Las grandiosas propiedades del mamey
Recomendaciones de Cocina

Las grandiosas propiedades del mamey

Por Kiwilimón - Julio 2015
Originario de Mesoamérica, era una de las frutas características de Chiapas, Tabasco y Veracruz donde aún se encuentra de manera silvestre. En ese entonces se le llamaba «tetzontzapotl» que en náhuatl significa “zapote color de tezontle” por su color rojo similar a esta piedra utilizada en la construcción. Esta fruta, además de ser maravillosa para hacer licuados, helados y un sinfín de postres, es muy sana. Es rico en hierro y fósforo, ambos minerales esenciales para la correcta nutrición de nuestro cuerpo. Por si fuera poco, el mamey tiene un alto contenido de vitamina A, fundamental en cuanto a la formación y mantenimiento de la piel, el pelo y las membranas de las mucosas. Entre sus beneficios están que promueve el crecimiento de los huesos, y ayuda a tener una vista sana. Además contiene altas cantidades de vitamina C, nutrimento de efectos antioxidantes, lo que lo hace fundamental para la cicatrización, formación del colágeno y reparación de cartílagos, huesos y dientes. Su característico color anaranjado es gracias la gran cantidad de carotenos que contiene, estos poderosos antioxidantes son esenciales para nuestra salud ya que protegen las células y mejoran el sistema inmune del cuerpo humano. Anteriormente este fruto tenía muchos usos además del culinario;sus semillas, hechas polvo junto con otras partes del árbol y fruto, se usaban como insecticida natural, que se utlizaba especialmente para eliminar garrapatas. Respecto a la medicina tradicional, el mamey se usaba para eliminar la diarrea y tratar problemas digestivos en general, así infecciones en los ojos y en el cuero cabelludo. Para disfrutarlo lo mejor es comerlo cuando es su temporada, que empieza en febrero y termina las primeras semanas de julio. Una forma rica para incluirlo en la dieta es en licuados, ya que gracias a su textura proporciona a una untuosidad única pero también funciona genial en postres como el mousse cuya receta les compartimos.

Mousse de mamey

  • 2 mameyes
  • 1 taza de crema para batir
  • 100 gramos de queso crema
  • 40 gramos de azúcar
Batir la crema hasta que se formen picos firmes. En la licuadora poner el mamey, el queso crema y el azúcar, de ser necesario pueden agregar un chorrito de leche para que la licuadora agarre bien todos los ingredientes. En un recipiente mezclar la mitad de la crema con la mezcla del mamey de manera envolvente para no perder la consistencia, una vez que este bien incorporado agregar el resto de la crema. Es importante que lo hagan en dos partes así la consistencia quedará como la deseamos. Refrigerar por lo menos por 30 minutos antes de servirlo. Ver artículo original.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Entre las causas de un descontrol en los triglicéridos se encuentra una dieta llena de calorías, tener sobrepeso y obesidad, malos hábitos como fumar y beber, además de la genética y hasta trastornos en la tiroides, enfermedades del hígado y renales. Con frecuencia escuchamos el término “triglicéridos altos” y sabemos que no es algo positivo, pero no tenemos mucha idea de lo que esto significa.¿Qué son los triglicéridos y qué consecuencias tiene el tenerlos altos?Los triglicéridos son un tipo de grasa que se encuentra en la sangre. Cuando se lleva una vida sedentaria y se excede el consumo de grasas y carbohidratos, el exceso de calorías es almacenado en forma de triglicéridos.Cuando los triglicéridos están altos, es decir, por encima de 150 ml/dL en ayunas, aunado a otros factores, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, además de la acumulación de grasa en el hígado. ¿Qué hacer para bajar los triglicéridos?Si ya tienes altos los triglicéridos, para nivelarlos puedes evitar el azúcar y los alimentos refinados, limitar tu ingesta de alcohol, y comer alimentos que ayuden con este propósito.¿Qué alimentos son los que ayudan a bajar los triglicéridos?Frutas y verduras. Hay que consumir varias veces al día, preferentemente en todas las comidas, verduras como calabaza, zanahoria, chayote o nopales. En el caso de las frutas, hay que tener cuidado porque son ricas en azúcares, que el organismo también puede transformar en triglicéridos.Legumbres. Incluye en tu dieta legumbres como frijoles, lentejas, habas, al menos tres veces por semana.Carnes magras, como pollo, pavo, pescado, pues no contienen azúcares, pero sí proteínas, minerales y vitaminas.Frutos secos. Un puñadito diario, sobre todo nueces o pistachos.Cereales integrales, que son ricos en vitaminas del grupo B, vitamina E y fibra dietética.Por otro lado, limita o evita el consumo de pan y postres, carnes frías muy saladas, refrescos, alcohol, grasas, azúcares, comida rápida y comida chatarra para no tener altos los triglicéridos.Recuerda que la alimentación es de vital importancia en nuestro organismo, por eso debemos pensar qué le damos a nuestro cuerpo y qué consecuencias buenas y malas va a tener.También es muy importante que consultes a tu médico para ajustar nuestras recomendaciones a tu caso en específico.
En México y el mundo, los hábitos de consumo en internet han cambiado y ahora muchas personas compran en tiendas en línea, tanto que 6 de cada 10 mexicanos tienen una relación estrecha con internet, y de ellos, 5 ha comprado en tiendas online, de acuerdo con IAB México.Así que¸ por lo práctico y fácil que es, además de que, por fortuna, es cada vez más seguro, ya es casi inevitable terminar comprando cosas en e-commerce, sobre todo cuando se trata de aquellas con artículos para el hogar.Seguro te ha sucedido que estás muy entretenido en redes sociales y de pronto te aparece una imagen de la cocina ideal, que siempre has tenido en mente.Y entonces te encuentras súper enamorada de un juego de vasos con el que te imaginas tomando tus dos litros de agua diarios, o unos cubiertos que nunca creíste que necesitarías.Y es que hay momentos inevitables en la vida, los cuales uno sólo puede aceptar y abrazar, por ejemplo, emocionarse tanto por esas cosas del hogar.Ahora, pasar horas en sitios de tiendas como Bed, Bath and Beyond es casi como pasar una tarde de Netflix and Chill, pero viendo los artículos más preciosos para la cocina, cama, para el baño y para todo lo demás.Sí, ésta es la tienda de la que te volverás fanática y la que querrás visitar siempre, y si no puedes ir, podrás vivir la misma experiencia de recorrer esos pasillos en su tienda en línea.Ahí estará todo lo que necesitas para tu cocina, desde artículos básicos y necesarios, como un dispensador de bebidas, hasta electrodomésticos muy prácticos, como una cafetera 3 en 1, que funciona como tetera y hervidor. ¡Todo a un solo clic de distancia!
Las frutas y verduras son alimentos que necesitamos incorporar a nuestra vida diaria, por su alto contenido en nutrientes, agua y fibra. Gracias a la gran variedad de frutas y verduras que la naturaleza nos proporciona en cada momento del año, tenemos una multitud de posibilidades y sabores, según las preferencias de cada persona.Así, con la llegada de los últimos meses del año despedimos las frutas del verano, que tienen mucha agua, como sandía, melón, ciruelas, duraznos, y sirven para tener el cuerpo hidratado en esta época de calor. Para el otoño, necesitamos otro tipo de frutas y verduras, pues nuestro cuerpo necesita reforzarse en época de frío. Estas son algunas de las frutas y verduras que son ideales para nosotros en el otoño.FrutasGranada. Es una fruta rica en fibra, potasio, vitamina C y antioxidantes. Es ideal para comer sola, como postre, con chilito y limón como snack o para usarlo en ensaladas y en platillos. Su temporada es septiembre-noviembre.Kiwi. Son ricos en agua, potasio, y vitamina C, ideal para protegernos de los resfriados típicos de la época de frío y cambios de temperatura. Además, sus semillitas ayudan al tránsito intestinal.Su temporada es octubre-marzo.Mandarinas. Al igual que otros cítricos, son ricas en vitamina C y una de sus ventajas es su bajo índice calórico. Deben consumirse preferiblemente frescas y recién exprimidos. Su temporada es noviembre-marzo.Uvas. Tienen un gran contenido de potasio, pero también de azúcares; es rica en taninos y polifenoles,  potentes antioxidantes que ayudarán a retrasar el envejecimiento.Temporada: septiembre-diciembre.VerdurasAlcachofa. Rica en minerales y oligoelementos como potasio, fósforo y zinc. Es rica en carbohidratos pero también en proteína. Temporada: noviembre-marzo. Si no sabes cómo incluirlas en tus comidas, aquí te dejamos 4 recetas de alcachofas fáciles.Berenjena. Es una de las frutas más ricas en agua, además, contiene mucho potasio. Su alto contenido de fibra ayuda al tránsito intestinal. Prepáralas en una lasaña vegetariana, o al gratín con un poco de carne molida. Temporada: octubre-abril.Coliflor. Una verdura muy rica en vitamina C y  buena fuente de vitamina K, proteína, tiamina, riboflavina, niacina, magnesio y fósforo; también es una muy buena fuente de fibra. Con coliflor puedes hacer mucho más que verduras cocidas, por ejemplo, un arroz de coliflor, unas tortitas en caldillo de jitomate, o para el desayuno, con huevo y aguacate.Lechuga escarola o romana. Quizá no lo sabías, pero la lechuga sí tiene una temporada y es de noviembre a febrero. Sus hojas son ricas en vitamina A, ácido fólico y potasio, tienen niveles muy altos de agua, bajo contenido de calorías y mucha fibra. Pimientos. Muy ricos en vitamina C y carotenos, sin embargo, te recomendamos comerlos crudos, ya que pierden muchas de sus propiedades cuando se cocinan. Temporada: octubre-junio.Con el capitalismo, es probable que veas todo el año todo tipo de frutas y verduras, pero intenta consumir los alimentos de temporada para aprovechar sus nutrientes, que le harán bien al organismo.
Desde siempre, la harina es uno de los ingredientes más básicos en la cocina, ya que sus usos van desde hacer pan, hasta elaborar postres y hasta dar consistencia a ciertos platillos. Pero existe una variedad de este ingrediente que a veces nos confunde, por lo que aquí te vamos a explicar qué tipos de harinas hay y para qué sirve cada una.Harina de trigoLa harina de trigo es la más común en la cocina y se usa para elaborar masas tanto dulces como saladas. Es muy útil para rebozar carnes y pescados y, sobre todo, para preparar pan. También hay una variedad de la harina de trigo integral, que es más oscura y se obtiene moliendo el grano de trigo entero.Harina de maízSe obtiene de moler los granos de maíz, que poseen gran cantidad de almidón. La harina de maíz es ideal para hacer tortillas y empanadas; también es buena para espesar salsas, sopas y guisados. Esta harina no contiene gluten, por lo que no es recomendable para hacer pan, pero sí galletas y algunos tipos de bizcocho y bollos. Harina de centenoAunque no es tan conocida como la harina de trigo, la harina de centeno es también se usa mucho para la producción de pan, pues sus características le dan una especie de amargor a la masa que le da muy buen sabor. Es muy recomendable para hacer galletas saladas.Harina de arrozAl ser muy ligera, se usa para rebozados y espesar guisos, principalmente. La harina de arroz no contiene gluten, por lo que es apta para celiacos; en la comida japonesa es muy utilizada. Harina de avenaEs una harina que queda muy bien en repostería, ya que tiene una textura muy fina y un sabor muy suave, sobre todo para hacer papillas de cereales para el desayuno, cremas, galletas, o magdalenas.Harina de cebadaEste tipo de harina tiene un gran valor nutritivo y beneficioso para el organismo. Comúnmente se utiliza como espesante y para elaborar panes más densos y menos esponjosos. Aunque contiene gluten, es de las que menor cantidad tiene.Las harinas serán las mejores aliadas en tu cocina, así que ahora que ya las conoces y sabes para qué son cada una, sabrás usarlas con tu toque para hacer magia en la cocina.Recetas para cocinar con harina:Atole de GuayabaTortillas de Harina IntegralPastel de Chocolate Fácil
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD