Los 10 ingredientes más caros del mundo
Recomendaciones de Cocina

Los 10 ingredientes más caros del mundo

Por Kiwilimón - Julio 2015
A veces duele pagar unos cuantos pesos por una buena comida, pero ¿qué tanto son unos cuantos pesos? Existen especias, platillos, desayunos, frutas, peces o tubérculos que la mayoría no podríamos incluir en nuestra selección debido a cuestiones financieras. Aquí algunos de los ingredientes más costosos del planeta, y un poco de su historia.

Caviar Almas

Hay personas que están en una lista de espera de cuatro años para obtener este delicado ingrediente proveniente del esturión beluga albino del Mar Caspio. El caviar Almas (como se dice “diamante” en ruso) tiene un color pálido y claro comparado con el negro del caviar que hemos visto y dicen los expertos que su sabor te lleva directo al cielo. Precio: 240 mil a 444 mil pesos el kilo.

Trufas Blancas de Alba

Originarias de Piemonte, al norte de Italia, y de Croacia, estos preciados hongos crecen entre las raíces de determinadas especies de árboles y su cultivo es sumamente complicado. Perros de caza especialmente entrenados localizan las trufas que se dice además, tienen altos poderes afrodisíacos. Entre todos los tipos de trufa, la blanca es la más cotizada por su exquisito aroma y su intenso sabor. Precio: 39 mil a 121 mil pesos el kilo

Azafrán

Indiscutiblemente el condimento más caro del mundo. Son los pistilos de una flor llamadaCrocus sativus  que se recolecta a mano cortando con enorme delicadeza cada uno de éstos para consumo y sazón de exquisitos platillos como currys, arroces o pescados. Precio: 32 mil a 50 mil pesos el kilo

Café Kopi Lukak

El proceso que viven los granos de este café es tan extraño que se ha convertido en una moda en Asia, donde la gente que lo consume paga cantidades exorbitantes por una taza. Es producido en Indonesia y su característica particular es que los granos del café son comidos por una especie de felino pequeño (similar a un gato) llamado Kopi Lukak, cuyos jugos gástricos generan un proceso enzimático en los granos que después son recolectados de su excremento, brindándole este sabor especial y complejo tan demandado. Precio: 3 mil 500 a 17 mil 200 pesos el kilo

Hongos Matsutake

Una vez más, los productos de origen japonés nos sorprenden. Se cosecha en septiembre y crece al pie de los pinos alimentándose del piso forestal y de hojas secas. Son muy difíciles de cosechar, anualmente sólo se logran menos de mil toneladas en todo el mundo. Mientras más penetrante sea su aroma, mejor es su  calidad. Precio: 15 mil a 22 mil 100 pesos el kilo

Atún aleta azul

Debido a su carne, textura tan suave y sabor único e intenso, esta especie es una de las favoritas entre consumidores de pescado crudo. Está en peligro de extinción y las subastas de los mercados japoneses se pelean por los kilos de este preciado animal marino. A principios de este año, se vendió el atún aleta azul más caro del mundo en Tokio por 1.76 millones de dólares cuyo peso era de 222 kilogramos. Precio: 43 mil a 98 mil 800 pesos el kilo

Pez globo

Comer pez globo es prácticamente poner en juego nuestra vida debido a lo altamente venenoso de la especie. Sin embargo, lo conocedores comentan que es uno de los sabores más exquisitos del planeta. Hay que ser un verdadero experto para cortar este pecado sin cortar las vísceras, donde se aloja el veneno capaz de matar a más de una docena de personas.  En Japón es conocido como Fugu y degustarlo es todo una tradición. Precio: 900 a mil 300 pesos por una diminuta porción

Papa Bonnotte

Esta especie de papa que solamente crece en 50 metros cuadrados en todo el planeta, en una región de Francia. La penetración en la tierra de la algas marinas de la costa hace que el tubérculo adopte un sabor marino y salado convirtiéndolo en una “verdura del océano”. La recolección se hace a mano ya que son demasiado frágiles y solamente se cosechan una semana al año. Precio: 7 mil a 10 mil pesos el kilo

Melón Yubari

Hay quienes dicen que el melón es oro en Japón. La ciudad Yubari en Japón es donde cultivan esta fruta híbrido de dos variedades de melón. Como requisito tiene que haber sido polinizado exclusivamente por abejas y aseguran que probarlo hará feliz a cualquiera. Generalmente se venden en pares,  sus proporciones son perfectas y su carne sumamente jugosa. Precio: 5 mil a 93 mil pesos cada uno

Queso de leche de alce

Este producto exclusivo de una granja en Suecia llamada ‘Moose House’ cría los alces y los ordeñan solamente entre mayo y septiembre, tardando más de dos horas en ordeñar cada hembra.  Su producción es muy limitada y es por eso su alto precio. El sabor y los beneficios de dicho queso afirman lo que lo comen, son extraordinarios. Precio: 10 mil a 14 mil 300 pesos el kilo Ver artículo original
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Ser pionera en la cocina no es fácil. Corrijo. Ser pionero en cualquier ámbito es una rareza. Chepina Peralta fue de aquellas señaladas para abrir brechas y lo hizo prendada de las recetas: en los años sesenta fue la primera conductora mujer en liderar un programa culinario en América Latina. En los noventa años que Lucía Josefina Sánchez Quintanar vivió, nos hizo soñar con los sabores de aquello que la mirábamos hacer del otro lado del televisor. La semana pasada partió, pero está claro: Chepina Peralta es cultura popular mexicana. Su legado no se va a ningún lado.Chepina fue la conductora de programas inolvidables como La Cocina de Chepina, Chepina en tu cocina y por supuesto, Sal y Pimienta, entre muchos otros. En cada uno, siempre la enmarcaban la barra de una cocina y unos anaqueles de set, mientras parada o sentada, pelaba ingredientes, agregaba especias y salpicaba sin reparos. En ella no había poses ni rituales histriónicos. Al contrario. En sus programas nos hacía creer que la comida rica estaba al alcance de todas las manos y que lo máximo sería probar algo que viniera de las de ella. A mí personalmente me inspiró a los siete años a fantasear con mi propio programa culinario. Muy a pesar de la cocina de mis padres, yo no agregaba espinacas ni acelgas en la licuadora cuando veía Sal y Pimienta. Lo que ella evocaba en mí era crear, divertirme: “Amigos, el día de hoy prepararemos unos deliciosos bombones con papitas… y pimienta… y cátsup… y galletas… en la tostadora. ¡Van a quedar buenísimos!”. Chepina no sólo inspiró a niños y sus madres, sino a generaciones de familias que comenzaron a comer con los ojos. Gracias a ella –la señora del mandil floreado– muchas mujeres decidieron darle descanso al microondas, comer menos guisos de congelador. La cocina y la salud de las generaciones abre-fácil conocimos la esperanza de lo hecho en casa. Pero que a nadie engañe esa dulzura de tía entrañable, de abuela consentidora. Chepina Peralta supo construir su propio emporio alrededor de las recetas. Ella no estudió para cocinera. Según su descripción era una “maestra en el arte de la palabra”, por lo que la conducción de un programa televisivo parecía irle como guante de seda.  Su facilidad de palabra y carisma le valió un espacio fijo en distintas televisoras en las que grabó casi ocho mil programas. De los libros de su autoría se cuentan trece. Hay programas de radio, entrevistas, publicaciones escritas. Todo. Chepina, antes de que la cocina mexicana fuera el orgullo nacional que es ahora, la divulgó, la reincorporó al menú diario con preparaciones fáciles y accesibles para las amas de casa. La cocina de los años setenta y ochenta estuvo marcada por sus cremas de verduras, por sus mixiotes, sus atoles, sus tortitas de papa, sus pasteles salados y sus gelatinas. Sin más, definió la cocina de todos los días en el devenir de los años. En el marco del Festival Morelia en Boca de 2017, Chepina Peralta recibió un reconocimiento por el mérito de sus cuarenta años de carrera. Aún tengo el recuerdo de la chef contando emocionada que había sido a través de la cocina que había conocido México, el mundo y, sobre todo lo demás, a sí misma. Chepina seguirá siendo la inspiración de quienes pensamos que cocinar es alegría, terapia y autoconocimiento, y que un plato a la vez se puede cambiar a otros, a uno mismo.
Esta mascarilla de avena casera para el cabello grasoso es una opción natural perfecta no sólo para quitar la grasa de tu melena, sino que además no te resecará el cuero cabelludo.La avena es rica en lípidos y proteínas que hidratan el cuero cabelludo y así ayudar a prevenir la caspa, que a veces puede ser generada por un exceso de grasa. Gracias a las saponinas con las que cuenta, es un gran limpiador que elimina las escamas de caspa y tendrás como resultado un cuero cabelludo más fresco.Beneficios de la avena en el cabelloLa avena previene daños, gracias a que puede hacer que el cabello se vuelva más elástico, así que puede ser un ingrediente en tu tratamiento acondicionador de fortalecimiento diario. De hecho, el uso diario de avena puede conducir a conservar la longitud y ayudarte a tener cabello más fuerte y limpio.Además de fortalecer y limpiar, la avena puede ayudar a prevenir la caída del cabello. Gracias a su contenido en fibra, este ingrediente ayuda a que tu cuero cabelludo reciba la cantidad adecuada de nutrientes para hacerlo crecer de manera saludable. Sus propiedades exfoliantes también destapan los poros y facilitan el crecimiento del cabello. Usarlo como mascarilla para el cabello puede ayudar a engrosarlo.También puede ayudarte a prevenir las puntas abiertas si no deseas utilizar productos comerciales para tratarlas, gracias a que tiene vitaminas y minerales que nutren e hidratan el cabello para que crezca sano desde la raíz hasta las puntas.Para usar avena como mascarilla para el cabello grasoso, sólo remoja 1 taza de avena en 3 tazas de agua, pues lo que usarás será la “leche de avena” del remojo. Aplícala en tu cabello seco, en las raíces, puedes usar algodón o hacerlo con tus manos directamente. Da un ligero masaje, deja reposar por media hora y después lava tu cabello como de costumbre.Esta mascarilla natural para el pelo no te deja residuos ni olores, pero sí una cabellera muy limpia y sedosa, así que si la pruebas, cuéntanos en los comentarios cómo te fue.Foto de portada de Melissa Di Rocco en Unsplash.
Hoy más que nunca es prioritario el compromiso con la agricultura, la alimentación, la naturaleza y el impacto social a través de la gastronomía.Estos elementos fueron la motivación de Lucio Usobiaga para conformar Arca Tierra, un lugar de encuentro entre agricultores campesinos y las personas que viven en Ciudad de México, interesadas en llevar una alimentación saludable y apoyar al campo. Arca Tierra busca sanar la tierra aplicando los principios de la agricultura regenerativa y el comercio justo en Xochimilco. Hace algunos años, Lucio llegó a Xochimilco en busca de verdura orgánica y al percatarse de los problemas de la zona y la grave amenaza que enfrentan si no se tejen redes para su conservación dedicó toda su energía para consolidar Yolcan, en el 2011, proyecto que ha ido recuperando las técnicas y tradiciones de la agricultura en las chinampas. Hoy Lucio continúa sus esfuerzos de consolidación y promoción de la agricultura orgánica en México con Arca Tierra. Aquí ofrecen canastas básicas de los productores tales como vegetales, hortalizas y semillas. También productos de especialidad como salsas, café, tlacoyos o sales. Su oferta se nutre de las entrañas del campo mexicano y las manos que lo producen. Además, en Arca Tierra ofrecen experiencias que van desde los recorridos por las chinampas y su enseñanza de la agricultura orgánica, hasta experiencias gastronómicas de la mano de los mismos productores y reconocidos chefs.  Para Lucio, las y los agricultores son las personas más importantes en la sociedad actual: "cuidan el entorno, nos alimentan y nos conectan con la naturaleza. En gran medida, nuestra salud y la salud del suelo depende de ellas y ellos. Ahora necesitamos más agricultoras y agricultores orgánicos que nunca para conservar nuestras variedades, lograr la seguridad alimentaria y ayudar a revertir el cambio climático”.Sin duda, Arca Tierra es un proyecto que vale la pena conocer y compartir para alimentarnos sanamente, apoyar el trabajo de agricultores campesinos, fortalecer la economía local, regenerar la tierra, revertir el cambio climático y conservar nuestras tradiciones culinarias y culturales. ¡Te invitamos a conocer Arca Tierra! 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD