Menos proteína animal, más salud
Recomendaciones de Cocina

Menos proteína animal, más salud

Por Kiwilimón - Noviembre 2016
No lo vamos a negar: comer carne es delicioso. Sin embargo, el consumo excesivo de productos animales puede provocar problemas en la salud. Si eres fan de las hamburguesas y los cortes, sigue leyendo para descubrir cómo puedes bajarle a las proteínas animales para mejorar tu salud. Como todos los componentes alimenticios, las proteínas cumplen una función en nuestros organismos. El crecimiento muscular y el desarrollo de nuevas fibras dependen de las proteínas. Aunque es evidentemente importante consumirlas, esto no significa que debemos comer grandes cantidades de alimentos ricos en proteínas, sobre todo porque la mayoría de estos – principalmente los de origen animal – también tienen altos niveles de grasas. Cuando se llega a abusar en el consumo de proteína animal se presentan algunos problemas de circulación, colesterol y obesidad. Por si fuera poco, los niveles excesivos de proteínas pueden afectar los riñones y el hígado. Si decides disminuir tu consumo de proteínas animales, tu cuerpo experimentará cambios importantes, entre ellos:
  • Pérdida de grasa y líquidos retenidos
  • Disminución de riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares
  • Aumento de energía
  • Reducción de la apariencia de la celulitis
  • Prevención de estreñimiento
  • Disminución de químicos y antibióticos derivados de los animales
  Existe el mito en torno a las proteínas que dice que solo a través de los productos animales se pueden obtener estas. La realidad es que existen muchas opciones que pueden servirte como fuente natural de proteínas y ayudarte a conseguir los niveles necesarios sin necesidad de consumir carne.   Te Recomendamos estas fuentes de proteína vegetal para que comiences a limpiar tu cuerpo: Frijoles: https://www.instagram.com/p/BNPrUBfATZ0/   Insectos: Los insectos son una fuente de proteína muy nutritiva. Seguramente haz probado los escamoles, chapulines o escargots. Si no es así, ¡siempre hay una primera vez! Además también puedes encontrar polvos y barras de energía  saludables hechas a base de insectos. https://www.instagram.com/p/BNPmCAyByu_/ https://www.instagram.com/p/BM1RA2AAZWH/ Garbanzo: Ya sea en hummus o tu presentación favorita. ¡Come más garbanzo y menos queso! https://www.instagram.com/p/BNP2yGHjq6P/ Lenteja: ¡Son ricas en hierro y por supuesto en SABOR! https://www.instagram.com/p/BNPGsrWBdAk/ Quinoa: Esta es genial y ya la conoces. Pruébala dulce o salada. https://www.instagram.com/p/BNLYD8SDZiq/ ¡CUIDADO! Si estás empezando a preferir proteínas vegetales, no te dejes engañar. Todo mundo cree que la SOYA es un gran sustituto de la carne, pero la soya es muy poco saludable ya que es de los alimentos MÁS PROCESADOS y con muchos químicos y sal. Si te fijas, la gran mayoría de los alimentos procesados empaquetados contienen soya en su lista de ingredientes. Evítala y mejor opta por las opciones que te acabamos de dar.

Con estas recetas te sentirás mucho mejor y satisfecha sin sacrificar el sabor de la comida:

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La pasta es uno de los alimentos más ricos, versátiles y variados: espagueti, macarrones, tallarines, fusilli y otras formas de pasta son parte de la dieta cotidiana de muchos hogares alrededor del mundo. Este producto básico de la dieta mediterránea se puede combinar con una gran cantidad de salsas, así como también suele ser gran acompañante de ensaladas y carnes. Se trata de un alimento que se ha incorporado a la dieta de la mayoría de países del mundo.Debido a sus numerosas variables, existen varios trucos, así como también varios mitos para prepararla, y aunque no existe una manera incorrecta de cocinar la pasta, aquí te vamos a dar unos excelentes tips para que te quede perfecta. Cantidad de aguaLa pasta se debe cocer en abundante agua, la relación debe ser el peso de la pasta multiplicado por 10. Por ejemplo: si vas a cocer 100 g de pasta, entonces lo ideal será usar un litro de agua como mínimo. El agua es primordil porque durante su cocción, la pasta pierde almidón y el que esté bien hidratada evitará que se se pegue. Aceite, ¿sí o no?Uno de los errores más comunes es echarle aceite o mantequilla, sin embargo hacerlo es algo que debes evitar, pues no añade sabor y el aceite provocará que la pasta adquiera una capa que la hará escurridiza. Si no quieres que se pegue, lo único que hay que hacer es calcular bien la cantidad de agua a utilizar para la cocción.Sal, ¿en qué momento se le añade?La sal la debes echar después que el agua haya empezado a hervir, porque si lo haces antes retrasarías la ebullición. Para saber cuánta sal es la correcta, ten en cuenta esta regla: la proporción de sal y agua debe ser de aproximadamente una cucharada sopera de sal por litro de agua, puede sonar demasiado pero la mayoría de la sal se quedará en el agua cuando la escurras. Otro de los consejos que te podemos dar es que uses sal de grano en lugar de sal fina, ya que la sal de grano es más fácil de dosificar. PastaLa pasta se debe agregar al agua una vez que haya hervido y después de la sal; manten el fuego lo suficientemente alto como para garantizar que el agua no deje de hervir en ningún momento. No es necesario tapar la olla ni tampoco remover más de una vez la pasta, pues si pusiste agua abundante, el movimiento de las burbujas será suficiente para mantener la pasta en movimiento sin necesidad de remover.Tiempo de cocciónEl tiempo de cocción depende del tipo de pasta, la temperatura del agua, el tipo de pasta, pero de manera general se recomienda de 5 a 7 minutos. Si vas a mezclarla con salsa y cocinarla un poco más, basta con 5 minutos. Si en el paquete de la pasta se recomienda cocer por 10 minutos, de 5 a 7 ya estará al dente. En caso de usar la pasta para una ensalada, lo recomendable es cocerla de 6 a 7 minutos y enfriarla para cortar la cocción. SalsaUn par de minutos antes que finalice la cocción, calienta la salsa en una olla o sartén. Si tú preparaste la salsa, puede ser en el mismo recipiente de la preparación, en caso de salsas calientes.Pasos finalesEscurre la pasta en un colador y viértela en la sartén o la olla con la salsa previamente calentada. Saltea la pasta a fuego vivo durante unos 30 segundos, removiendo continuamente para garantizar una distribución uniforme de salsa. Si notas que la pasta está un poco seca, puedes agregar unas cucharadas de agua. Quita del fuego la sartén pasados los 30 segundos para evitar que la pasta se pase.Si sigues estos consejos, te garantizamos que tendrás una pasta perfecta, aunque a la hora de cocinar en gustos se rompen géneros y la creatividad será tu mejor aliada.
Sabemos que la situación del medio ambiente es crítica, sin embargo, cada vez son más las personas que quieren tomar acciones responsables y hábitos más respetuosos que si bien están redefiniendo nuestra manera de vivir, también están contribuyendo con el mundo. Una de las tendencias más fuertes de este año, de acuerdo con Pinterest, es la del consumo responsable, pero para poder aplicarla y hacer un consumo mucho más consciente, te vamos a explicar de qué se trata. Consumo sustentable se refiere a usar cosas materiales y servicios de manera responsable para optimizar los recursos naturales, reducir las emisiones de contaminación. Es decir que compremos y usemos solo lo que verdaderamente necesitamos para evitar los desechos y el uso de materias y así frenar el deterioro del planeta. Desde hace varios años el término de consumo sustentable ha tomado mayor importancia, tanto así que forma parte de las políticas públicas hacer énfasis en la necesidad de controlar la producción y consumo para evitar en lo posible el deterioro del planeta Tierra y la vida de los seres vivos.Desde hace un tiempo se ha ido cambiando hacia un consumo más consciente. Para muchas personas, eso significa utilizar menos cosas, ser más sustentables y ser responsable con los residuos. Y pese a que se espera que tanto las grandes empresas y corporaciones y los gobiernos hagan políticas basadas en el consumo responsable, es preciso saber que podemos empezar desde nuestro hogar y enseñarle a los miembros más pequeños de la familia, pues las acciones individuales pueden impactar de gran manera y ayudar a dirigir el mundo hacia un futuro más sustentable.De manera habitual, adquirimos más cosas de las que en realidad necesitamos. El consumo responsable incide en la necesidad de adecuar nuestras compras a los recursos existentes en el planeta de manera que favorezcan tanto su disponibilidad como la igualdad social.Estos son consejos para aplicar el consumo responsable en nuestras casas:1.- Planifica tus comprasAntes de ir al súper o al mercado, haz una lista de lo que vas a necesitar. Con una lista no solo ahorrarás dinero, además evitarás comprar productos de más o que no vas a utilizar.2.- Aprende a leer etiquetasNo todos los productos contaminan lo mismo, ni en su producción ni en su uso. Fíjate en la etiqueta para que aprendas a identificar qué productos son los que causan un menor daño ambiental. 3.- Apoya el comercio justoProcura realizar tus compras en empresas que tengan una política de cuidado al medio ambiente y a un trato humano. 4.- Compra productos localesEs muy importante que tomes en cuenta que todo producto, sea comida o cualquier otro tipo de objeto, tiene una huella ecológica calculable según parámetros como su proceso de producción, su transporte y distribución, o los residuos que genera tras su uso. Por eso es importante que le des prioridad a los productos locales y a comprar en mercados tradicionales.5.- Organízate con tu comunidadHoy en día es muy fácil encontrar grupos por medio de redes sociales para apoyarse en temas de consumo responsable. También te puedes organizar con tu familia, amigos y vecinos para comprar directamente a productores que tienen mejores precios y materias primas más naturales. 6.- Reutiliza y reciclaEs mejor que compres productos que no estén empaquetados para no generar residuos pero si no es posible trata de que sean envases que puedas volver a usar, como frascos de vidrio u otros recipientes que puedas volver a usar. De ser posible compra productos a granel y lleva tus propios envases para que no generes basura.7.- Rechaza las bolsas de plásticoDe acuerdo con Greenpeace, ocho millones de toneladas de plásticos acaban en los mares y océanos anualmente, además tardan más de 50 años en descomponerse. Procura pensar en ello antes de aceptar una bolsa de plástico o productos que vengan en este material, y mejor siempre lleva contigo las tuyas reutilizables desde casa.8.-Limita el uso del automóvilEn la medida de lo posible, usa otras alternativas como caminar, usar la bicicleta o el transporte público y colectivo. Recuerda que cuidar al planeta es tarea de todos, y que con estas pequeñas acciones estaremos haciendo grandes cambios, para el medio ambiente, pero también para nuestro bolsillo.
Cocinar suele ser una actividad relajante y divertida, pero limpiar no lo es tanto, sobre todo cuando hay una pila de trastes sucios, sustancias pegadas, y superficies que han sido manchadas; sin embargo dentro de la misma cocina puedes encontrar a los mejores aliados para acabar con el desastre. A pesar de que hoy en día existe una gran diversidad de productos para eliminar la grasa y las marcas que quedan en una cocina, debes tener cuidado, pues algunos pueden ser tóxicos, contrario a que si usamos productos naturales, además de ser amigables con nuestro organismo, son económicos e igual de efectivos.Aquí te dejamos una lista de ingredientes de cocina que puedes utilizar para limpiar, seguramente algunos ya los conocías pero otros te sorprenderán.VinagreUno de los ingredientes más usados para limpiar es el vinagre en cualquiera de sus presentaciones, aunque el de manzana y el blanco son los más efectivos. Según Jorge Roldán, químico de profesión para BBC Mundo, el vinagre tiene propiedades antisépticas, eso lo hace muy eficiente para desinfectar tanto alimentos, como utensilios y superficies. Además el vinagre produce sales solubles en el agua a partir de restos de carbonatos de calcio, como los que se acumulan en cocinas, desincrustación y limpieza. Bicarbonato de sodioEl bicarbonato de sodio es un gran aliado para despegar la grasa de ollas y sartenes, por sus propiedades abrasivas. Además, también es un ingrediente antibacteriano, por lo que puede también funciona como un gran desinfectante. Haz una pasta con bicarbonato y limón o agua y te sorprenderás de su efectividad. CaféLos restos de café molido son todo menos deshechos, pues uno de sus usos es que pueden ayudarte a acabar con la grasa de los trastes sucios como ollas y sartenes. Aparte, otra de sus propiedad provoca que elimine los malos olores, por lo que te recomendamos colocar un puño de restos de café dentro del refrigerador para evitar el olor a comida. Sal Si tienes el problema de un fregadero tapado, la sal combinada con agua caliente te puede ayudar; de igual manera, también sirve para remover la grasa en los utensilios de cocina y es muy eficaz para quitar manchas de vino en telas. ArrozUna de las cosas más difíciles de limpiar dentro de una cocina son los vidrios tanto de superficies como de vasos e incluso de algún florero o cualquier recipiente que tenga un cuello alto y que se dificulte limpiar por dentro. Para limpiar botellas y envases de vidrio agrega arroz seco, un poco de agua jabonosa y agita.¿Cómo ves? Con estos ingredientes naturales, limpiar la cocina puede ser mucho más fácil de lo que crees. ¿Lista para usarlos?
Los huesos son nuestro soporte y nos permiten movernos, nos protegen de lesiones al cerebro, al corazón y otros órganos importantes para vivir.Existen muchas maneras en las que podemos mantener nuestros huesos sanos y fuertes. Consumir alimentos ricos en calcio y vitamina D, hacer suficiente ejercicio y tener hábitos saludables ayuda a mantener los huesos sanos.Todos sabemos que el calcio es un nutriente clave para el buen estado y funcionamiento de los huesos, pero no es lo único que necesitamos para tener un sistema óseo óptimo, también hay alimentos que facilitan su absorción.Y pese a que todos asociamos a los lácteos como la fuente principal de calcio, en 2003, la Asociación de Dietistas Americanos (ADA) en su informe “ADA position: Vegetarian Diets” aseguró que el calcio está presente en muchos alimentos de origen vegetal.Estos son algunas de las frutas y verduras que te ayudarán a tener huesos más fuertes y sanos.Champiñones: Los hongos y champiñones son una fuente rica de calcio, nutriente esencial en la formación y el fortalecimiento de los huesos. Según la OMS el incluir calcio en la dieta puede reducir tus probabilidades de desarrollar enfermedades como la osteoporosis y también puede calmar y reducir el dolor articular y la falta general de movilidad asociada con la degradación de los huesos. Espinacas: Las espinacas y las verduras de hoja verde en general, son ricas en calcio, pero también contienen vitamina K, lo cual es fundamental para una correcta absorción del calcio. Sin embargo es importante que sepas que las altas temperaturas afectan este mineral por lo que se aconseja comerlas crudas. Zanahorias: La vitamina A que contienen las zanahorias te ayudará a sintetizar y asimilar el calcio en tu organismo. También son fuente de minerales como el potasio, y aporta cantidades discretas de fósforo, magnesio, yodo y calcio.Fresas y kiwis: El consumo de vitamina C también facilita la asimilación de calcio en tu organismo. Entre las numerosas fuentes que hay de este micronutriente, destacan las fresas y los kiwis. Pero también los pimientos y los tomates.Los huesos se van descalcificando con el paso de los años, por eso debes fortalecerlos con la mejor alimentación no importa si sigues una dieta tradicional, vegana o vegetariana.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD