¿Polvo para hornear es lo mismo que levadura? Te explicamos sus usos
Recomendaciones de Cocina

¿Polvo para hornear es lo mismo que levadura? Te explicamos sus usos

Por Eloísa Carmona - Mayo 2020
Ahora que parece que todos le perdimos el miedo al horno y estamos probando con diferentes tipos de panes y recetas. Así, todos los neófitos en este terreno nos hemos encontrado con una gran duda: ¿el polvo para hornear es lo mismo que la levadura?

Y todavía más preguntas, ¿podemos usarlos e intercambiarlos?, ¿cuál es el uso de cada uno? Para alguien nuevo en la horneada, es necesario saber esto y tener a la levadura y al polvo para hornear bien diferenciados.

La levadura es el ingrediente que al hacer pan, realiza la fermentación. Se trata de un hongo, es decir que la levadura está compuesta por microorganismos vivos, que descomponen la materia orgánica al tiempo que generan nuevos elementos, como dióxido de carbono o alcoholes.



Esto es el proceso de la fermentación y por eso, al hacer una masa para pan, cuando se indica dejarlo fermentar, se trata de ese tiempo de reposo en el que se permite a la levadura llevar a cabo este procedimiento y como resultado, la masa incrementa su volumen, pues ya hubo una transformación de materia en dióxido de carbono.

Este uso de la levadura es uno de los más antiguos y se usan muchos tipos de levadura para hacer alimentos además de pan, por ejemplo, para hacer cerveza o vino.

Por su parte, el polvo para hornear es una levadura química, hecha con bicarbonato de sodio, cremor tártaro (bitartrato de potasio) y un absorbente de humedad, por lo que la principal diferencia entre la levadura y el polvo para hornear es que la primera es orgánica, es decir, está viva, mientras que la segunda no.



Aunque tanto el polvo para hornear como la levadura sirven para un mismo fin, no son lo mismo. Los dos productos ayudan a los alimentos horneados a aumentar su tamaño, pero el proceso por el cual lo hacen es diferente.

Cuando se usa en una receta para hacer bisquets, por ejemplo, el polvo para hornear libera gas de dióxido de carbono a través de la masa, lo que hace que la comida se hinche.

El proceso de la levadura es que se alimenta de los azúcares en la harina y entonces así libera dióxido de carbono, lo que hace que la comida se eleve. Ambos procesos liberan dióxido de carbono para aligerar la masa, pero la levadura es mucho más lenta y deja un sabor y olor distintos.

Los dos ingredientes no sólo funcionan de manera diferente, sino que también se usan en diferentes tipos de recetas. Por ejemplo, el polvo para hornear se usa en la mayoría de los productos de repostería, como las galletas, pasteles o muffins.

La levadura se usa principalmente para panes, incluidos pan blanco, trigo integral, brioche y centeno.

Lo más seguro, es que la receta que estés consultando te dicte el uso de uno u otro, pero si vas a hacer un pastel y tienes levadura pero no polvo para hornear, quizá lo mejor será no intentar intercambiar los ingredientes.

Ahora que ya sabes que la levadura y el polvo para hornear no son lo mismo, podrás continuar con tu dominio del delicioso y desestresante arte de hacer pan casero.

Califica este artículo
Calificaciones (1)
Diana Sanchez
29/08/2020 14:17:19
Muchas gracias.... muy útil la información
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El tamarindo, conocido como Tamarindus indica L., es un fruto con un sabor ácido que nos encanta a todos. Es tan popular en México que lo utilizamos para preparar aguas frescas, dulces picosos y otros platillos y botanas. Además de ser el ingrediente perfecto para bebidas, botanas y dulces, el tamarindo tiene múltiples beneficios para nuestra salud. Si tienes antojo de un agua de tamarindo, aquí te decimos por qué es una buena idea consumirla y para qué sirve el tamarindo, ¡te sorprenderás!¿Qué es el tamarindo?De acuerdo con los expertos, el tamarindo es una leguminosa originaria de África, aunque también se produce en países como México, India, Pakistán, Tailandia, Costa Rica, entre otros. Se caracteriza por un sabor ácido y dulce que les fascina a todos los que la prueban. Este delicioso fruto llegó a nuestro país durante la colonización española. Su cultivo se expandió por todas las zonas tropicales del país, hasta convertirse en un ingrediente esencial dentro de la gastronomía mexicana. También puedes leer: Los increíbles beneficios del aloe vera para la pielTamarindo: vitaminas y mineralesEl tamarindo es rico en nutrientes, vitaminas y minerales, por lo que es la opción ideal para preparar tés, aguas frescas y otros platillos. El tamarindo contiene cantidades importantes de:CalcioCobreFósforoHierroMagnesioPotasioVitamina B1Vitamina B2Vitamina B3Usos medicinales del tamarindoDesde hace cientos de años, el tamarindo ha sido un ingrediente esencial dentro de la medicina tradicional. Por ejemplo, el té de tamarindo se ha usado para tratar el estreñimiento, la diarrea, la calentura y hasta la malaria. Por otro lado, la corteza del árbol y las hojas también se usan para acelerar el proceso de cicatrización. Según la Secretaría de Agricultura, esta leguminosa también tiene propiedades laxantes, diuréticas, astringentes, antipiréticas y antisépticas. También se utiliza en la elaboración de remedios caseros para tratar enfermedades del hígado, asma, intoxicación alcohólica, problemas digestivos, hipertensión, dolor de cabeza, resfriados, tos, quemaduras de azotadores, hemorroides, vómito, ictericia, llagas, inflamación y hemorragias. En el caso de la medicina occidental, los científicos han encontrado que el tamarindo es rico en polifenoles, una sustancia rica en antioxidantes y con propiedades antiinflamatorias. Gracias a su eficacia, esta sustancia tiene beneficios para el corazón, el cáncer y la diabetes. Como puedes ver, las propiedades medicinales del tamarindo son muchas. También puedes leer: Conoce todos los beneficios que el té de jamaica tiene para tiLos beneficios del tamarindoDiferentes estudios científicos han demostrado que este fruto tropical tiene muchos beneficios para la salud, por lo que te recomendamos incluirlo en tu dieta lo más pronto posible, no te arrepentirás.Tamarindo contra la hipertensiónDebido a que el tamarindo contiene grandes cantidades de magnesio, se convierte en una buena opción para controlar la hipertensión y, por si fuera poco, también es benéfico para los diabéticos.Reduce el riesgo de padecer cáncerSegún los científicos, todos debemos consumir una cantidad importante de antioxidantes al día, ya que esta sustancia nos ayuda a disminuir los efectos negativos de los radicales libres, lo que se traduce en menores probabilidades de padecer cáncer. Por lo tanto, ya que el tamarindo es rico en antioxidantes, te recomendamos disfrutar de frescos tés y aguas frescas, pero recuerda que no debes agregar mucha azúcar.También puedes leer: Los increíbles beneficios del té de jengibreTamarindo para un cerebro saludableAdemás de ayudar a controlar la presión arterial y de ser un gran antioxidante, el tamarindo también es perfecto para el cerebro, pues este fruto es rico en vitaminas B, la cual es necesaria para el buen funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso.Huesos fuertesGracias a que el tamarindo es rico en magnesio y hierro, se convierte en un alimento perfecto para cuidar tus huesos, sin embargo, también deberás consumir vitamina D.Propiedades antifúngicas, antivirales y antibacterianasDe acuerdo con una investigación científica, el extracto de tamarindo contiene sustancias naturales que combatan a los microbios. Por otro lado, otros estudios han señalado que el fruto tropical podría tener propiedades antifúngicas, antivirales y antibacterianas.
La tortilla es el pilar de la gastronomía mexicana, así como una pieza clave de nuestra identidad culinaria y de nuestra historia. Por si fuera poco, es un alimento versátil, nutritivo y económico, es por eso que es indispensable en todos los hogares mexicanos, ya que es una buena fuente de calcio.Si quieres conocer más sobre la historia de la tortilla, su origen y su evolución, en kiwilimón te decimos todo lo que tienes que saber sobre el alimento más mexicano de todos. Pues, aunque en México existen alrededor de 700 platillos que se pueden preparar con maíz, la tortilla es, y siempre será, la joya de la corona. ¿Qué es la tortilla? La tortilla de maíz es un pequeño disco hecho de maíz nixtamalizado o harina de maíz, el cual se puede preparar a mano o en máquinas industriales. Años más tarde surgieron las tortillas de harina, las cuales se preparan con harina de trigo y manteca o mantequilla, son más populares en el norte del país, mientras que las tortillas de maíz son imprescindibles en el centro y sur de México. El origen de la tortilla La tortilla, el pilar de la alimentación en nuestro país, es de origen prehispánico y se calcula que se creó alrededor del año 500 a.c., según el estudio titulado “Elaboración y consumo de tortillas como patrimonio cultural de San Pedro del Rosal, México”. Sin embargo, diferentes estudios han señalado que los antiguos habitantes de nuestro país habrían domesticado el maíz e inventado el proceso de nixtamalización entre el año 400 a. C. y el año 100 d. C. En la "Historia general de las cosas de Nueva España", escrito por Bernardino de Sahagún entre 1540 y 1585, el religioso español explica la gran variedad de tortillas que existían en el país: Las tortillas que cada día comían los señores se llamaban totonqui tlaxcalli tlacuelpacholli, que quiere decir “tortillas blancas y calientes dobladas” (...) comían también cada día tortillas que se llamaban ueitlaxcalli; quiere decir “tortillas grandes”, estas son muy blancas y muy delgadas y anchas, y muy blandas (.…) otras tortillas que se llaman cuahuhtlacualli; son muy blancas y grandes, y gruesas y ásperas. Otra manera de tortillas se llamaban tlaxcalpacholli; eran blancas, y algo pardillas, de muy buen comer. (…) unos panecillos, no redondos sino largos, que llaman tlaxcalmimilli; son rollizos y blancos, y del largor de un palmo. (…) Otra manera de tortillas llamaban tlacepoalli tlaxcalli, que eran ahojaldrados; Usaban también muchas maneras de tortillas para la gente común. Una manera de ellas se llaman tianquiztlacualli; quiere decir “tortilla o tamal que se vende en el tiánquez”. Otra que se llama íztac tlaxcalli ética tlaoyo, quiere decir “tortilla muy blanca que tiene dentro harina de frijoles no cocidos” (…) Comían unas ciertas tortillas hechas de las mazorcas frescas del maíz, que se llaman elotlaxcalli o xantlaxcalli; otra manera de tortillas hechas de mazorquillas nuevas de maíz, que se dice xilotlaxcalli.Cabe mencionar que el maíz, y las tortillas, eran tan importantes para los pueblos indígenas que Tlaxcala era conocido como “el lugar de tortillas o pan de maíz”. Según información publicada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en Tenochtitlán existían varios mercados en los que se vendían tortillas solas o con chile carne, miel, huevo, mole y otros acompañamientos.También puedes leer: ¿Cómo hacer tortillas de colores? La evolución de la tortilla Además de ser la única cuchara comestible en el mundo, la tortilla se ha convertido a un elemento imprescindible en la gastronomía mexicana porque se utiliza para preparar todo tipo de platillos: enchiladas, tacos, chilaquiles, totopos, tostadas, quesadillas, flautas, entre muchos otros. Dependiendo del maíz que se utilice para su producción, podemos encontrar tortillas blancas, amarillas, azules y moradas. La revolución de la tortilla Durante la época antigua se utilizaba el metate para moler maíz nixtamalizado, para después formar las tortillas y cocerlas en comales. Sin embargo, todo cambio durante la colonización, pues llegó el molino y años después la máquina de tortillas, un instrumento que cambió la historia de la tortilla y de la producción de alimentos en nuestro país. En nuestro país, comenzaron a inventarse y patentarse máquinas para hacer tortillas desde mediados del siglo XIX, sin embargo, la máquina tortilladora que de verdad cambió la industria alimenticia no salió a la luz hasta 1963, cuando Fausto Celorio creó y patentó una máquina con un sistema de rodillos para troquelar y transportar la tortilla, además, esta funcionaba con gas y no petróleo. Según información publicada por el Archivo General de la Nación, antes de Fausto Celorio, Julián González, presentó una patente para pulverizar todo tipo de granos en 1859. Años más tarde, Genaro Vergara presentó una máquina más moderna para la producción de tortillas.También puedes leer: Maizajo, kiwifav de la semana
El tejocote, también conocido como manzanita de indias, es un fruto endémico de México y uno de los principales ingredientes del tradicional ponche decembrino. Este fruto también es muy importante durante el Día de Muertos, pues se utiliza para decorar los altares y ofrendas, así como para preparar dulce de tejocote. Por otro lado, también lo encontrarás dentro de las piñatas durante las posadas decembrinas. Su nombre viene del náhuatl texócotl, que significa “fruto duro de sabor agrio”. Según el Instituto de Ecología, en nuestro país existen al menos 16 especies de tejocotes, las cuales se encuentran mayormente en las zonas montañosas de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Puebla y Veracruz. Hoy en día, se utiliza para elaborar dulces, conservas, mermeladas y licores, ya que es rico en vitaminas, minerales y otros nutrientes, por lo que se recomienda su consumo ampliamente. Gracias a todos sus beneficios, aquí te decimos por qué es una buena idea consumir más tejocote. También puedes leer: Los múltiples beneficios de consumir tamarindoVitaminas y mineralesDe acuerdo con los expertos, el tejocote es rico en vitaminas y minerales, tales como:Calcio: Recuerda que consumir suficiente calcio es esencial, pues nuestro cuerpo necesita de este mineral para fortalecer los huesos fuertes y mantener una buena salud. Hierro: ¿Sabías que el hierro se encuentra en cada una de las células de nuestro cuerpo? Además, este mineral nos ayuda a producir hemoglobina y nos ayuda a prevenir la anemia. Vitamina C: Esta vitamina es de suma importancia para nuestro cuerpo, es necesaria para un buen crecimiento. Por si fuera poco, también es un poderoso antioxidante y es benéfico para la piel, los huesos, acelera la cicatrización y nos ayuda a absorber el hierro. Complejo B: Las vitaminas del complejo B son: B1, B2, B3, B5, B6, B7, B12 y el ácido fólico. Estas vitaminas nos ayudan a obtener energía de los alimentos y en la formación de los glóbulos rojos.También puedes leer: Conoce los beneficios de la flor de jamaica¿El tejocote tiene propiedades medicinales?Gracias a que el tejocote fortalece los huesos, ayuda al buen funcionamiento del sistema nervioso y a la transportación de oxígeno, es una excelente opción para todos. De acuerdo con la Secretaría de Agricultura, las culturas prehispánicas utilizaban el tejocote para crear diferentes remedios caseros para tratar las siguientes enfermedades:Tos, pulmonía, bronquitis, resfriado común y dolor del pulmón.Diarrea, amibas, disentería y dolor de estómago.Este fruto endémico además se usa como diurético y antiespasmódico.El tejocote además ayuda a mejorar la circulación coronaria y a moderar las contracciones causadas por la taquicardia.En la actualidad, es común que se utilice la raíz de tejocote o la fruta misma para bajar de peso, sin embargo, no existe evidencia científica que apoye esta teoría.También puedes leer: Los múltiples beneficios de comer colLos beneficios de comer tejocoteDebido a que contiene vitaminas y minerales, el tejocote tiene muchos beneficios para la salud, entre los cuales destacan los siguientes: Por si fuera poco, un estudio publicado por expertos del Instituto Politécnico Nacional señala que el tejocote es ideal para el corazón, pues el fruto y sus hojas se han utilizado para tratar enfermedades cardiacas como la taquicardia, la arritmia y la ateroesclerosis, entre otros padecimientos del corazón. Esto se debe a que el tejocote contiene un compuesto fenólico, una sustancia con muchos beneficios para el corazón y el sistema circulatorio.Ayuda a una buena coagulación sanguínea.Disminuye los niveles de glucosa, por lo que es ideal para los diabéticos.Fortalece el sistema inmune.Es un fruto rico en vitamina C, vitaminas del complejo B y calcio.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD