Tiramisú en 5 minutos. ¡Impresiónalos!
Recomendaciones de Postres

Tiramisú en 5 minutos. ¡Impresiónalos!

Por Kiwilimón - Marzo 2015
Sales de trabajar a las seis de la tarde, camino a casa te avisa tu novio que pasará a verte… ¡CON SU MAMÁ! Pero que no te preocupes, que no van a cenar, que sólo pasarán a verte. - ¡Uf, menos mal! Y antes de colgar puedes imaginar su pícara sonrisa cuando dice: “quizá una taza de té con eso rico que siempre preparas estaría bien, amor”. - ¡¿Con eso rico que qué?! ¿Salir a comprar “eso rico” que siempre preparas? Ni lo pienses, debe quedarte un par de minutos para lavarte la cara. Pues bien, sólo necesitas cinco minutos para impresionar a tu suegra, novio, novia, amigos…

¡Manos a la obra!

Ingredientes para dos personas, tu novio y tu suegra. Tú justo esa noche te sientes muy llena (una persona más representa un minuto y medio más, comprobado científicamente):
  • Cuatro rebanadas de pan blanco.
  • Un huevo.
  • Una cucharada de azúcar.
  • Una cucharada y media de queso mascarpone o una cucharada de queso crema (suma un chorrito de leche para mermar su sabor).
  • Café instantáneo, molido o del que tengas con el que puedas preparar medio pocillo.
  • Medio taza de agua para el café que vas a preparar.
  • Unas gotas del licor que tú quieras, preferiblemente brandy, coñac o whisky (gotas es menos que un chorrito).
  • Dos cucharadas de cacao en polvo o una cucharada de chocolate en polvo con el que haces tu leche achocolatada. La diferencia es que el cacao no tiene azúcar y es más puro.
Utensilios:
  • Dos vasos de vidrio, cortos preferiblemente.
  • Dos pocillos.
  • Un tenedor.
Procedimiento:
  1. Prepara el medio pocillo de café, no tiene que ser muy cargado, y agrégale las gotas de licor.
  2. En el otro pocillo echa el huevo, el azúcar y el queso. No olvides que si usas filadelfia debes agregar un chorrito de leche.
  3. Revuelve todo con el tenedor. Rápido, muy rápido. Que no queden grumos.
  4. Retira con la mano los bordes del pan y resérvalos.
  5. Parte con la mano cada rebanada de pan en cuatro trozos.
  6. Pon en cada vaso de vidrio una rebanada del pan ya partido, es decir, cuatro trocitos.
  7. Encima un chorrito de café.
  8. Encima un poco de la crema.
  9. Encima media ración del cacao en polvo o del chocolate en polvo.
  10. Repite los pasos 6, 7, 8 y 9. Así tendrás dos capas de tu postre.
  11. Toma los bordes y mételos en el pocillo donde estaba el café. Empújalos con tus dedos para que absorban lo poco que quedó de él. Ligeramente húmedos como están forma dos bastoncitos y pon cada uno en cada vaso para darle el toque estético a tu postre.
  12. Mete ambos vasos en el congelador mientras llegan, no más de unos tres minutos.
Ya están estacionando, tienes dos minutos para lavarte la cara y los dientes rápidamente, echarte un poco de maquillaje y unas gotitas de perfume… ¡Y listo! Recomendaciones:
  • Puedes cambiar el pan blanco por tostadas de pan, pero ten en cuenta que será muy difícil retirar los bordes y, aún más, convertirlos en bastoncitos. Puedes omitir la decoración, no sería tan grave, o buscar algo adicional como una nuez, por ejemplo.
  • Si tu suegra es italiana más te vale cambiar esta receta o venderle la idea diciéndole que es un tiramisú… ¿posmoderno?
 

Recetas recomendadas

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las recetas son parte de nuestra memoria individual y colectiva, configuran nuestra identidad, por eso en Kiwilimón queremos conocer tus recetas personales más significativas, las que te hacen sentir como en casa o te recuerdan los momentos más especiales en tu vida.¡Te invitamos a participar en #LaRecetaDelAño de Kiwilimón! La dinámica es muy sencilla: si resides en México, a partir del 20 de noviembre de 2020 y hasta el 10 de diciembre, regístrate en Kiwilimón y sube tu mejor receta: ya sea la de tu familia, la que tus amigos te piden en cada fiesta o la más creativa. Súbela con su foto, el título del platillo, tu nombre y el hashtag #LaRecetaDelAño. El chef Mau Eggleton, el equipo de cocineros, expertos en gastronomía y editores de Kiwilimón seleccionarán las 12 mejores recetas y #LaRecetaDelAño. Los ganadores serán anunciados por el chef Mau Eggleton durante su clase en vivo el próximo 22 de diciembre, en el Facebook de Kiwilimón. Los ganadores recibirán increíbles premios, por ejemplo: tu receta será parte del recetario oficial de #LaRecetaDelAño, produciremos tu receta en video con tu nombre y la publicaremos en nuestras plataformas a lo largo del 2021, además de que les daremos una vajilla hecha a mano de Anfora. ¡No esperes más y participa!Si quieres conocer las bases completas del concurso, da clic aquí.Para particpar, sigue estos pasos:1. Regístrate en Kiwilimón.2. Sube tu receta.3. Sube la foto de tu platillo.4. Agrega las especificaciones de tiempo, dificultad y porciones de la receta.5. Escribe el nombre de tu receta y no olvides poner el hashtag #LaRecetaDelAño6. Describe tu receta y por qué es especial.7. Lista los ingredientes y su preparación.8. Dinos cómo se sirve tu platillo y danos tips para hacerlo más fácil.9. Sube tu receta.
La gastronomía de Perú es una fiesta de sabores, texturas e ingredientes, entre los cuales destaca el pollo, ya que aunque pocos lo saben, los platillos peruanos con pollo son una verdadera delicia. ¡Atrévete a conocer las mejores recetas peruanas con pollo! Seco de pollo El seco peruano es un plato típico de la costa norte del país y aunque generalmente ser de pollo, también se puede cocinar con carne, cabrito, cordero, res, gallina o hasta pescado. La carne de pollo es asada en una olla junto con tomate, cebolla, pimiento, y especias como hierbabuena o cilantro y el jugo naranja. ¡Es delicioso! Estofado de pollo El estofado de pollo es una receta bastante tradicional en todo Latinoamérica, pero el toque de Perú le da un sabor muy distintivo que no te puedes perder. Este platillo peruano consta de pollo mezclado con vegetales como zanahorias, chícharos y papas y es sumamente delicioso. Ají de gallina peruano También conocido como ají de pollo, esta increíble receta peruana lleva una combinación de ingredientes como leche evaporada, nueces, ajíes y queso parmesano que la hacen inolvidable. Tiene una consistencia cremosa muy similar a la de un estofado. Suprema de pollo Un platillo muy popular en Perú es la suprema de pollo, una milanesa crujiente que todas las familias adoran compartir a la hora de la comida. Generalmente va a acompañada de papas y un delicioso arroz blanco. ¿Qué opinas de todas estas recetas peruanas con pollo? ¿Cuál se te antoja más?
Que me perdonen los oaxaqueños y los yucatecos pero la CDMX es el caldero de la comida popular del país. Nadie puede negar que los chilaquiles, las quesadillas con y sin queso, los tlacoyos y las tortas tienen su templo sagrado en Chilangolandia. Y aún así, a diferencia de otros estados con comida típica de alta estima, la capital no brilla por su cocina regional tanto como por la popular. O si no, ¿cuántas veces se han cruzado con unas míticas enchiladas defeñas, un tradicional mole tepitense o un adobo cuauhtemense? De ahí que el caldo tlalpeño sea de esos estandartes a los cuales haya que aferrarse como niño héroe. El caldo tlalpeño –de Tlalpan– es insignia estatal. En ese entonces, cuando se originó el caldo, Tlalpan no era parte del DF; formaba parte de los pueblos aledaños que orbitaban la gran capital como planetas heliocéntricos. Los fines de semana era común visitar aquellos rumbos para echarse una o dos copitas en una cantina o, si ya se venía de la fiesta y lo que se quería era salir de ella, había de todo para curarla. Una de las teorías del origen de este caldo tiene como nombre propio a Doña Pachita. Ella tenía su puesto de comida junto al tranvía que llegaba hasta el poblado. De entre los platillos que vendía para los usuarios del tren, ninguno como su caldo. Cucharada a cucharada el caldo de Tlalpan se fue haciendo famoso por su sabor y por sus efectos revigorizantes. El resto es historia. Esa infusión picosita y abundante resulta mejor que cualquier entramado de electrolitos: es un elixir para recuperar las fuerzas del alma y las del cuerpo deshidratado. De recetas de caldos tlalpeños no paramos. Ya saben: todo mundo le mete su cuchara y sus reglas. Titita, la queridísima chef detrás del restaurante El Bajío, recomienda prepararlo sin atajos para que quede mejor: “Hay que hacerlo todo el tiempo con el pollo, abundante agua, buenas verduras y mucha paciencia”. Zahie Téllez, la chef experta en los platos de cuchara mexicanos, revela que “el secreto es licuarle las hojas de hierbabuena y de cilantro una vez que rompe el hervor para aportarle una nota herbal al caldo”. Para Pepe Salinas, el chef a cargo del Balcón del Zócalo, “el caldo debe quedar con una claridad súper rica, potente en sabor y en picante, pero siempre claro. Para lograrlo hay que hidratar bien los chiles en vinagre y pasarlos por un ligero tostado”. Él los muele con suficiente agua; fríe en manteca esa base de chiles con especias, ajo y cebolla y los retira de la lumbre hasta que haga ojitos la grasa. Al final lo cuela todo. Al lado de él mi consejo carece de gran ciencia. Me gusta saltear la verdura cortada en trozos medianos en suficiente mantequilla infusionada con laurel –o ghee–. Sólo hasta que el pollo está casi listo las incorporo al caldo. Esto hace que las verduras no se sobrecuezan, se vean bonitas en el emplatado y conserven todas sus propiedades. Si les quedaron dudas, la chef Zahie Téllez nos comparte su receta de caldo tlalpeño. No sé ustedes, pero estos días de suéteres tejidos y calcetines de lana se antoja atravesarlos con un tazón de barro en la mano. Caldo Tlalpeño de Zahie2 pechugas de pollo cocidas y deshebradas1½ litros de caldo de pollo en el que se cocieron las pechugas1 taza de garbanzos cocidos250 g de zanahorias en cubos pequeños y cocidos½ cebolla picada para freír ½ cebolla picada para servir encima del caldo350 g de jitomate asado2 dientes de ajoAceite para freír1 rama de epazote¼ de taza de hojas de cilantro¼ de taza de hojas de hierbabuena2 chiles chipotles adobadosaguacate al gustoSal y pimientaEn una olla calienta un poquito del aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el jitomate. Déjalo ahí unos 5 minutos. Cuando queden sofritos, licúalos con un poco del caldo y reserva. El caldo restante agrégalo a una olla y calienta a fuego medio. Una vez que rompa el hervor, agrega la rama de epazote. Toma un poquito de este caldo y licúa en él la hierbabuena y el cilantro y vuelve a agregarlo al caldo. Incorpora los garbanzos cocidos para que se empiecen a sazonar, y también los chiles chipotles. Incorpora las verduras ya cocidas, sólo unos minutos, para tomen el saborcito del chile. Para servir agrega el pollo deshebrado, la cebollita picada y el aguacate al gusto –que siempre nos gusta mucho–.
El té de jengibre y limón en la noche no sólo te caerá muy bien si tienes frío, estás adolorido por el ejercicio o ayudarte a desinflamar el vientre, gracias a sus propiedades y sus beneficios para la salud.Aunque el uso principal del té de jengibre y limón suele ser para aliviar las náuseas —por ejemplo, es muy bueno para las personas embarazadas cuando tienen síntomas de náusea y vómito—, esta bebida también tiene poderosas propiedades antiinflamatorias, sobre todo gracias al jengibre. El jengibre contiene gingerol, un compuesto bioactivo con fuertes efectos antiinflamatorios, antioxidantes y anticancerígenos, el cual es responsable de muchas de las cualidades curativas del jengibre.Así, el té de jengibre puede ser la bebida ideal para después de una intensa sesión de entrenamiento, pues un estudio mostró que consumir 2 gramos de jengibre durante 11 días tenía como resultado una mejora significativa en el dolor muscular causado por el ejercicio. De hecho, el jengibre puede facilitar mucho el proceso de recuperación y se puede utilizar como un analgésico natural eficaz.Por si no fuera poco, esto también se aplica al dolor menstrual y otro análisis mostró que tomar 250 mg de cápsulas de polvo de rizoma de jengibre cuatro veces al día era tan efectivo como el ibuprofeno para tratar los dolores que se presentan con el periodo menstrual.Té de jengibre y limón para desinflamar el vientrePara las mujeres en particular, no es algo extraño luchar con el exceso de agua después de disfrutar de ciertos alimentos, es decir, muchas nos hinchamos por ‘retener líquidos’. Si este es tu caso, el té de jengibre y limón por la noche será lo que necesitas para desinflamar tu vientre y amanecer sin esa hinchazón.Hay muchas formas de incluir jengibre en tus bebidas, pero sin duda el té de jengibre es la más fácil. Agrégale limón para darle un toque más de sabor y tómalo por la noche, la mañana o la tarde, si tienes dolor, náuseas o necesitas de su efecto antiinflamatorio. ¿Cómo hacer té de jengibre y limón?La receta del té de jengibre y limón es muy sencilla. Sólo necesitas un pedacito de jengibre pelado, una taza de agua, medio limón y miel, si te gusta dulce. Corta el jengibre en rebanadas pequeñas y hierve a fuego lento en una olla pequeña con el agua y unas rodajas de limón. Una vez que hierva, apaga y deja reposar el té de 5 a 10 minutos. Cuélalo y sirve el té caliente con una rodajita de limón para decorar y miel para endulzar, si quieres.No dudes en hacer del té de jengibre y limón tu bebida para combatir de manera natural la inflamación del cuerpo, el dolor y las náuseas.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Warning: Illegal string offset 'placementId' in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116 Notice: Uninitialized string offset: 0 in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116