La mejor salsa para cada tipo de taco

Por Kiwilimón - Octubre 2016
  Un taco sin salsa es simplemente una tortilla con un guisado dentro. Comer este tradicional antojito mexicano sin acompañante es casi tan triste como un día sin sol en la playa o un cumpleaños sin pastel. Está claro que no a todas las personas les gusta el mismo nivel de picante, pero ese no es un problema: en México tenemos gran variedad de salsas para todos los gustos y todos los tacos. ¿Ya sabes cuál es la salsa ideal para tu taco favorito?

Salsa de chile habanero

Cualquier platillo de la comida yucateca va genial con esta sabrosa salsa, pero en especial, los taquitos de cochinita pibil hacen una mancuerna explosiva con el sabor tostado del habanero. Pero antes de emocionarte y bañar tus tacos con esta exquisita salsa, te sugerimos probar un poco para medir su sabor, ya que esta suele ser una de las más picantes.

Salsa ranchera

Esta es una de las básicas en la comida mexicana. De hecho, aunque no te consideres un as de la cocina, te podemos asegurar que sabes preparar unos ricos huevos rancheros (obviamente, con su respectiva salsa casera). Para la hora de taquear, los de buche y la ranchera son los mejores acompañantes. ¿Se te antojan?

Quick asada #tacos for dinner #foodporn #ranchera #quesofresco #habanerosalsa #mangosalsa #lasvegas

Una foto publicada por elchinotacos (@elchinotacos) el

Guacamole

Aunque el tradicional y delicioso guacamole es más que una salsa, es tan versátil que fácilmente puede acompañar y mejorar el sabor hasta del taco más sencillo. La consistencia cremosa del aguacate y la frescura del chile serrano hacen la mezcla ideal para unos tacos de canasta. ¿Lo mejor de todo? Al no ser completamente líquido, no tendrás que batallar con salpicaduras y manchas.

Salsa de chipotle y jitomate

¿Sabías que el chile chipotle se obtiene al deshidratar y ahumar un chile jalapeño? Aunque tienen en común su origen, el sabor de estos dos es muy distinto, por lo que los platillos que acompañan también son diferentes. Los tonos ahumados del chipotle van muy bien con platillos fritos. ¿Que cuál es el taco ideal para el chipotle? Sin duda, unos tacos dorados.

#truelove #salsadechipotle #chipotlesauce

Una foto publicada por See Mexico City (@seemexicocity) el

Salsa guajillo

Esta salsa está un poco más elaborada que las otras porque lleva más de un tipo de chile y se debe guisar por unos cuantos minutos. Aunque pueda parecer un poco menos práctica que el resto de las salsas, la cocción de sus ingredientes hace resaltar increíblemente los sabores de tacos de chicharrón de pescado, camarones o mariscos en general.

Taco de chicharron de la ramos en salsa roja de chile #guajillo especias de la region.

Una foto publicada por Gualberto Elizondo (@weberfoods) el

Salsa verde cruda mexicana

Por supuesto, no podíamos hablar de las salsas mexicanas sin mencionar la salsa verde cruda. A diferencia de las otras salsas que se cuecen o hierven, esta es mucho más fresca y sus sabores conservan gran intensidad. Y, aunque seguramente la has visto en todas las mesas de los restaurantes de comida mexicana, esta salsa no puede faltar en una orden de tacos al pastor.

Tacos #alpastor 😋 Delicioso! #themarketatlacomisaria #tacosalpastor #tacos #notacotruck

Una foto publicada por Oven Delights (@oven_delights) el

Salsa borracha con cerveza

Los amantes de la cerveza saben que esta bebida no solo quita la sed y refresca en un día caluroso, también puede ser un ingrediente muy versátil. Después de freír los chiles pasilla y licuarlos con la cerveza, descubrirás un aroma que le hará agua la boca hasta al más reacio al picante. Unos tacos de carnitas son una excelente opción para esta receta.

Playing with Pretty Peppers #ChilePasilla #ChileAncho #ChileGuajillo

Una foto publicada por Nicholas J. Brown (@nicholasjb) el

Cuéntanos: ¿cuál es la mejor combinación de tacos y salsas que has probado?
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Puede que una ensalada sea la definición de comida saludable, pero no por ello tiene que ser aburrida ni mucho menos. Hay formas en las que puedes convertir una simple ensalada en una comida deliciosa y muy completa.Además de ser una comida saludable, puede resultar en un platillo económico, muy práctico y accesible, pues basta con mezclar algunos ingredientes y listo, ¡tienes una comida completa!Para hacer una buena ensalada necesitaras algunas ingredientes básicos:Un vegetal verde como base: lechuga, espinacas, kale.Una proteína, ya sea carne o pescado: pavo, pollo, salmón ahumado, huevo cocido, atún.Un carbohidrato: pasta integral, avena, quinoa, arroz.Además, se le pueden agregar otros complementos para hacerla más completa y deliciosa.Legumbres. El garbanzo, la lenteja y los frijoles son reconocidos como fuentes de proteínas, almidón, fibra, vitaminas y minerales. Eso significa que añadirlos a nuestra ensalada nos dará un aporte extra. Frutas. Si te gustan los contrastes puedes agregarle algún tipo de fruta para darle un toque dulce. Piña, durazno, mango, fresa, manzana, o aguacate son las que mejor quedan en las ensaladas. Frutos secos. Añade a tus ensaladas un puñito de nueces, almendras, pistaches o piñones que le darán el toque crujiente y delicioso. La ensalada ya está prácticamente preparada y sólo nos queda el toque final: el aderezo. Ten mucho cuidado ,porque lo nutritivo de una ensalada puede estropearse con el abuso de aderezos.Lo que te recomendamos es preparar un aderezo casero para que puedas controlar los ingredientes y las porciones. Por ejemplo, el aceite de oliva virgen extra con un toque de vinagre blanco o rojo y una pizca de sal será un buen aporte de grasas saludables.La mostaza Dijon, una salsa de yogur natural con cilantro o hierbabuena, jugo de limón o de otras frutas o con una cucharadita de miel, combinará perfectamente con un puñado de frutos secos.Como ves, lo saludable no es sinónimo ni de aburrido ni de insípido y las posibilidad para hacer una ensalada deliciosa y nutritiva son infinitas, lo que necesitas sólo son algunos ingredientes y mucha creatividad.
Vivimos en una época en la que por falta de tiempo, es cada vez menos común que cocinemos, así que terminamos por comer casi cualquier cosa que se nos cruza en la calle.Esto puede significar un riesgo para la salud, pues no conocemos los ingredientes con los que se preparan y, por lo general, no es comida que realmente nos nutre.Para evitar caer en tentaciones, tu mejor aliada será la organización y justo esa es la clave del Batch cooking.¿Qué es el Batch cooking?El Batch cooking es cocinar por lotes para toda tu semana y esta técnica consiste en dos cosas básicas: planificar la semana y cocinar un solo día.La planificación y organización evitará que caigas en las comidas de última última hora y hará que tu alimentación sea más saludable y variada. Haciendo el batch cooking ahorrarás tiempo, comerás mejor, desperdiciarás menos alimentos y ahorrarás dinero.¿Cómo hacer el batch cooking?-Planifica los menús para toda la semana.-Haz una lista de los ingredientes y las cantidades que necesitas comprar.-Dedica un día para cocinar todo lo de la semana, vas a cocinar mucho, pero recuerda que el resto de los días ya no tendrás que hacerlo.-Raciona y congela en porciones cada una de las comidas.-Rotula todos tus recipientes para una mejor organización. Cosas que tienes que tomar en cuenta-Prepara platillos con ingredientes que se puedan congelar. Para los alimentos que no se pueden congelar, como la mayonesa y algunas verduras como la lechuga y la arúgula, es mejor guardarlo en el refrigerador en un recipiente bien cerrado.-Lo más conveniente una vez que ya hayas cocinado es guardar la comida en las porciones que te vas a comer. -Toma en cuenta los envases que vas a usar, la cantidad que vas a requerir y fíjate que todos cierren de manera adecuada. Cuida que tus comidas no se contaminen y que no se salga la comida cuando la traslades. -Busca recetas que se adecuen al batch cooking. Como ves, el batch cooking es una técnica que nos ofrece muchos beneficios, por lo que no es de extrañar que todo mundo lo esté haciendo y que los hábitos estén cambiando para bien.
Las frutas y verduras son alimentos que necesitamos incorporar a nuestra vida diaria, por su alto contenido en nutrientes, agua y fibra. Gracias a la gran variedad de frutas y verduras que la naturaleza nos proporciona en cada momento del año, tenemos una multitud de posibilidades y sabores, según las preferencias de cada persona.Así, con la llegada de los últimos meses del año despedimos las frutas del verano, que tienen mucha agua, como sandía, melón, ciruelas, duraznos, y sirven para tener el cuerpo hidratado en esta época de calor. Para el otoño, necesitamos otro tipo de frutas y verduras, pues nuestro cuerpo necesita reforzarse en época de frío. Estas son algunas de las frutas y verduras que son ideales para nosotros en el otoño.FrutasGranada. Es una fruta rica en fibra, potasio, vitamina C y antioxidantes. Es ideal para comer sola, como postre, con chilito y limón como snack o para usarlo en ensaladas y en platillos. Su temporada es septiembre-noviembre.Kiwi. Son ricos en agua, potasio, y vitamina C, ideal para protegernos de los resfriados típicos de la época de frío y cambios de temperatura. Además, sus semillitas ayudan al tránsito intestinal.Su temporada es octubre-marzo.Mandarinas. Al igual que otros cítricos, son ricas en vitamina C y una de sus ventajas es su bajo índice calórico. Deben consumirse preferiblemente frescas y recién exprimidos. Su temporada es noviembre-marzo.Uvas. Tienen un gran contenido de potasio, pero también de azúcares; es rica en taninos y polifenoles,  potentes antioxidantes que ayudarán a retrasar el envejecimiento.Temporada: septiembre-diciembre.VerdurasAlcachofa. Rica en minerales y oligoelementos como potasio, fósforo y zinc. Es rica en carbohidratos pero también en proteína. Temporada: noviembre-marzo. Si no sabes cómo incluirlas en tus comidas, aquí te dejamos 4 recetas de alcachofas fáciles.Berenjena. Es una de las frutas más ricas en agua, además, contiene mucho potasio. Su alto contenido de fibra ayuda al tránsito intestinal. Prepáralas en una lasaña vegetariana, o al gratín con un poco de carne molida. Temporada: octubre-abril.Coliflor. Una verdura muy rica en vitamina C y  buena fuente de vitamina K, proteína, tiamina, riboflavina, niacina, magnesio y fósforo; también es una muy buena fuente de fibra. Con coliflor puedes hacer mucho más que verduras cocidas, por ejemplo, un arroz de coliflor, unas tortitas en caldillo de jitomate, o para el desayuno, con huevo y aguacate.Lechuga escarola o romana. Quizá no lo sabías, pero la lechuga sí tiene una temporada y es de noviembre a febrero. Sus hojas son ricas en vitamina A, ácido fólico y potasio, tienen niveles muy altos de agua, bajo contenido de calorías y mucha fibra. Pimientos. Muy ricos en vitamina C y carotenos, sin embargo, te recomendamos comerlos crudos, ya que pierden muchas de sus propiedades cuando se cocinan. Temporada: octubre-junio.Con el capitalismo, es probable que veas todo el año todo tipo de frutas y verduras, pero intenta consumir los alimentos de temporada para aprovechar sus nutrientes, que le harán bien al organismo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD