El sabor de la vida o cómo las especias transforman corazones
Recomendaciones de Cocina

El sabor de la vida o cómo las especias transforman corazones

Por Kiwilimón - Octubre 2015
Los que hablan griego encuentran la similitud entre palabras que muchas veces guardan entre sí una relación oculta y profunda. Tal es el caso entre astronómos y gastronómos: el que se dedica a estudiar los astros y el que conoce el arte de comer bien. El sabor de las especias es tan poderoso como el influjo de los planetas en el acontecer del tiempo: al centro de la sazón se encuentra el sol de los condimentos: la pimienta, quien reina en todos los guisos. Mientras que la canela es sensual y concupiscente, dulce y amarga al igual que las mujeres que representa Venus. Y la tierra es como la sal, indispensable para la vida y el sabor.           ¿Dónde podemos aprender de este maravilloso conocimiento de los astros y la comida? En la ciudad de Estambul, en la tienda de especias del viejo Vassilis. Apenas suene la campana que alerta la apertura de la puerta, este hombre sabio se acercará a ti para saber qué quieres y qué necesitas realmente. Pues quizás pidas un poco de comino molido, pero cuando el tendero sepa para que lo necesitas, entonces te recomendará llevar otra especia más indicada. ¿Sabían ustedes que el comino impregna de un aroma profundo la comida y entonces los comensales se vuelven introspectivos? Y si lo que quieren es por el contrario abrir la conversación amable y casual, entonces deberán agregar canela, que es cordial y venusina ¡Para los suegros canela! Aunque la receta no lo indique. En la tienda se pueden comprar aceitunas kalamata, chiles secos, ramilletes de albahaca y pequeños estuches de azafrán persa. Vassilis es un hombre sencillo, franco y apasionado. Ama Estambul como a nada, recorre las viejas calles hasta el Hammam a donde acude una vez por semana para aliviar los dolores de cuello que le causa la desavenencia de turcos y griegos que conviven en la legendaria ciudad de Constantinopla, capital del Imperio Romano de Oriente. Con el más bello hipódromo y la catedral de Santa Sofía, decorada profusamente con mosaicos dorados que iluminan el rostro de Cristo Pantokrator, y en medio de la ciudad se encuentra dividiendo el continente asiático del europeo el bello río Bósforo, de color azul turquesa del que se extraen exquisitos pescados. Todas las mañanas despierta con el canto del almuédano quien llama a los musulmanes a la oración. Pero acude a la misa cristiana en la capilla ortodoxa de su barrio. Nadie como él sufrió las redadas del gobierno turco contra los griegos residentes quienes fueron deportados a Atenas. La familia del viejo Vassilis tuvo que migrar dejándolo solo en Estambul. Lo que más le dolió fue despedirse de Fanis, su nieto. A quien le inculcó el gusto por la cocina al punto que se volvió un cocinero profesional. Pero que también viajó con su imaginación por los planetas de especias hasta ser un connotado astrónomo de Grecia. Todos los años Vassilis prometía viajar a Atenas a visitar la familia, pero siempre ocurría algún percance que le impedía dejar su amada Estambul. Y sin saberlo contribuyó a que su nieto creciera como un desadaptado en el contexto griego, pues su condición de bizantino le pesaba más que el nacionalismo inculcado de Grecia. Así encontró como vía de expresión la comida, pues al sazonar los platillos con las especias que le había enseñado su abuelo a distinguir y usar, entonces lo vivía como un reencuentro con ese amor a su ancestro y una posibilidad de tocar a través del sabor, la cultura que lo había formado en su primera niñez. Transcurrieron muchos años para el reencuentro entre nieto y abuelo. Desafortunadamente en condiciones trágicas. Pero la impronta del astronómo y del gastronómo plantada por Vassilis germinó en su nieto.

Artículo cortesia de:

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El Día del Niño es un momento para honrar a aquellos cuya fresca línea del tiempo está enmarcada por los aprendizajes y por el derecho a sentirse cuidados y protegidos. Pero, ¿qué es para un niño sentirse seguro? No es vaciar en ellos el compendio de necesidades maslowianas. Es hacerlos sentir amor, cercanía y sí, ponerles algunas reglas. A la hora de la comida, los límites no se salvan. Más allá de las medidas de convivencia, importa más el qué que el cómo. Lo que aprenden sobre la alimentación en sus primeros años es una suerte de herencia. La cosa está así: si los educamos a comer sano muy probablemente les regalaremos salud en el futuro. Y eso no es poca cosa. Eso sí, sin privarles el derecho a ser niños: no hay pizza mala si aparece mágicamente en la sala de la tele de vez en cuando. El tema de ser padre no es fácil. Imagino el dilema de muchos que desean lograr que sus hijos coman sano sin que los miren feo. Al final la mejor lección es el ejemplo. Ya lo decía Juan Gabriel: lo que se ve no se pregunta. En ese sentido hablarles de comer saludable no será tan poderoso como que te vean disfrutando de un plato desbordado en verduras. Jennifer Asencio, una de las nutriólogas de Kiwi Te cuida, numeró algunos consejos que te ayudarán en esa titánica y elemental tarea: la de crear buenos hábitos alimenticios en los niños para regalarles salud.1. El mejor desayuno, comida o cena es el que contiene los tres grupos de alimentos: carbohidratos, proteínas y lípidos. De los cereales hay que usar de preferencia los que son de bajo índice glucémico, como las tortillas. “Acostumbra a tus hijos a comer tortillas, a comer tostadas horneadas; evita que coman harinas procesadas como pan porque además son adictivas”, comenta Jennifer. Un buen desayuno sería un huevito estrellado sobre una tortilla al comal y decorado con rebanadas de aguacate y jitomate en forma de palmera. Rico y vistoso. 2. Los niños siempre nos pedirán comida chatarra y postres. Todo depende de la cantidad que les demos. Hazles las porciones más pequeñas, raciona para la semana. Invítalos a cuidarse y a comerlos una o dos veces por semana. 3. Enséñales a tener otro tipo de postres: una fruta es un postre, unos cacahuates, unas nueces, almendras o pistaches, también lo son. “Tenemos que cambiar la mentalidad de nuestros hijos. No por nada México ocupa el primer lugar en obesidad infantil”.4. Crea buenos hábitos alimenticios y horarios: que desayunen antes de empezar sus clases. Dales un refrigerio a media mañana, una comida completa por la tarde, un pequeño snack a la mitad de la tarde y la cena. Así estarán saciados antes de que se les ocurra pensar en comida chatarra. “Opta por snacks saludables: puedes picarles jícama entre comidas, preparar palomitas naturales sin mantequilla”, recomienda Jennifer. 5. La dieta de un niño es más que deditos empanizados y nuggets 24/7. Después de los tres años un niño puede comer de todo. “Si no los acostumbras desde pequeños, los niños no querrán comer, por ejemplo, un pescado a las finas hierbas”. 6. Inventa formas de comer. Hazles divertido el momento. Permite que toquen sus alimentos, los huelan. Dale forma y color a los platillos. “Hay que enseñarles que no le tengan miedo a la comida, que la disfruten, que la saboreen, que la tomen entre sus dedos para que empiecen a tener una relación amable y amistosa con ella”.7. Invita a tu hijo a la cocina. Entablar una comunión entre tu hijo y la comida lo hará acercarse a ella positivamente. “Dense oportunidad de comer un poco de chocolate mientras cocinan, disfruten el momento”. Ponles tareas fáciles que además los ayuden en su coordinación motora como revolver el huevo, hacer las bolitas en unas tortitas de atún o unas albóndigas. 8. Sé prudente con los alimentos azucarados. Un pan con leche no es un desayuno sano para todos los días. 9. Elige alimentos reales. No bases tu dieta ni la de tus hijos en alimentos procesados. “No está mal darles pizza de vez en cuando. Nada mejor que prepararla en casa haciendo tú misma la masa mientras ellos hacen el mismo procedimiento en su mesita. Pongan juntos los ingredientes y disfruten. Así crearán un lindo momento y comerán menos calorías”.10. Enséñales a relacionarse sanamente con los alimentos: de preferencia no establezcas con ella premios o castigos. Es importante que sepan que los dulces son pequeños lujos que les darás a veces, porque deseas cuidar de ellos. Si ya te dio ganas de cocinar junto a tus hijos, aquí te dejo algunas ideas divertidas. No te preocupes. El resto de la semana ya les prepararás recetas saludables que seguro les van a encantar. 
Con los trapos de cocina limpiamos cualquier chorrito de agua que veamos, pero también residuos de todo aquello propio de la cocina: huevo, leche, aceite, jugos y mil mezclas de ingredientes más, así que no es extraño querer saber cómo lavar trapos de cocina para quitarles el olor.Si meterlos a la lavadora ya no funciona, traemos para ti unos tips sencillos para quitarles cualquier olor indeseable y tenerlos limpios sin necesidad de tirarlos a la basura y reemplazarlos por nuevos.¿Por qué huele feo los trapos de cocina?Por lo general, los trapos de cocina tienen un olor agrio característico que no es sólo desagradable, sino que es el aroma de la reproducción de bacterias. Entre las partículas de comida, la grasa, las cosas que se te quitas de las manos mientras lo usas y la humedad, hay suficiente comida para ayudar a que las bacterias crezcan.Para hacer las cosas aún más feas, esas bacterias se transferirán a cualquier superficie que limpies con un trapo de cocina apestoso: estantes, fregaderos, electrodomésticos, incluso tus manos. A partir de ahí, hay un pequeño paso hacia la contaminación de los alimentos.Foto de Micheile Henderson en Unsplash¿Cómo lavar los trapos de cocina para quitarles el mal olor?La mejor forma de mantener los trapos de cocina limpios y sin olores es lavarlos con agua caliente y jabón inmediatamente después de usarlos y luego enjuagarlos a fondo. Escúrrelos bien y luego cuélgalos donde se puedan secar al aire. Es muy común dejarlos en el borde del fregadero, pero esto no es adecuado porque no se orean de manera adecuada; sin embargo, la puerta del horno podría serlo. Para trapos muy olorosos, el primer paso es hervirlos para eliminar cualquier acumulación. Sigue estos pasos para quitarles el olor: Llena una olla grande con 3 litros de agua y calienta a fuego alto en la estufa hasta que hierva.Agrega 1 taza de vinagre blanco y echa en la olla los trapos de cocina. No necesitas añadir jabón.Hierve los trapos en el agua con vinagre durante 15 minutos para eliminar los olores y las bacterias, el moho y los hongos.Apaga el fuego y deja que los trapos de cocina y el líquido se enfríen a temperatura ambiente.Una vez enfriado, escurre los trapos con las manos uno a la vez antes de colgarlos para que se sequen en un lugar soleado.Como tip extra, procura tener trapos de cocina delgados y livianos, como los paños de microfibra, que se secan al aire mucho más rápido que los trapos de tela estándar.Foto de portada: Guido Hofmann en Unsplash
Adquirir un buen sartén antiadherente no solo significa que tendrás una herramienta duradera para preparar tus alimentos, sino que al elegir el correcto también te permitirá sacarle mucho provecho a la hora de cocinar.Porque con un buen sartén antiadherente puedes hacer mucho más que simplemente freír o saltear alimentos. Por ejemplo, con los sartenes Flavorstone puedes hasta rostizar alimentos. Aquí te contamos las mejores formas de sacarles provecho y te damos algunas ideas para que explotes todos sus usos.Hornear Existen algunos modelos de los sartenes Flavorstone que cuentan con un mango removible, característica que los hace perfectos para hornear un cheesecake, un pan o un pastel. Además, son compatibles con cocinas eléctricas, de gas, de inducción y de cerámica, así que no tendrás problema en usarlos en casa.Rostiza y asaSi eres fan del pollo rostizado, entonces prepárate para asar y rostizar todo en un mismo sartén. Gracias a que estos sartenes cuentan con núcleo de aluminio, un excelente conductor térmico y de distribución de calor, la cocción lenta que requieren los alimentos para rostizarse se logra sin problema.Saltea a la perfección Este es el método de cocción más común para un sartén, pero con uno Flavorstone no será necesario el uso de aceite y aún así conseguirás el salteado perfecto de vegetales y carnes, por ejemplo. Lo mejor de todo es que estos sartenes solo requieren de un fuego medio o bajo, por lo que al usarlos también podrás ahorrar energía o gas. Controla la temperatura de cocciónHay ciertas recetas que requieren de mucha atención a la temperatura, así que tener una tapa con termómetro seguro te hará el proceso mucho más sencillo. Las tapas de vidrio templado de Flavorstone cuentan con un termómetro que te indicará la temperatura ideal de cocción para tus alimentos.Flavorstone se ha convertido en el sartén más querido de México, invadiendo el corazón de todas las cocinas mexicanas. Sus productos buscan unir a las familias, dándoles ese acompañamiento al vivir la mejor experiencia que es COCINAR CON AMOR. Llévalos al horno, directamente de la estufa a la mesa, usa menos grasa y prepara todos los platillos que puedas imaginar, con la ayuda de los sartenes Flavorstone, la inversión perfecta que te permitirá ahorrar energía y tiempo en la cocina. Encuéntralos disponibles en liverpool.com.mx. 
Las espinacas son ese poderoso alimento lleno de nutrientes como vitamina A, B1, B2, C, K, calcio, fósforo, hierro, ácido fólico, magnesio, zinc, fibra y antioxidantes; no por nada es el alimento favorito de Popeye. Así que si quieres sentirte tan fuerte como él, conoce todos las propiedades y beneficios de las espinacas. Propiedades y beneficios de las espinacas Esta poderosa planta posee importantes componentes que ayudar a energizar el cuerpo, incrementan la vitalidad y ayudan a mejorar la calidad de la sangre, como te explicamos a continuación. La espinaca es antinflamatoria Una de las grandes propiedades de la espinaca es su característico color verde, el cual se debe a sus componentes carotenoides, tal como son los betacarotenos, luteína y la zeaxantina. Estos fitoquímicos tienen propiedades antiinflamatorias que pueden aliviar la artritis, el dolor de cabeza, dolor muscular o el asma. La espinaca es buena para los huesos Además de las vitaminas mencionadas anteriormente, las espinacas cuentan con altas cantidades de vitamina K, de hecho, quizás es el vegetal con mayor cantidad de vitamina K. Éste es un componente importantísimo para preservar la salud de los huesos. Espinacas para los ojos Aunque las espinacas tienen una buena cantidad de hierro, destacan más por sus beneficios para la salud visual, ya que gracias a la luteína y zeaxantina, ayudan a tratar la degeneración macular asociada a la edad y cataratas. Espinacas para el sistema digestivo Comer espinacas crudas o cocidas ayuda a disminuir el estreñimiento y regular así el tránsito intestinal, por lo cuales son ideales si quieres cuidar tu sistema digestivo. ¿Cómo preparar espinacas? Las espinacas pueden consumirse crudas o cocidas, en jugos, ensaladas y guisados. Asegúrate de lavarla y desinfectarla antes de comerla y guárdala en el refrigerador en una bolsa sellada para evitar humedad. Aquí te dejamos algunas recetas fáciles por si no sabes cómo preparar tus espinacas. Espinacas a la crema con huevo Ensalada de espinacas con fresa  Pechugas rellenas de queso crema y espinacas  Spaguetti con salsa de espinaca 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD