¿Cómo Preparar Merengue en Casa?
Recomendaciones de Postres

¿Cómo Preparar Merengue en Casa?

Por Kiwilimón - Julio 2012
  El merengue por naturaleza en el ambiente de los postres se considera como un un ingrediente esencial para hacer uso del mismo en infinidad de postres, pero hay que tener algunos factores en cuenta para que el resultado sea perfecto. Aquí les dejamos los pasos para preparar merengue en casa y más abajo algunas recetas de postres para que aprovechen estos merengues y tengan postres deliciosos. Ingredientes del merengue
  • 4 claras
  • 1-10 cucharadas colmadas de azúcar
  • Una cucharadita esencia de vainilla
  • Sal y limón
Preparando merengue casero
  • En un recipiente hondo batir las claras a punto de nieve con una pizca de sal
  • Cuando estén casi montadas ir incorporando el azúcar a modo de lluvia
  • Aromatizar con la vainilla
Trucos
  • Los huevos deben estar a temperatura ambiente
  • Los huevos no deben ser muy frescos. Si los que tienes son frescos, separa las claras y déjalas en la nevera en un bol tapadas el día antes
  • Las claras deben estar limpias de partículas
  • Batir en una zona cercana a una fuente de calor, así montan mejor
  • Usar azúcar glass
  • El vaso de la batidora o el bol donde vayamos a montar las claras debe estar perfectamente seco y limpio, al igual que las varillas
  • Usa mejor la batidora eléctrica con varillas a alta velocidad. Pero antes bátelas un poco manualmente, con el tenedor o varilla, hasta que queden espumosas
  • Untar las paredes del recipiente donde lo vayamos a batir unas gotitas de limón
  • Para saber que las claras están montadas, con mucho cuidado, inclinaremos el bol para ver que no se caen
  • No nos debemos pasar batiéndolas porque si no bajarán
  • Hornea el merengue a una temperatura de 150 grados centígrados, de 20-30 minutos.

 Aprende a preparar el merengue con fotos paso a paso

.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Terminaron las dietas donde las grasas estaban prohibidas. Para que tu cuerpo funcione correctamente, es necesario incluir grasas saludables en las comidas. Sin embargo, hay que entender que no todas las grasas son iguales. Sigue leyendo para que sepas qué grasas saludables necesitas incluir en tu dieta. La coagulación sanguínea, el buen funcionamiento del sistema nervioso y la construcción de membranas celulares, son sólo algunos ejemplos de los procesos en los que intervienen las grasas dentro de cada cuerpo. Las grasas están divididas en dos bloques, que pueden ser saturadas o insaturadas, dependiendo de su composición química. Dentro de esta clasificación, hay que poner especial atención en las grasas monoinsaturadas. Estas son grasas que se encuentran en frutas, verduras, granos, frutos secos, semillas y pescado. Las grasas saludables son líquidas a temperatura ambiente, aunque hay algunas excepciones. Puedes obtenerlas de deliciosas comidas como los Aguacates de México. Seguramente te preguntarás, ¿por qué es necesario comerlas? Estas sustancias ayudan a absorber las vitaminas A, D, K y E, lo cual se traduce en tener una mejor nutrición. Esto significa que al comer Aguacates de México tu cuerpo aprovechará más los beneficios de los otros alimentos, ya que las grasas buenas del aguacate te permitirán absorber mejor sus nutrientes. Lo fascinante del aguacate es que es prácticamente la única fruta que contiene grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Más del 75% de sus grasas son consideradas buenas, por lo que su consumo regular puede impactar positivamente el estado de salud de quien lo come. Su alto contenido en grasas buenas y bajos niveles de grasas saturadas, además de la ausencia de colesterol y sodio, hacen del aguacate una fruta ideal para cuidar la salud del corazón. Por otro lado, las grasas saturadas pueden considerarse grasas neutras y son sólidas a temperatura ambiente. Una dieta alta en este tipo de grasa puede aumentar los niveles de colesterol e incluso, en algunos casos, se ha relacionado con enfermedades del corazón. Los nutriólogos sugieren limitar la ingesta de grasas saturadas a no más de 10% de su ingesta calórica total diaria. Finalmente, las menos recomendadas son las grasas trans, también conocidas como grasas hidrogenadas. Estas grasas están relacionadas con enfermedades cardiovasculares y otros padecimientos. Lo mejor es que las evites o reduzcas al mínimo su consumo. Independientemente de los tipos de grasas que consumas o hayas consumido, es importante concentrarse en incluir grasas monoinsaturadas en tu dieta, como las que se encuentran en los Aguacates de México. Más del 75% de las grasas en los aguacates son grasas insaturadas, así que son un buen sustituto para alimentos altos en grasas saturadas. Estas grasas buenas pueden ayudar en la reducción de la presión arterial e incluso el colesterol.
Es posible que hayas escuchado acerca de la importancia de las vitaminas y minerales para tu salud, pero si no sabes dónde puedes encontrar esos nutrientes, podemos ayudarte. Los Aguacates de México son una fuente saludable y llena de nutrientes que puedes agregar a una dieta saludable. Una porción de 50 g de aguacate que equivale aproximadamente a un tercio de un aguacate mediano, tiene 80 calorías y casi 20 vitaminas y minerales, lo cual significa que son una buena opción. ¿Conoces cuáles son los principales nutrientes que necesita tu cuerpo para funcionar correctamente? Estos son algunos de ellos: VitaminasLas vitaminas son el primer grupo y son esenciales para la vida, porque cada una tiene propiedades exclusivas que ayudan al cuerpo a descomponer y metabolizar las proteínas, las grasas y los carbohidratos, lo que se traduce en muchos beneficios de salud. Las vitaminas K y E, que se encuentran todos en los aguacates, se almacenan y procesan en el cuerpo gracias a las grasas que consumes y tienes. Cada una ayuda en diferentes procesos del cuerpo. Los aguacates son una buena fuente de vitamina K, un nutriente que es importante para la correcta coagulación de la sangre. Una porción de aguacate también proporciona el 6% del valor diario de la vitamina E, un poderoso antioxidante que protege los tejidos del cuerpo contra los daños y ayuda a mantener fuerte el sistema inmunológico.Por su parte, las vitaminas hidrosolubles no se almacenan en el cuerpo y se deberían consumir a menudo. ¿Qué alimentos las contienen? Una deliciosa manera para aprovecharlas y obtenerlas es comer platillos saludables y balanceadas que incluyan Aguacates de México. Los aguacates contiene grasa no saturada que actúa como potenciador de nutrientes al ayudar a aumentar la absorción de las vitaminas solubles en grasa A, D, K y E.. Piensa en agregar aguacate a tu huevo en el desayuno o guacamole como guarnición para un filete de pescado como salmón.MineralesNo olvidemos que las vitaminas se complementan con los minerales, que también son esenciales para un estilo de vida saludable. Entre los más importantes se encuentran el cobre y el potasio, que se encuentran en los aguacates. El cobre es esencial para mantener saludables los vasos sanguíneos, nervios y huesos. El potasio es un electrolito que a menudo se pierde en el sudor, y es necesario reponerlo porque ayuda a los músculos a contraerse y a regular los fluidos. Los Aguacates de México pueden ayudarte a conseguir estos minerales clave, pues una porción de 50 gramos de esta fruta (un tercio de un aguacate mediano) te aporta 10% del consumo diario de cobre y 6% del consumo diario de potasio. Los Aguacates de México contribuyen valores diarios de Hierro en 2%, Zinc en 2% y magnesio, que también tienen beneficios adicionales para la salud. Si necesitas algunas ideas, prueba a agregar aguacate a tus ensaladas, tacos, sándwiches o licuados, o incluso prepara un avocado toast con los toppings que más te gusten y que sean ricos en nutrientes.Los Aguacates de México son la fruta fresca que pueden aumentar la calidad nutricional de tu dieta.
Tener plantas naturales en tu casa tiene muchos beneficios: funcionan como purificador de aire, nos regalan un agradable aroma, ayudan a mejorar el estado de ánimo, reducen la estática… Además, son bonitas, accesibles y sirven también para sazonar y para realizar remedios naturales.Hay todo tipo de plantas, de sol, de sombra, pequeñas, frondosas, que necesitan mucha agua y otras que requieren muy poca. Lo importante es que a la hora de adquirir alguna, preguntes por sus necesidades y sus especificaciones para que tengan una larga y saludable vida. En la cocina, además de llenar de vida y dar un hermoso toque, las plantas pueden ser nuestras aliadas a la hora de cocinar, si se trata de plantas aromáticas. Las plantas aromáticas son muy económicas y fáciles de conseguir, crecen bien en interiores y no requieren de mucha luz ni cuidados excesivos para sobrevivir; además, si las incluyes en tus platillos agregarán vitaminas y minerales, ayudarán a la digestión y contribuirán a la desinflamación. Estas son algunas de las plantas que te recomendamos tener a la mano en tu cocina:Perejil. El perejil es una planta muy versátil que siempre le dará un toque especial a tus platilos, es ideal para todo tipo de salsas y también como acompañante en tus jugos verdes. Entre sus propiedades está la de desinfectante intestinal.Albahaca. La albaca hará tu comida italiana deliciosa, pues excelente para las salsas de tomate y sopas de verduras. Es un excelente tónico para la digestión y ayuda con la inflamación.Orégano. No sólo es bueno para darle sabor al pozole, el orégano es uno de los condimentos que más se usa sobre todo en carnes y ensaladas. Y si hablamos de sus propiedades medicinales, es excelente para tratar tos y problemas bronquiales.Menta. ¿A quién no se le antoja un delicioso té después de comer? Además del té, la menta es excelente en postres como helados y ensaladas de frutas. La menta refresca el aliento, controla las náuseas y es un gran digestivo. Laurel. Es muy buena para sazonar carnes y pescados, y darle sabor a los escabeches, salsas y adobos. Además, entre sus cualidades medicinales está la de facilitar la digestión, reducción de gases, diurética y es muy buena también para abrir el apetito. Con estas recomendaciones podrás no sólo decorar tu cocina, sino que hasta tener tu propio huerto.
No es ningún secreto que una buena salsa puede transformar una preparación común en una extraordinaria creación culinaria. Y es que la elección correcta de ingredientes puede integrar texturas e intensificar al máximo las mezclas de sabores. Lo bueno es que solo basta con saber preparar ocho tipos diferentes de salsas para poder cocinar todo tipo de platillos. Estas son las salsas que debes aprender a preparar: Bechamel: esta cremosa salsa es una de las protagonistas de platillos tan famosos como los macarrones con queso o la lasaña. Para cocinarla solo tienes que mezclar “roux” (básicamente algún tipo de grasa con harina) con leche o algún otro lácteo. Su sabor es muy neutro, por lo que suele ir acompañada de ingredientes más fuertes.Tomate: un buen plato de pasta siempre debe estar bañado con una deliciosa salsa de tomate casera. El secreto de esta tradicional salsa no está precisamente en sus ingredientes (los cuales son bastante básicos: tomates, cebollas, ajo y aceite de oliva), sino en el tiempo de cocción. Tienes que dejarla a fuego medio por un largo periodo para que se reduzca lentamente hasta tener una consistencia más espesa. Holandesa: si nunca has probado esta exquisita salsa, hay una manera muy simple de describirla. La salsa holandesa es la versión gourmet de la mayonesa que usas para preparar tus sándwiches. Para prepararla solo tienes que mezclar yema de huevo con mantequilla y jugo de limón. Debido a que los huevos no entran precisamente en un proceso de cocción es muy importante que tengas cuidado al momento de conservarla.Velouté: la salsa que te ayudará a sacarle provecho hasta al caldo de tus preparaciones se llama velouté (o terciopelo, en español). Aunque su nombre suene muy sofisticado, su preparación es muy sencilla. Lo único que debes hacer es combinar mantequilla, aceite o la grasa que tú elijas con un poco de harina y el caldo de la carne, pescado o pollo que hayas cocinado. Española: otra salsa clásica es la “espagnole”. Esta salsa es de un tono café tostado y se hace mezclando zanahorias, apio y cebolla  con caldo de carne. Algunas personas añaden especias, como hojas de laurel, e incluso una copita de jerez. Barbecue: la reina de las salsas en las carnes asadas es, sin duda, la barbecue. Usualmente se usa para bañar alitas o costillas, pero en realidad puede usarse en una gran variedad de platillos. Si no tienes ni idea de cómo prepararla, aquí te decimos paso a paso cómo puedes hacer una salsa barbecue casera.Agridulce: este tipo de salsa es típica de la cocina oriental. Por lo general se prepara con un ingrediente dulce, que puede ser miel o jugo de naranja, y otros elementos salados, e incluso picantes. El jengibre, el chile rojo y la salsa de soya también son elementos comunes en estas salsas. Picante: por supuesto que no podíamos terminar esta lista sin hablar de las salsas picantes. Aunque esta variedad de salsas requiere un artículo completo para explicar todas las opciones que hay, podemos englobarlas en verdes, rojas, crudas y cocidas. Si sabes preparar una salsa verde con tomatillo o una roja, ya estás del otro lado.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Warning: Creating default object from empty value in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-crosslink/bb-crosslink.lib on line 58 Notice: Undefined property: stdClass::$nombre in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-crosslink/bb-crosslink.lib on line 59 Notice: Undefined property: stdClass::$palabras in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-crosslink/bb-crosslink.lib on line 60