Disfruta el verano con estos postres súper frescos
Recomendaciones de Postres

Disfruta el verano con estos postres súper frescos

Por Kiwilimón - Agosto 2017
No importa si estás o no de vacaciones, ¡el verano debe disfrutarse! Y qué mejor manera de hacerlo que con un rico postre. Por la preparación no te preocupes: hicimos una selección de los postres más frescos y fáciles de preparar con pocos ingredientes. ¿Lista para deleitarte con un postre súper fresco?

Mousse de mango 

Tan sencillo como licuar todos los ingredientes es este riquísimo mousse. Para una versión más light, sustituye el azúcar por miel o algún edulcorante. Dale un toque más chic decorando cada vasito con trocitos de mango fresco y ralladura de limón.

Pay de limón con galletas marías 

¿Tienes antojo de algo dulce, pero no sabes qué preparar? Este tradicional pay de limón siempre es una buena opción. Además de requerir una preparación muy sencilla, solo lleva 4 ingredientes (y seguramente los tienes en tu alacena).

Paletas de yogurt 

Aunque esta receta es la versión más sencilla, puedes preparar las paletas de yogurt agregando ingredientes de acuerdo a tus gustos (y a lo que tengas en tu cocina). Mezcla yogurt de varios sabores con trocitos de fruta y disfruta un postre rico y saludable.

Sorbete de limón

No necesitas una máquina especial para preparar este sorbete. Guarda la mezcla de limón en una bolsa pequeña de plástico resellable y en otra más grande coloca hielo y sal gruesa. Introduce la bolsa chica en la grande y agita hasta que la mezcla tenga la consistencia de sorbete.

Pasión de fresa

Disfruta un sabroso helado sin lácteos ni azúcar añadida. Si quieres darle un poco más de textura, puedes añadir pedacitos de fresa a la mezcla antes de llevarla al congelador.

Gelatina de fresa y yogurt 

Este postre es muy ligero y fresco, ideal para un día caluroso de verano. Para ahorrarte unas calorías, usa miel en lugar de azúcar.

Postre de tapioca 

Esta receta puede ser también una rica opción para el desayuno. Puedes prepararla con anticipación y guardarla en vasitos individuales. Eso sí, no olvides refrigerarla para que tenga mejor consistencia.

Pudín de chía de 3 ingredientes 

Si eres intolerante a la lactosa, puedes elegir la lecha vegetal de tu preferencia. Puedes preparar la versión más sencilla que lleva únicamente plátano o también puedes agregar fresa, mango, papaya o frutos secos.

Disfruta el verano con un rico y fresco postre. Cuéntanos, ¿qué te gusta preparar en los días calurosos?

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Waje es un proyecto del talentoso y joven chef oaxaqueño José Daniel López Delgado, el comenzó como un pop up, utilizando diferentes escenarios dentro del estado de Oaxaca para servir increíbles experiencias gastronómicas. Actualmente ya tiene un espacio físico dentro de la capital de Oaxaca: un salón de degustación donde se busca estimular los sentidos a través de los alimentos y saciar todos los aspectos que representan la complejidad del ser humano.Dicho con palabras del chef, mi cocina respeta lo esencial de nuestros orígenes, pero experimenta con nuevas rutas técnicas de sabores y de productos para seguir aportando a la gastronomía de mi estado.Yo puedo describir su cocina como creativa, atrevida, loca, pensada y bien sustentada; local, deliciosa, sensorial, elegante y casual al mismo tiempo. Es una cocina que lo representa como profesional y como persona; siempre pensando en mejorar a México y a Oaxaca desde su trinchera, utilizando el gran talento que lo caracteriza para lograrlo.Este proyecto tiene una visión sostenible, ya que trabaja con artesanos, cocineros, productores e ingredientes de la zona; se adapta a la temporalidad y a las condiciones que surgen durante el día a día.Waje nace de la inquietud del chef Pepe, como le decimos de cariño, por compartir la cocina oaxaqueña desde su loca y creativa mente, donde cuestiona, investiga, reta, rompe sus propios límites y donde coexiste al mismo tiempo con el arraigo de las tradiciones oaxaqueñas.Se puede hacer reservación en Waje para los días jueves, viernes y sábados de 6 a 10 pm, así que si vives o estás paseando en la ciudad de Oaxaca, ¡no te puedes perder este maravilloso destino!Apoya e incentiva proyectos como Waje, con gente que se atreve y se lanza a hacer cosas increíbles, como el chef José Daniel que con tan sólo 28 años, ha logrado materializar parte de sus sueños.
¿Imaginas un método agrícola presente desde la época prehispánica? Las chinampas son un sistema agrícola presente en México desde esta época y, desde 1987, fueron declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.La zona chinampera comprende 2,215 hectáreas localizadas en las alcaldías de Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta, en la Ciudad de México, donde se localizan 12 poblados rurales con una rica tradición agrícola, cultural y, por supuesto, gastronómica.El sistema chinampero contiene 20 mil 922 chinampas, de las cuales tan sólo el 17% se encuentran activas, produciendo hortalizas o flores, y el 83% son potenciales, esto es no están cultivadas, pero podrían reactivarse.Estos números hacen que proyectos como Arca Tierra cobren una relevancia trascendental para el patrimonio agrícola mexicano, pues desde 2011 promueve la recuperación de la zona chinampera en Xochimilco, aplicando los principios de la agricultura regenerativa y el comercio justo con los agricultores. La importancia de las chinampas en México es reconocida también por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), que las incluye en la categoría de SIPAM (Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial), pues las chinampas promueven la preservación de: los sistemas biodiversos;  la agricultura diversificada para consumo local y regional; la conservación del hábitat de especies locales y migratorias, acuáticas y terrestres, así como el paisaje cultural, natural, productivo y estético de la zona chinampera.La zona chinampera en México enfrenta problemáticas graves como el que la mayoría de los agricultores hayan olvidado las técnicas agrícolas tradicionales y en su lugar adopten una agricultura basada en agroquímicos y monocultivos, que pone en riesgo la salud de los productores y los consumidores, a la par que contaminan el suelo y el agua. La falta de acceso de mercado a los productores hace que las generaciones jóvenes no quieran trabajar la tierra y, en general, la zona chinampera se encuentre en un 59% de abandono. Otro gran problema es la contaminación en la zona por aguas negras, agroquímicos y basura, así como la falta de normativas para controlar el respeto a la zona chinampera por parte de los visitantes y turistas. Arca Tierra, proyecto dirigido por Lucio Usobiaga, busca recuperar la zona chinampera por medio del trabajo con familias chinamperas en agroecología y comercio justo. Este proyecto, desde su fundación, ha estado respaldado por instituciones como la Universidad de Chapingo, el Instituto de Biología de la UNAM y el Instituto Politécnico Nacional.  Desde su fundación ha destacado la importancia de la conservación de las chinampas en la Ciudad de México. Una de ellas es que el 30%  del agua que utiliza la CDMX viene del acuífero de Xochimilco y las chinampas constituyen un vaso regulador y de limpieza de agua; otras son que los miles de árboles en la zona chinampera producen oxígeno, que ayudan a reducir la contaminación en CDMX; regulan los microclimas y ayudan a la fijación del carbono, además de que son refugio de especies endémicas y migratorias.Si las chinampas se reactivan, se puede cubrir la necesidad de hortalizas de toda la CDMX. Además promueven la conservación de los valores culturales y agrícolas que nos fueron heredados desde el México prehispánico. Es por ello que en Kiwilimón realizamos una clase de cocina con el chef Mau Eggleton de antojitos chinamperos desde Arca Tierra, para que mires, sientas y saborees el gran legado de las chinampas. ¡Disfruta esta clase aquí! 
Ricos en antioxidantes y en sabor, la piña y la alcachofa son dos ingredientes que se han popularizado por su consumo mezclados en un té, y que tienen beneficios para la salud como ayudar a la digestión, entre otros.No existen evidencias científicas de que el té de alcachofa y piña sirva para bajar de peso, pero sí puede ser una bebida para acompañar tus comidas, que se puede tomar caliente o fría, para refrescarte.La piña es una fruta llena de nutrientes, antioxidantes y otros compuestos útiles, como enzimas que pueden combatir la inflamación y las enfermedades, entre sus beneficios se incluye ayudar a la digestión, aumentar la inmunidad y acelerar la recuperación de una cirugía, por ejemplo.Por su parte, la alcachofa tiene beneficios como niveles más bajos de azúcar en sangre y una mejor digestión, salud del corazón y salud del hígado.Té de piña y alcachofa para la digestiónTanto las alcachofas como la piña son una gran fuente de fibra, por lo que el té puede ayudar a mantener el sistema digestivo saludable al promover bacterias intestinales amigables, reducir el riesgo de ciertos cánceres intestinales y aliviar el estreñimiento y la diarrea.Las alcachofas contienen inulina, un tipo de fibra que actúa como prebiótico, mientras que el extracto de alcachofa también puede aliviar los síntomas de indigestión, como hinchazón, náuseas y acidez estomacal, y la cinarina, un compuesto natural de las alcachofas, puede causar efectos positivos al estimular la producción de bilis, acelerar el movimiento intestinal y mejorar la digestión de ciertas grasas.Las piñas contienen un grupo de enzimas digestivas conocidas como bromelina, útiles para las personas con insuficiencia pancreática, una afección en la que el páncreas no puede producir suficientes enzimas digestivas. La mayor parte de la bromelina se encuentra en la piel de la piña, por lo que hacer el té con esta y hojas de alcachofa será la forma más provechosa de prepararlo y beneficiarte de estas propiedades digestivas del té de piña con alcachofa.
Sería injusto reducir como dieta a lo macrobiótico. Tal como fue concebida, esta filosofía parte de un principio: la conciencia de que lo que nos alimenta puede prolongar la vida, pues según George Ohsawa, el teórico fundador, los alimentos influyen en la salud física, mental, emocional y espiritual.La filosofía macrobiótica camina de la mano con las leyes de vida. “Está basada en lo cero tóxico: tanto en alimentos como en productos de uso personal y del hogar”, apunta Gina Rangel. La médula teórica pasa por reconocer el todo en los alimentos: el ying (energía fría) y el yang (energía caliente) presentes en cada ingrediente. Para lo macrobiótico la armonía se localiza justo al centro de ambas energías. Que no te sorprenda, entonces, que el plato macrobiótico sea campo minado. La base de la alimentación son los cereales, las leguminosas, las frutas y las verduras, pero la lista de restricciones es larga.Para ellos, todo alimento alejado de la constitución de la sangre tardará más tiempo en digerirse. Lo vital es que la proporción alimenticia tenga cinco ying por un yang. De ahí que haya demasiados alimentos que se queden fuera al considerarlos demasiado ying o demasiado yang. Por ejemplo, “están prohibidos los tubérculos, los pimientos, el jitomate, el café, el alcohol, los alimentos procesados y empacados (como cereales, galletas, panes blancos, los refrescos, los productos endulzados, la vainilla, las frutas tropicales como el mango, la piña, la papaya y la sandía, los sazonadores y los picantes”, confirma Gina Rangel.El ying y el yang no sólo está en los ingredientes, sino también en las preparaciones. Por un lado, está la fermentación y maceración que elimina yang, mientras que salar y cocer los alimentos elimina el exceso de ying. Los preceptos generales de esta dieta pasan por comer y beber sólo cuando se tiene hambre, haciéndolo en plena conciencia. Los alimentos deben provenir de un radio lo más próximo posible y deben ser de temporada para asegurar máxima calidad. Asimismo, deben estar mínimamente manipulados y procesados, y deben masticarse lo suficiente para que el proceso de digestión sea afable con el organismo. El pescado y los lácteos se pueden consumir una vez por mes o cuando el cuerpo así lo requiera; el huevo, una vez cada diez días. Se debe moderar el consumo de moras y frutos secos, semillas y nueces, pepino, apio y lechugas. Adicionalmente, “los utensilios que se utilizan para la preparación de alimentos deben estar libres de teflón; deben ser de maderas naturales, de cerámica o de acero inoxidable; eliminar plásticos y sustituirlos por vidrio o acero inoxidable”, complementa Gina.Te preguntarás qué es lo que queda en el plato macrobiótico. Las proporciones van del cincuenta porciento de granos integrales, treinta por ciento de frutas y vegetales y veinte por ciento de leguminosas y algas. Como esta filosofía alimentaria comenzó en Japón, las algas están incluidas. Las algas marinas son un alimento altísimo en vitaminas y minerales, por lo que si estás pensando en llevar una dieta macrobiótica, lo recomendable es no saltártelas. El resultado es una dieta compuesta mayormente por proteína vegetal formulada a través de la interacción de granos y leguminosas. “Es una dieta tan limpia y basada en ingredientes tan naturales que vas a gozar de buena salud. Con ella, dejas las toxinas prácticamente fuera de tu vida. La desventaja de la dieta macrobiótica es que puedes llegar a tener ciertas deficiencias en el cuerpo al no tener casi proteínas de origen animal. Cuida tu índice de masa muscular, el consumo de vitamina B12 y la vitamina D”, concluye Gina.Como en todo, lo recomendable es confiarle tu salud a un experto y comprobar si esta dieta es la óptima para ti. Si te dieron ganas de comenzar con un probadita de la dieta macrobiótica, aquí te incluyo una de mis recetas favoritas.Tortitas de garbanzo y verduras 2 tazas de zanahorias ralladas2 tazas de calabacitas ralladas y escurridas2 tazas de harina de garbanzo2 huevosSal marinaRalladura de limónRalladura de jengibre4 cucharaditas de aceite de aguacateEn un bowl incorpora todos los ingredientes hasta lograr una masa. Forma con ella unas tortitas de unos 8 centímetros y lleva a congelar por al menos 1 hora. Calienta el aceite de aguacate y dora las tortitas por ambos lados. Acompaña con arroz integral y sopa miso.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD