¿Polvo para hornear es lo mismo que levadura? Te explicamos sus usos
Recomendaciones de Cocina

¿Polvo para hornear es lo mismo que levadura? Te explicamos sus usos

Por Eloísa Carmona - Mayo 2020
Ahora que parece que todos le perdimos el miedo al horno y estamos probando con diferentes tipos de panes y recetas. Así, todos los neófitos en este terreno nos hemos encontrado con una gran duda: ¿el polvo para hornear es lo mismo que la levadura?

Y todavía más preguntas, ¿podemos usarlos e intercambiarlos?, ¿cuál es el uso de cada uno? Para alguien nuevo en la horneada, es necesario saber esto y tener a la levadura y al polvo para hornear bien diferenciados.

La levadura es el ingrediente que al hacer pan, realiza la fermentación. Se trata de un hongo, es decir que la levadura está compuesta por microorganismos vivos, que descomponen la materia orgánica al tiempo que generan nuevos elementos, como dióxido de carbono o alcoholes.



Esto es el proceso de la fermentación y por eso, al hacer una masa para pan, cuando se indica dejarlo fermentar, se trata de ese tiempo de reposo en el que se permite a la levadura llevar a cabo este procedimiento y como resultado, la masa incrementa su volumen, pues ya hubo una transformación de materia en dióxido de carbono.

Este uso de la levadura es uno de los más antiguos y se usan muchos tipos de levadura para hacer alimentos además de pan, por ejemplo, para hacer cerveza o vino.

Por su parte, el polvo para hornear es una levadura química, hecha con bicarbonato de sodio, cremor tártaro (bitartrato de potasio) y un absorbente de humedad, por lo que la principal diferencia entre la levadura y el polvo para hornear es que la primera es orgánica, es decir, está viva, mientras que la segunda no.



Aunque tanto el polvo para hornear como la levadura sirven para un mismo fin, no son lo mismo. Los dos productos ayudan a los alimentos horneados a aumentar su tamaño, pero el proceso por el cual lo hacen es diferente.

Cuando se usa en una receta para hacer bisquets, por ejemplo, el polvo para hornear libera gas de dióxido de carbono a través de la masa, lo que hace que la comida se hinche.

El proceso de la levadura es que se alimenta de los azúcares en la harina y entonces así libera dióxido de carbono, lo que hace que la comida se eleve. Ambos procesos liberan dióxido de carbono para aligerar la masa, pero la levadura es mucho más lenta y deja un sabor y olor distintos.

Los dos ingredientes no sólo funcionan de manera diferente, sino que también se usan en diferentes tipos de recetas. Por ejemplo, el polvo para hornear se usa en la mayoría de los productos de repostería, como las galletas, pasteles o muffins.

La levadura se usa principalmente para panes, incluidos pan blanco, trigo integral, brioche y centeno.

Lo más seguro, es que la receta que estés consultando te dicte el uso de uno u otro, pero si vas a hacer un pastel y tienes levadura pero no polvo para hornear, quizá lo mejor será no intentar intercambiar los ingredientes.

Ahora que ya sabes que la levadura y el polvo para hornear no son lo mismo, podrás continuar con tu dominio del delicioso y desestresante arte de hacer pan casero.

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El aceite de árbol de té sirve como un agente antibacteriano natural que muchas veces se usa para tratar el acné, el pie de atleta o los hongos en las uñas, pero también funciona para aliviar las picaduras de mosquitos. Este aceite se saca al destilar las hojas de la planta melaleuca alternifolia, originaria de Australia, por lo que también es conocido como aceite de melaleuca. Sin embargo, esta no debe confundirse con la planta que produce hojas que se utilizan para hacer té negro, verde y oolong.El aceite de árbol de té ha sido utilizado como medicina tradicional por los australianos nativos durante siglos. En esos primeros usos, trituraron las hojas de los árboles de té para extraer el aceite, con el fin de inhalarlo y tratar la tos y los resfriados o se aplicaba directamente sobre la piel para curarla.Este aceite contiene un compuesto llamado terpinen-4-ol, del cual se ha demostrado que mata ciertas bacterias, virus y hongos, y también parece aumentar la actividad de los glóbulos blancos, lo que ayuda a combatir los gérmenes. Es este, y otros de sus componentes, los que lo hacen del aceite de árbol de té un valioso remedio natural para tratar afecciones de la piel bacterianas y fúngicas, prevenir infecciones y promover la curación.¿Cómo se usa el aceite de té de árbol?En la actualidad, el aceite de árbol de té ha ganado mucha popularidad y se usa con frecuencia en productos diseñados para la piel, como jabones o tratamientos.Por otra parte, las investigaciones han demostrado que funciona en diversos usos, como crema, champú o jabón. Por ejemplo, un gel de tratamiento con aceite de árbol de té puede ser eficaz para tratar el acné.El árbol de té también se usa en champús con un tratamiento de 4 semanas para la caspa; en cremas, para aliviar los síntomas del pie de atleta, o el aceite puro, combinado con aceite de lavanda para eliminar liendres del pelo.Lo importante es que su uso siempre debe ser tópico, es decir, siempre se debe usar externamente y en el lugar que se quiere tratar.Así, aunque usar aceite de té es seguro, la contraindicación más importante para este remedio natural es evitar su consumo oral, ya que es tóxico cuando se traga, y tampoco se debe usar si tienes eccema.Algunos efectos secundarios que puede tener, a pesar de su uso correcto, son irritación de la piel, dermatitis, picazón, escozor, ardor, descamación, enrojecimiento y resequedad.Si vas a usar aceite de árbol de té, no olvides tomar en cuenta sus contraindicaciones y siempre consultar a un doctor en caso de notar algo extraño.
Desde que el virus COVID 19 llegó a México, las medidas de prevención no han cambiado: lavarse las manos constantemente y si no es posible, usar gel antibacterial con al menos 70% de alcohol.Con esto, el gel antibacterial, junto con las toallitas y los aerosoles desinfectantes comenzaron a escasear de las tiendas y los supermercados, por lo que muchas personas comenzaron a buscar la forma de hacerlos en versión casera, como con los cubrebocas.Ahora, con el fin de hacer accesible la forma más segura de cómo hacer gel antibacterial casero, el Instituto Mexicano del Seguro Social lanzó un video tutorial para elaborarlo de manera sencilla a través de sus redes sociales.Para hacerlo, necesitarás lo siguientes ingrdientes, que puedes conseguir en una droguería o farmacia:Tazón de vidrio de 1 litroRecipiente chico de vidrioColador de malla finaAgitador de globoCuchara1 vaso medidorFrasco de 100 ml para guardarlo¾ cucharadita de carbopol90 mililitros de alcohol etílico de 72 grados¼ de cucharadita de glicerina pura¼ de cucharadita de trietanolaminaPara hacerlo, en el recipiente chico de vidrio, cierne el carbopol con el colador para eliminar todos los grumos, ayúdate con la cuchara para pulverizarlo bien. Después pasa en carbopol al tazón de 1 litro y mézclalo ahí con el alcohol y agítalo fuertemente con el globo.Mientras remueves la mezcla suavemente con el globo, añade la cantidad indicada de glicerina, es importante que no dejes de mover, pero suavemente.Una vez que se haya disuelto por completo el carbopol, agrega la trietanolamina poco a poco, sin excederte y agitando suavemente con el globo, en este momento la mezcla tomará la consistencia de gel. Si sientes que el gel es demasiado espeso, puede añadir un poco más de alcohol para lograr la consistencia deseada.Listo, sólo tienes que pasar tu gel al frasco de 100 ml y ya estará perfecto para usarse. No olvides que a pesar de que el gel es un gran aliado para combatir el virus, el lavado de manos es primordial. Si tienes dudas sobre síntomas del coronavirus COVID19 o sobre las medidas de prevención, recuerda que puedes consultarlos aquí.
Las recetas con carne molida son súper prácticas, porque es una carne con la que puedes hacer rellenos, simplemente guisarla o albóndigas, las favoritas, y tener una comida deliciosa, rápida y completa.Las albóndigas son bolitas de carne molida, también conocida como carne picada; por lo general se hacen con carne de res o de ternera, pero también las hay de pollo, de atún o hasta veganas, hechas con arroz, por ejemplo.Solas, con relleno o condimentadas con perejil, las albóndigas son un gran platillo en los menús semanales, pero a veces incluso el platillo que puedes repetir mil veces necesita un aire nuevo, y en el caso de las albóndigas, un relleno, cambiar el tipo de carne o los sazonadores pueden hacer toda la diferencia.Elige la carne correctaSi bien puedes hacer albóndigas con cualquier carne molida, las carnes con más grasa como la carne de res, el cordero y el cerdo, te darán como resultado albóndigas más tiernas. Si usas carnes magras como pollo o pavo, no las cocines demasiado porque pueden ponerse duras. Para un gran sabor, usa una mezcla de diferentes tipos de carnes molidas.Enfría los ingredientesPara evitar que la grasa se derrita y la carne se deshaga, mantén la carne y los ingredientes lo más fríos posible. Haz la mezcla en un recipiente frío y, si agregas ingredientes precocinados como cebolla, déjalos enfriar por completo antes de agregarlos.Añade humedad con un poco de huevoLa proteína en la carne hace que se encoja cuando se cocina y puede resultar en albóndigas duras. Añadir huevo y aglutinantes como pan molido mezcladas con leche ayudan a mantener las albóndigas tiernas y húmedas.Forma las albóndigas con cuidadoSi las albóndigas se aprietan y compactan demasiado al formarlas, saldrán duras, gomosas y chiclosas. Para evitarlo, engrasa tus manos para que la mezcla no se te pegue y fórmalas suave y rápidamente. Si quieres hacerlo aún mejor, usa una pequeña cuchara para bolas de helado para hacer albóndigas de tamaño uniforme.Haz una prueba de sazón Antes de que te asustes, no tienes que probar la carne cruda. El truco está en cocinar una mini hamburguesita o albóndiga para rectificar si a la mezcla de carne molida le hace falta sal, pimienta, perejil, o tu toque especial.Ya tienes todo para mejorar tus albóndigas, así que no dudes en implementar estos consejos, pero sobre todo, cuéntanos qué es lo que hace a tu receta de albóndigas extra especial.Pon en práctica estos trucos con estas recetas:Albóndigas rellenas de queso cremaAlbóndigas picositas al chipotleAlbóndigas en salsa morita
El camote y la yuca son dos tubérculos nativos de América con un gran aporte nutrimental, usados desde la época prehispánica tanto en la cocina como en la medicina y que, a veces, para quienes no los conocen bien, pueden confundirse por su apariencia.Sin embargo, una vez que los distingues, tanto por fuera como por sus beneficios nutrimentales, querrás comenzar a incluir ambos en tu dieta, ya sea como puré de camote o como yuca frita, pues son deliciosos y le brindarán diversidad a tus comidas.Tipos de camoteEl camote, también conocido como batata, papa dulce o patata dulce, cuenta con tres tipos diferentes: el camote amarillo, el blanco (el cual puede confundirse más a menudo con la yuca) y el camote morado, cuyas propiedades incluyen proteger la salud del hígado, ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre y reducir el ácido úrico.El camote amarillo, también llamado camote naranja, es quizá el más conocido. Por fuera, su cáscara tiene un color amarillo y por dentro, su pulpa es anaranjada. Tiene un sabor dulce, aunque sólo contiene 3% de azúcares, y entre sus beneficios nutrimentales tenemos su contenido de vitamina c como el más importante, pero también es fuente de proteína vegetal, vitamina a y k, y ácido fólico.El camote blanco tiene una apariencia como de papa alargada, con un color crema por fuera y por dentro y es muy rico en almidón y es muy útil para mejorar la digestión.¿Qué es la yuca?La yuca es un tubérculo también conocido como mandioca, casabe, aipim, guacamota o lumu, originaria de Bolivia y muy consumida en América del Sur, en países como Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Puerto Rico, Perú e incluso México.De las propiedades de la yuca sobresale que es muy rica en hidratos de carbono y azúcares, vitamina c, complejo B, y también puede ser blanca o amarillenta. Tiene varias similitudes con la papa y el camote, pero esta destaca por su contenido de potasio y de almidones. Quizá es raro encontrarla en supermercados, pero en mercados locales es más frecuente su venta y como dato importante y curioso, nunca debe comerse cruda, pues contiene cianuro de hidrógeno que sólo al cocerla se elimina.En países como República Dominicana, tradicionalmente se hace harina de yuca, llamada cativía o catibía, pero también conocida como tapioca en otros lugares, con la cual se elaboran empanadas, por ejemplo.Tanto la yuca como el camote son tubérculos muy nutritivos y con formas similares de uso, pues de ambos puedes hacer chips, papillas para bebé, puedes feírlos, hornearlos, y también tienen usos en cosmética y en colorantes de alimentos.Prueba incluirlas en tu día a día y compártenos tu experiencia en los comentarios.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD