Las gastronomías más sanas del mundo
Recomendaciones de Cocina

Las gastronomías más sanas del mundo

Por Kiwilimón - August 2013
Hay algunas gastronomías del mundo que son sanas por naturaleza. Si las buscamos en su estado puro y no como una fusión podremos encontrar deliciosos platillos que también son buenos para la salud.   En todas las cocinas del mundo hay platillos que son mejores y peores para nosotros, de eso no hay duda. Lo que es cierto es que hay algunas que en su núcleo llevan una tradición de buena alimentación. Puede ser que algunos de los países mencionados te sorprendan pero también hay que entender que mucha de la oferta internacional que conocemos ha sido alterada para ajustarse al paladar local. La idea es buscar estas cocinas en su estado más puro pues es así como se presentan en su mejor forma nutrimental.  

Griega

Hay una razón por la cual los doctores aman la dieta mediterránea. Su consumo de pescados ricos en omega 3, proteínas saludables, fibra, lentejas y vegetales asiste al sistema inmunológico en la lucha contra enfermedades del día a día. De hecho la universidad de Harvard ha relacionado la dieta griega con la prevención de cáncer en mujeres. Hablando de calorías, no hay que preocuparse, el consumo de lácteos benéficos como el yogurt y la ingesta de grasas buenas como el aceite de olivo ayuda al sistema digestivo y ayuda a bajar de peso.

Receta de Moussake Griega

Ingredientes: - 3 berenjenas - 1 cebolla picada - 2 dientes de ajo - 1/2 limón cortado en rodajas - 1 manojo de perejil fresco picado - 1 manojo de orégano fresco picado - 1 kilo de cordero molido o carne de res molida - 3 cucharadas de puré de jitomate - 450 gramos de jitomate 450 gramos - 250 gramos de queso feta - 1 taza de queso parmesano - 1 taza de pan molido - aceite de oliva Da click aquí para conocer los pasos para preparar esta receta.  

Vietnamita

Vegetales, pescados, arroz al vapor y el uso de caldos para cocinar en vez de aceite o empanizados. Estas son sólo algunas de las características de esta cocina que mantiene a más del 90% de su población fuerte y saludable. Otro punto interesantes es que en esta cocina se usan especias para dar sabor a sus platillos, hierbas como la menta, la albahaca, el chile y el anís son algunos de sus agentes más prominentes en cuanto a sazón se refiere.

 Receta de Sopa Vietnamita (Pho Ga)

Ingredientes: - 500 gramos de filete cortado en láminas delgadas - 1 kilo de carne de res con hueso para el caldo - 4 cucharaditas de jengibre fresco rallado - 2 cebollas picadas - 3 cucharaditas de azúcar morena - 10 estrellas de anís - 6 clavos - 1 paquete de tallarin oriental - 3 cebollines picados - 1/3 de taza de cilantro picado - 1 taza de germen de trigo - 1/3 de taza de hoja de albahaca - 1 chile serrano picado - 3 limones cortados en rodajas - 1/3 de taza de chile piquín - 7 tazas de agua - sal al gusto Da click aquí y encuentra los pasos para preparar esta receta.  

Japonesa

Investigaciones declaran que la dieta japonesa es la menos calórica en el mundo. Uno la puede ver representada en su estado más puro en Okinawa donde se encuentra el mayor porcentaje de personas saludables con más de 100 años en el mundo. Uno de los protagonistas de su dieta es el té verde que tiene funciones importantes en cuanto a la digestión y distribución de grasas. El consumo de pescado crudo es otro motivo por el cuál su dieta es tan saludable pues sólo lo acompañan con salsas a base de soya o tofu que son igualmente nutritivas. Una idea que habría que robarles es su famoso hara hachi bu, frase que se refiere a comer hasta que uno se sienta 80% lleno para no correr el peligro de ingerir de más.

Receta de Sushi California

Ingredientes: - 4 tazas de arroz de sushi - 1 cucharada de jugo de limón - 4 hojas de alga nori - 1 pepino pelado y sin semillas cortado en juliana - 1 aguacate en juliana (agregue el jugo de limón para que no se ponga café) - 4 barras de surimi (imitación cangrejo) - 1/4 de taza de masago (hueva de pez vela) Prepara esta receta siguiendo los pasos que encontrarás aquí.   

Italiana

Sé que puede sonar extraño ya que en México consideramos a la cocina italiana como una llena de carbohidratos por las pastas y pizzas pero la realidad es que su base culinaria es sumamente saludable. Se basa en aceite de olivo, tomate, orégano, albahaca, etc. Aún la forma en que usan el queso como el parmesano rara vez se ve derretido o gratinado, más bien lo usan espolvoreado o en piezas grandes para compartir lo que ayuda a disminuir la cantidad de consumo.

 Receta de Lasagna de Carne Molida

Ingredientes: - 2 cucharadas de aceite de oliva - 1/2 cebolla picada - 2 dientes de ajo picadito - 1 zanahoria picadita - 1 rodaja de jitomate saladet partidos a la mitad - 1 lata de puré de tomate grande - 1 cebolla picada finamente - 1 diente de ajo picaditos - 1 kilo de carne molida - 1 vaso de vino blanco seco - 3/4 de kilo de queso ricotta - 2 huevos - 1/2 rodaja de queso mozzarella rallado - 2 tazas de queso parmesano rallado - 1/2 taza de perejil picadito - lasagna - sal - pimienta - nuez moscada Encuentra los pasos para preparar esta receta dando click aquí.  

Española

Este es otro caso que puede parecer extraño pero la idea de comer en forma de tapas es brillante cuando uno quiere cuidar la figura. Comer variado y pausadamente son unos de los mejores consejos para adelgazar. La cocina ibérica en su núcleo es saludable pues si pensamos en gazpachos, paellas, boquerones, pescado y hasta pulpo a la gallega estamos hablando de alimentos redondos siempre acompañados de aceite de olivo y vegetales. Claro que hay que alejarse un poco de las patatas bravas y las croquetas, pero no es de preocuparse, hay mucho de dónde escoger.

Receta  de Gazpacho

Ingredientes: - 2 pimientos rojos sin semilla y partidos - 8 jitomates - 2 pepinos chicos pelados y sin semillas - 2 dientes de ajo - 1 rebanada de pan - 1 cucharadita de vinagre - 1 cebolla - sal al gusto - aceite de oliva Encuentra los pasos para preparar esta receta dando click aquí.  

"¿Prefieres estas gastronomías o la mexicana?"

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Si te gusta curiosear por los pasillos del súper mercado lo más seguro es que ya te hayas topado con la sal rosada del Himalaya. Y si te preguntabas sobre su color: no, nadie la pintó; el rosa es su color natural. Entonces, ¿por qué tanta algarabía por esta sal? Sigue leyendo para saber por qué ahora todos están cocinando con la sal rosada del Himalaya.¿Cuál es la diferencia entre la sal normal y la sal rosada del Himalaya?La sal es sal. A final de cuentas es solamente cloruro de sodio, ¿no es así? Pues en el caso de la sal del Himalaya es un poco más que eso. A diferencia de la sal de mesa que solemos usar, compuesta por cloruro de sodio y a veces yodo, la sal rosada tiene una gran cantidad de otros minerales, entre ellos calcio, potasio, magnesio. La gran ventaja es que estos más de 80 minerales se encuentran en la sal rosada de manera natural, mientras que en la sal blanca de toda la vida el yodo es añadido mediante procesos industriales.¿Qué propiedades tiene la sal rosada del Himalaya?La presencia de los minerales en este tipo de sal puede ayudar a enriquecer la alimentación y complementar los nutrientes de otros alimentos. Sin embargo, hay que tener muy presente que, a pesar de contener más minerales que la opción tradicional, la del Himalaya sigue siendo sal. Así que su consumo debe moderarse.Aunque aún faltan más investigaciones para corroborar estas propiedades, se cree estos son algunos beneficios de comer sal del Himalaya:Disminuir el avance de la osteoporosis, gracias a que contiene calcio.Mejorar la digestión y equilibrar los ácidos en el estómago. Ayudar a prevenir enfermedades de la tiroides, por el yodo presente naturalmente.Reducir la presencia de calambres y contracturas musculares, debido a su aporte de potasio y magnesio.Tratar afecciones de la piel, cuando es usada de manera tópica.¿Qué tipo de sal es más recomendable?Definitivamente la sal rosada del Himalaya es mejor que la sal tradicional. Para empezar, la sal rosada no está procesada ni contiene aditivos. En cambio, la sal yodada pasa por tratamientos industriales de purificación, blanqueamiento y yodación. Finalmente, al consumir sal normal solo estás aportando a tu organismo cloruro de sodio y, en algunos casos, yodo. En cambio, con la sal rosada del Himalaya estás dando a tu organismo más de 80 minerales esenciales. No importa qué tipo de sal decidas usar, recuerdo que es muy importante que moderes su consumo para cuidar tu salud.
Tú, ¿tomas tu café con azúcar, o jarabe de agave, sucralosa, sacarina, hojas de estevia, etc.? Hoy en día, más allá de los tradicionales cubitos de azúcar o el delicioso piloncillo, existen muchas opciones en el mercado para endulzar los alimentos y las bebidas. Si aún no conoces las alternativas para el azúcar, aquí te contamos todo lo que debes saber sobre los edulcorantes. ¿Qué son los edulcorantes?Los edulcorantes son sustancias que dan sabor dulce a los alimentos, pero que tienen menos calorías. Existen endulzantes o edulcorantes no calóricos (ENC) naturales, como las hojas de estevia, y artificiales, que se obtienen a través de procesos químicos, como la sucralosa. La principal función de estos aditivos es añadir dulzor a las preparaciones de alimentos o bebidas sin aportar tantas calorías, como lo haría una cucharadita de azúcar tradicional. La concentración de algunos endulzantes artificiales, como el aspartamo, es tan alta que solo se requiere una pequeña cantidad para endulzar. ¿Cuáles son los edulcorantes más conocidos?Los edulcorantes se pueden dividir en naturales y artificiales. Los primeros son básicamente alimentos que por su composición natural son dulces, y los segundos se generan de manera sintética. Edulcorantes naturales:Jugos y néctares de frutasMiel de abejaMelazaJarabe de arce o de agave  Edulcorantes artificiales: Sacarina: suele emplearse en bebidas instantáneas, refrescos, dulces, repostería, gelatinas, etc. Aspartamo: es 200 veces más dulce que el azúcar y resalta los sabores de los cítricos y algunas frutas. Ciclamato: por lo general se usa junto con la sacarina para potenciar el sabor de ambos aditivos. ¿Qué beneficios tiene el consumir edulcorantes?Mucho se ha hablado sobre el consumo de edulcorantes. Algunas personas consideran que sustituir el azúcar de caña por endulzantes sintéticos es una manera de perder peso, mientras que otros consideran que estos pueden ser nocivos para la salud. La realidad es que el uso de estos aditivos depende de las necesidades de cada persona.De acuerdo con la FDA (Food and Drug Administration), la oficina encargada de supervisar todo lo relacionado con alimentos y medicinas en Estados Unidos, el uso de sustitutos de azúcar es seguro para la población en general, siempre y cuando se haga con moderación. De cualquier manera, es importante que un médico supervise tu alimentación si cuentas con alguna condición médica, como diabetes. ¿Cómo puedo integrar los edulcorantes en mi dieta diaria? Disminuir el consumo de calorías es posible si se sustituye el azúcar normal por algún endulzante no calórico. La manera más sencilla de incluirlos en tu alimentación es dejar de añadir azúcar al café o las bebidas, y endulzarlos con sucralosa o estevia, por ejemplo. En cuanto a la preparación de alimentos, se recomienda usar la sucralosa para cocinar recetas horneadas o calientes, y la estevia para platillos fríos o bebidas. Sustituir el azúcar es muy fácil. En esta infografía te compartimos las equivalencias para que sepas cuánto edulcorante necesitas según las cantidades de azúcar que indica una receta.
Una buena alimentación es importante no solo por su impacto en la salud física, sino también por su resultado en las emociones. Efectivamente, nuestros hábitos alimenticios (la manera en que comemos y el tipo de alimentos que solemos consumir) influyen en nuestro estado de ánimo. Aunque el efecto de la comida en la manera en que nos sentimos es bastante complejo, esta es a grandes rasgos la relación entre la comida y tus emociones:El organismo requiere “combustible” para funcionar adecuadamente. Esta energía se obtiene a partir del consumo periódico de alimentos. Cuando dejamos que pase demasiado tiempo entre una comida y otra (por ejemplo, al brincarse el desayuno) estamos obligando al cuerpo a que funcione con poco combustible. Esto puede hacernos sentir débiles, cansados y bajos de ánimo. En los últimos años han surgido una gran cantidad de dietas que prometen grandes beneficios para la salud. El problema es que el adoptar un régimen muy estricto sin consultar previamente a un médico puede llevar a una descompensación. Un caso muy común es el de los veganos. Al dejar de consumir los nutrientes presentes en los alimentos de origen natural, el cuerpo puede experimentar la falta de ciertos nutrientes, lo que se refleja en estados de ánimo volátiles y menos energía. Si decides hacer un cambio radical a tu alimentación, consulta a un especialista para asegurarte de que seguirás consumiendo los nutrientes que tu cuerpo necesita mediante sustitutos. Nuestro cuerpo requiere de energía para funcionar correctamente, pero no cualquier tipo de energía. Mientras que los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como los vegetales, cereales y legumbres, ayudan a mantener los niveles de energía estables, los alimentos altos en carbohidratos procesados producen picos de energía. El consumo frecuente de comida rápida, panes o dulces no solo se relaciona con problemas de sobrepeso, también produce subidas y bajadas en los niveles de energía, lo cual se relaciona con irritabilidad y cansancio.En muchas ocasiones nuestros estados de ánimo tienen que ver menos con nuestro entorno y más con cuestiones internas. La falta de ciertos nutrientes puede afectar la manera en que nos sentimos. Existen alimentos que pueden aumentar los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, ayudando mejorar el estado de ánimo. El chocolate, los frutos secos y los pescados azules aportan serotonina cuando los consumimos, por lo cual nos brindan una sensación de bienestar y felicidad. No solo la comida influye en nuestras emociones. La manera en que nos sentimos también puede afectar nuestra manera de alimentarnos. Cuando estamos cansados o no hemos dormido lo suficiente, es más probable que sintamos antojos por alimentos no saludables, como donas o refrescos. De igual manera, cuando experimentamos estrés o ansiedad es muy común que tendamos a comer compulsivamente. No desestimes la importancia de la alimentación en tu salud emocional. Consume platillos saludables todos los días para que te sientas bien, por dentro y por fuera.
A veces, las sopas pueden quedar un poco más ligeras de lo que nos gusta. Pero aquí tenemos la solución. Después de todo, no hay como una sopa espesita para satisfacer el apetito y llenar el corazón.Déjala hervirMuchas veces, lo único que hace falta para que tu sopa tenga más consistencia es un poco de paciencia. Déjala hervir y así se evaporará el exceso de líquido. Muévela de vez en cuando para cuidar que no se pegue, checa que no se concentre demasiado y que no se pase de sal.Un poco de puréSi la sopa tiene como base caldo con verduras picadas, como la sopa minestrone, añade puré de jitomate, o licúa un poco de las mismas verduras con el mismo caldo.Te recomendamos esat rica Sopa de Pasta con VerdurasOtro gran espesante es el arroz cocido, que puedes licuar con una tercera parte de la sopa; de igual manera sirve el puré de papas o las hojuelas de puré de papa. El arroz cocido licuado con un poco del líquido es una buena forma de espesar sopas de mariscos o de verduras como coliflor o brócoli. No añade sabores adicionales, deja una textura y brillo muy diferentes y si no te gusta añadir lácteos, es una buena solución.Si se trata de sopa de tortilla, licúa algunas tortillas con tu base de jitomate para que tenga más cuerpo, también le añadirás sabor.Crema o yogurUn poquito de crema o yogur estilo griego sin endulzar no sólo aportará textura, sino que dará un sabor delicioso. Prueba primero la marca de crema que usas, hay algunas que al hervirlas, en lugar de espesar, diluyen. Si es una sopa de lentejas con curry o sopa de pollo o mariscos con sabores orientales, la crema o leche de coco es una gran opción.Harina o féculasUna solución muy rápida es un poco de maicena o fécula de maíz. Recuerda combinarla con agua fría en un recipiente pequeño e incorporarla después a la sopa. Déjala hervir varios minutos antes de agregar más. Se espesa muy rápido.Prueba con esta Sopa de Pasta con PolloDe la misma manera, puedes agregar harina disuelta con agua, pero ésta necesita hervir más tiempo para que no tenga sabor a crudo, al menos diez minutos. Una manera de evitarlo es cocinar la harina con la misma cantidad de mantequilla en un sartén pequeño hasta que esté pálida y huela como a galleta horneada. Esto se llama un roux. Incorpora el roux usando un batidor de globo, así te asegurarás de que no se formen grumos. Déjalo hervir unos cinco minutos para asegurarte de que esté cocido a fondo.Si es una sopa rústica, especialmente a base de jitomate, puedes agregar también un poco de pan molido.Y si no tienes mucho tiempo, los croutones siempre absorberán el exceso de líquido y a todo mundo le gustan. Prueba tostarlos con aceite y hierbas de olor para agregar otra capa de sabor.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD