Top 7: Reglas cardinales para el pastel de chocolate perfecto
Recomendaciones de Postres

Top 7: Reglas cardinales para el pastel de chocolate perfecto

Por Kiwilimón - Julio 2015
Sin duda, el pastel de chocolate es un favorito de las masas y se prepara de México hasta China. Todos los restaurantes tienen su versión, y todos en casa, también. Lo que hoy queremos compartirte son algunas de las reglas cardinales para que ese pastel quede impecable, esponjoso y lleno de sabor. Aquí te decimos cómo hacer el pastel de chocolate perfecto.

1. Todos tus ingredientes deben estar a temperatura ambiente

Nada debe estar recién salido del refrigerador. Que todo esté a la misma temperatura ayuda a que se mezcle mejor y esto resulta en una textura sedosa y esponjosa. Pastel doble de chocolate: http://www.kiwilimon.com/receta/postres/pastel-doble-de-chocolate

2. Añade ¾ de taza de aceite de oliva

¿Quieres que tu pastel quede húmedo? Ésta es la forma, agrega el aceite a la mezcla ya hecha y no te preocupes si queda un poco ligera, eso se traducirá a un pan mojadito y delicioso. Pastel de chocolate vienés: http://www.kiwilimon.com/receta/postres/pastel-de-chocolate-vienes

3.Chocolate amargo

Mientras más concentración de cacao tenga el chocolate que usas, mejor. Recomendamos chocolate amargo de 60 o 70% de cacao. El chocolate con leche es para el betún. Pastel de chocolate con nuez: http://www.kiwilimon.com/receta/postres/pasteles/pasteles-de-chocolate/delicioso-pastel-de-chocolate-con-nuez

4. ¿En polvo o entero?

Ésta es una decisión que debes tomar. Usar cacao en polvo le da una sensación más ligera al pastel, pero el sabor no es tan fuerte. Usar pedazos de chocolate hace que la masa pese más y se haga densa, pero el sabor a chocolate está mucho más presente. Ninguna alternativa está bien o mal, tú decides. Pastel de chocolate y avellanas: http://www.kiwilimon.com/receta/postres/pastel-de-chocolate-y-avellanas

5. Esencia de vainilla

Muchísimas recetas llevan este ingrediente, pero los expertos prefieren no utilizarlo. Es mejor así pues no se distrae el sabor de chocolate puro. Ahora, si decides que quieres un poco de vainilla en tu pastel, utiliza vainas frescas y no el extracto. Pastel de dos chocolates: http://www.kiwilimon.com/receta/postres/pastel-de-dos-chocolates

6. Frutos secos

Si algo le falta a un rico y esponjoso pastel de chocolate es algún ingrediente que haga la textura más compleja. Aquí es donde entran las nueces, los pistaches y las avellanas. Siempre es buena idea incluirlas. Pastel de chocolate sin harina: http://www.kiwilimon.com/receta/postres/pastel-de-chocolate-sin-harina

7. El topping

Un pastel de chocolate necesita algún tipo de betún o frosting y lo ideal es jugar con ese sabor para que complemente el pastel. Hacer betún de queso crema le da acidez y frescura al pastel, de frutas lo hace más exótico y si prefieres seguir con chocolate, que sea de chocolate con leche para que haya un juego de sabores. Pastel de chocolate con crema de chocolate: http://www.kiwilimon.com/receta/postres/pastel-de-chocolate-con-crema-de-chocolate  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Últimamente escuchamos noticias catastróficas, que nos hacen angustiarnos y no sabemos ni cómo empezar a cuidar el medio ambiente. Uno de los asuntos más problemáticos es el tema de la basura. Según la BBC, a nivel mundial se producen más de 2.100 millones de toneladas de desechos cada año, lo que podría llenar más de 800 mil albercas olímpicas.Es urgente que hagamos algo radical y definitivo al respecto. ¿Has escuchado sobre el Zero Waste?En el movimiento Zero Waste (Residuos Cero), el objetivo es reducir al máximo los residuos y la basura que generamos todos los días. Así, el fin del zero waste no sólo es reducir el impacto ambiental, sino que además busca que la gente viva con menos cosas materiales y llevar una vida más rica en momentos y experiencias, que nos hacen sentir lo verdaderamente importante.Para empezar a ser parte del Zero Waste es importante que tengas en mente estos puntos:Rechazar lo que no necesitamos. Se trata de cambiar hábitos diarios y de forma mecánica, por ejemplo: al ir al súper y en lugar de usar las bolsas de plástico, lleva tus bolsas reutilizables; elige productos que vengan en envases de vidrio para que puedas usarlos con otro propósito; descarta artículos que tengan envolturas innecesarias; siempre prefiere vidrio, cartón o papel en lugar de plástico. Antes de consumir algo, piensa dos veces si realmente lo necesitas y si es algo que a largo plazo vas a usar en repetidas ocasiones; si no es así, prescinde de ello. Reducir lo que necesitamos. Hay productos básicos de la cocina, baño o higiene personal con los que simplemente no podríamos vivir; sin embargo, podemos sustituir los artículos tradicionales que ya conocemos para evitar los desechos. Hoy en día existen muchas alternativas zero waste, por ejemplo, podrías empezar sustituyendo productos de higiene como la pasta de dientes comercial por pastillas masticables de pasta dental, fabricar tu propio desodorante con bicarbonato, sustituir toallas y tampones por una copa menstrual que te va a durar aproximadamente 10 años, usar un rastrillo de acero con navajas intercambiables, usar shampoo, acondicionador y hasta crema corporal sólidas y sin empaque de plástico. Admás, cargar siempre con un termo para tomar agua y evitar a toda costa comprar agua embotellada, también tener a la mano un recipiente para comprar comida en la calle y un juego de cubiertos para evitar los desechables. No es necesario que gastes de más para tener estos artículos, basta con que busques en tu casa utensilios que te puedan servir para este propósito. Reciclar aquello que no podemos rechazar, reducir o reutilizar. Sobre todas las cosas, se trata de reducir el consumo de plástico, en especial el de un solo uso. Por ejemplo, si decides comprar un frasco de mayonesa, en lugar de una botella de plástico que terminaría en la basura, puedes usar el frasco para poner semillas o alimentos que compres a granel, o puedes hacer manualidades con él. El cartón en el que vienen los huevos puede servir como recipiente para germinar plantas, o para mejorar la acústica de un cuarto; mientras que los cartoncitos del papel de baño los puedes usar para hacer actividades manuales con tus hijos, las latas de chocolate o leche en polvo también las puedes usar para almacenar productos. El punto es seguirle dando uso a las cosas y así evitar crear desechos. Compostar, descomponer. En un nivel más avanzado de Zero Waste, podemos crear una composta para descomponer restos orgánicos y productos biodegradables para convertirlos de nuevo en materia prima. El movimiento Zero Waste es una manera de vivir de manera más consciente, simplificando la vida, practicando el desapego a lo material, vivir con menos e invertir dinero y tiempo en lo que verdaderamente importa. Y lo más importante, estás contrarrestando el impacto de tus decisiones, creando conciencia para ayudar al planeta a detener el daño ambiental y realizando acciones concretas que permitan sumar.
Para nadie es un secreto que estamos viviendo una crisis ambiental muy fuerte. Las poblaciones de la vida silvestre alrededor del mundo han disminuido 60% en 40 años. La contaminación, deforestación, el cambio climático y otros factores provocados por el ser humano nos han llevado a las peores condiciones del medio ambiente. El reciclaje es una de las acciones que tenemos a nuestro alcance para poner nuestro granito de arena y ayudar a la salud del planeta. Es mucho más sencillo si lo adoptamos como un hábito para convertirlo en un estilo de vida, y si incluimos a los niños, podremos contribuir a reducir el impacto negativo del ser humano en la naturaleza.Para que un niño entienda la importancia del reciclaje, es necesario que sepa que todas las cosas que usa en la escuela, en sus juegos, para comer y en general en su vida diaria, provienen de materias primas que han sido transformadas para convertirse en los artículos que usan a diario. De esta manera aprenderán de dónde provienen el cartón, vidrio, metal y plástico y así, después, a que rueden reciclar, reusar y reducir. Para fomentar el reciclar, reusar y reducir en los niños debemos hacerlo divertido, por lo que aquí te proponemos opciones para hacerlo con tus pequeños:Enséñalos a separar residuos. Pinten contenedores de distintos colores y enséñale que dependiendo del material de la basura van en uno en específico: orgánico, cartón y papel, latas, plástico y vidrio (esto es mejor que lo haga un adulto) investiguen y llévenlo a un centro de reciclaje cerca de tu casa.Reutilicen residuos para construir a partir de desechos. Con esta actividad, además de ayudarles a reciclar, también fomentarás su creatividad y su capacidad motora.Un juego de boliche con botellas con un poco de piedritas o semillas dentro para hacer peso; la bola la puedes hacer con papel que ya no sirva.También con botellas o envases y piedritas pueden hacer unas maracas y decorarlas de una manera creativa.Usar el cartón de las cajas de cereal, de los pañuelos desechables y hasta el cartón de los huevos para hacer construcciones, desde castillos hasta aviones o lo que se te pueda ocurrir.Con el cartón de las servitoallas puedes hacer palos de lluvia si le pones semillas pequeñas dentro y tapas los dos extremos. También lo puedes decorar. Recuerda que un niño necesita comprender el porqué de las cosas, por eso te recomendamos que le expliques la importancia del medio ambiente y las repercusiones que tienen todas nuestras acciones para que tome conciencia ambiental.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD