Productos saludables en un sólo click
Recomendaciones de Cocina

Productos saludables en un sólo click

Por Kiwilimón - Abril 2015

Un estilo de vida saludable tiene un gran impacto no sólo en tu salud, sino también en tu personalidad, rendimiento laboral y estado anímico.

En México el comercio electrónico en esta categoría va en aumento, aunque lo cierto es que son pocas las empresas que realmente se preocupan por elegir los mejores productos para ganar salud y bienestar. Una empresa que sí lo hace y muy bien es Salud180.com, un sitio de Invent MX y Grupo Imagen Multimedia.

En entrevista Deyanira  Cano,  directora editorial de Salud180.com, revela cómo surge la idea de tener productos saludables:

La misión de Salud180 es recrear hábitos saludables en las personas. De ahí que decidimos crear nuestra propia tienda en línea con los mejores productos naturales, orgánicos, libres de gluten, bajos en calorías y 100% seguros para ti y toda tu familia”.

La tienda en línea se llama: Súper Salud180 y para encontrar toda la gama de productos que tienen para ti, sólo debes entrar a  super.salud180.com.  

Puedes encontrar desde  bebidas orgánicas, condimentos, aceites comestibles, snacks bajos en calorías, hasta programas saludables como  DETOX. Menos Tallas, Lunch Saludable, etc.

La verdad es que nuestros productos sí complementan un estilo de vida saludable. Lo más importante es tener buenos hábitos alimentarios que te ayuden a tener energía, desinflamarte, bajar de peso, verte bien y sacar lo mejor de ti”.

Los precios son sumamente accesibles.  Todos los días hay diversas ofertas, el costo por envío en el DF y Área Metropolitana es de $59 pesos y para el interior de la República $129 pesos; a partir de $600 pesos, el envío en gratis.

Ver artículo original.

Notas recomendadas

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Si no sabes cómo hacer que huelan rico las sábanas, estos consejos te serán de gran ayuda pues no hay nada más reconfortante que echarte en la cama y ser cobijado por ese característico aroma a limpio y fresco. Muchas veces es imposible lograr que el aroma a recién lavado dure más que un par de días, por eso te enseñamos estos sencillos trucos para aromatizar sus sábanas y cobijas por mucho más tiempo. Lava tus blancos constantemente No te esperes a que las sábanas y cobijas se ensucien por alguna razón externa y crea el hábito de lavarlas cada 2 semanas. Esto te ayudará a evitar que se impregnen de olores desagradables y será mucho más fácil que guarden el aroma a limpio. Remoja con suavizante Después de lavar tus sábanas y cobijas, atrévete a remojarlas durante 15 o 20 minutos con suavizante. Si las metes a la secadora, añade un par de hojas de aromatizante para obtener un olor intenso y duradero; si por el contrario, las secas al sol, asegúrate de no dejarlas más del tiempo suficiente, de lo contrario, el sol evapora los químicos del perfume y los deja sin olor. Rocía aromatizante casero Si estos trucos no son suficientes, puedes hacer un aromatizante casero mezclando 3 tapas de suavizante en un litro y medio de agua, con 3 cucharaditas de bicarbonato. Coloca la mezcla en un atomizador y rocía tus sábanas y cobijas con él y deja que se impregne el olor. Cuando te acuestes en la noche, sentirás la diferencia. ¿Listo para aplicar estos consejos que dejarán oliendo tus sábanas y cobijas limpio y fresco por más tiempo?
Para deleitar tu paladar y llevar tus postres favoritos a otro nivel, acompáñarlos con vino es una experiencia que no te puedes perder. Seguramente alguna vez has escuchado hablar de los vinos de postre, protagonistas en algún momento especial de nuestras vidas. Son vinos reconocidos por su alto contenido en azúcar y alta graduación alcohólica; se sirven durante las comidas (especialmente con el postre y con frutas). Se pueden encontrar vinos de entre 50 y 400g de azúcar añadida por litro. De acuerdo con su grado de azúcar residual, los vinos de postre suelen clasificarse en:seco (0 a 5g por litro)abocado (5 a 15)semiseco (15 a 30)semidulce (30 a 50) dulce (50 o más)Existe una gran variedad de vinos de postre, cada uno con su personalidad, es por eso que aquí te comparto estas 3 opciones de vino que no puedes dejar de probar. Rutherglen Muscat: es uno de los vinos más dulces del mundo.Moscato d’Asti: un vino italiano espumoso con mucha personalidad.Ice Wine: es único en su tipo, ya que se produce únicamente cuando las uvas se congelan. La técnica para conseguir esta uva consiste en dejar sobremadurar la uva en la cepa, que no se cosecha hasta que se produce la primera helada. Cuando el grano se hiela, el agua se expande y rompe la cascarilla de la uva. Así, se pierde más agua y el azúcar es más concentrado.Vintage Port: este vino portugués dulce es un fenómeno misterioso, es un tinto mágico producido en cantidades muy limitadas y sólo en pocos años cada década.
La forma que tiene el cuerpo de comunicarse físicamente con nosotros es a través del dolor, de la incomodidad, de la sed, del hambre. El apetito es una sensación que llega en varios momentos del día y por la cual tenemos la necesidad de ingerir alimentos; malo cuando llega sin previo aviso, cuando comemos sin sentirla, cuando aun después de comer no cesa. A través del apetito es que nuestro cuerpo expresa una insatisfacción que no siempre es corporal. En un estado de consciencia plena –en conexión al presente, en sincronía con el cuerpo y sus sensaciones- podemos identificar plenamente desde dónde se produce el apetito. Para ello hay que hacer una observación interna: en el dentro se resguardan más que órganos; en el dentro se expresan un sinfín de sensaciones que siempre tienen algo que contarnos sobre nosotros mismos.  Tener una buena comunicación con el cuerpo es elemental para la conservación de la salud y por supuesto, para dejar de pelear con la comida, para dejar de saltar de una dieta a otra, para dejar de enemistarnos con el afuera cuando en realidad lo que sucede es que hay una desconexión con el dentro. La comunicación con el cuerpo no es una locura del new age. La comunicación corporal significa aguzar los sentidos hacia lo más tangible que tenemos; tomarse el tiempo y el espacio para escuchar al cuerpo. Basta con respirar un par minutos tomando conciencia de la inhalación y la exhalación e ir escaneando cada una de las partes del organismo –sí, como si fuéramos una máquina de rayos x–. “Esta es mi nariz. Esta es mi boca, mis vísceras, mis músculos, mi sangre, mi piel…” A partir de unos instantes notaremos cómo se encuentra mi dentro: qué duele, qué se siente bien, qué le hace falta. La meditación, entonces, se convierte en un diálogo corporal en el que el sabio más sabio nos revela su estado anímico, físico y emocional.  A partir de esta práctica diaria comenzaremos a tomar mejores decisiones alimenticias y, por supuesto, identificaremos desde dónde viene el hambre que experimentamos. Según Jane Chozen Bays, una escritora y teórica del mindful eating, existen siete tipos de hambre. Hambre visual: surge, por ejemplo, cuando vemos un pastel siendo cortado y de cuyo esponjoso interior emerge una lava de chocolate derretido. Es el llamado food porn: estímulos hechos a través de la comida que despiertan la sensación de quererlo ¡ya! Hambre olfativa: ¿existe algo más seductor que el aroma que arroja una olla de tamales? ¿Las notas de un café? ¿Unas galletas en el horno? No lo creo. Todo eso es una cubetada de agua a esa hambre que se despierta a través de la nariz. Hambre bucal: muchos de nosotros la vivimos en la pandemia; llega con el impulso de querer masticar algo, roerlo, porque sentimos angustia, porque experimentamos ansiedad. Ésta no encontrará saciedad hasta que la crisis ceda o la conciencia del momento y de lo que estamos sintiendo, aterrice en nosotros. Hambre estomacal: esta es producto de la vacuidad, o al menos de tener espacio en el órgano al que algunos médicos orientales llaman el segundo cerebro. Es normal tener hambre estomacal después de algunas horas de ayuno. Hambre celular: el hambre que las embarazadas expresan en antojos. Se basa en los requerimientos del cuerpo pues según sus cálculos perfectos y sabios, existe un déficit de nutrientes o una conversión desbalanceada entre energía y fuentes de poder. Este tipo de apetito suele aparecer tras el ejercicio intenso. Hambre mental: llega a nosotros cuando un estímulo enciende un recuerdo de la infancia, de lo que consideramos relevante culturalmente o de lo que aprendimos que era delicioso. Esta hambre nos salta en la cabeza cuando estamos a dieta o restringidos de alimentos; cuando extrañamos eso que nos cocinaban en casa o que evoca algún momento feliz. Hambre del corazón: cuántas veces nos hemos comido la falta de dulzura, de alegría, de amor, el abandono o el rechazo. Esta es el hambre que busca desesperada –y también inasequiblemente– cerrar una grieta emocional a través de kilos y litros de comida y bebida. Intentamos llenar un vacío emocional con algo físico en el que más pronto llega la culpa y el castigo que la alegría. Por esta razón es que los psicólogos recomiendan no convertir la comida en castigo ni en recompensa al educar a los hijos.La meditación o la práctica de mindfulness (tomar conciencia del aquí y el ahora durante varios minutos al día), nos hace contactar claramente con los pensamientos, las emociones y, por supuesto, con el organismo. Si nos tomamos el tiempo para conocerlo iremos aprendiendo sobre sus carencias, sobre cómo manifiesta las faltas emocionales y sobre sus necesidades fisiológicas. Al final, escuchando al sabio, tomarás mejores decisiones alimenticias. Mejores decisiones en general, pues.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD