Fiebre de malta y levadura
Recomendaciones de Cocina

Fiebre de malta y levadura

Por Kiwilimón - Junio 2017
Como todos los años, Cerveza Modelo no deja de sorprender. Esta vez se ha inspirado en el sabor e ingredientes de sus propias bebidas de malta para crear panes deliciosos que puedes encontrar en la Ciudad de México. Hay que recordar que la fermentación juega un papel importante tanto en la creación del pan como en el de la cerveza, así que esta es una evolución natural y deliciosa que Modelo trae para nosotros. La Panadería Especial ofrece una selección de panes inspirados en el sabor de Modelo Especial, Modelo Ámbar y Negra Modelo, la ya mítica oferta cervecera de Grupo Modelo. Como no podía ser de otra manera, se buscó la experiencia y talento de jóvenes chefs mexicanos que dominan el mundo del pan: José Miguel García, de Barranca Valenciana y Jessica Luna, la panadera detrás de las creaciones de Lalo!, Máximo Bistrot y Havre.
La colaboración ha resultado en 9 piezas de pan diferentes que puedes encontrar en la Panadería Especial, disponible a partir del 12 de junio y abierta durante dos semanas. Las mezclas de ingredientes son muy diferentes, pero también apetecibles ya que puedes encontrar pan de malta con nueces para quien guste de ese aroma cervecero  e incluso brioche de plátano y roll de canela con tintes “cheleros”.

Cerveza Modelo rompió los esquemas de lo tradicional con tradición. #PanaderíaEspecial #PopUp

Una publicación compartida de maeegmz (@maeegmz) el

Ahora, no todo es disfrute, la Panadería Especial también se creó con una causa en mente pues el 70% de las ganancias recibidas se irá directo a Gastromotiva, una asociación sin fines de lucro que ve la gastronomía como un impulsor para el cambio social, así acercando a personas en situaciones vulnerables a trabajos dentro del mundo de la comida que les ofrezcan un mejor futuro.

#PanaderíaEspecial un nuevo proyecto por tiempo limitado de #CervezaModelo La esencia de sus cervezas hecha pan...

Una publicación compartida de Elizabeth Almazán (@fashioningthecityeaf) el

Para que se te abra aún más el apetito aquí está el menú completo de estos deliciosos panes artesanales:

Modelo Especial:

  • Brioche de plátano
  • Concha de vainilla
  • Pan de malta con pasas rubias y nueces

Modelo Ámbar:

  • Danés de canela
  • Bigotes con con avellanas
  • Focaccia de jitomate deshidratado

Negra Modelo:

  • Croissant de chocolate
  • Roll de canela
  • Pan negro de cebada

Lanzamiento de #PanaderíaEspecial por cerveza #Modelo. Súper recomendable, ¡Vayan a conocerla! Av. Nuevo León 125, Condesa. Estará hasta el 25 de Junio

Una publicación compartida de Elizabeth Almazán (@elizabethalmf) el

¿Dónde está?

Puedes encontrar Panadería Especial en Nuevo León 125, Colonia Condesa, CDMX Lun a vier de 7:00am a 22:00hrs. Sáb y dom de 8:00am a 16:00hrs Ahora, como las recetas panaderas especiales de Modelo nos dejarán con muchos antojos, también queremos dejarte algunas recetas de panes deliciosos para que no extrañes tanto y disfrutes en casa:  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El amaranto es un alimento ancestral que se ha consumido en el territorio nacional desde hace miles de años. Hoy en día, es común utilizarlo para preparar las famosas alegrías, así como granola, cereales, obleas, bebidas y muchos otros platillos. De acuerdo con información publicada por el gobierno federal, el amaranto es uno de los cultivos más antiguos de toda Mesoamérica, el cual fue domesticado hace más de 4,000 años. Sus increíbles beneficios han alcanzado gran fama gracias al Dr. Rodolfo Neri, el primer astronauta mexicano, quien incorporó este pseudocereal a la dieta de este gremio, pues es de fácil digestión y contiene muchas vitaminas y minerales. A continuación te contamos más sobre que aporta el amaranto a tu salud.¿El amaranto contiene vitaminas y minerales?Según la Secretaría de Agricultura, el amaranto no es propiamente un cereal, es más bien un pseudocereal, sin embargo, esto no significa que tenga menos propiedades o beneficios que los cereales, al contrario, es rico en: Vitamina AVitamina B, B1, B2 y B3Vitamina CÁcido FólicoCalcioHierroFósforoNiacinaGracias a que contiene todas estas vitaminas y minerales, el amaranto se considera uno de los mejores alimentos. Tan es así, que los expertos indican que el amaranto tiene más proteína que el maíz, arroz y trigo. Es por esto que es una excelente opción para la hora del desayuno, pues tendrás energía por un largo tiempo. También puedes leer: 7 recetas de bebidas y platillos con amaranto deliciosos y saludablesPor otro lado, de acuerdo con información publicada por la Universidad Nacional Autónoma de México, el amaranto es contiene los 9 aminoácidos esenciales para el cuerpo humano: histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina.Beneficios de comer amarantoAdemás de ser ricos en proteína, vitaminas y minerales, el amaranto también tiene muchos beneficios para la salud. Los expertos indican que, durante la digestión, el amaranto obtiene propiedades nutraceúticas, lo que significa que ayuda a prevenir enfermedades tan temidas como la diabetes. Por si fuera poco, este superfood también ayuda a regular la presión arterial, mientras que la Dra. Cristina Mapes Sánchez, curadora de la colección etnobotánica del Jardín Botánico de la UNAM, señala que el amaranto también contiene casi la misma cantidad de hierro, calcio y proteína que la espinaca.Amaranto contra el colesterolAdemás de su rico sabor y versatilidad, el amaranto tiene increíbles beneficios para tu salud. Hoy en día, muchas personas sufren de altos niveles de colesterol debido a una dieta poca sana. Según varios estudios realizados en animales, este superfood mexicano podría ser benéfico para reducir los niveles de colesterol. Estas investigaciones científicas han indicado que el amaranto ayuda a bajar los niveles de colesterol malo, mientras que incrementa los niveles de colesterol bueno. Cabe mencionar que deben efectuarse más estudios para confirmar estos beneficios en humanos. También puedes leer: 10 beneficios de la harina de amaranto que quizás no conocías¿El amaranto ayuda a bajar de peso?El amaranto no solo es rico en nutrientes y proteína, también podría ayudarte a bajar de peso, pues según los expertos, es un alimento rico en fibra y proteína. Asimismo, al ingerir amaranto, este disminuye los niveles de grelina, la hormona responsable de la sensación de hambre. Recuerda que el amaranto también te hará sentir satisfecho por más tiempo, lo que evitará que consumas comida chatarra.Un superfood mexicano rico en antioxidantesEste superfood es tu mejor opción para mantenerte saludable, pues contiene antioxidantes, los cuales son esenciales para combatir los efectos de los radicales libres. Recuerda que estos pueden causar enfermedades como el cáncer, ya que dañan las células. En un estudio realizado en animales, los expertos encontraron que el amaranto incrementa la actividad de los antioxidantes. Y aunque aún deben llevarse a cabo más investigaciones, no cabe duda de que el amaranto es tu mejor opción para cualquier hora del día. También puedes leer: 6 increíbles beneficios de la chía que debes aprovechar yaRecetas con amarantoEstas recetas con amaranto son tu mejor opción para cualquier día de la semana, no te las puedes perder. Licuado de Fresa, Plátano y AmarantoAmaranto con Chocolate y FrambuesasAlegrías de AmarantoGorditas de AmarantoPay de Chocolate y Caramelo con AmarantoEnsalada de Pollo con AmarantoPan de Elote con AmarantoCapirotada con AmarantoTiras de Pollo con Amaranto y Dip de HabaneroPizza con Costra de AmarantoBarritas de Pescado con AmarantoAtún en Costra de Amaranto con Salsa Cremosa de Chile
Es difícil imaginar una cena de Acción de Gracias sin el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y, por supuesto, el característico pavo al centro de la mesa. Esta escena se repite múltiples veces en series de televisión, películas y anualmente en millones de hogares a lo largo y ancho de los Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. El Thanksgiving Day es tan importante en los Estados Unidos que está catalogado como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza a un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias. Si bien, expresar el agradecimiento por las buenas cosechas es una actividad muy común en los distintos festivales que se celebran alrededor del mundo, el concepto de la cena del Día de Acción de Gracias se remonta a un festín entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los Wampanoag. Aunque no se sabe la fecha exacta de ese mítico festín, se considera que la primera cena de Día de Acción de Gracias de la historia tuvo lugar en 1621, pues el cronista peregrino Edward Winslow hizo mención de los preparativos previos en una carta: “Ya que aseguramos nuestra cosecha, nuestro gobernador envió a cuatro hombres a cazar aves para que podamos alegrarnos juntos una vez que hemos reunido los frutos de nuestro trabajo. Los cuatro mataron tantas aves en un día que, con un poco de ayuda, duraron para la compañía casi una semana.” Por si fuera poco, Edward Winslow describe más adelante lo que parece ser la primer cena de Acción de Gracias de la que se tiene registro: “En ese momento, entre otras actividades, usamos nuestras armas, muchos de los nativos vinieron con nosotros, y entre ellos estuvo su gran rey Massasoit, con unas noventa personas, a quienes entretuvimos y celebramos durante tres días, y ellos salieron y cazaron cinco venados, que trajeron a la plantación y los concedieron a nuestro gobernador, al capitán y a algunos otros. Y a pesar de que no siempre será tan abundante, por la gracia de Dios, estamos tan lejos de la necesidad que deseamos compartir con ustedes nuestra abundancia”. De acuerdo con distintos historiadores, es poco probable que el pavo fuera el única ave al centro de la mesa en los festines de fin de la cosecha, pues diferentes productos de la cosecha, venados, cisnes, gansos, patos, y otras aves pequeñas también pudieron haber sido parte del menú como lo indica el recuento de Edward Winslow. Con el paso de los años, la tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra y su popularidad fue tal que en 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual que se celebra hasta nuestros días.
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
Detrás de un grupo de amigos que se rencuentran, de una familia compartiendo una anécdota, de una pareja hablándose de amor, hay una celebración. Hay un momentum si además existe el acompañamiento de un platillo salido del horno, un guiso que huele a tiempo en una gran olla de barro, o un estofado, fruto de la caramelización que proporciona una olla de cobre. La música que lo une todo son las risas y el inexorable chin-chin de unas copas. Yo no quiero decirte cómo vivas tus celebraciones. Lo que dos expertos en vinos y yo te recomendaremos en esta carta editorial es cómo elegir esas botellas que te acompañarán en tus momentos especiales. Sé que comprarlas implica un gasto y aunque en el acto de compartirlas con tus seres queridos ya está el regalo, te dejaré algunos consejos que harán más asertiva la elección.¿Burbujas o no burbujas? Hay quienes afirman que no hay celebración sin burbujas. Laura Santander, sommelier de Loretta y fundadora de vinosadomicilio.com.mx, explica que todo es culpa de la marquesa de Pompadeur. En sus fiestas con la crema y nata francesas corría el champagne como ríos caudalosos en temporada de lluvias. Luego, en el siglo XIX, la champaña fue la bebida predilecta de las noches de la Belle Époque, tanto que la sociedad se refería a ella cariñosamente como “champ”. Asimismo, todavía hoy, cada que se bautiza un buque, se destapan botellas de este líquido burbujeante para que su contenido sea el primero en tocar el barco. Por eso no asombra que, sobre todo en Europa, la champaña sea la bebida predilecta cuando se habla de fiesta. Sin embargo, Raphael Baillin, Brand Building Manager en la distribuidora de vinos Everest, afirma: “No a fuerza se debe celebrar con un espumoso. Pero los espumosos, por sus burbujas vibrantes, representan la efervescencia, el ánimo; despiertan los sentidos en boca. Además, si se considera que podemos celebrar con comida, el champagne es el vino más versátil que existe para maridar”. Yo, personalmente, enmarco una ocasión especial con una copa de burbujas, aunque no se trate necesariamente de una champaña (solo los vinos espumosos procedentes de la región de Champagne pueden llamarse champaña). Adoro los cavas españoles porque son más asequibles y, si estoy de manteles largos, elijo una franciacorta italiana. ¿La región es un indicador?Sin duda hay regiones famosas por sus suelos y su clima óptimos para el crecimiento de la uva o por sus vides viejas, por sus grandes añadas o por sus métodos tan exquisitos y difíciles de lograr. Ejemplo de ello son los vinos de Sauternes, los grand cru de Borgoña, los premier cru de Burdeos. Pero seamos honestos: esos vinos cuestan una fortuna y quizás nunca lleguen a nuestra copa. En cambio, hay otras regiones que son sinónimo de calidad y a mejores precios.“Los Brunello di Montalcino son de mis consentidos, también los vinos de Oregón: esos pinot noir y pinot gris tienen mi corazón. Para mí, Oregón es una región que ha cambiado mi vida”, comenta Laura Santander. Por su parte Raphael afirma que sus vinos favoritos para celebrar sí proceden de la región de Champagne, pero nunca le dice que no a un vino mexicano: “Si estoy ante una buena comida, me gusta acompañar con Ícaro o Teziano. En cuanto a burbujas elegiría Espuma de Piedra Blanc de Blancs”.Hablemos de la inversiónLos vinos pueden ser tan caros como un auto, pero no te preocupes, ni hablaremos de esos. Aunque la inversión podría darte un parámetro sobre la calidad y los métodos aplicados en el vino, no es necesario gastar una fortuna. Sólo te diré algo: cuando estés a punto de llevarte un vino de menos de 150 pesos recuerda que el alcohol paga impuestos. Seguramente se trata de un vino procedente de procesos masivos y no necesariamente de la mejor calidad.   Laura Santander prefiere quedarse del lado del lado romántico, “cuando estás festejando, lo importante es estar con tus seres queridos y con aquello que les gusta tomar”.Los expertos recomiendan (y por menos de $500)Los vinos de celebración de Laura:Gota de arena. Si Castilla y León no estaba en tu radar, Bodegas Tridente lo devela en un abrir y cerrar de corcho. Es un tempranillo de tinta de toro –así se le llama a la uva tempranillo en esta zona– con aromas a frutas negras y especias.Palmo de tierra. Si quieres celebrar con un vino mexicano, Laura recomienda este vino, fruto de la tempranillo de Baja California que pasó 13 meses en barrica.Los vinos de celebración de Raphael:Pruno. Un clásico de la Ribera del Duero en el que encontrarás aromas a frutas rojas y gusto carnoso, que llena la boca. Cousiño Macul Antiguas Reservas Cabernet Sauvignon. Procedente de la célebre bodega chilena. Al haber sido envejecido en encino francés, encontrarás en él aromas a moras y ciruela madura, así como unos taninos suaves al paladar.Los vinos de celebración de Shadia:Vino blanco espumoso Chandon Brut. Este espumoso seco, de burbuja divertida, procede de Argentina. Es perfecto para hacer música con las copas por sus aromas a manzana verde y pera.Chateau Domecq cosecha seleccionada 2016. Un vino que sabe hacer una mezcla entre presente y pasado, tal como su bodega. Encuentra en él aromas a fruta negra, cuero y especias.  
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD