoles del Día de Todos los Santos y del Día de los Fieles Difuntos se fusionaron con las fiestas indígenas para honrar a los muertos. Los festejos varían de un lugar a otro. Aunque es una fiesta de carácter nacional, la manera de celebrar no es la misma en todos los estados. Por ejemplo, en Campeche algunas personas tienen la costumbre de extraer los huesos de sus difuntos para limpiarlos, mientras que en Michoacán tienen la tradición de pasar la noche en el cementerio junto a las tumbas de sus seres queridos. La migración de la mariposa monarca está relacionada. Curiosamente alrededor de estas fechas se da la migración de la mariposa monarca desde Canadá hasta México. De acuerdo con la tradición azteca, los antepasados podían regresar en forma de mariposas o colibríes, así que este fenómeno natural resulta muy oportuno para las fiestas. ¿Conoces algún otro dato curioso del Día de Muertos? Compártelo en los comentarios. Prepárate para celebrar el 2 de noviembre con platillos típicos mexicanos: Tortas ahogadas de Jalisco Sopa azteca con chile pasilla Sopa de lima tradicional Birria de res casera   Fuentes: Ich.unesco.org Vanguardia.com.mx Nationalgeographic.com Vix.com Efe.com
¿Cuántas veces no te has equivocado eligiendo los aguacates? A veces por más empeño que pongamos parece que no le atinamos. Pero no te preocupes: llegó el momento de descubrir cómo elegir el aguacate perfecto y no morir en el intento.Para muchas personas encontrar el punto exacto de su maduración no es algo fácil, pero como buen mexicano es casi un deber saber cómo elegir el mejor aguacate, por eso queremos ayudarte a que hagas una buena elección.Suficiente suavidad. La prueba básica y la que todos utilizamos para saber si el aguacate se encuentra listo es presionar el aguacate. Aquí el truco: presiona suavemente el aguacate, si la parte que hundiste vuelve a su lugar, es el aguacate perfecto.Tallo. Un signo clave para saber qué tan pasado o inmaduro está el aguacate es algo muy sencillo pero que la mayoría desconoce. Si el tallo es negro quiere decir que ya está pasado, si está verde es que aún le falta un poco, pero si tiene una tonalidad amarilla entonces está en su punto.Olor. Seguro conoces el olor del aguacate. No es que estando al punto huela distinto, pero si tiene un aroma desagradable es un signo de que se encuentra en mal estado.Hay que agitarlo. Acercarse el aguacate y agitarlo un poco puede ayudarte a identificar un buen aguacate. Si logras escuchar cómo se mueve el hueso es que ya está listo. Cuando se encuentra maduro, la semilla se desprende de la fruta y por eso es fácil escucharlaAhora que sabes los pasos exactos para elegir el aguacate perfecto, no puedes equivocarte: ¡es hora de cocinar con aguacate!Te recomendamos ver estas RECETAS: AGUACATE RELLENO EN SALSA DE POLLOADEREZO DE AGUACATE CON YOGHURT GRIEGO
¿Cuándo se comió pavo por primera vez en Navidad? ¿De dónde viene esta comida navideña? ¿Quién comenzó con la tradición del pavo en esta época del año? Nuestro equipo editorial se echó un clavado en la historia de este típico platillo para descubrir sus orígenes.(Spoiler alert: esta ave no es originaria de nuestro vecino del norte).Hace varios siglos, antes de la llegada de los españoles, los pueblos indígenas que habitaban en México tenían la costumbre de celebrar durante la segunda quincena de diciembre el solsticio de invierno.De acuerdo con las costumbres de las culturas prehispánicas, alrededor del 21 de diciembre debían rendir tributo a su dios Huitzilopochtli. Por esta razón, en estas fechas se celebraban grandes fiestas, en las que se ofrecían tributos y festines. Y aunque tal vez el pavo no era el ingrediente central de las reuniones, ya estaba presente en esos menús.Resulta que el pavo, o guajolote como se le conoce en México, es originario de nuestro país. De hecho, se cuenta que en el palacio de Moctezuma ya se criaban miles de guajolotes. Al ser una especie 100% mexicana, cualquier pavo que se encontraba en el mercado hace siglos, necesariamente había tenido como origen nuestro país.Cuando llegaron los españoles conocieron esta especie, y la llamaron gallina de la tierra, gallina de la India y, finalmente, pavo, por si similitud con los pavorreales. Los conquistadores se dieron cuenta de que la cría de guajolotes era mucho más económica que la de los patos o los gansos. Así, poco a poco el pavo comenzó a hacerse presente en las fiestas y en los hogares.Gracias al intercambio de productos con el Viejo Continente, el guajolote llegó a Europa, y se convirtió en uno los productos exóticos más codiciados. Al inicio solo las familias más adineradas podían darse el lujo de comer pavo, pero con el tiempo su consumo llegó hasta a Inglaterra.Muchos años después, los ingleses emigraron al norte de América y llevaron con ellos pavos. La tradición de cocinar esta ave en la cena de Acción de Gracias se extendió hasta al menú navideño, haciendo de los pavos el ingrediente preferido para estas fechas. Su popularidad fue creciendo por todo el norte de América, llegando incluso a México.Aunque la costumbre de esta cena navideña tenga su origen en otro país, podemos decir orgullosamente que su ingrediente principal, el pavo, es mexicano.¿Ya tienes planeada la cena para esta Navidad? Échale un vistazo a estas recetas. Te aseguramos que después de verlas, el pavo será la estrella de la fiesta.Pavo al pastorPavo jugoso con mantequilla y vino blancoPavo con salsa de ponche de frutas Pechuga de pavo con salsa de queso 
Mejorar tus hábitos alimenticios es una tarea mucho más sencilla de lo que algunas personas piensan. Sigue estos seis pasos y verás lo fácil que es cambiar poco a poco tu manera de comer.Lleva un diario de tus comidas. Comienza por anotar todo lo que comes: desde el desayuno, los entremeses y las bebidas hasta la cena. Pero no solo eso. También escribe la emoción o la sensación que tenías al comer algo. Por ejemplo: por la mañana podrías decir que tenías mucha prisa mientras tomabas tu taza de café, o que sentías algo de ansiedad al comer una bolsa de frituras antes de la hora de la comida.Identifica los principales problemas en tu alimentación. Cuando ya hayas registrado tu actividad alimenticia por varios días puedes comenzar a estudiar tu comportamiento. Esta es una manera muy sencilla de reconocer patrones negativos en tu alimentación. Tal vez no eres consciente de que tu trabajo te está estresando y que por eso estás comiendo en exceso, o que hay una situación particular en tu vida personal que te está generando ansiedad y te hace comer más de la cuenta.Establece metas que sean realistas. Para poder cambiar algo en tu vida tienes que sentir motivación. Y esta se adquiere cuando los objetivos son retadores, pero alcanzables. En otras palabras: no intentes hacer cambios tan pequeños que puedan considerarse  insignificantes, ni trates de revolucionar toda tu manera de vivir al cabo de unos días. Busca puntos intermedios para que puedas mejorar efectivamente tus hábitos alimenticios.Sigue al pie de la letra tu plan. Al tratar de hacer ajustes en tu estilo de vida, sobre todo en tu alimentación, es necesario que no pienses en excepciones, principalmente al inicio del proceso. Esto significa que, si has decidido desayunar todos los días, esta regla aplica de lunes a domingo, incluyendo el día de la semana más ocupado que tengas. Además de la disciplina, necesitarás mucho orden para poder cambiar tus hábitos.No te mates de hambre, ni de sed. Muchas personas creen que lo mejor que pueden hacer para bajar de peso es someterse a largos periodos de ayuno, pero ¿qué crees? Esto puede ser contraproducente. Otra cosa que también puede afectar tu proceso de cambio de hábitos alimenticios es la falta de líquidos. Como recomendación, procura comer cada cuatro horas y toma por lo menos dos litros de agua natural al día.Aprende a comer de todo. Para llevar una alimentación balanceada es necesario que comas de todo. Esto incluye verduras, frutas, carne, lácteos, pescados, etc. A menos que por cuestiones de salud u otras razones no puedas comer algunas cosas, te  recomendamos ampliar el abanico de ingredientes en tu cocina.No tienes que hacer grandes sacrificios para cambiar tus hábitos alimenticios. Solo necesitas mucha disciplina y orden. Organiza tu menú semanal con estas recetas:Caldo Tlalpeño Chilaquiles en salsa verde Tinga de Pollo Ensalada de manzana verde y lechuga 
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD