Los 5 mejores platillos de México

Por Kiwilimón - Julio 2014
  Vivir en un país o en un ciudad, es recorrer sus calles, conocer a su gente y también, disfrutar su comida. En Japón la sobriedad de los ingredientes con el arroz como base son la esencia; en Argentina los protagonistas son los cortes, embutidos y empanadas; en Italia la pasta, el vino y el tomate llevan la batuta; y en Rusia el betabel, la crema y las papas dicen “presente”. Sin embargo, pocos países pueden jactarse de tener una amplia gama de cocinas regionales, con múltiples diferencias entre sí. México es una de estas naciones, lo cual se refleja en la decisión de la UNESCO de nombrar a las cocinas mexicana y francesa como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Lamudi, el portal inmobiliario líder en México, te presenta 5 platillos de estas regiones. 1. Pescado a la Veracruzana (Veracruz) La primera ciudad en territorio mexicano fundada por españoles fue el puerto de Veracruz, a partir de la cual comenzó el mestizaje cultural, lo cual se refleja en la cocina. Una gran variedad de platillos engalana la cocina veracruzana, como son las memelas, picaditas y garnachas, consentidas de los mexicanos, o el “Casamiento,” que combina el arroz con frijoles refritos. Pero el ícono de la tradición culinaria veracruzana, y fiel muestra de este mestizaje cultural, es el “Pescado a la Veracruzana.” Generalmente preparado con huachinango con un caldillo de jitomate, cebolla, aceitunas y alcaparras. Parecido al famoso “Pescado a la Vizcaína” de la cocina vasca, pero cambiando el pimiento morrón por un chile largo, también llamado güero. 2. Cochinita Pibil (Yucatán) En el sureste del país se encuentra el estado de Yucatán, con una personalidad tan marcada como la de su cocina, producto del aislamiento geográfico y las condiciones climáticas y culturales de la zona. La herencia maya se refleja en el nombre de sus platillos, como el “Poc-chuc,” una especie de cecina de cerdo; o el “Zic de venado,” marinado en jugo de naranja. Sin embargo, también hay una fuerte influencia de la cocina española, produciendo una interesante unión gastronómica. La “Cochinita Pibil,” hecho con carne de puerco deshebrada, aderezado con achiote, naranja agria y vinagre es quizá el platillo más popular del estado; usualmente se compaña de chile habanero en pasta, cebolla morada y cilantro. Receta cochinita pibil Receta de Cochinita Pibil Yucateca Cómo desflemar cebolla morada desflemar cebolla morada 3. Mole rojo (Oaxaca) Una de las tradiciones culinarias más representativas del país es la del estado de Oaxaca. En su territorio se dan cita el “Manchamanteles,” el “Chileatole,” la “Lengua Alcaparrada,” o los “Tamales oaxaqueños.” También están las famosas “Tlayudas,” y los chapulines, ideales para hacer quesadillas con queso Oaxaca. Pero lo mejor de las mesas oaxaqueñas es la gran cantidad de moles. Este platillo quizá sea la culminación de la sofisticación de la cocina mexicana, debido a su complicada preparación, en la cual se mezclan una gran cantidad de ingredientes como el chile y el chocolate, herederos de la tradición prehispánica, o la pimienta y la canela, traídas desde Oriente durante la Colonia. De todas las variedades de mole, escogemos el mole rojo como el más representativo. 4. Carnitas (Michoacán) Con un perfil gastronómico aparentemente bajo, Michoacán se ha posicionado como el referente nacional para declarar a la cocina mexicana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO. Aquí han nacido platillos como los “Uchepos,” tamales dulces de maíz; o las deliciosas “Corundas,” pan de maíz sazonado con cenizas. Pero nada se compara con las famosas “Carnitas.” A base de maciza, vísceras y la piel del cerdo, sazonadas con especias, sal y tequesquite, con un toque de jugo de naranja o cerveza para darle su peculiar brillo, preparado en las características ollas de cobre. Todo acompañado de tortillas, cilantro, cebolla picada, limón y sal. 5. Chiles en Nogada (Puebla) ¡Qué chula es Puebla! Con sus edificaciones coloniales, sus artesanías de talavera y sobre todo, su exquisita comida. En tierras poblanas nacieron muchos de los dulces consentidos de los mexicanos, como los jamoncillos, los borrachitos y los camotes. También de aquí son las “Cemitas rellenas,” los “Pambazos” y el exquisito “Mole de Caderas,” Sin embargo, los “Chiles en Nogada” son la joya de la corona de la gastronomía poblana, y quizá de la mexicana. Un chile relleno de picadillo dulce, capeado y bañado en la famosa nogada, una salsa hecha con nuez de Castilla, todo adornado con granada y cilantro. Si el cielo tuviera un restaurante, seguro que el platillo principal serían “Chiles en Nogada.”     Artículo cortesía de  LogoLamudi  
Receta de Chilaquiles de Mole

Chilaquiles con Mole

Receta de Sencillos Chiles en Nogada

Chiles en Nogada

Receta de Tostadas de Cochinita con Yoghurt Estilo Griego

Tostadas de Cochinita

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Qué comer en la Cuaresma suele ser una duda que a muchos de nosotros nos pone a pensar, pero la pregunta que nos pone de verdad en jaque es ¿se puede comer pollo en Cuaresma?La Cuaresma son los 40 días previos a la Pascua y es una temporada importante en el calendario cristiano, en la cual, los creyentes se preparan espiritualmente para la Pascua y siguen el ejemplo que Jesús dio antes de morir, con un ayuno en esos días. Así, la Cuaresma es un tiempo de purificación que inicia con el miércoles de ceniza y termina el sábado de resurrección. Aunque el ayuno depende  las creencias de cada persona, la idea de la tradición es hacer una penitencia, por lo que se renuncia a algo, en este caso, algunas comidas.Mientras que las personas más ortodoxas renuncian a las carnes rojas por cuarenta días, otras sólo practican el ayuno de carnes los viernes de Cuaresma y algunas más deciden dejar la carne sólo el viernes santo, es decir, el último viernes de los cuarenta días.Pollo en Cuaresma: ¿se puede comer?La respuesta es sí. Se puede comer pollo en Cuaresma, porque el ayuno es de carnes rojas. Esto tiene su explicación en que, por lo general, las carnes rojas son consideradas un insumo preciado y por eso se renuncia a él, pero también porque dentro de las creencias religiosas, la carne representa el cuerpo de Cristo.El pollo, junto con otras aves, como el pavo o la gallina, además del pescado y los mariscos, es considerado carne blanca, por lo que comer pollo en cuaresma sí se puede.Aunque en esta temporada, los platillos estrella suelen ser aquellos sin carne o se aprovecha para cocinar mariscos en este tiempo del año, para evitar aquello que no se debe comer en Cuaresma.Si no sabes qué cocinar esta Cuaresma 2020, te damos algunas ideas.Enchiladas mineras de GuanajuatoSon un platillo mexicano sin carne, delicioso y práctico para estos días.Chile relleno de pescadoUna forma sencilla de comer pescado, acompañado de un chile poblano que no te puede faltar.Tostadas de atún a la mexicanaNada más practico que unas tostadas con atún de lata guisado con un poco de jitomate.Rollitos de pescado rellenos de arrozEsta es una receta perfecta para incuir a los niños en la cuaresma si la preparas con una salsita de tomate sin chile.¿Tú comes pollo en cuaresma? 
La leche materna es el mejor alimento para los recién nacidos, pero también durante la lactancia las mamás tienen necesidades nutricionales especiales, debido a la pérdida de nutrientes que sufre a través de la leche materna.Además, los nutrientes presentes en la leche proceden de la dieta de la madre, por lo que para que tanto bebé como mamá tengan la mejor salud y bienestar, la mujer tiene que aumentar la ingesta de nutrientes.¿Qué frutas son buenas durante la lactancia?En principio, puedes comer todo tipo de frutas ya que ninguna es mala durante la lactancia, aunque es cierto que algunas frutas más ácidas o cítricas le pueden caer mal al bebé y causarle gases o diarrea, por lo que debes estar bastante atenta. También debes tomar en cuenta que algunas frutas como la piña, el kiwi y los cítricos pueden cambiar el sabor de la leche y esto podría provocar que la rechace. En cuanto a qué frutas son las mejores, aunque todas son beneficiosas ya que aportan gran cantidad de nutrientes al bebé, se recomiendan las más dulces y fáciles de digerir, como el mango, la pera, el plátano, el melón o la manzana dulce.Además, puedes consumirlas tanto crudas y enteras, como cocidas o al horno. Y si no te gustan mucho las frutas y te cuesta comerlas, opta por hacerte smoothies o jugos con fruta o mezclarlas en las ensaladas, con yogur. Sea de la manera que sea, recuerda que es importante que consumas unas 3 piezas de fruta al día para que tu dieta durante la lactancia y una vez acabe esta sea sana. Además, deberás beber mucha agua , por lo menos unos 2 litros al día, comer verduras, cereales integrales, legumbres, carnes magras, lácteos, pescado o frutos secos para que tanto tú como el bebé puedan estar en las mejores condiciones.
Los caldos son un platillo muy común en las cocinas mexicanas, no importa si hace frío o calor, un caldito no sólo nos alimenta y nos apapacha el alma, también le brinda beneficios increíbles a nuestro organismo.A pesar de su popularidad, los pros de comer caldos no son muy conocidos, por eso te los vamos a explicar:No es casualidad que nuestras abuelas y mamás nos preparaban un caldito cuando teníamos un mal día o estábamos enfermas, ya que tomarlo caliente proporciona bienestar y confort, le dará calor a nuestro cuerpo y también a nuestra mente, proporcionándonos una inmensa sensación reparadora.Los caldos, por lo general tienen muy pocas calorías y son ricos en proteínas, además por tener una base de agua, mantiene la hidratación en el cuerpo para el correcto funcionamiento de todos tus órganos. Además, dependiendo de los ingredientes que se hagan para prepararlos, otorgan diferentes nutrientes. Estos son algunos de los caldos más populares:Verduras: Este caldo además de saludable y delicioso, es una manera muy práctica de aprovechar los restos de los vegetales que usas normalmente en tu cocina y así no desperdiciar nada. El caldo de verduras lo puedes preparar con cualquier cáscara y restos de vegetales que tengas, usualmente se usan cáscaras de zanahorias, de papa, de chayote, los extremos de la calabaza, los tallos del brócoli y hasta las capas externas de la cebolla. Los que no son tan recomendables son los que puedan cambiar cambiar el color del caldo como el betabel o los que lo puedan fermentarlo como el jitomate o los tomates. Los ingredientes del caldo de verduras son ricos en fibra y agua; aportan vitamina A , en el caso de la zanahoria y, de acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición, carotenoides que ayudan a la visión y al cuidado de la piel. Si le pones papa y brócoli del caldo, se puede fortalecer el sistema nervioso y el muscular; ya que aporta al cuerpo potasio.Pollo: Este tipo de caldo es uno de los más comunes y más deliciosos. Puedes servirlo solo con la pieza de pollo o también le puedes agregar verduras, arroz o hasta garbanzos.Con el pollo, el caldo adquiere vitamina B que ayuda al sistema nervioso. Además de aportar fósforo que ayuda a la formación de huesos y dientes.Res: Las carnes rojas son una rica fuente de proteínas, vitaminas y minerales. Comer carne aporta hierro, zinc y selenio, así como vitaminas del grupo B, que en combinación con otras verduras aumentará el valor nutrimental del caldo, pues se le añadirá fibra que ayude a mejorar la digestión.Pescado: El pescado es uno de los alimentos que más nutrientes aportan, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación FAO este alimento contiene proteínas, vitaminas y minerales. Algunas de las vitaminas que contiene son la A y la D; además de minerales como fósforo magnesio, selenio y yodo.Algunas regiones de México tienen sus propios caldos característicos.Caldo de papa y queso: Este platillo es una receta tradicional hecha con Queso Chiapas, que le da un toque ácido y el sabor picante del chile chilaca.Caldo de haba: Su textura espesa y su particular sabor lo hacen un plato delicioso y lleno de nutrientes. Caldo de hongos con epazote: muy tradicional mexicana de hongos y setas, aromatizada con epazote fresco. Es ideal para empezar una buena comida, servida con queso panela y cubitos de aguacateOtros usos del caldoNo sólo como platillo los caldos son nuestra salvación, también son un gran auxiliar en la cocina. Puedes usarlos como base de arroz para que quede con más sabor, también puedes usarlo para poner a cocer carne o diluir una salsa que ha quedado muy espesa.Como ves, los caldos son todo menos básicos, están llenos de beneficios, son prácticos, siempre caen bien y son tus aliados en la cocina. Prepara el que mejor se adapte a lo que necesitas y disfruta.
Seguramente ya sabes que existen diferentes tipos de piel: normal, seca, grasa y mixta, y aunque el tipo de piel se determina genéticamente, su estado  puede variar por diferentes factores, tanto internos como externos, además de hormonas, higiene o estrés, entre otros.La más fácil de identificar es la piel grasa, ya que en el rostro se ve más brillo y tiene más tendencia a presentar puntos negros y granos. Las pieles mixtas cuentan con una parte del rostro más grasa y en otras partes, la piel puede ser más seca. La normal es aquella que cuenta con una apariencia más uniforme y equilibrada. Finalmente, la piel seca es la que produce menos grasa y no retiene la humedad. Motivos por los que aparece la piel grasaEste tipo de piel suele ser algo que se presenta por herencia, por lo que si notas que tus abuelos y padres presentan un rostro abrillantado, lo más probable es que tu también lo tengas o lo vayas a tener. Sin embargo, el principal motivo para tener una piel grasa suele ser el sobrepeso y una alimentación poco adecuada.Cualquiera que sea el motivo para tener este tipo de piel, te vamos a recomendar unas mascarillas que seguramente te van a ayudar a mejorar la apariencia del rostro:-Mascarilla de plátano, miel y jugo de limónSe sabe que por sus nutrientes, el plátano es muy bueno para la apariencia de la piel, así como la miel tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, lo que ayudará si es que la grasa te ha provocado algún brote de acné. Con un plátano maduro haz un puré e incorpora una cucharada de miel. Mezcla bien y agrega una cucharada de jugo de limón. Mezcla hasta tener una pasta que deberás untar en tu cara limpia. Déjala actuar 15 minutos y enjuaga con agua tibia. -Mascarilla de fresa, miel y azúcarLa fresa tiene un efecto astringente que tiene la capacidad de desinfectar la piel sin ser agresivo, además, se usa también frecuentemente para disminuir la sobreproducción de sebo.Utiliza 6 fresas y una cucharada de miel, otra de azúcar moreno y de limón. Mezcla hasta formar una pasta y aplícalo en cuello y rostro durante 10 minutos y retíralo con agua abundante-Mascarilla de yogurt y fresaEl yogurt es un ingrediente que ayuda a desinfectar y refrescar la piel, aporta una apariencia rejuvenecida al rostro cuando es utilizado de manera regular y, por su parte, la fresa ayuda a controlar la producción de grasa en la piel.Para esta mascarilla necesitas un cuarto de taza de yogur y un cuarto de fresas frescas. Tritura las fresas y forma una mezcla, Aplícala en la cara durante 15 minutos y lava con agua fría.-Mascarilla de pepino y sandíaEl pepino tiene propiedades astringentes que ayudan a controlar y reducir los excesos de grasa en la piel, la mantiene limpia e hidratada, y reduce el riesgo de sufrir de acné.Usa un par de cucharadas de jugo de pepino mezcladas con algunas de sandía triturada, una cucharada de yogur y leche en polvo. Remueve bien y aplícalo sobre cara y cuello durante unos 15 minutos y retira con una toalla húmeda. Con estas mascarillas caseras para piel grasa, podrás lucir una piel correctamente hidratada y sin brillos con ingredientes naturales, accesibles y fáciles de conseguir.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD