Leche de coco para pelo maltratado

Por Kiwilimón - Agosto 2015

Desde hace mucho tiempo he escuchado de los increíbles beneficios del coco para nuestro cuerpo, y del aceite de coco para cuidar tanto nuestra piel como nuestro pelo.

Partiendo de eso, me animé a probar otro ingrediente hecho a base de coco. Éste me lo recomendaron para restaurar el pelo maltratado o reseco: la leche de coco.

Nuestro pelo está compuesto de proteínas y cuando éstas empiezan a faltar, el pelo se pone seco, quebradizo, sin brillo o con tiene tendencia a caerse. Para remediarlo debemos regresarle las proteínas que está perdiendo y esas las podemos encontrar en la leche de coco.

Este ingrediente lo podemos comprar en una botica e incluso en el supermercado. Lo único que tenemos que hacer es aplicar una cantidad considerable (digamos como de 3 monedas de 10 pesos) sobre nuestro cuero cabelludo, justo en la raíz.

Extenderlo bien y luego dejarlo reposar unos 5 minutos. Después bájalo al resto de tu pelo usando un peine de dientes anchos, para que todo quede bien cubierto.

Cubre tu cabeza con una gorra de plástico y deja la leche alrededor de una hora, o el mayor tiempo posible. Para terminar enjuaga con agua tibia. Te recomiendo hacer esta rutina una vez a la semana después de lavar tu pelo con tu shampoo regular… Además de devolverle proteína, tu pelo quedará oliendo ¡delicioso!

Cuando lo sientas más sedoso y brillante disminuye la frecuencia a 1 vez cada 15 días y así según vayas viendo resultados.

Ver el artículo original Artículo cortesía de: logomelodijolola
         
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Últimamente escuchamos noticias catastróficas, que nos hacen angustiarnos y no sabemos ni cómo empezar a cuidar el medio ambiente. Uno de los asuntos más problemáticos es el tema de la basura. Según la BBC, a nivel mundial se producen más de 2.100 millones de toneladas de desechos cada año, lo que podría llenar más de 800 mil albercas olímpicas.Es urgente que hagamos algo radical y definitivo al respecto. ¿Has escuchado sobre el Zero Waste?En el movimiento Zero Waste (Residuos Cero), el objetivo es reducir al máximo los residuos y la basura que generamos todos los días. Así, el fin del zero waste no sólo es reducir el impacto ambiental, sino que además busca que la gente viva con menos cosas materiales y llevar una vida más rica en momentos y experiencias, que nos hacen sentir lo verdaderamente importante.Para empezar a ser parte del Zero Waste es importante que tengas en mente estos puntos:Rechazar lo que no necesitamos. Se trata de cambiar hábitos diarios y de forma mecánica, por ejemplo: al ir al súper y en lugar de usar las bolsas de plástico, lleva tus bolsas reutilizables; elige productos que vengan en envases de vidrio para que puedas usarlos con otro propósito; descarta artículos que tengan envolturas innecesarias; siempre prefiere vidrio, cartón o papel en lugar de plástico. Antes de consumir algo, piensa dos veces si realmente lo necesitas y si es algo que a largo plazo vas a usar en repetidas ocasiones; si no es así, prescinde de ello. Reducir lo que necesitamos. Hay productos básicos de la cocina, baño o higiene personal con los que simplemente no podríamos vivir; sin embargo, podemos sustituir los artículos tradicionales que ya conocemos para evitar los desechos. Hoy en día existen muchas alternativas zero waste, por ejemplo, podrías empezar sustituyendo productos de higiene como la pasta de dientes comercial por pastillas masticables de pasta dental, fabricar tu propio desodorante con bicarbonato, sustituir toallas y tampones por una copa menstrual que te va a durar aproximadamente 10 años, usar un rastrillo de acero con navajas intercambiables, usar shampoo, acondicionador y hasta crema corporal sólidas y sin empaque de plástico. Admás, cargar siempre con un termo para tomar agua y evitar a toda costa comprar agua embotellada, también tener a la mano un recipiente para comprar comida en la calle y un juego de cubiertos para evitar los desechables. No es necesario que gastes de más para tener estos artículos, basta con que busques en tu casa utensilios que te puedan servir para este propósito. Reciclar aquello que no podemos rechazar, reducir o reutilizar. Sobre todas las cosas, se trata de reducir el consumo de plástico, en especial el de un solo uso. Por ejemplo, si decides comprar un frasco de mayonesa, en lugar de una botella de plástico que terminaría en la basura, puedes usar el frasco para poner semillas o alimentos que compres a granel, o puedes hacer manualidades con él. El cartón en el que vienen los huevos puede servir como recipiente para germinar plantas, o para mejorar la acústica de un cuarto; mientras que los cartoncitos del papel de baño los puedes usar para hacer actividades manuales con tus hijos, las latas de chocolate o leche en polvo también las puedes usar para almacenar productos. El punto es seguirle dando uso a las cosas y así evitar crear desechos. Compostar, descomponer. En un nivel más avanzado de Zero Waste, podemos crear una composta para descomponer restos orgánicos y productos biodegradables para convertirlos de nuevo en materia prima. El movimiento Zero Waste es una manera de vivir de manera más consciente, simplificando la vida, practicando el desapego a lo material, vivir con menos e invertir dinero y tiempo en lo que verdaderamente importa. Y lo más importante, estás contrarrestando el impacto de tus decisiones, creando conciencia para ayudar al planeta a detener el daño ambiental y realizando acciones concretas que permitan sumar.
Dicen que si quieres conocer a una ciudad y su sociedad, no hay nada mejor que recorrer sus mercados, ya que ellos son puntos de encuentro para las personas donde se reúnen a comprar y vender los productos que son base en sus hogares. En la CDMX, en cada colonia nos podemos encontrar al menos uno, del cual su colorido y diversidad te van a enamorar. Pero hay varios mercados que por su trascendencia y prestigio es necesario que los conozcas.Mercado de JamaicaEste mercado, famoso por su variedad de flores y hermoso colorido, está ubicado en la calle Guillermo Prieto 45, Venustiano Carranza, Jamaica, a unos pasos del metro Jamaica, llamado así en su honor. Llegar al Mercado de Jamaica, es toda una experiencia sensorial, visual y olfativa, es transportarte a un paraíso lleno de las variadas y maravillosas flores que son lo más característico del mercado, ya que ofrecen una variedad cercana a los cinco mil tipos de flores y plantas, sin embargo no es lo único que hay, pues también puedes encontrar frutas y verduras, piñatas, dulces, abarrotes, jarciería, además de ropa y calzado, sin duda ¡Tienes que conocerlo!La MercedEste mercado es el más antiguo de la CDMX, y es un gran centro de abasto de alimentos. Diablitos, carpas de colores, antojitos, artículos de cocina, dulces típicos y todo para tu negocio de comida es lo que puedes encontrar en los pasillos de este tradicional lugar. El Mercado de la Merced es el mayor mercado de la Ciudad de México. Cuenta en su interior con una estación del metro (Metro Merced) y genera casi 500 toneladas de basura en un día. ¡Imagínate! Con su gran diversidad de productos de todo, satisface todas las necesidades del cliente nacional y extranjeros que diariamente lo visitan. Mercado de SonoraEste lugar tiene un sin fin de productos esotéricos y de brujería para todo tipo de cultos: santería, chamanismo, para fieles de la Santa Muerte, de San Judas, San Charbel y otras veneraciones. Miles de personas acuden diariamente a hacerse limpias o consultas de cartas, tarot y otras adivinaciones. Animales exóticos, plantas medicinales y hierbas, veladoras para conseguir trabajo, para “atraer” al ser amado y para cortar la mala vibra.Mercado de San JuanEste mercado es un recorrido imprescindible en la Ciudad de México, ya sea para turistear, comer delicioso o tomar fotos, es ya un sitio especial para gente local y extranjeros por su increíble diversidad de comestibles finos, exóticos y productos gourmet.Carne de león, salas de chapulín, lechón, cabrito, conejo, codorniz, arrachera, armadillo, venado, búfalo, alacrán, escamoles, chapulines, jumiles, acosiles y comida que parece sacada de una película es algo de lo que puedes encontrar en este impresionante mercado. Te recomendamos comer en alguna charcutería y probar los quesos finos.Si hay un lugar mágico en todas las ciudades sin duda son los mercados, y si no conoces estos lugares especiales ¡Tienes que conocerlos para que te enamores de lo que ahí puedes encontrar!
Con la temporada invernal vienen los fríos y con ellos, las enfermedades típicas de este periodo, como la gripa. Sin embargo, la naturaleza es muy sabia y nos brinda frutas con alto contenido de vitaminas y minerales, tales como guayaba, lima, fresa, limón, naranja, toronja, mandarina, kiwi y piña para combatir cualquier resfriado.En México, a lo largo de todo el año y de acuerdo con la época, existen frutas de temporada que son otras que las que se cosecha por mes. Estas frutas son ricas, baratas y accesibles. Además de aportar variedad a la dieta, las frutas de temporada aportan vitaminas y minerales al cuerpo, necesarios para su correcto funcionamiento y adecuados para el cambio de estación.Con el fin de que nunca más vuelvas a comprar un mango verde y fuera de temporada, estas son algunas de las frutas que se dan al año, por mes.Enero: fresa, guayaba, limón, mandarina, melón, naranja, papaya, piña, plátano, tamarindo, toronja, lima y manzana.Febrero: fresa, guayaba, limón, mandarina, melón, naranja, papaya, piña, plátano, tamarindo, toronja, guanábana y manzana.Marzo: fresa, limón, mango, melón, naranja, papaya, piña, plátano, sandía, tamarindo, toronja, guanábana y manzana.Abril: fresa, guanábana, limón, mango, melón, naranja, papaya, piña, plátano, sandía, toronja y tamarindo.Mayo: limón, mango, melón, papaya, pera, piña, plátano y sandía.Junio: limón, mango, melón, papaya, pera, piña, plátano y sandía.Julio: limón, mango, melón, papaya, pera, piña, plátano, sandía y tuna.Agosto: guayaba, limón, mango, melón, papaya, pera, plátano, sandía y tuna.Septiembre: guayaba, lima, limón, mango, melón, papaya, pera, plátano, sandía, toronja y tuna.Octubre: guayaba, lima, limón, mandarina, naranja, papaya, pera, plátano, toronja y manzana.Noviembre: guayaba, lima, limón, mandarina, naranja, plátano, toronja y manzana.Diciembre: fresa, guayaba, lima, limón, mandarina, naranja, papaya, pera, piña, plátano, tamarindo, toronja y manzana.En los mercados de la ciudad podrás encontrar una gran variedad de estas frutas, así que ahora que ya sabes en qué mes se está dando cada fruta, sigue esta guía para saber cómo escogerlas y así te lleves a tu casa lo mejor en estos alimentos.Si buscas cítricos, como la naranja, mandarina, toronja y limón, que te den grandes cantidades de jugo, deberás escoger los que tengan la cáscara lisa y suave, y que tengan un gran tamaño y peso. Podrás conservar los frutos con estas características en refrigeración hasta por diez días y mantendrán sus propiedades intactas.Por otra parte, la guayaba es el fruto predilecto para conseguir un alto contenido en vitamina C. En el mercado habrá varios tamaños y colores, pero sin duda las mejores son las que tienen una cáscara amarillenta con toques rosados y un olor dulce.El jugo de la caña de azúcar contiene 46% de sacarosa, resulta altamente nutritivo y ayuda a combatir los resfriados, la tos y el dolor en los riñones, así que para comprar la mejor en el mercado deberás escoger las recién cortadas, sin manchas negras en la cáscara y corta de los extremos laterales.El tejocote es un fruto que contiene hierro, complejo B y vitamina; se utiliza para el ponche y en los altares de Día de Muertos, por lo que deberás adquirir los que tienen la corteza en color naranja y estén muy firmes; incluso si compras los que aún están verdes podrás madurarlos envolviéndolos en papel de estraza en un lugar cálido.Lo importante al elegir frutas y verduras es que uses tus sentidos y sientas su textura y su firmeza, veas sus colores o incluso huelas la fruta para saber si está madura o no.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD