¿Polvo para hornear es lo mismo que levadura? Te explicamos sus usos
Recomendaciones de Cocina

¿Polvo para hornear es lo mismo que levadura? Te explicamos sus usos

Por Eloísa Carmona - Mayo 2020
Ahora que parece que todos le perdimos el miedo al horno y estamos probando con diferentes tipos de panes y recetas. Así, todos los neófitos en este terreno nos hemos encontrado con una gran duda: ¿el polvo para hornear es lo mismo que la levadura?

Y todavía más preguntas, ¿podemos usarlos e intercambiarlos?, ¿cuál es el uso de cada uno? Para alguien nuevo en la horneada, es necesario saber esto y tener a la levadura y al polvo para hornear bien diferenciados.

La levadura es el ingrediente que al hacer pan, realiza la fermentación. Se trata de un hongo, es decir que la levadura está compuesta por microorganismos vivos, que descomponen la materia orgánica al tiempo que generan nuevos elementos, como dióxido de carbono o alcoholes.



Esto es el proceso de la fermentación y por eso, al hacer una masa para pan, cuando se indica dejarlo fermentar, se trata de ese tiempo de reposo en el que se permite a la levadura llevar a cabo este procedimiento y como resultado, la masa incrementa su volumen, pues ya hubo una transformación de materia en dióxido de carbono.

Este uso de la levadura es uno de los más antiguos y se usan muchos tipos de levadura para hacer alimentos además de pan, por ejemplo, para hacer cerveza o vino.

Por su parte, el polvo para hornear es una levadura química, hecha con bicarbonato de sodio, cremor tártaro (bitartrato de potasio) y un absorbente de humedad, por lo que la principal diferencia entre la levadura y el polvo para hornear es que la primera es orgánica, es decir, está viva, mientras que la segunda no.



Aunque tanto el polvo para hornear como la levadura sirven para un mismo fin, no son lo mismo. Los dos productos ayudan a los alimentos horneados a aumentar su tamaño, pero el proceso por el cual lo hacen es diferente.

Cuando se usa en una receta para hacer bisquets, por ejemplo, el polvo para hornear libera gas de dióxido de carbono a través de la masa, lo que hace que la comida se hinche.

El proceso de la levadura es que se alimenta de los azúcares en la harina y entonces así libera dióxido de carbono, lo que hace que la comida se eleve. Ambos procesos liberan dióxido de carbono para aligerar la masa, pero la levadura es mucho más lenta y deja un sabor y olor distintos.

Los dos ingredientes no sólo funcionan de manera diferente, sino que también se usan en diferentes tipos de recetas. Por ejemplo, el polvo para hornear se usa en la mayoría de los productos de repostería, como las galletas, pasteles o muffins.

La levadura se usa principalmente para panes, incluidos pan blanco, trigo integral, brioche y centeno.

Lo más seguro, es que la receta que estés consultando te dicte el uso de uno u otro, pero si vas a hacer un pastel y tienes levadura pero no polvo para hornear, quizá lo mejor será no intentar intercambiar los ingredientes.

Ahora que ya sabes que la levadura y el polvo para hornear no son lo mismo, podrás continuar con tu dominio del delicioso y desestresante arte de hacer pan casero.

Califica este artículo
Calificaciones (1)
Diana Sanchez
29/08/2020 14:17:19
Muchas gracias.... muy útil la información
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Es difícil imaginar una cena de Acción de Gracias sin el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y, por supuesto, el característico pavo al centro de la mesa. Esta escena se repite múltiples veces en series de televisión, películas y anualmente en millones de hogares a lo largo y ancho de los Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. El Thanksgiving Day es tan importante en los Estados Unidos que está catalogado como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza a un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias. Si bien, expresar el agradecimiento por las buenas cosechas es una actividad muy común en los distintos festivales que se celebran alrededor del mundo, el concepto de la cena del Día de Acción de Gracias se remonta a un festín entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los Wampanoag. Aunque no se sabe la fecha exacta de ese mítico festín, se considera que la primera cena de Día de Acción de Gracias de la historia tuvo lugar en 1621, pues el cronista peregrino Edward Winslow hizo mención de los preparativos previos en una carta: “Ya que aseguramos nuestra cosecha, nuestro gobernador envió a cuatro hombres a cazar aves para que podamos alegrarnos juntos una vez que hemos reunido los frutos de nuestro trabajo. Los cuatro mataron tantas aves en un día que, con un poco de ayuda, duraron para la compañía casi una semana.” Por si fuera poco, Edward Winslow describe más adelante lo que parece ser la primer cena de Acción de Gracias de la que se tiene registro: “En ese momento, entre otras actividades, usamos nuestras armas, muchos de los nativos vinieron con nosotros, y entre ellos estuvo su gran rey Massasoit, con unas noventa personas, a quienes entretuvimos y celebramos durante tres días, y ellos salieron y cazaron cinco venados, que trajeron a la plantación y los concedieron a nuestro gobernador, al capitán y a algunos otros. Y a pesar de que no siempre será tan abundante, por la gracia de Dios, estamos tan lejos de la necesidad que deseamos compartir con ustedes nuestra abundancia”. De acuerdo con distintos historiadores, es poco probable que el pavo fuera el única ave al centro de la mesa en los festines de fin de la cosecha, pues diferentes productos de la cosecha, venados, cisnes, gansos, patos, y otras aves pequeñas también pudieron haber sido parte del menú como lo indica el recuento de Edward Winslow. Con el paso de los años, la tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra y su popularidad fue tal que en 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual que se celebra hasta nuestros días.
En los últimos días, la presencia del piloto mexicano Sergio “Checo” Pérez ha causado furor en la Ciudad de México, pues se anunció que participaría en el Red Bull Show Run CDMX 2021, un recorrido sobre el Paseo de la Reforma, de la Diana Cazadora al Ángel de la Independencia. Sin embargo, la emoción de la Fórmula 1 apenas comienza, pues el Gran Premio de la Ciudad de México se llevará a cabo del 5 al 7 de noviembre, en el Autódromo Hermanos Rodríguez. En kiwilimón sabemos que a muchos les emociona este prestigioso evento deportivo, por lo que aquí te contamos más sobre su legendaria tradición, en la cual el piloto ganador rocía a los otros pilotos y a la afición con una enorme botella de champaña.¿Por qué los pilotos celebran con champaña?De acuerdo con diferentes medios, la tradición de rociar a los otros pilotos y al público con champaña comenzó en 1960, sin embargo, este modo de celebrar tiene un antecedente. En 1950, cuando se llevó a cabo el primer Grand Prix en Francia, el ganador recibió una botella de esta bebida espumosa como parte del premio. También puedes leer: Mimosa ClásicaAlrededor de 10 años más tarde, la Fórmula 1 adoptó la tradición de bañar a sus colegas y al público con el tradicional vino espumoso francés, sin embargo, todo fue un accidente. En 1966, el piloto suizo Jo Siffert ganó una importante carrera, por lo que recibió una botella de champaña. Al momento de abrirla, accidentalmente rocío el líquido sobre el público, ya que la leyenda cuenta que esta había pasado un buen rato bajo el sol, lo que causo que se acumulara presión. Para el año siguiente, el incidente había ganado la atención de otros pilotos de carreras. En 1967, el piloto estadounidense Dan Gurney optó por rociar a los espectadores con una botella de champaña tras su triunfo. Según el portal Dyler, en una entrevista, Dan Gurney aseguró que fue un gesto espontáneo y que “no tenía idea de que yo comenzaría una tradición. No me importaba y estaba concentrado en el momento. Fue uno de esos momentos únicos en la vida en los que las cosas salen a la perfección (…) Pensé que esta victoria tan difícil de conseguir necesitaba de algo especial”. En aquellos años, los pilotos recibían una botella de Moët & Chandon, pero después les otorgaban una botella de champaña de G.H. Mumm Cordon Rouge Brut, de edición especial de la Fórmula 1, la cual tiene un precio aproximado de $9,868. También puedes leer: Uvas y ChampagneLa Fórmula 1 le da la bienvenida a una marca legendariaEn marzo de 2021, la marca de champaña italiana Ferrari Trento anunció que se convertiría en la marca oficial de la Fórmula 1 para celebrar. Esta colaboración entre ambas marcas tendrá una duración de al menos tres años. De acuerdo con un comunicado de prensa, esta es una de las marcas de vino espumoso más reconocidas, la cual fue fundada por una familia en la región de Trentino, en los Alpes italianos.¿Qué es la Fórmula 1?La afamada Fórmula 1, también conocida como F1, es la competencia de automovilismo más prestigiosa y famosa a nivel mundial. La organización lleva a cabo competencias en diferentes países, a las cuales se les denomina “Gran Premio” o “Grand Prix”, las cuales son parte del Campeonato Mundial de la Fórmula 1. La F1 como la conocemos actualmente inició en 1950 y aunque ha sufrido muchos cambios a través de los años, sigue conquistando aficionados en México y el mundo. También puedes leer: Champagne con Fresas
Uno de los regímenes alimenticios que ha cobrado relevancia en los últimos años por sus beneficios visibles en la reducción y mantenimiento del peso es la “Dieta Paleo”, que se refiere a un tipo de alimentación basado en lo que se consumía en la prehistoria –justamente en la era paleolítica, de ahí su nombre–, antes de que existiera la agricultura, es decir, en lo que se obtenía mediante la caza y la recolección, como carnes, pescado, frutas, verduras, semillas y frutos secos. Su fundador, el Dr. Loren Cordain, profesor en la Universidad Estatal de Colorado, señala que su concepto es extremadamente simple y lo resume así: “debemos comer alimentos similares a aquellos en los que evolucionamos y debemos evitar los alimentos que no fueron parte de nuestra evolución”. Aunque muchos de los alimentos que consumía el hombre ancestral ya no existen, este movimiento explica que “la Dieta Paleo moderna imita los alimentos que hubiéramos consumido en nuestro pasado histórico. Es lo más cercano que podemos llegar a una dieta no adulterada por métodos agrícolas modernos, cría de animales o alimentos procesados”. ¿Y por qué evitarlos? Este movimiento considera que gracias a la incorporación de los alimentos provenientes de la agricultura, como los lácteos, cereales y leguminosas, ahora tenemos enfermedades como obesidad, diabetes y padecimientos cardiacos, por eso convendría retomar esta dieta primaria. Voltear o no hacia un régimen “Paleo” Pero, ¿qué tan sencillo sería trasladar esta idea a nuestras condiciones actuales de vida? La nutrióloga del deporte Raquel Pérez de León García señala que el fundamento de esta dieta es que “el cuerpo está genéticamente preparado para una alimentación paleolítica”. Sin embargo, agrega la experta, aunque este régimen incluye alimentos base de un estilo de vida saludable, la ausencia de cereales integrales y leguminosas, que son buenas fuentes de fibra, vitaminas y otros nutrientes, podría generar deficiencias. En general, la Dieta Paleo es un régimen muy saludable, sin embargo no es para todos, aclara la especialista Pérez de León García: “una dieta correcta es la que incluye todos los grupos de alimentos y, por ejemplo, si eres una persona físicamente activa, puede ser que con el régimen Paleo no cubras tus requerimientos y que tu rendimiento baje al excluir muchos alimentos que son ricos en hidratos de carbono y fibra, como los cereales y las leguminosas”. De hecho, médicos, nutriólogos y diversas investigaciones sugieren que se pueden obtener los mismos beneficios de esta dieta si se come de todo pero de manera equilibrada y haciendo ejercicio. Si en tus planes está seguir la “Dieta Paleo”, ten en cuenta sus beneficios y posibles inconvenientes, aunque lo mejor que puedes hacer es acercarte con un nutriólogo para que pueda orientarte: Pros y contras de la Dieta Paleo Beneficios Se alcanza un peso saludable al evitarse casi todos los alimentos que son ricos en hidratos de carbono y que realmente son los que nos hacen subir de peso: harinas, azúcares, pastas y todos los alimentos procesados. Ayuda a controlar los niveles de glucosa y triglicéridos en sangre, así como la presión arterial, lo que contribuye a prevenir enfermedades cardiometabólicas como la diabetes tipo 2, sobrepeso, obesidad y padecimientos del del corazón, aunque en los estudios clínicos que se han realizado con ella, todavía no hay resultados a largo plazo de los posibles riesgos y beneficios de la dieta. Inconvenientes Seguir la Dieta Paleo no es algo muy práctico, ya que no se puede consumir ningún alimento procesado o empacado. Aunque implica comer más natural, lo cual es muy bueno, explica la nutrióloga Pérez de León García, necesitarás mayor tiempo para preparar tus alimentos, además de que deberás buscar formas para adaptarte en caso de que te inviten a comer o tengas alguna reunión social. Es mucho más caro comer así, por eso no está al alcance de todos. Si la dejas de hacer y empiezas a comer harinas, cereales y azúcares, puede venir el efecto rebote (si no lo haces correctamente).Lo que sí y lo que no en un régimen Paleo Alimentos permitidos Frutas Verduras Semillas Frutos secos Carnes bajas en grasa Pescado Aceites de oliva, aguacate, macadamia y coco Agua y tés herbales Raíces Alimentos prohibidos Cereales como el trigo, avena y cebada Leguminosas como las habas, lentejas, garbanzos y alubias Productos lácteos como leche y yogur Azúcar Comida procesada Sal Muy rara vez puedes comer o beber Café Vino y cerveza Azúcares naturales como la miel Harina de almendra o coco ¡Aliméntate en serio con Santander!
En años recientes se ha enfatizado la importancia de la salud intestinal, pues se dice que el estómago es el segundo cerebro y que puede influir en muchos aspectos de nuestra salud. Por lo tanto, en kiwilimón te platicamos sobre los muchos beneficios de comer probióticos y prebióticos, te sorprenderás con lo bueno es que incluirlos en tu dieta.¿Qué son los probióticos?Los probióticos son microorganismos vivos, los cuales se encuentra en ciertos alimentos, mayormente fermentados. Este tipo de bacterias tienen infinidad de beneficios para la salud.¿Qué son los prebióticos?Los prebióticos se componen de fibra y azúcares naturales, lo que ayuda a que los probióticos proliferen en nuestro intestino. La ventaja de este tipo de alimentos es que la mayoría son de origen vegetal, por lo que veganos y vegetarianos los pueden consumir sin ningún problema.También puedes leer: Los mejores alimentos para combatir el estrés¿Cuál es la diferencia entre los probióticos y prebióticos?La diferencia entre ambos es muy sencilla, los probióticos con las bacterias que mejoran nuestra salud intestinal, mientras que los prebióticos alimentan a estas bacterias. Por ejemplo, en este caso, los probióticos son un carro y los prebióticos son la gasolina que necesita para funcionar.La importancia de consumir probióticos y prebióticosDe acuerdo con la Universidad de Harvard, los probióticos y prebióticos son esenciales para la salud intestinal, y para nuestro bienestar en general. Por un lado, los probióticos son un tipo de bacteria con muchos beneficios, pues mantiene el intestino en óptimas condiciones y mejora los síntomas de la diarrea y el síndrome del intestino irritable. En el caso de los probióticos, estos son microorganismos vivos que se encuentran en alimentos como el yogur, la col fermentada, el queso, el kéfir, el pan de masa madre, los pepinillos, el kimchi y queso cottage, entre otros. Cabe mencionar que comer este tipo de alimentos de vez en cuando no mejorará tu salud intestinal, pues debes comerlos diariamente para notar cambios importantes. Además de la importancia de consumir alimentos ricos en probióticos, también debes consumir productos que contengan prebióticos, pues estos ayudarán a que los primeros prosperen en el intestino. Entonces, para que los probióticos nos traigan beneficios, es crucial que comas alimentos ricos en prebióticos, tales como los espárragos, plátanos, sandía, almendras, pistaches, linaza, frijoles, granos integrales, vino tinto, miel, leguminosas, ajo, cebolla y miel de maple. En entrevista con el portal de salud de la Universidad de Harvard, la Dra. Teresa Fung indicó que las dietas ricas en “grasas, azúcares y carne crean un ambiente tóxico para los microbios y hasta pueden cambiar la proporción de diferentes tipos de bacterias dentro de tu cuerpo. En resumen, los microbios buenos en el intestino sufrirán con una dieta de hot dogs y papas fritas”. Ya lo sabes, modera el consumo de este tipo de alimentos.También puedes leer: Frutas y verduras para una buena digestión¿Por qué es importante la salud intestinal?Recuerda que la presencia de bacterias buenas en tu intestino es esencial para protegerte contra las bacterias malas y los hongos.Cabe mencionar que estas bacterias pueden producir vitamina K y ácidos grasos. Un estudio publicado en 2019 señala que este tipo de ácidos nutren las células que cubren el colón, lo que significa que pueden ayudar a reforzar la barrera que lo protege contra los virus y bacterias dañinas. Además, una investigación publicada en 2013 indica que los probióticos ayudan a fortalecer el sistema inmune y mejoran los síntomas de la depresión. En 2017, un grupo de científicos publicó una investigación, la cual señala que los probióticos tiene una serie de beneficios para la salud:Disminuyen la necesidad de tomar antibióticosPodrían reducir la posibilidad de padecer diabetes gestacionalMenos infecciones vaginalesDisminuye las probabilidades de padecer dermatitis atópicaTambién puedes leer: Los beneficios de la fibra más allá de evitar el estreñimientoLas mejores recetas para tu salud intestinalAhora que ya sabes los muchos beneficios de comer probióticos y prebióticos, anímate a incluir alimentos que contengan ambos en tu dieta, tu digestión y salud intestinal mejorarán en poco tiempo.Licuado de Papaya y LinazaAvena con GuayabaGalletas de Avena, Linaza y AjonjolíYoghurt de Kiwi con Quínoa y PistachesEnsalada Mediterránea de Garbanzos con ChimichurriEnsalada de Lentejas SaludablePizza de SandíaHotcakes de Plátano y YoghurtBowl de Durazno y QuínoaMuffins de Cereal con FrutaMousse de Fresas con YoghurtManzanas Rellenas de Queso Cottage y AlmendrasRica Sandía LocaRaspado de Sandía con Jengibre y YoghurtVasitos de Yogurt con Crujiente de AlmendrasGelatina de Yoghurt con ZarzamoraCrema de Espárragos sin LácteosLicuado de Plátano con Leche de AvenaConos de Queso Cottage, Anchoas, Aceitunas y PimientosGranola Casera de Almendra
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD