Pasos para disfrutar un buen café
Recomendaciones de Cocina

Pasos para disfrutar un buen café

Por Kiwilimón - Marzo 2018
Nos hemos acostumbrado a relacionar el café con madrugar y días ajetreados, pero un buen café es más que solo eso. Consiéntete a cualquier hora del día con un café de calidad y tómate el tiempo para disfrutarlo. [video width="680" height="234" mp4="http://blog.kiwilimon.com/wp-content/uploads/2018/03/giphy.mp4" autoplay="true"][/video]   Para que tu taza de café sepa aún mejor, sigue estos sencillos pasos:

1. Identifica el aroma

Antes de dar el primer trago, tómate el tiempo para percibir todos los olores que contiene una taza de café. Con una cuchara agita ligeramente tu bebida para liberar todos sus aromas. Inhala el cálido vapor de tu taza y date cuenta de la variedad de aromas que hay en el café: nueces, chocolate, caramelo…

2. Saborea cada sorbo

En lugar de beberlo con prisas, tómate el tiempo para saborear cada trago.  Poco a poco, ve descubriendo las notas y los matices del café. Cada sorbo debe revelar nuevas características de tu taza de café, como su nivel de acidez o tostado. No te esperes a que tu bebida esté tibia, un buen café se debe tomar caliente.

3. Paladea la textura

El cuerpo de un café puede ser espeso, similar a la consistencia de una crema, o ligero y muy suave. Dependiendo de la variedad será la textura del café.

4. Disfruta hasta el final

Después de cada trago, fíjate cómo evoluciona el sabor del café en tu paladar.  El gusto que se queda en tu boca te muestra los matices que no se pueden identificar solo con el aroma. No sólo tomes café, disfruta de una experiencia placentera para todos los sentidos con Jacobs. Su aroma mágico y su sabor inigualable son los elementos esenciales para convertir todos lo días en una oportunidad para hacer realidad tus sueños. Sueña con los ojos abiertos y descubre todas las posibilidades a tu alrededor. Con Jacobs todo es posible.

Disfruta de una dosis extra de café con estos deliciosos platillos:

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
“Todo cura y todo sana”, asegura una canción de tradición. La Tierra entera es medicina: crece entre las milpas, se abre camino en la inmensidad de las fuentes acuíferas, sopla en el cálido aire de los desiertos, descansa en la profundidad de los llanos y las cuevas. En plantas y árboles, el alimento se llama sol. De él y del intrincado proceso de fotosíntesis es que sus beneficios se van tejiendo entre las hojas, raíces, tallos o cortezas.El primer registro de la flora medicinal mexicana, el códice De la Cruz-Badiano, data de 1522. El compendio detallaba el uso medicinal que los indígenas daban a las hierbas, su saber transmitido ancestralmente y luego aplicado a su labor como curanderos. La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) asegura que de las 4 mil especies de plantas de las que se tiene registro en el territorio nacional, al menos 3 mil podrían tener efectos medicinales. No queda duda que son ellas quienes, previo a la medicina occidental, sanaron y salvaron a los nuestros. La abuela de tradición tolteca y autora del libro Soy mujer medicina, Eva Cecilia Solís Arroyo, me explicó en entrevista que una de las curaciones prehispánicas más importantes ha sido temazcal –un ritual ceremonial en el que piedras calientes son rociadas con agua y adicionadas con hierbas medicinales–. Gracias a él, nuestros ancestros permanecían sanos. Aunque lo pareciera, la medicina tradicional no está en el olvido. Culturas madre como la china y la india han incluido los saberes de la herbolaria en los planes de salud gubernamentales extendidos entre la población. Según comenta la abuela, en México los pueblos indígenas originarios siguen combinando la medicina tradicional en conjunto con la alópata. “El mundo vegetal está a nuestro servicio, es por esto que podemos darle una intención de sanación a cada planta”, asegura. Además, nos explica que, así como en el Ayurveda, cada planta posee un espíritu con una vibración o fuerza particular: la ardiente y la sutil, la masculina y la femenina. “Las primeras son plantas de vibración fuerte. Las ocupamos en los círculos de protección, purificaciones, limpias energéticas, etcétera… Las femeninas son las que se utilizan para atraer la belleza, las que ocupamos en las cremas para el rejuvenecimiento, para sanar”, concluye la abuela. Para extraer la esencia de la planta se realizan técnicas específicas como las vaporizaciones, infusiones, destilados y cocimientos con los que se crean tés, ungüentos, aguas de uso, emplastes, fomentos, macerados, lavados y baños, tinturas y cataplasmas. Sin embargo, con tan sólo incluirlas crudas o cocidas en los alimentos de todos los días, nos brindan todos sus beneficios. Los ingredientes mexicanos favoritos de la abuela medicinaEn la botica del hogar no deben faltar las gotitas de miel melipona, provenientes de una abeja sin aguijón, fundamentales para las civilizaciones mayas. Chamanes y curanderos de todas las épocas la han ocupado como expectorante, cicatrizante, antiséptico natural y contra enfermedades de los ojos y oídos. El momo u hoja santa, por su parte, constituye el aroma y el sabor de un sinfín de guisos en el suroeste del país. El nombre místico de esta planta no es casualidad: es el resultado de su gran poder sanador. Ha sido ampliamente usado como digestivo, pues ayuda al correcto funcionamiento intestinal y disminuye el dolor abdominal; disminuye la fiebre, alivia el insomnio y relaja los nervios.El muicle, que crece en los trópicos mexicanos, es efectivo para limpiar la sangre, desintoxicar el cuerpo. Para los mixes zapotecos y totonacos cura el empacho y, en recientes investigaciones, se ha comprobado su poder antidepresivo. La corteza de cuachalalate, nativa del sur nacional, se hierve en agua para tratar el cáncer, prevenir el linfoma, ayudar en problemas gástricos y de matriz, así como desinflamar el organismo. La chaya, también de origen mexicano, se usa para tratar la diabetes, para reducir peso y para prevenir la descalcificación en niños y adultos.Para la abuela, el epazote no falta en su olla de cocción por su sabor y sus propiedades antibióticas, bactericidas e insecticidas. “Hay que tomarlo cuando existe vomito, inflamación, comezón e incluso para ayudar a expulsar la placenta después de concebir”.Aunque no son mexicanas, la abuela asegura que las buganvilias son un gran expectorante para la broquitis, por lo que las incluye en sus temazcales y hasta crudas, en las ensaladas. El ajo es otro de sus favoritos porque “es desinfectante, desparasitante y diurético”, mientras que al laurel lo prepara en tés para promover el apetito en los niños. “Tenemos que ser conscientes de que el reino vegetal es un ser vivo. Hay que volver a conectarnos con los alimentos y las plantas que utilizamos al cocinar. Al estar vivos reciben la intención y la energía que nosotros les pongamos. La invitación es a reconectar con lo que nos alimenta, a hacer de la comida nuestra medicina”, finaliza la abuela Eva.
Ahora que las posadas y las fiestas navideñas están a la vuelta de la esquina, es buen momento para aprender más sobre el ponche navideño, una bebida caliente que no puede faltar en las celebraciones. Gracias a que contiene una variedad de frutas, el ponche es ideal la época de frío, pues aporta beneficios a la salud. Aunque es una bebida que no puede faltar durante las posadas y otros festejos decembrinos, cabe mencionar que el ponche de Navidad en no es 100% mexicano, pues es el resultado de la fusión entre la gastronomía indígena y la europea. Los expertos señalan que el ponche proviene de la India, para después ser llevado a Inglaterra y posteriormente a México.Ingredientes del ponche navideñoEn México, el tradicional ponche de frutas se prepara con los siguientes ingredientes:CañaManzanaPeraGuayabaTejocoteTamarindoCiruela pasaJamaicaPiloncilloCanelaClavoTambién puedes leer: Los múltiples beneficios de consumir tamarindoVitaminas del poncheEl ponche no solo es una bebida reconfortante, también está llena de beneficios para la salud. De acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, esta bebida tradicional mexicana es rica en vitamina A, vitaminas del complejo B y vitamina C. A continuación te decimos por qué es importante consumir alimentos ricos en estas vitaminas.Vitamina ARecuerda que la vitamina A juego un papel valioso en el cuerpo humano, especialmente en cuanto a la visión, la salud de los huesos y el sistema inmunológico. Por si fuera poco, esta vitamina también es rica en antioxidantes, los cuales combaten a los radicales libres.Vitamina B¡Aprovecha las propiedades de la vitamina B! Esta vitamina, también conocida como ácido fólico, es esencial para la creación de células nuevas, es por esto que es crucial que las mujeres embarazadas lo consuman.Vitamina CEsta vitamina es esencial en tu dieta, pues es indispensable para el crecimiento y el desarrollo del cuerpo humano. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU., la vitamina C también se necesita para la generación de piel, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos. Por si fuera poco, también ayuda a la cicatrización de heridas. Recuerda que este nutriente es rico en antioxidantes, mejora la absorción de hierro y fortalece los huesos y los dientes. También puedes leer: Conoce los beneficios de comer tejocoteBeneficios de tomar ponche de frutasEn entrevista con la Universidad Nacional Autónoma de México, el investigador Agustín López señaló que el ponche “aporta vitaminas, minerales y las propiedades adicionales de cada fruto como la ciruela, que por su alto contenido en fibra mejora la digestión; mientras que el tejocote, la guayaba y el tamarindo son ricos en vitamina C. Otro elemento muy importante que contienen las frutas son los antioxidantes del tipo polifenólico”. A continuación, te contamos más sobre sus increíbles beneficios para la salud.El ponche contra la gripaSegún la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., la vitamina C es esencial a la hora de combatir los resfriados. Aunque se cree que esta vitamina cura la gripe, esto no es verdad. Sin embargo, la vitamina C si te ayudará a disminuir el tiempo que dura la enfermedad. Si quieres que tu ponche sea rico en esta vitamina, recuerda añadir una cantidad grande guayabas y tejocotes.Olvídate del estreñimientoSi quieres decirle adiós al estreñimiento, lo mejor es incluir una buena cantidad de manzana, tamarindo, guayaba y ciruela en tu ponche de frutas, ya que son frutas ricas en fibra.Ponche para acelerar la cicatrizaciónGracias a que la jamaica, el tamarindo, el tejocote, la pera y la manzana contienen importantes cantidades de vitamina C, el ponche mexicano es tu mejor opción si quieres acelerar el proceso de cicatrización. También puedes leer: Conoce todos los beneficios que el té de jamaica tiene para tiUna bebida rica en antioxidantesOtra de las grandes ventajas de tomar ponche de frutas es que contiene una gran cantidad de antioxidantes, pues se prepara con ingredientes ricos en esta molécula, la cual es capaz de contrarrestar los efectos de los radicales libres, una molécula que puede causar enfermedades como el cáncer. Si quieres aprovechar los beneficios que los antioxidantes tienen en el cuerpo, entonces añade bastante tejocote, tamarindo, flor de jamaica, manzana y pera a tu ponche. Recuerda que, aunque el ponche de frutas es una bebida con muchos beneficios, también contiene azúcares, por lo que es recomendable no añadir demasiada azúcar y consumirlo con moderación.Recetas de ponche de frutaAdemás de la tradicional receta de ponche navideño, en kiwilimón también contamos con muchas recetas de ponche, incluyendo algunas con piquete.Ponche Navideño con VinoMargarita Frappé de Ponche de FrutasPonche de Frutas NavideñoPonche Tradicional sin AzúcarPonche de Manzana Canela sin AzúcarPonche de Durazno y Jamaica
Asar una naranja hasta que se ponga negra y después pelarla, machacar la pulpa hasta hacerla puré y mezclarla con un poquito de azúcar mascabado es el remedio casero que en TikTok se ha popularizado, pues a algunas personas las ha ayudado a recuperar el gusto y el olfato (puedes ver el video aquí).Shadia Asencio, directora editorial de Kiwilimón, habló antes con especialistas sobre cómo entrenar el olfato para recuperarlo y esto consiste en “realizar el olfateo deliberado diariamente por tres meses. Necesitarás limón, una rosa o un caballito con agua de rosas, algún alimento ahumado, un caballito de vinagre, un caballito de anís y aceite de eucalipto.”Sin embargo, las redes sociales están llenas de testimonios de personas a las que el remedio casero con naranja les ayudó a recuperar el sentido del gusto y el olfato después de tener COVID-19. Aunque la anosmia y la ageusia ya son de los síntomas principales de esta enfermedad, aún no hay suficiente investigación que avale que los remedios caseros, como este, realmente funcionen, pero tampoco hay evidencia de que sea dañino.Remedio casero para recuperar el gusto y el olfatoEl remedio es muy sencillo y consiste en quemar una naranja sobre una llama abierta en la estufa, luego, con cuidado de no quemarse, se pela o se corta la piel de la naranja. Lo siguiente es machacar la fruta, mezclarla con un poco de azúcar morena y entonces comete el puré.Las personas que lo han probado refieren que han sido capaces de saborear la mezcla de inmediato, mientras que otras dicen que no hace nada, o que les ha ayudado a que sus papilas gustativas reaccionen después de unas horas.El responsable de volver viral este remedio casero fue Kemar Gary Lalor, un canadiense cuya madre enfermó de COVID y perdió el gusto y el olfato, cuando él también comenzó a tener estos síntomas, le preguntó a su madre cómo había hecho para recuperarlos y ella fue quien le refirió el remedio, que ella recordaba de su infancia en Jamaica.Hasta el momento, la evidencia es completamente anecdótica y este remedio no ha sido estudiado, así que desde un punto de vista científico, no hay sustento de que funcione. Buzzfeed news EU realizó una prueba con una persona de su equipo recién enferma de COVID, pero reportó que el remedio no había sido exitoso para ella, sin embargo, para su novio sí.En este mismo artículo, Buzzfeed reporta que un doctor de Reino Unido probó el remedio también y refirió en TikTok que “la naranja cocida podría estar funcionando como una especie de fisioterapia para sus sentidos”, es decir, como un entrenamiento olfativo.Así que este remedio casero para recuperar el gusto y el olfato podría ser parte de tu entrenamiento olfativo, aunque no tengas por seguro que te devolverá los sentidos de inmediato.
“Todo cura y todo sana”, asegura una canción de tradición. La Tierra entera es medicina: crece entre las milpas, se abre camino en la inmensidad de las fuentes acuíferas, sopla en el cálido aire de los desiertos, descansa en la profundidad de los llanos y las cuevas. En plantas y árboles, el alimento se llama sol. De él y del intrincado proceso de fotosíntesis es que sus beneficios se van tejiendo entre las hojas, raíces, tallos o cortezas.El primer registro de la flora medicinal mexicana, el códice De la Cruz-Badiano, data de 1522. El compendio detallaba el uso medicinal que los indígenas daban a las hierbas, su saber transmitido ancestralmente y luego aplicado a su labor como curanderos. La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) asegura que de las 4 mil especies de plantas de las que se tiene registro en el territorio nacional, al menos 3 mil podrían tener efectos medicinales. No queda duda que son ellas quienes, previo a la medicina occidental, sanaron y salvaron a los nuestros. La abuela de tradición tolteca y autora del libro Soy mujer medicina, Eva Cecilia Solís Arroyo, me explicó en entrevista que una de las curaciones prehispánicas más importantes ha sido temazcal –un ritual ceremonial en el que piedras calientes son rociadas con agua y adicionadas con hierbas medicinales–. Gracias a él, nuestros ancestros permanecían sanos. Aunque lo pareciera, la medicina tradicional no está en el olvido. Culturas madre como la china y la india han incluido los saberes de la herbolaria en los planes de salud gubernamentales extendidos entre la población. Según comenta la abuela, en México los pueblos indígenas originarios siguen combinando la medicina tradicional en conjunto con la alópata. “El mundo vegetal está a nuestro servicio, es por esto que podemos darle una intención de sanación a cada planta”, asegura. Además, nos explica que, así como en el Ayurveda, cada planta posee un espíritu con una vibración o fuerza particular: la ardiente y la sutil, la masculina y la femenina. “Las primeras son plantas de vibración fuerte. Las ocupamos en los círculos de protección, purificaciones, limpias energéticas, etcétera… Las femeninas son las que se utilizan para atraer la belleza, las que ocupamos en las cremas para el rejuvenecimiento, para sanar”, concluye la abuela. Para extraer la esencia de la planta se realizan técnicas específicas como las vaporizaciones, infusiones, destilados y cocimientos con los que se crean tés, ungüentos, aguas de uso, emplastes, fomentos, macerados, lavados y baños, tinturas y cataplasmas. Sin embargo, con tan sólo incluirlas crudas o cocidas en los alimentos de todos los días, nos brindan todos sus beneficios. Los ingredientes mexicanos favoritos de la abuela medicinaEn la botica del hogar no deben faltar las gotitas de miel melipona, provenientes de una abeja sin aguijón, fundamentales para las civilizaciones mayas. Chamanes y curanderos de todas las épocas la han ocupado como expectorante, cicatrizante, antiséptico natural y contra enfermedades de los ojos y oídos. El momo u hoja santa, por su parte, constituye el aroma y el sabor de un sinfín de guisos en el suroeste del país. El nombre místico de esta planta no es casualidad: es el resultado de su gran poder sanador. Ha sido ampliamente usado como digestivo, pues ayuda al correcto funcionamiento intestinal y disminuye el dolor abdominal; disminuye la fiebre, alivia el insomnio y relaja los nervios.El muicle, que crece en los trópicos mexicanos, es efectivo para limpiar la sangre, desintoxicar el cuerpo. Para los mixes zapotecos y totonacos cura el empacho y, en recientes investigaciones, se ha comprobado su poder antidepresivo. La corteza de cuachalalate, nativa del sur nacional, se hierve en agua para tratar el cáncer, prevenir el linfoma, ayudar en problemas gástricos y de matriz, así como desinflamar el organismo. La chaya, también de origen mexicano, se usa para tratar la diabetes, para reducir peso y para prevenir la descalcificación en niños y adultos.Para la abuela, el epazote no falta en su olla de cocción por su sabor y sus propiedades antibióticas, bactericidas e insecticidas. “Hay que tomarlo cuando existe vomito, inflamación, comezón e incluso para ayudar a expulsar la placenta después de concebir”.Aunque no son mexicanas, la abuela asegura que las buganvilias son un gran expectorante para la broquitis, por lo que las incluye en sus temazcales y hasta crudas, en las ensaladas. El ajo es otro de sus favoritos porque “es desinfectante, desparasitante y diurético”, mientras que al laurel lo prepara en tés para promover el apetito en los niños. “Tenemos que ser conscientes de que el reino vegetal es un ser vivo. Hay que volver a conectarnos con los alimentos y las plantas que utilizamos al cocinar. Al estar vivos reciben la intención y la energía que nosotros les pongamos. La invitación es a reconectar con lo que nos alimenta, a hacer de la comida nuestra medicina”, finaliza la abuela Eva.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD