Las gastronomías más sanas del mundo
Recomendaciones de Cocina

Las gastronomías más sanas del mundo

Por Kiwilimón - Agosto 2013
Hay algunas gastronomías del mundo que son sanas por naturaleza. Si las buscamos en su estado puro y no como una fusión podremos encontrar deliciosos platillos que también son buenos para la salud.   En todas las cocinas del mundo hay platillos que son mejores y peores para nosotros, de eso no hay duda. Lo que es cierto es que hay algunas que en su núcleo llevan una tradición de buena alimentación. Puede ser que algunos de los países mencionados te sorprendan pero también hay que entender que mucha de la oferta internacional que conocemos ha sido alterada para ajustarse al paladar local. La idea es buscar estas cocinas en su estado más puro pues es así como se presentan en su mejor forma nutrimental.  

Griega

Hay una razón por la cual los doctores aman la dieta mediterránea. Su consumo de pescados ricos en omega 3, proteínas saludables, fibra, lentejas y vegetales asiste al sistema inmunológico en la lucha contra enfermedades del día a día. De hecho la universidad de Harvard ha relacionado la dieta griega con la prevención de cáncer en mujeres. Hablando de calorías, no hay que preocuparse, el consumo de lácteos benéficos como el yogurt y la ingesta de grasas buenas como el aceite de olivo ayuda al sistema digestivo y ayuda a bajar de peso.

Receta de Moussake Griega

Ingredientes: - 3 berenjenas - 1 cebolla picada - 2 dientes de ajo - 1/2 limón cortado en rodajas - 1 manojo de perejil fresco picado - 1 manojo de orégano fresco picado - 1 kilo de cordero molido o carne de res molida - 3 cucharadas de puré de jitomate - 450 gramos de jitomate 450 gramos - 250 gramos de queso feta - 1 taza de queso parmesano - 1 taza de pan molido - aceite de oliva Da click aquí para conocer los pasos para preparar esta receta.  

Vietnamita

Vegetales, pescados, arroz al vapor y el uso de caldos para cocinar en vez de aceite o empanizados. Estas son sólo algunas de las características de esta cocina que mantiene a más del 90% de su población fuerte y saludable. Otro punto interesantes es que en esta cocina se usan especias para dar sabor a sus platillos, hierbas como la menta, la albahaca, el chile y el anís son algunos de sus agentes más prominentes en cuanto a sazón se refiere.

 Receta de Sopa Vietnamita (Pho Ga)

Ingredientes: - 500 gramos de filete cortado en láminas delgadas - 1 kilo de carne de res con hueso para el caldo - 4 cucharaditas de jengibre fresco rallado - 2 cebollas picadas - 3 cucharaditas de azúcar morena - 10 estrellas de anís - 6 clavos - 1 paquete de tallarin oriental - 3 cebollines picados - 1/3 de taza de cilantro picado - 1 taza de germen de trigo - 1/3 de taza de hoja de albahaca - 1 chile serrano picado - 3 limones cortados en rodajas - 1/3 de taza de chile piquín - 7 tazas de agua - sal al gusto Da click aquí y encuentra los pasos para preparar esta receta.  

Japonesa

Investigaciones declaran que la dieta japonesa es la menos calórica en el mundo. Uno la puede ver representada en su estado más puro en Okinawa donde se encuentra el mayor porcentaje de personas saludables con más de 100 años en el mundo. Uno de los protagonistas de su dieta es el té verde que tiene funciones importantes en cuanto a la digestión y distribución de grasas. El consumo de pescado crudo es otro motivo por el cuál su dieta es tan saludable pues sólo lo acompañan con salsas a base de soya o tofu que son igualmente nutritivas. Una idea que habría que robarles es su famoso hara hachi bu, frase que se refiere a comer hasta que uno se sienta 80% lleno para no correr el peligro de ingerir de más.

Receta de Sushi California

Ingredientes: - 4 tazas de arroz de sushi - 1 cucharada de jugo de limón - 4 hojas de alga nori - 1 pepino pelado y sin semillas cortado en juliana - 1 aguacate en juliana (agregue el jugo de limón para que no se ponga café) - 4 barras de surimi (imitación cangrejo) - 1/4 de taza de masago (hueva de pez vela) Prepara esta receta siguiendo los pasos que encontrarás aquí.   

Italiana

Sé que puede sonar extraño ya que en México consideramos a la cocina italiana como una llena de carbohidratos por las pastas y pizzas pero la realidad es que su base culinaria es sumamente saludable. Se basa en aceite de olivo, tomate, orégano, albahaca, etc. Aún la forma en que usan el queso como el parmesano rara vez se ve derretido o gratinado, más bien lo usan espolvoreado o en piezas grandes para compartir lo que ayuda a disminuir la cantidad de consumo.

 Receta de Lasagna de Carne Molida

Ingredientes: - 2 cucharadas de aceite de oliva - 1/2 cebolla picada - 2 dientes de ajo picadito - 1 zanahoria picadita - 1 rodaja de jitomate saladet partidos a la mitad - 1 lata de puré de tomate grande - 1 cebolla picada finamente - 1 diente de ajo picaditos - 1 kilo de carne molida - 1 vaso de vino blanco seco - 3/4 de kilo de queso ricotta - 2 huevos - 1/2 rodaja de queso mozzarella rallado - 2 tazas de queso parmesano rallado - 1/2 taza de perejil picadito - lasagna - sal - pimienta - nuez moscada Encuentra los pasos para preparar esta receta dando click aquí.  

Española

Este es otro caso que puede parecer extraño pero la idea de comer en forma de tapas es brillante cuando uno quiere cuidar la figura. Comer variado y pausadamente son unos de los mejores consejos para adelgazar. La cocina ibérica en su núcleo es saludable pues si pensamos en gazpachos, paellas, boquerones, pescado y hasta pulpo a la gallega estamos hablando de alimentos redondos siempre acompañados de aceite de olivo y vegetales. Claro que hay que alejarse un poco de las patatas bravas y las croquetas, pero no es de preocuparse, hay mucho de dónde escoger.

Receta  de Gazpacho

Ingredientes: - 2 pimientos rojos sin semilla y partidos - 8 jitomates - 2 pepinos chicos pelados y sin semillas - 2 dientes de ajo - 1 rebanada de pan - 1 cucharadita de vinagre - 1 cebolla - sal al gusto - aceite de oliva Encuentra los pasos para preparar esta receta dando click aquí.  

"¿Prefieres estas gastronomías o la mexicana?"

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los mariscos son deliciosos, pero también pueden ser peligrosos si no se refrigeran apropiadamente. Evita problemas de salud conociendo cómo debes almacenar los mariscos y los días que pueden durar refrigerados.Primero que nada, ¿en qué debes fijarte para elegir mariscos en buen estado?Si un marisco se encuentra ya en estado de descomposición, no importa si lo guardas en el refrigerador o en el congelador, simplemente ya no sirve y no debes usarlo para cocinar. Estos son los principales aspectos que debes revisar al momento de comprar mariscos:Los caparazones de los mariscos, como las ostras o las almejas, deben estar enteros, es decir, sin grietas. Si te encuentras con un caparazón quebrado, no compres ese marisco.Para comprobar la frescura de los mejillones, ostras y almejas hay un truco muy sencillo. Golpea suavemente el caparazón. Si este se cierra, esto significa que el marisco aún está vivo, en caso contrario, mejor no lo compres.Los cangrejos y las langostas deben comprarse vivos, ya que se echan a perder muy rápidamente. Así que cuando los vayas a comprar asegúrate de que las patas se mueven, el caparazón está firme y la cola se encuentra recogida (no extendida).¿Cuántos días duran los mariscos refrigerados?Es muy importante que prestes atención a la manera en que guardas los mariscos. A diferencia de la carne de res que puede estar en el refrigerador sin problemas por varios días, los mariscos tienen una caducidad mucho menor. Recuerda que el consumir mariscos pasados o en mal estado puede provocar alguna infección o problema de salud, así que mejor ahórrate esos inconvenientes almacenando los mariscos de acuerdo con estas indicaciones.Los camarones, ostiones, langosta y calamares frescos solo pueden refrigerarse dos días (no más). En el congelador tienen un mayor tiempo de caducidad, ya que aguantan entre tres y seis meses.En el caso de los mariscos cocidos, si se cocina el mismo día que se consume, pueden refrigerarse hasta tres días. Si no preparaste tú la comida, checa directamente con el fabricante las indicaciones de consumo para saber cuánto tiempo más puede almacenarse el platillo en el refrigerador.De cualquier manera, es muy importante que antes de consumir mariscos (cocidos o frescos) que han estado refrigerados o congelados, revises su estado general. El olor de estos nunca debe ser agrio o parecido al amoniaco.Aunque no son mariscos, los pescados también deben almacenarse con cuidado para evitar que se descompongan. La recomendación es que los pescados (magros y grasos) pueden estar en el refrigerador como máximo dos días, y en el congelador desde seis hasta ocho meses.Recuerda revisar periódicamente la temperatura de tu refrigerador, la cual debe estar en 4° C, y la del congelador en -18° C.¿Te encantan los mariscos? Entonces no puedes perderte estas recetas fáciles: Tostadas de pulpo adobadoAros de Calamar en caldo de mostaza picositaEsquites de camarón y chile guajillo
No es ningún secreto que una buena salsa puede transformar una preparación común en una extraordinaria creación culinaria. Y es que la elección correcta de ingredientes puede integrar texturas e intensificar al máximo las mezclas de sabores. Lo bueno es que solo basta con saber preparar ocho tipos diferentes de salsas para poder cocinar todo tipo de platillos. Estas son las salsas que debes aprender a preparar: Bechamel: esta cremosa salsa es una de las protagonistas de platillos tan famosos como los macarrones con queso o la lasaña. Para cocinarla solo tienes que mezclar “roux” (básicamente algún tipo de grasa con harina) con leche o algún otro lácteo. Su sabor es muy neutro, por lo que suele ir acompañada de ingredientes más fuertes.Tomate: un buen plato de pasta siempre debe estar bañado con una deliciosa salsa de tomate casera. El secreto de esta tradicional salsa no está precisamente en sus ingredientes (los cuales son bastante básicos: tomates, cebollas, ajo y aceite de oliva), sino en el tiempo de cocción. Tienes que dejarla a fuego medio por un largo periodo para que se reduzca lentamente hasta tener una consistencia más espesa. Holandesa: si nunca has probado esta exquisita salsa, hay una manera muy simple de describirla. La salsa holandesa es la versión gourmet de la mayonesa que usas para preparar tus sándwiches. Para prepararla solo tienes que mezclar yema de huevo con mantequilla y jugo de limón. Debido a que los huevos no entran precisamente en un proceso de cocción es muy importante que tengas cuidado al momento de conservarla.Velouté: la salsa que te ayudará a sacarle provecho hasta al caldo de tus preparaciones se llama velouté (o terciopelo, en español). Aunque su nombre suene muy sofisticado, su preparación es muy sencilla. Lo único que debes hacer es combinar mantequilla, aceite o la grasa que tú elijas con un poco de harina y el caldo de la carne, pescado o pollo que hayas cocinado. Española: otra salsa clásica es la “espagnole”. Esta salsa es de un tono café tostado y se hace mezclando zanahorias, apio y cebolla  con caldo de carne. Algunas personas añaden especias, como hojas de laurel, e incluso una copita de jerez. Barbecue: la reina de las salsas en las carnes asadas es, sin duda, la barbecue. Usualmente se usa para bañar alitas o costillas, pero en realidad puede usarse en una gran variedad de platillos. Si no tienes ni idea de cómo prepararla, aquí te decimos paso a paso cómo puedes hacer una salsa barbecue casera.Agridulce: este tipo de salsa es típica de la cocina oriental. Por lo general se prepara con un ingrediente dulce, que puede ser miel o jugo de naranja, y otros elementos salados, e incluso picantes. El jengibre, el chile rojo y la salsa de soya también son elementos comunes en estas salsas. Picante: por supuesto que no podíamos terminar esta lista sin hablar de las salsas picantes. Aunque esta variedad de salsas requiere un artículo completo para explicar todas las opciones que hay, podemos englobarlas en verdes, rojas, crudas y cocidas. Si sabes preparar una salsa verde con tomatillo o una roja, ya estás del otro lado.
Si sigues nuestro blog, seguramente ya sabes que existen diferentes formas de empanizar. A continuación te contamos  los tips básicos que debes conocer para lograr un empanizado perfecto (a prueba de novatos y aprendices de cocina).Seca bien los alimentos antes de empanizarUno de los mayores que pueden hacerse al empanizar es usar pollo, carne, pescado o vegetales demasiado húmedos. Esto provoca que, al contacto con el calor, el vapor desprenda el empanizado. Antes de empezar con la harina o el huevo, checa que tus ingredientes no estén escurriendo.Intenta no prescindir de la harinaCuando haces esta técnica con pan es necesario que primero pases la carne o el pollo (o lo que sea que vayas a empanizar) por un plato con harina. Si te vas directamente al huevo, el pan no se pegará bien y terminará cayéndose.Sí puedes cambiar harina por maicenaGeneralmente se usa harina de trigo para empanizar, pero también puedes probar usando maicena. La gran ventaja de este ingrediente es que hace que el empanizado quede más crujiente.Prepara estos TACOS DE PESCADO CON ADEREZO PICANTECondimenta la harinaNo cometas el error de pasar tus alimentos por un plato de harina simple y sin sabor. Mézclala con sal, pimienta, ajo en polvo, hierbas, etc. Aunque muy poco de esto termine en tus alimentos, realmente le da un sabor muy diferente.Combina el huevo con lecheSi el huevo está demasiado espeso, será más difícil que logres un empanizado homogéneo. Para evitar esto, usa huevo a temperatura ambiente y rebájalo un poco con un chorrito de leche.Bate primero las clarasEn caso de que prefieras un empanizado más esponjoso y no tan crujiente, lo mejor es separar los huevos para batir primero las claras y después las yemas. Así tendrás una textura esponjosa y más ligera.Prepara esta ENSALADA DE POLLO EMPANIZADO CON FRUTOS SECOSDeja reposar el empanizado antes de freírDespués de que pasas los alimentos por el pan molido, te recomendamos refrigerarlos unos minutos. De esta manera, el empanizado se adherirá mejor y batallarás menos al freír.Usa aceite con especiasNo tienes que buscar un aceite especial para empanizar. Es suficiente con que agregues unas ramitas de romero o un poco de chile seco mientras se calienta. Retira antes de comenzar a freír.Asegúrate de que el aceite esté muy calienteJamás, jamás, jamás se te ocurra freír algo en aceite tibio. O de lo contrario tendrás un alimento excesivamente grasoso y mal cocido. La mejor manera de saber si el aceite está listo es añadiendo un poco de huevo al sartén.Prepara esta RECETA DE ROLLITOS DE PESCADO RELLENOS DE VERDURAS
Si sigues nuestro blog, seguramente ya sabes que existen diferentes formas de empanizar. A continuación te contamos  los tips básicos que debes conocer para lograr un empanizado perfecto (a prueba de novatos y aprendices de cocina).Seca bien los alimentos antes de empanizarUno de los mayores que pueden hacerse al empanizar es usar pollo, carne, pescado o vegetales demasiado húmedos. Esto provoca que, al contacto con el calor, el vapor desprenda el empanizado. Antes de empezar con la harina o el huevo, checa que tus ingredientes no estén escurriendo.Intenta no prescindir de la harinaCuando haces esta técnica con pan es necesario que primero pases la carne o el pollo (o lo que sea que vayas a empanizar) por un plato con harina. Si te vas directamente al huevo, el pan no se pegará bien y terminará cayéndose.Sí puedes cambiar harina por maicenaGeneralmente se usa harina de trigo para empanizar, pero también puedes probar usando maicena. La gran ventaja de este ingrediente es que hace que el empanizado quede más crujiente.Prepara estos TACOS DE PESCADO CON ADEREZO PICANTECondimenta la harinaNo cometas el error de pasar tus alimentos por un plato de harina simple y sin sabor. Mézclala con sal, pimienta, ajo en polvo, hierbas, etc. Aunque muy poco de esto termine en tus alimentos, realmente le da un sabor muy diferente.Combina el huevo con lecheSi el huevo está demasiado espeso, será más difícil que logres un empanizado homogéneo. Para evitar esto, usa huevo a temperatura ambiente y rebájalo un poco con un chorrito de leche.Bate primero las clarasEn caso de que prefieras un empanizado más esponjoso y no tan crujiente, lo mejor es separar los huevos para batir primero las claras y después las yemas. Así tendrás una textura esponjosa y más ligera.Prepara esta ENSALADA DE POLLO EMPANIZADO CON FRUTOS SECOSDeja reposar el empanizado antes de freírDespués de que pasas los alimentos por el pan molido, te recomendamos refrigerarlos unos minutos. De esta manera, el empanizado se adherirá mejor y batallarás menos al freír.Usa aceite con especiasNo tienes que buscar un aceite especial para empanizar. Es suficiente con que agregues unas ramitas de romero o un poco de chile seco mientras se calienta. Retira antes de comenzar a freír.Asegúrate de que el aceite esté muy calienteJamás, jamás, jamás se te ocurra freír algo en aceite tibio. O de lo contrario tendrás un alimento excesivamente grasoso y mal cocido. La mejor manera de saber si el aceite está listo es añadiendo un poco de huevo al sartén.Prepara esta RECETA DE ROLLITOS DE PESCADO RELLENOS DE VERDURAS
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD