El pastel tres leches
Recomendaciones de Cocina

El pastel tres leches

Por Kiwilimón - November 2013
Este es un postre amado por todos, especialmente por los niños. Su textura y sabor lo ha hecho favorito de todo el continente y te decimos cómo prepararlo para poderlo tener en diferentes presentaciones, todas deliciosas. Este famoso postre consiste en un pan bañado con tres tipos de leche: crema de leche, leche condensada y leche evaporada, es de aquí de donde saca su nombre y su gran sabor. Normalmente, o al menos como se recuerda la receta original, se acompaña o cubre con un merengue de claras de huevo, cerezas  y espolvoreado con canela en polvo. Usualmente esta receta no incluye mantequilla con el fin de que esponje y absorba más y obtenga la textura que conocemos. El pastel de tres leches es particularmente popular en Nicaragua, México, Cuba, Puerto Rico y Guatemala. Algunos historiadores dicen que la batalla de sus inicios se encuentra entre México y Nicaragua, pues a la par, en estos dos países se dio a conocer la leche condensada y se empezó a jugar con ella para hacer recetas nuevas. Se dice que alguna marca grande ideó el postre como parte de su campaña publicitaria con fines de hacer más famosa a la leche condensada y así sucedió. Sin importar dónde se haya iniciado, lo interesante es que en cada país le han dado su propia identidad y sabor. Por ejemplo en algunas partes de Centroamérica el pastel se remoja en una mezcla de ron o brandy y azúcar para crear un "pastel borracho". Por supuesto que esta versión envinada es una preparación para adultos pero se vale experimentar y llevarlo de postre en alguna cena con amigos. En el Caribe, por su lado, a menudo se sustituye la leche condensada con crema de coco pues le da un sabor tropical, exótico y dulce sin la necesidad de agregar azúcar a la receta. Aquí en México nos gusta comerlo acompañado de fruta por lo que normalmente lo encontramos relleno de duraznos fresco o en almíbar lo cual corta con lo espeso de las tres leches y presenta un perfil más fresco y vibrante tanto en sabor como en color. Recuerda que como con cualquier otra receta quien decide el sabor y sazón final eres tú. Por supuesto que en el caso de este pastel hay una base muy clara pero puedes experimentar usando ingredientes diferentes dependiendo de qué estés buscando. Un poco de yoghurt aumenta la acidez y baja la dulzura, un poquito de café le da un sabor más adulto y un poquito amargo y la ralladura de coco le agrega textura y dulzura. Nosotros te dejamos nuestra receta, tú decide qué más puedes inventar.  

Receta de Pastel de Tres Leches de Abuelita

Ingredientes: - 9 huevos - 1 cucharada de vainilla - 3 cucharadas de polvo para hornear - 1 lata de leche condensada - 1/4 de taza de crema - 1 lata de leche evaporada - 2 tazas de harina - 1 1/2 tazas de azúcar - 1/2 litro de leche - 1 taza de azúcar glass - fresas para decorar Encuentra el procedimiento para preparar esta receta dando click aquí.  

"¿Cuál es tu sazón final para el pastel de tres leches?"

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Gracias a las redes sociales no sólo podemos entretenernos por mucho tiempo, sino que también sacar dos o tres trucos para la cocina. El más reciente son los panes tostados con requesón para el desayuno o ricotta toast.Los panes tostados son versátiles y desde que las tostadas de aguacate cobraron popularidad, las variedades que se pueden hacer con ellos se volvieron infinitas, es por eso que la ricotta toast, o pan tostado con requesón, es perfecta para desayunar variado y nutritivo.El requesón es una buena fuente de proteína y de calcio, además de que su contenido graso es menor que el de la mayoría de los quesos y solamente aporta 4 g grasa por cada 100, lo que lo convierte en un alimento apropiado para incluir en una dieta de control de peso o de grasas, así como en la alimentación de personas con estómago delicado, por es un alimento de fácil digestión.Para hacerlo, sólo necesitas una rebanada de pan, cubrirlo con una capa de requesón y poner encima una amplia gama de opciones de aderezo, que puede ser dulce o salado. Aquí te dejamos varias ideas y tips para que te queden perfectas.Tuesta el panPrimero tuesta tu rebanada de pan ya sea en una tostadora o en un horno tostador, o en tu comal favorito en la estufa. Puedes usar pan de caja o baguette fresco.Capa de requesónYa sea que uses requesón o queso ricotta, asegúrate de aplicar una capa gruesa, para que sepa delicioso.¿Qué le pongo encima?Puede ponerle lo que se te antoje: prueba combinaciones simples, como jitomate y pepino, con sal, pimienta y aceite de oliva o simplemente aguacate. También puedes saltear unos jitomates Cherry y ponerlos sobre la capa de requesón.Si lo tuyo son las frutas, prueba añadir fresas en rodajas, bañar con miel y espolvorear con pimienta negra. Otra opción y combinación clásica dulce es poner rebanar un plátano y cubrirlo con Nutella. Para una tostada más sustancial, prueba exprimirle un poco de jugo de limón al requesón y poner encima un huevo frito y sazonar con hojuelas de chile y sal.Cualquiera de estas combinaciones te va a encantar y lo mejor de todo es que puedes probar las propias, con las frutas y verduras que tengas en casa.
La comida tradicional japonesa es una de las más populares y aclamadas a nivel mundial. Aunque en muchos países solo se habla de sushi, es importante recordar que la gastronomía japonesa es muy variada y rica. Los principales ingredientes de esta tradición culinaria son el arroz, el pescado, los fideos, el tofu, los vegetales, la carne roja, entre muchos otros deliciosos alimentos. Aunque elegir los platillos más representativos de esta gran tradición gastronómica no es tarea fácil, Kiwilimón te recomienda probar algunos de los platillos más exquisitos que Japón tiene para ofrecer. Sushi Aunque en México es común comer sushi frito y aderezado con chiles, el tradicional sushi japonés es muy distinto. Los principales ingredientes de este platillo son el arroz, vinagre de arroz, azúcar y sal, para después combinarse con pescado crudo, mariscos o verduras. El sushi usualmente se prepara en porciones pequeñas, más o menos del tamaño de un bocado y se le dan diferentes formas. Una vez que se tiene listo el arroz y el pescado, se envuelven en una hoja de alga nori; a esta versión se le llama maki. Por otro lado, cuando se forma una bolita de arroz, se le llama nigiri. No importa cuál sea tu sushi favorito, pues todas las versiones son deliciosas y perfectas para disfrutar durante el fin de semana o mientras ves una película. Ramen Este es otra de las joyas de la gastronomía de Japón y uno de sus platos más famosos. El famoso ramen se prepara con diversos ingredientes: fideos, caldo, verduras, pasta miso, salsa de soya, carne, huevo, alga y cebollín, aunque hay muchas versiones distintas. El secreto del impactante sabor del ramen es el caldo, pues este se hace a base de huesos de cerdo o pollo y se pone a hervir durante muchas horas. Si bien estamos muy lejos del país asiático, en México hay muchos restaurantes en donde puedes probar un sinfín de recetas de ramen, cada uno con un toque especial de sabor. Sashimi El sashimi es otro platillo imperdible de la gastronomía japonesa. Consiste en rebanar mariscos o pescados crudos en láminas muy delgadas. Una vez que el pescado está listo, este se acompaña con salsa de soya, wasabi o salsa ponzu, así como algunas verduras, especialmente rábano daikon y jengibre en conserva. Aunque los sashimis más populares son quizás los de salmón, hay un sinfín de versiones de este platillo, incluso existen versiones vegetarianas. Katsudon El katsudon es un imperdible de la cocina japonesa, pues está lleno de sabor y hasta es un poco picoso. Este delicioso platillo consta de una cama de arroz, una chuleta de cerdo empanizada y otros condimentos, tales como salsa, algún tipo de glaseado, verduras, salsa de soya o miso. En Japón, este platillo es muy popular y es el favorito de los estudiantes. Mochi El mochi japonés es uno de los postres más deliciosos, especialmente cuando se trata del mochi de chocolate, aunque cabe mencionar que hay de todos los sabores. Este postre no solo es rico, también es muy vistoso. Se prepara a base de arroz glutinoso, se moldea y se pinta de colores. Aunque puedes disfrutarlo todo el año, en aquel país la tradición es comer mochi durante el año nuevo.
Gracias a las redes sociales no sólo podemos entretenernos por mucho tiempo, sino que también sacar dos o tres trucos para la cocina. El más reciente son los panes tostados con requesón para el desayuno o ricotta toast.Los panes tostados son versátiles y desde que las tostadas de aguacate cobraron popularidad, las variedades que se pueden hacer con ellos se volvieron infinitas, es por eso que la ricotta toast, o pan tostado con requesón, es perfecta para desayunar variado y nutritivo.El requesón es una buena fuente de proteína y de calcio, además de que su contenido graso es menor que el de la mayoría de los quesos y solamente aporta 4 g grasa por cada 100, lo que lo convierte en un alimento apropiado para incluir en una dieta de control de peso o de grasas, así como en la alimentación de personas con estómago delicado, por es un alimento de fácil digestión.Para hacerlo, sólo necesitas una rebanada de pan, cubrirlo con una capa de requesón y poner encima una amplia gama de opciones de aderezo, que puede ser dulce o salado. Aquí te dejamos varias ideas y tips para que te queden perfectas.Tuesta el panPrimero tuesta tu rebanada de pan ya sea en una tostadora o en un horno tostador, o en tu comal favorito en la estufa. Puedes usar pan de caja o baguette fresco.Capa de requesónYa sea que uses requesón o queso ricotta, asegúrate de aplicar una capa gruesa, para que sepa delicioso.¿Qué le pongo encima?Puede ponerle lo que se te antoje: prueba combinaciones simples, como jitomate y pepino, con sal, pimienta y aceite de oliva o simplemente aguacate. También puedes saltear unos jitomates Cherry y ponerlos sobre la capa de requesón.Si lo tuyo son las frutas, prueba añadir fresas en rodajas, bañar con miel y espolvorear con pimienta negra. Otra opción y combinación clásica dulce es poner rebanar un plátano y cubrirlo con Nutella. Para una tostada más sustancial, prueba exprimirle un poco de jugo de limón al requesón y poner encima un huevo frito y sazonar con hojuelas de chile y sal.Cualquiera de estas combinaciones te va a encantar y lo mejor de todo es que puedes probar las propias, con las frutas y verduras que tengas en casa.
El bicarbonato no solo te ayuda a hacer pasteles esponjosos o es perfecto para limpiar la casa, también puedes usarlo como un remedio casero para el cuidado de la piel gracias a sus propiedades limpiadoras y exfoliantes. Con solo dos ingredientes que seguro tienes en casa puedes iluminar y tensar la piel con una mascarilla facial casera de bicarbonato de sodio, además de ayudarte a eliminar los puntos negros de la nariz.El bicarbonato de sodio tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas, y gracias a su textura arenosa, te ayuda a eliminar las células muertas de la piel, para crear un exfoliante ligero que te ayude a quitar los puntos negros. Para usarlo, no necesitas frotar tu piel, sólo aplícalo suavemente para que puedas exfoliar con cuidado sin dañar tu cara.Aunque algunas personas utilizan simplemente agua con bicarbonato de sodio para hacer una mascarilla, hacerlo con miel le da un toque más suave. La miel es naturalmente hidratante y el bicarbonato de sodio es antiinflamatorio.Mascarilla facial de bicarbonato de sodioNecesitarás:1-2 cucharadas de bicarbonato de sodio1 cucharadita de mielPaso 1: En un tazón pequeño, mezcla el bicarbonato de sodio con la miel hasta conseguir una consistencia pastosa. Si está demasiado líquido, agrega más bicarbonato de sodio. Si queda demasiado espeso, puedes diluirlo con un poco de agua. También puedes añadir una o dos gotitas de aceite esencial de limón o, si lo deseas, el jugo de medio limón.Paso 2: Sobre la cara limpia, aplica suavemente la mezcla de mascarilla con los dedos o una brocha de maquillaje. Tenga cuidado de no frotar demasiado. Déjala actuar por 5 minutos. Es posible que sientas un ligero hormigueo y tensión. Paso 3: Retira la mascarilla con agua tibia y movimientos circulares suaves, seca dando golpecitos con un paño suave y termina con tu humectante favorito. Usa esta mascarilla sólo una vez al mes, pues es un exfoliante potente, y si tu piel es mixta, aplica sólo en la zona T para no resecar tu cara.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD