Ingredientes de la cocina hindú
Recomendaciones de Cocina

Ingredientes de la cocina hindú

Por Kiwilimón - Abril 2014

Sabores que van de lo dulce a lo salado.

Chutney

Es una variedad de especias dulces y picantes, originarias del oeste de la India. Se trata de un acompañamiento muy popular en la cocina y se utiliza junto con el curry. En todo el mundo es más conocido por su nombre en inglés, chutney (que se pronuncia igual que en India: chatni).

Con qué se sirve: para acompañar platillos pollo al curry, carne o mariscos, suaviza el sabor y le da textura a los platillos.

Arroz basmati

Es una variedad de arroz de grano largo, famosa por sus delicada  fragancia y exquisito sabor. Su nombre en hindi significa “reina de las fragancias”. Se dice que en las colinas del Himalaya se produce el mejor basmati. Antes de usarlo, se debe remojar para después  cocerlo, a fuego lento, con una cantidad de líquido menor a su volumen.

Con qué se sirve: es la guarnición ideal para acompañar los sabores fuertes de la cocina hindú.

Polvo de curry

Es una mezcla basada en diferentes especias picantes que se utilizan en la India para guisos o estofados. La palabra curry deriva de kari, que significa “salsa”. El polvo de curry es la forma comercial más difundida de esta mezcla de especias.

Con qué se sirve: pollo, cordero, pescado y camarones.

Mezcla para salsa de curry

Esta versión de la salsa de curry es muy práctica, ya que sólo se necesita agua para formar una salsa bien condimentada y de consistencia perfecta.

Con qué se sirve: añádela al pollo, cordero o camarones cuando estén a media cocción y deja en el fuego hasta que el platillo esté listo.

Jengibre fresco

El jengibre o kion es una planta cuya raíz está formada por rizomas horizontales muy apreciados por su aroma y sabor picante. Crece en todas las regiones tropicales del mundo. Las variedades más caras y de mejor calidad generalmente proceden de Australia, India y Jamaica, mientras que las más comerciales se cultivan en China.

Con qué se sirve: se utiliza deshidratado o se añade fresco.

Pasta de tamarindo

Viene lista para disolverse aunque no está de más colar la mezcla para eliminar cualquier residuo de cáscara que pudiera haber quedado.

Con qué se sirve: es la base para preparar chutney

Artículo cortesía de   

Ver artículo original.

Recetas de India

   

Chutney de Mango

     

Filete de Pescado al Curry

   

Arroz al Curry

   

¡Descubre las mejores recetas de India en kiwilimón.com!

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El 15 de septiembre es una fecha importante para muchos latinos, pues en este día coinciden las celebraciones de independencia de cinco países de América, por lo que es el inicio del Mes de la Herencia Hispana o Hispanic Heritage Month en Estados Unidos.Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua son los países que inician este periodo de honrar la historia hispana, mientras que sólo un día después, es decir, el 16 de septiembre, México celebra su independencia y Chile, el 18 de septiembre.El Mes de la Herencia Hispana ha sido una gran celebración en el país del norte durante más de 40 años, para honrar la historia, la cultura y la influencia de las generaciones pasadas que vinieron de España, México, el Caribe y América Central y del Sur.Así como en México tenemos comidas nacionales, como el pozole, estos cinco países de América Latina también tienen sus platillos típicos y deliciosos, los cuales son una forma de honrar costumbres para los hispanos que viven en Estados Unidos, durante el Mes de Herencia Hispana.Costa Rica y su casadoEl casado es el platillo nacional de Costa Rica y consiste en frijoles, arroz con pimientos rojos en cubitos, cebollas, plátanos fritos, una ensalada de col o repollo con tomate y zanahoria, y una selección de carne que puede ser pollo, pescado, carne de cerdo o de ternera con cebollas asadas. La carne puede ir a la parrilla o salteada, pero nunca frita y a veces, el casado incluye papas fritas o verduras adicionales, como los aguacates.Las pupusas de El SalvadorLa comida más famosa de El Salvador son las pupusas, parecidas a nuestras gorditas, pero las primeras están hechas con harina de maíz o de arroz y van rellenas de queso, chicharrón, frijoles refritos, o loroco, una flor comestible nativa de El Salvador.Honduras tiene un platillo llamado BaleadasLas baleadas son un platillo popular de Honduras que no sólo los locales aman, sino también los extranjeros y es una comida simple, que se vende a precios económicos, la cual consiste en una tortilla de harina de trigo rellena frijoles refritos, mantequilla y queso rallado, aunque también pueden llevar huevo, chorizo, pollo, aguacate o incluso plátano maduro frito.Guatemala y su caldo kak ikEste plato es originario de la región kekchí y se trata de un caldo con carne de pavo, conocida en Guatemala como chunto o chompipe, verduras, especias y mucho chile; se acompaña con arroz o con tamalitos de manteca.En Nicaragua comen Gallo PintoSimilar al casado de Costa Rica, en Nicaragua, uno de los platillos más populares es el Gallo Pinto, que consiste en una mezcla de arroz y frijoles rojos, los cuales se cocinan por separado, para luego freírse juntos con un poco de cebolla, ajo y chiltoma o pimiento.El Mes de la Herencia Hispana o Hispanic Heritage Month inicia el 15 de septiembre y las conmemoraciones se extienden hasta el 15 de octubre. Este periodo es perfecto para reflexionar en la riqueza cultural que los hispanos aportan al mundo, pero sobre todo, en Estados Unidos.
Las fiestas patrias son para muchos una de las celebraciones más populares y amadas, porque muchas familias se reúnen y por fin llegan las comidas de temporada, como los chiles en nogada, pero de ahí sigue el pan de muerto, el pavo, la rosca y los tamales.La comida, como en muchas otras celebraciones mexicanas, es la gran estrella del festejo y puede haber desde guisados para comerlos en tacos o tostadas, hasta pambazos y pozole, entonces no es raro que terminemos con malestar estomacal, pues a toda la comida se le suman las bebidas con azúcar o incluso alcohol.Con esto en consideración, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con recomendaciones para que te cuides en estos días en los que abunda la comida, porque “los excesos en la alimentación o en las bebidas pueden poner en riesgo la salud”, señala la institución en su página web.Aunque cuidar de tu alimentación debe ser un trabajo de todos los días, no dejes de lado estas recomendaciones del IMSS durante las fiestas patrias:Cuida el tamaño de las porciones y de preferencia, usa platos pequeños.Come algo ligero (como alguna fruta) antes del festejo, para que no comas con demasiado apetito.No te excedas con las grasas de los alimentos fritos, empanizados, capeados o los aderezos como la mayonesa, la crema y la mantequilla.De ser posible, elige comer carnes con bajo contenido en grasa, como pollo, pulpa de res o pulpa de cerdo.Por su parte, la nutrióloga clínica Jennifer Asencio, además de evitar las grasas, también recomienda "evitar los alimentos muy condimentados y con mucha grasa como mole, pipián, pozole de cabeza de cerdo, chicharrón en salsa verde o chorizo con papas".La nutrióloga especialista en diabete sugiere que elijas opciones horneadas o sin freír para no sufrir por los excesos, como "unas ricas enchiladas (verdes o rojas) sin freír, rellenas de pollo o queso; tostadas horneadas con tinga de pechuga de pollo guisada con la menor cantidad de grasa, tostadas horneadas con picadillo (de preferencia de carne magra), tostadas horneadas con pata de res". De acuerdo con sus consejos, "el pozole puede ser una buena opción si se prepara con pechuga de pollo", el mejor tip que nos da es que procures "que tu plato sólo tenga media taza de granos de maíz, medio aguacate y verduras que más te gusten. Lo puedes acompañar con tostadas horneadas".Finalmente, otra de las opciones que menciona son los "tacos dorados con aceite en aerosol, rellenos de pechuga de pollo o carne deshebrada, pueden llevar salsa, lechuga y crema light".Disfruta de las fiestas patrias, de su deliciosa gastronomía y, por supuesto, con tus seres queridos sin terminar con malestar estomacal y sin dejar de lado el cuidado de tu alimentación con estas recomendaciones de profesionales de la salud.
Este ciclo escolar tuvo un regreso a clases excepcional, pues debido a la pandemia que aún enfrentamos, las clases se quedaron en casa, junto con los niños, así que buscar cómo ayudarlos a mantenerse atentos en las clases virtuales es una gran forma de apoyarlos.En especial, si eres mamá o papá y tienes a los pequeños tomando clases desde casa, puedes ayudarlos con su alimentación para que puedan mantener su atención en lo que están aprendiendo por medio de ciertos alimentos con beneficios para su cerebro.Por ejemplo, hay evidencia de que los niños que tienen hambre no pueden concentrarse, por lo que tienen poca capacidad de atención e incluso problemas de comportamiento, de acuerdo con Sibylle Kranz, profesora asociada de kinesiología y nutricionista dietista registrada en Curry School.Según Drew Ramsey, medico psiquiatra coautor de “La dieta de la felicidad”, existen ciertos alimentos que pueden ayudar a los niños a mantenerse alerta y ayudar al desarrollo de sus cerebros en el futuro.A grandes rasgos, los niños deben tener una alimentación que incluya alimentos altos en proteína, grasas saludables, frutas y verduras, y productos de trigo o cereales integrales. Consumir una dieta alta en proteínas es saludable para el cerebro porque contienen aminoácidos que se utilizan para crear neurotransmisores como la dopamina y la serotonina. La serotonina está asociada con sentimientos de bienestar y felicidad, mientras que los aminoácidos pueden convertirse en antioxidantes que protegen las células cerebrales del daño. Algunos alimentos ricos en proteínas son los huevos, las carnes magras como el pollo y el pavo, las legumbres, las nueces y el queso.Por su parte, las grasas saludables como el omega-3 y el omega-6 se encuentran en los aceites de pescado, nueces y semillas, aguacates y verduras de hoja verde oscura. Estas tienen beneficios para el cerebro, pues este está compuesto principalmente de grasa, y consumir este tipo de grasas ayuda a producir energía y a mantener las membranas flexibles para que la comunicación entre las neuronas funcione sin problemas.Las frutas y verduras son vitales en la alimentación de cualquier persona, pero tienen beneficios en especial con los niños, pues están repletas de micronutrientes necesarios para la salud del cerebro. Por ejemplo, vitaminas y minerales como el zinc, el hierro y la vitamina B que se pueden encontrar en frutas y verduras llevan a cabo un papel en la producción de energía y aumentan la velocidad de comunicación entre neuronas. De hecho, el zinc ayuda específicamente a producir el neurotransmisor GABA, que ayuda con la concentración y el enfoque, y se encuentra principalmente en el hipocampo, el área del cerebro responsable de la memoria.Finalmente, los cereales integrales proveen los carbohidratos complejos que después se convierten en el azúcar que le da al cerebro un impulso de energía instantáneo. Sin embargo, el exceso de azúcar puede provocar somnolencia en los estudiantes. Es por eso que el tipo de carbohidratos que los niños deben comer son carbohidratos complejos, en forma de panes integrales, nueces y legumbres y frutas y verduras.Para que tengas ideas concretas, te dejamos esta recetas que beneficiarán el aprendizaje de los niños en casa:Rollo de huevo relleno de frijoles refritosBrochetas de frutas con yogurt caseroTostadas de tinga de pescadoAvena con puré de manzana
El don de mi abuela era cocinar. Cada domingo religiosamente, casi un centenar de comensales se formaba alrededor de su restaurante en Tlalnepantla para probar la barbacoa. No sé si es cosa del amor, pero no he probado una de mejor sabor que la que preparaba apenas amanecía el sábado y cobijaba entre pencas en el hoyo de piedra hasta el día siguiente. Pero hoy no toca hablar de los secretos de su barbacoa sino de su plato más célebre: el mole verde. Mi abuelo subió a mi abuela a un caballo flaco cuando ella no pasaba de los catorce años. A Celia no le quedó de otra que dejar las muñecas y tomar, en cambio, los sartenes y las ollas. De la bisabuela María heredó talentos como los de percibir el sabor de los guisos usando la nariz y el de usar las cocciones como sazonador. El mole verde vino años después, en su época de oro. Doña Celia, mujer empoderada de seis hijos, hizo prolíficos negocios alrededor de la cocina. Cuando llegaba el día de su cumpleaños, el patio de su rancho se convertía en el lugar más festivo de San Andrés Timilpan. Aún recuerdo la tambora, las mesas con manteles que ella había bordado en punto de cruz, las salsas al centro y las señoras palmeando tortillas ante el inmenso comal. En medio del jolgorio y de nietos jugando a las “traís” salía la gran olla de mole verde. Como en una suerte de milagro, de esa vasija de barro, Doña Celia saciaba a sus seis hijos y a sus familias, a todos sus amigos, a todos sus compadres, a todo el pueblo. El desfile de platos cubiertos por su guiso color verde aceituna comenzaba desde un rincón del patio y corría, a veces, más allá del portón. El mole verde de ella era especial. Nadie lo dudaba. No le ponía pepitas como generalmente se usa en el Estado de México o Hidalgo. El de ella llevaba almendras. Ya saben: moles hay tantos como sazones y a mi abuelita no le gustaban las reglas; su receta es tan única como ella. Eso sí, advierto que le hace falta algo que no se contabiliza en un ingrediente o en un paso del procedimiento. Yo misma la he preparado al pie de la letra junto con mi mamá y mis tías y aunque el resultado es muy bueno, no sabe al “Mole verde de Doña Celia”. Quizá deba esperar otro rato y otra dimensión para probarlo junto a ella como me sabe en el recuerdo.Hoy que escribo esto se me antoja poner una canción de José Alfredo y hacer mis propias combinaciones frente a la olla de barro. Que desde lo lejos mi abuela sepa que la recuerdo y que por el olfato cuántico detecte si mi mole quedó rico. Lo de ella era agasajar a otros aunque no pertenecieran a su familia. Estoy segura de que la pondría feliz que ustedes prepararan su receta o cualquier otra para festejar a sus abuelos. Brindar juntos por el regalo que es su presencia. Poner la tambora, aunque sea en la grabadora, o los boleros o las de Luismi para celebrarles que, sea cual sea su don, el de los abuelos es amar incondicionalmente a sus nietos. Sí, así como Doña Celia.Mole verde estilo fiesta de Doña Celia250 g de ajonjolí100 g de almendras6 pimientas gordas +-10 clavos de olor2 pizcas de comino1 bolillo frito en aceite1 tortilla frita en aceite2 kg de tomate verde manzano, peladoChile verde jalapeño (al gusto, depende del picor que se aguante)1 pollo entero, verduras, hierbas de olor y aguaSalaceiteDesde muy temprano se pone a cocer el pollo junto con unas hojitas aromáticas, un trozo de cebolla y algunas verduras. Una vez listo, se reserva lejos de la ventana. En una olla con poca agua y algo de sal se agregan los tomates. Basta que se pongan ligeramente suaves para sacarlos de la lumbre. En otra olla, hay que poner a calentar bastante aceite y dorar el ajonjolí con las almendras peladas. Una vez listos se retiran y se ponen a freír los chiles. Hay que poner todos los ingredientes a moler junto con las especias y con un poco del caldo de pollo. Los tomates, no. Esos se dejan reservar pacientemente. En seguida, se pone a calentar una gran olla de barro, que de preferencia tenga varios años de uso. Hay que vaciar el mole y no dejar de moverlo ni un segundo para que no se pegue o se queme –de preferencia que sea la misma persona la que lo mueve y que los movimientos vayan en dirección a las manecillas del reloj para que “no se corte”–. Ahora sí se le agrega el tomate ya molido y al final, un poco de caldo, dependiendo de la consistencia que le guste a la familia. Lo último, y haciendo uso de la nariz y del buen gusto, hay que ajustar lo más importante de la receta: la sazón.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD