Guía FÁCIL para cocinar rico y con menos calorías
Recomendaciones de Cocina

Guía FÁCIL para cocinar rico y con menos calorías

Por Kiwilimón - Febrero 2017
¿Qué pensarías si te decimos que puedes comer dulces y postres deliciosos y a la vez cuidar tu peso? Existen alternativas al azúcar tradicional que te ayudan a conservar la línea, al mismo tiempo que cuidan tu salud. ¿Te interesan? Te presentamos los sustitutos de azúcar que te ayudarán a ahorrar calorías sin afectar tu salud:
  • Aspartamo (o aspartame): es 220 veces más dulce que el azúcar tradicional, por lo que se requiere muy poquito para endulzar. Para aprovechar el máximo su sabor, no se recomienda usarlo en recetas que se horneen.
  • Sucralosa: es un sustituto de azúcar hecho a partir del azúcar tradicional. Suele usarse en alimentos y bebidas tipo light, ya que no altera los niveles de glucosa en la sangre. Se puede agregar directamente a los alimentos en la mesa.
  • Sacarina: es uno de los sustitutos de azúcar más antiguos (se descubrió en 1879). Puede llegar a ser hasta 700 veces más dulce que el azúcar normal. La sacarina es resistente al calor y al ácido, por lo que suele estar presente en productos light.
  • Estevia: se elabora con las hojas la planta estevia, conocida como hierba de azúcar, por tener hojas muy dulces. El consumo de estevia, junto con una dieta balanceada sirve para ayudar a disminuir la ingesta de calorías.
  • Acesulfamo (o acesulfame k): su sabor y textura son muy similares a los del azúcar tradicional. Por lo general, se usa en combinación con otros endulzantes en productos bajos en calorías.
  Si te interesa cuidar tu peso o simplemente adoptar un estilo de vida más saludable, te sugerimos incluir sustitutos de azúcar en tu dieta. Estos endulzantes proporcionan muy pocas o ninguna caloría, y son una alternativa segura y saludable, a pesar de los mitos falsos que se han creado alrededor de estos. De hecho, como podrás ver, estos ingredientes se encuentran presentes en algunos productos que consumimos todos los días como pueden ser postres, galletas, bebidas, golosinas, entre otros. Así que a disfrutar tu postre favorito sin culpa con sustitutos de azúcar. Si lo tuyo es la cocina, sabes que los sobrecitos endulzan más que los sustitutos de azúcar que venden para cocinar. Puedes conseguirlo en cualquier supermercado y preparar una de estas ricas recetas:

Pastel de queso light 

Sustituye los ¾ de azúcar morena de esta receta por ½ taza de un sustituto de azúcar a base de sucralosa granulado: Además de que esta receta utiliza lácteos ricos en proteína y bajos en grasa, el chocolate y la fruta le dan un toque delicioso a este postre. Una porción tiene sólo 150 kcal.

Gelatina de fresa y yogurt 

Esta gelatina lleva yoghurt light, por lo que seguramente ya incluye alguno de los endulzantes que enlistamos anteriormente. Algunos yoghurts light no son muy dulces, por lo que puedes complementar con ¼ de taza de sustituto de azúcar sin calorías para que sea más dulce, pero te recomendamos probar antes.

Cheesecake light

Este cheesecake puede convertirse en tu siguiente postre favorito, ya que queda realmente cremoso y es bajo en azúcar por el endulzante a base de sucralosa que lleva. Recuerda que la sucralosa es ideal para hornear, ya que no cambia su sabor.

Postre de maracuyá 

Este postre es sencillo pero tiene un sabor muy exótico. Disfruta de todos los beneficios de estos ingredientes y añade un toque dulce con 2 cucharaditas de sustituto de azúcar apto para hornear. Si no tienes edulcorante granulado para cocina, puedes hacer estas deliciosas peras y añadirles 1 sobrecito de endulzante de mesa sin calorías:

Peras hervidas 

Estas peras pueden ser un delicioso postre ligero o un snack gourmet si quieres consentirte a media tarde. Prueba espolvoreando almendras fileteadas para añadir energía al platillo.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cuando hacemos ejercicio, lo que comemos se convierte en una parte importantísima para lograr nuestros objetivos. De hecho, se ha comprobado que lo que comemos antes y después de hacer ejercicio influye directamente en el entrenamiento y en los resultados. Qué comer antes de hacer ejercicio es tan importante como qué comer después: se trata de obtener y recuperar la energía y los nutrientes que utilizamos, y la alimentación previa al ejercicio físico es la más importante, ya que de ahí tomamos el combustible que necesitamos.Aunque lo mejor es consultar a un especialista en nutrición, para que te arme un plan de acuerdo con tu edad, fisionomía, ritmo de vida, tipo de entrenamiento y objetivo, aquí encontrarás recomendaciones de lo que puedes comer previo y posterior a hacer ejercicio. ¿Qué comer antes de entrenar?Lo que recomiendan los expertos es comer alimentos ricos en carbohidratos, pues estos te ayudarán a tener energía y a mejorar el rendimiento y la resistencia. Procura que estos alimentos sean bajos en grasa y azúcares, y moderados en proteínas, por ejemplo:Un plátano, pues tiene potasio, que te será de gran utilidad a la hora de hacer alguna actividad física, además de que regulará el agua en tu organismo.Tomar agua suena simple pero no lo es. El agua, además de hidratar y mantener la temperatura de tu cuerpo, es importante para evitar calambres y desmayos por la pérdida de electrolitos.La avena es uno de los mejores alimentos que puedes comer antes de hacer ejercicio, pues tiene fibra, potasio y otros micronutrientes que funcionan para mantener el nivel de tus electrolitos. Además, contiene calcio y fósforo, que actúan en tus músculos cuando estás trabajando y hasta en la recuperación. ¿Qué comer después de entrenar?Lo más seguro es que después de hacer ejercicio salgas con mucha hambre, pero es importante que resistas la tentación, evites comer cualquier cosa y mejor tomes decisiones inteligentes en cuanto a qué comer para favorecer la recuperación.Estos son algunos de los alimentos que puedes comer:El huevo es un alimento muy saludable para después de completar una exigente rutina de ejercicio, ya que tiene un alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales. Comer un puñado de frutos secos como almendras, nueces o pasas al terminar de hacer ejercicio es idóneo para restaurar energías. Además de sus beneficios nutricionales, están recomendados como alimentos para bajar el colesterol y ayudan a regular la presión sanguínea.Comer proteína, como pollo a la plancha o una lata de atún, te ayudará a obtener lo necesario para la reconstrucción muscular una vez terminado el ejercicio. Recuerda que la alimentación es igual o más importante que el ejercicio para cumplir tus propósitos, y aquí tienes una pequeña guía de lo que puedes consumir para hacer más efectiva tu rutina de ejercicios.
¿Cuántas veces no hemos escuchado hablar del metabolismo, de sus maravillas para bajar de peso y de cómo a medida que crecemos, se va alentando y por eso subimos de peso?Sin embargo, realmente sabemos poco de este proceso y si es en verdad el responsable de que sea más difícil o fácil mantenernos en un peso.¿Qué es el metabolismo?Llamamos metabolismo al conjunto de reacciones químicas que se dan dentro de las células del cuerpo. Estas reacciones son las responsables de transformar todos los alimentos en el combustible para realizar actividades que van desde respirar y moverse, hasta regular la temperatura cuando hace frío o calor, además de que hacen lo posible para que las células estén sanas y funcionando correctamente. Cuando hablamos de tener el metabolismo “lento” o “rápido”, nos referimos a la velocidad con la que nuestro cuerpo realiza todas estas funciones. Y esto sí es importante en lo que respecta a nuestra tendencia a ganar o perder peso. Cuando nuestro metabolismo es más rápido, el cuerpo quema más calorías, incluso cuando no está realizando ninguna actividad física: a esto se le conoce como metabolismo basal, o sea, la energía que nuestro cuerpo consume diariamente para funcionar sin ningún tipo de actividad adicional más allá de las funciones esenciales.Aunque contar con un metabolismo rápido o no depende en gran medida de la genética de cada uno y de otras cuestiones difícilmente alterables como el sexo o la edad, a partir de los 40 años, éste se ralentiza.Sin embargo, es posible acelerarlo con determinados hábitos sobre los que sí podemos incidir.Come cada tres horasCuando pasas mucho tiempo sin comer entre comidas, el nivel de azúcar en la sangre disminuye, lo que provoca que te sientas cansado y fatigado, además de que se ralentice tu metabolismo. Si comes un snack entre comidas no pasarás hambre, consumirás menos cantidad en la siguiente comida y mantendrás acelerado tu metabolismo.Come proteínasNuestro cuerpo tarda más tiempo y necesita más energía para descomponer y digerir la proteína que para procesar otro tipo de alimentos, por lo que gasta aproximadamente 20 o 30% de las calorías que aportan las proteínas en digerirlas estas, en comparación al 5 o 15% que necesita para procesar la grasa o los carbohidratos.Toma caféPese a que hay mucha información contradictoria sobre este tema, el café es una de las pocas sustancias que aceleran el metabolismo y ayuda a la quema de grasas. La bebida es, además, un gran aliado si practicas ejercicio, ya que la cafeína aumenta los niveles de adrenalina y prepara al cuerpo para un esfuerzo físico increíble: hace que las células grasas descompongan la grasa corporal, liberándola como ácidos grasos libres, que usamos como combustible cuando hacemos ejercicio.No sólo con ejercicio se pierde peso. Si sigues estos pequeños consejos en tu dieta y en tu rutina diaria, conseguirás activar el metabolismo para quemar más calorías.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD