Las mejores ideas para cocinar solo un día a la semana
Recomendaciones de Cocina

Las mejores ideas para cocinar solo un día a la semana

Por Kiwilimón - Octubre 2018
Entre el trabajo y los pendientes de la casa, ¿siempre andas corriendo? La falta de tiempo ya no será un problema. Con estas recetas te decimos cómo puedes comer rico toda la semana cocinando solo un día. Opción 1: papas Puré de papas con cebollas caramelizadas El puré de papas nunca falla. Es un platillo rico y sencillo que va bien con todo. Para cocer las papas puedes usar el horno o una olla de presión. Croquetas de atún y papas Guarda un poco del puré de papa para preparar unas deliciosas croquetas. En caso de que tengas problemas para darle forma a las croquetas, agrega un huevo a la mezcla. Ensalada de papa alemana Antes de que hagas el puré, guarda la mitad de las papas para preparar otras 2 recetas. Procura que las papas que uses para la ensalada no estén demasiado cocidas. Papas gratinadas con jamón Si te animaste a prender el horno, aprovecha que está caliente para gratinar unas ricas papas. Solo necesitas 5 ingredientes y unos 10 minutos en el horno. Opción 2: garbanzos Potaje de garbanzos Para estas recetas es muy importante que dejes en remojo toda la noche los garbanzos, así podrás cocinarlos más rápido. Sopa de espinaca y garbanzo Aunque se parece mucho a la receta anterior, el queso parmesano y las espinacas le dan un toque muy especial a esta sopa. Ensalada de garbanzo Con los mismos garbanzos puedes preparar una opción mucho más fresca. Combina jitomates, cebolla y aceitunas con medio kilo de garbanzos para hacer una ensalada. Hamburguesas de garbanzos con amaranto Reserva una taza y media de los garbanzos y licúalos con la misma agua de cocción. Con esto y unos pocos ingredientes más puedes preparar unas hamburguesas sin carne.  Opción 3: pollo Caldo de pollo en olla de presión En lugar de solo poner a cocer 3 pechugas, cocina de una vez más piezas de pollo para que puedas preparar varias recetas al mismo tiempo. Tostadas de pollo al cilantro Con la ayuda de un tenedor, deshebra una parte del pollo cocido. Te sugerimos armar las tostadas justo antes de comerlas para evitar que se ablanden. Tacos de lechuga con pechuga de pollo Dale tu propio toque a estos originales tacos y agrega los ingredientes que más te gusten: queso, elote, cebolla, salsa, champiñones, rábanos, etc. Ensalada con pollo y queso azul Sácale provecho hasta el último trozo de pollo preparando una riquísima ensalada. Si no te encanta el queso azul, puedes usar uno más suave, como queso panela. Lo importante es diseñar el menú de la semana tomando como base un ingrediente principal. Así podrás planear mejor tus comidas, además de ahorrar. Cuéntanos, ¿cuál es el ingrediente que sueles usar para cocinar varios platillos? Déjanos tus ideas en los comentarios.    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Vivir en México significa tener una gran variedad de taquitos disponibles: de suadero, de pastor, de carnitas, de barbacoa… nuestra oferta gastronómica taquera es tan buena, que traspasa fronteras y así, unos tacos de birria han llegado a ser los más populares en Estados Unidos.Llevados al país del norte por dos hermanos, José y Jesús Moreno, Birria-Landia comenzó en Los Ángeles y en otoño del 2019, llegó a Nueva York, al barrio de Queens, en un food truck.En poco tiempo, estos tacos con un menú que ofrece sólo cuatro platillos inundaron Instagram e incluso el New York Times, que rara vez presta atención a los food trucks, les otorgó dos estrellas en una reseña. Estos tacos de birria son hechos por José, quien toma el turno de la mañana para preparar la carne y cocinarlos, mientras que Jesús se encarga del servicio durante la tarde y parte de la madrugada.José cuenta que en Los Ángeles estos tacos son muy populares, así que cuando él regresó a Nueva York decidió hacerlos él mismo, o de otra forma, no los comería, porque no había oferta de este tipo de tacos en la gran manzana.Por practicidad, la birra de los tacos de Birria-Landia se hace con carne de res, a diferencia de la que se hace en su lugar de origen, que suele hacerse con carne de borrego, pero José la sazona con las especias precisas para darle el sabor de Jalisco.Los cuatro platillos que ofrece Birria-Landia son tacos, mulitas, tostadas y consomé, y la forma de comer los tacos es remojándolos en él, por supuesto.Los hermanos Moreno confiesan que lo más importante de sus tacos es que los hacen con amor, así que ellos llevan un pedacito de México a Nueva York, por si un día te encuentras allá, extrañando la birria.
Tener antojos parece incluso aún más terrible mientras estamos en casa, por lo que no sucumbir ante ellos a veces parece una tarea muy difícil.Incluso si has intentado mantener una rutina semanal con ejercicios incluidos, la naturaleza misma de quedarse en casa significa que es probable que te muevas mucho menos de lo que estás acostumbrado. Si a todo esto le añades el miedo constante de un virus, la nueva normalidad está llenad de ansiedad.Así que los antojos son inevitables en este ambiente de ansiedad e incertidumbre, lo malo es que no se nos antoja un gran plato de lechuga, sino esos alimentos que no tienen mucho aporte nutricional para nosotros.Para ayudarte a frenar esto un poco, te ayudamos a entender por qué sólo quieres comer comida chatarra y, lo mejor, alternativas mejores para suplir esos antojos.El estrés crónico sí puede alterar tus preferencias alimentarias, por lo que es normal experimentar antojos de comida azucarada o alta en carbohidratos, es decir, mientras estás ansioso y estresado, es más probable que agarres una bolsa de papas o tres galletas en lugar de una bolsa de zanahorias o de apios.Además, los niveles más altos de estrés también alteran las dos hormonas principales del hambre: leptina y grelina. Esto provoca que tengas antojos con mayor frecuencia, incluso si no tienes hambre física realmente.La otra razón por la que tienes estos antojos feroces es porque la comida chatarra es una forma rápida de liberar dopamina, sí, la hormona de la felicidad que provoca una respuesta de bienestar. Y una más, también puedes tener ganas de comer sólo porque estás aburrido y esta es una forma de entretenerte.No hay una estrategia precisa para evadir estos antojos, pero sí puedes seguir ciertas pautas para mantenerlos equilibrados, por ejemplo, no trabajes cerca de la cocina, mantén tus comidas balanceadas cada cuatro horas, haz una pausa antes de comer y reflexiona sobre si realmente tienes hambre o si sólo es estrés y, finalmente, sé realista: no vas a dejar de querer consolarte con la comida, siempre puedes comerte esas alitas, si recuerdas que comerlas diario no es lo mejor.4 alternativas sanas para cuando tienes antojos en casaLa versatilidad de la comida puede ser la solución para tener alternativas que sepan como ese antojo, pero tengan un aporte nutricional más alto.Por ejemplo, la coliflor puede ser un gran aliado para esto, pues hay mil platillos en los que puedes usarla.1. Alitas de coliflorUna original forma de caer en el antojo de alitas es hacerlas de coliflor, con la misma salsa que las condimenta, pero sin comer una pieza de pollo frita.2. Tacos al pastor sin carneComer tacos es una de las cosas que más disfrutamos, pero también puedes obtener una versión más ligera si usas soya o, sorpresa, también coliflor en lugar de carne de cerdo.3. Vegetales horneados con sabor a papas fritasLa papas son bajas en vitaminas, pero las zanahorias son un vegetal que tiene más de la mitad de los carbohidratos y está lleno de vitaminas A y C; al cortarlas en tiras finas, sazonarlas generosamente y hornearlas hasta que estén crujientes, obtienes la misma textura satisfactoria que las papas fritas pero sin ninguno de los efectos secundarios de engorde.4. Mac & cheese sin pastaLos macarrones con queso clásicos son una bomba de grasa y carbohidratos sin proteínas, pero una vez más, puedes reducir los carbohidratos al reemplazar la pasta estándar con coliflor o una variedad de garbanzos, que contiene un tercio de los carbohidratos de los macarrones de codo regulares.
“Esos platones tricolores duraron muy poco tiempo: en un abrir y cerrar de ojos, los chiles desaparecieron de las charolas... Qué lejano estaba el día que Tita se había sentido como un chile que se deja por decencia para no demostrar la gula”, escribía Laura Esquivel en Como Agua para Chocolate. Yo amo este libro, pero sinceramente no concibo el tiempo en el que los chiles en nogada se dejaban olvidados en el fondo de un plato. No sé si para ustedes pero para mí, sería pecado capital ignorar las cinco horas que, por ejemplo, le tomaba a mi abuelo Toyo pelar las nueces de Castilla. Un gancho al hígado a las tres horas que a Doña Mago, la ayudante de mi amada abuela, le tomaba asar, desvenar y pelar los chiles. Ni qué pensar de las otras cinco horas que le tomaba a mi abuelita preparar la nogada, picar todos los elementos del picadillo, cocinarlos y rellenar cada chile. La recuerdo sentada, tomando con sus manos una bolita de picadillo y metiéndola, con todo cuidado, en el interior de un chile. “Si lo haces con cuchara te salen flacos”, decía ella, una persona que perdonaba todo, menos mal comer. En total le tomaba trece horas completar el platillo: ¿a alguien le queda duda de lo mucho que valían la pena?El por qué los chiles en nogada son tan importantes en la gastronomía de México tiene un poco que ver con la sobada y no comprobada historia de Agustín de Iturbide, en cuyo honor las monjas agustinas del convento poblano de Santa Mónica crearon el platillo, o al escritor Artemio de Valle Arizpe con su relato sobre las tres novias, los tres soldados y un plato para recibirlos que llevara los colores de la bandera trigarante. Tal vez el recuento de los chiles en nogada y su importancia merezca un viaje anterior. Uno de conquistas y mestizajes conjugados dentro de un platillo barroco en ingredientes, técnicas y sabores: la carne picada y especiada con sus recuerdos moriscos; los chiles, el tomate y el acitrón (procedente de la biznaga, hoy en peligro de extinción), legado del Nuevo Mundo; las nueces de Castilla y el jerez importados desde España; las especias traídas de Oriente. La importancia del chile en nogada también podría llevarlos a las elegantes cenas de Porfirio Díaz, con sus gustos afrancesados y acentos nacionales. Se dice que el oaxaqueño era un adepto al platillo y lo pedía en la celebración de su cumpleaños. Nadie lo culpa. El chile en nogada nunca deja cortos los deseos del alma.Gerardo Vázquez Lugo, amo y señor de Nicos, –el restaurante consagrado de la lista de los World’s 50 Best Restaurants– dice que la importancia del chile en nogada son sus ingredientes y su origen. Cada platillo salido de su cocina en Azcapotzalco es un mapa que traza una línea recta hacia los productos y los productores de Zacatlán, del Valle de Tehuacán o de Calpan en el estado de Puebla. Hasta sus platones de talavera hacen honor a la zona. El chile en nogada para él es un platillo que, además, “no desperdicia, es de temporada y usa todo lo que hay disponible en ese momento en una región: las manzanas panocheras, el chile poblano, la pera, la granada”. Para el chef Gerardo Vázquez Lugo no hay UNA sacrosanta receta, esa a la que le daríamos por nombre “La buena”. Existen, en cambio, un sinfín de posibilidades que se adaptan a los tiempos y a los hallazgos de cada familia hasta culminar en una receta que se hereda con más emoción que un collar de perlas. Y de ahí su verdadera relevancia: tal como la cocina tradicional mexicana declarada Patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO –un mérito en el que él y muchos otros investigadores y cocineros nacionales tuvieron que ver– “el chile en nogada es cultura ancestral, viva y colectiva de gran orgullo”. Comer un chile en nogada es devorar cultura. Prepararlo, también. Es un momento de unión, de fiesta. Es una suerte de Noche Buena a la mexicana. Para el chef Gerardo, “implica tradición, temporalidad e ingredientes”. Y mejor aún, “nos reúne alrededor de la cocina. Esa es la celebración”. En los próximos días y hasta el quince de septiembre seguiremos hablando de la importancia de los chiles en nogada. Les daremos algunos tips y sugerencias de cómo hacerlos en casa. Hablaremos de sus ingredientes y de algunas leyendas de su preparación como el chef Gerardo Vázquez Lugo y muchos otros investigadores férreos de la culinaria mexicana. Que comiencen los juegos del chile en nogada y que la caminadora nos agarre prevenidos.Recetas en nogada para iniciar la temporada:Chile en nogada capeadoChile en nogada sin capear
La gastronomía uruguaya es una diversa mezcla de sabores, colores y texturas, y, aunque está fuertemente influenciada por España e Italia debido a la alta migración de los europeos al país latino durante el siglo XIX, existe también una gran similitud con la comida mexicana, como te lo mostramos a continuación con estos 5 platillos de Uruguay que bien podrían pasar por antojitos mexas. Chivito El chivito uruguayo, contrario a lo que se podría pensar por su nombre, se trata de un pan relleno de carne de res con muchos ingredientes, usualmente incluyendo un huevo frito, lechuga, tomate, jamón, mozzarella, tocino, aceitunas, pimiento morrón y mayonesa. ¿Tú también crees que su sabor es equiparable con una rica torta esquinera de jamón con milanesa? Asado Al igual que en Uruguay, el asado lo podemos encontrar también sus versiones argentinas y brasileñas, pero en México sería lo equivalente a la carnita asada. Así como en el asado uruguayo se cocina con distintos tipos de carne como res, ternera, pollo y una gran variedad de salchichas y chorizos a la parrilla o a la leña, en México la carnita asada se prepara en un asador y se utilizan distintos cortes como la arrachera, el rib eye y el bistec, por supuesto acompañados de sus cebollitas, nopalitos y tortillas. Farinata La farinata es una especie de tortilla hecha con harina de garbanzos a la que se le agrega aceite de oliva, pimienta y sal al gusto y se acompaña con parmesano, orégano o tomillo. Es una preparación muy sencilla, casi parecida a la memela oaxaqueña, hecha con harina de maíz y sal, a la que se le pone un poco de salsa. ¿Estás de acuerdo o la relaciones con algún otro antojito mexicano? Empanadas criollas Las empanadas criollas de Uruguay están hechas con harina de trigo y se rellenan de carne molida, pimentón dulce, huevo cocido picado, ajo, chile, sal y pimienta; generalmente se acompañan de una buena copa de vino. La versión mexicana de estas empanadas sería, sin duda alguna, los pastes de papa con carne molida y chile, que puedes acompañar de un vaso de pulque, bebida fermentada que se obtiene de la penca de maguey. Chajá El chajá, un postre típico uruguayo, es un pastel pequeño, cuadrado y esponjoso hecho con pastelería, merengue y duraznos; también se le puede añadir chocolate o dulce de leche y su aspecto es muy parecido al de una capirotada por la consistencia de su pan. De todas estas opciones, ¿con cuál te quedas? ¿Con los platillos de Uruguay o sus versiones de comida mexicana?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD